Luego de varios años de que Rotilla fuera intervenido por el Ministerio de Cultura, los que conocieron y disfrutaron aquel festival alternativo, ven a “Verano en Jibacoa” como una mala copia.

“No había broncas, no había tanta tomadera”, dice uno de los asistentes.