El verano en Cuba nos provoca sensaciones encontradas, por un lado la alegría de disfrutar de la playa y el resto de las diversiones vacacionales; por otro, la molestia del intenso calor que nos paraliza en ocasiones.