Dicen que Dios es el único que tiene en pie a este edificio de Centro Habana. Medio derrumbado, medio sano, la historia de las familias que lo viven siempre es un constante peligro de desastre. Esta historia se cuenta en 360 grados.