eltoque_logo
El adiós diferente de Santiago

La otra historia del entierro de Fidel Castro en Santiago de Cuba en 2016. Foto: Claudio Peláez

El adiós diferente de Santiago

Ante las cámaras hubo mucha más energía que en otras partes del país. Se suponía (y se confirmó) que Santiago de Cuba, “Siempre Santiago”, demostraría su fervor patriótico en el momento de recibir y despedir, por última vez, a Fidel Castro. Pero como en cada evento de dimensiones históricas, hay pequeños matices que se pierden. Están en la gente que construye el gran relato, en la individualidad de todos esos que fueron apenas puntos en las pantallas de la televisión.

elTOQUE se fue a Santiago durante los días de la despedida y trató de escuchar, bien pegados a la tierra, los variados pensamientos y actitudes que aparecieran allí. Hubo pasión, enaltecimiento, “vigor revolucionario”, pero también apatía, distanciamiento, duda.

Aquí les presentamos una crónica sobre cómo algunos jóvenes de la llamada “tierra caliente”, epicentro de rebeldías y revoluciones, vivieron este particular momento de la historia cubana.

Claudio Pelaez
El videoperiodismo es la mejor manera que he encontrado para vivir mi país, entenderlo y a la vez mostrarlo. Por eso ando por Cuba con mochila a la espalda, presto a abrirla en cualquier momento y ponerme en mi posición preferida: cámara en mano. Soy terco como un periodista, soy Virgo. Qué más puedo decir.
claudio-pelaez

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anay

Buenisimo video Claudio!! Muy emotivo, no todos los cubanos pudimos estar en Santiago, en la cuna de la REvolucion, sorpredente los relatos de los jovenes y como todos al final no inporta la raza, la ideología religiosa, todos nos sentimos cubanos y comprometidos con la Revolucion en aras de seguir pa’ alante haciendo nuestra propia historia y legado, recordando que Fiel no esta fisicamente con nosotros pero vive eternamente en nuestros corazones. Lindisimo trabajo. Saludoss
Anay

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

El adiós diferente de Santiago

La otra historia del entierro de Fidel Castro en Santiago de Cuba en 2016. Foto: Claudio Peláez

El adiós diferente de Santiago

Ante las cámaras hubo mucha más energía que en otras partes del país. Se suponía (y se confirmó) que Santiago de Cuba, “Siempre Santiago”, demostraría su fervor patriótico en el momento de recibir y despedir, por última vez, a Fidel Castro. Pero como en cada evento de dimensiones históricas, hay pequeños matices que se pierden. Están en la gente que construye el gran relato, en la individualidad de todos esos que fueron apenas puntos en las pantallas de la televisión.

elTOQUE se fue a Santiago durante los días de la despedida y trató de escuchar, bien pegados a la tierra, los variados pensamientos y actitudes que aparecieran allí. Hubo pasión, enaltecimiento, “vigor revolucionario”, pero también apatía, distanciamiento, duda.

Aquí les presentamos una crónica sobre cómo algunos jóvenes de la llamada “tierra caliente”, epicentro de rebeldías y revoluciones, vivieron este particular momento de la historia cubana.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 USD62.5 CUP
-1.5
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anay

Buenisimo video Claudio!! Muy emotivo, no todos los cubanos pudimos estar en Santiago, en la cuna de la REvolucion, sorpredente los relatos de los jovenes y como todos al final no inporta la raza, la ideología religiosa, todos nos sentimos cubanos y comprometidos con la Revolucion en aras de seguir pa’ alante haciendo nuestra propia historia y legado, recordando que Fiel no esta fisicamente con nosotros pero vive eternamente en nuestros corazones. Lindisimo trabajo. Saludoss
Anay
boletin_elTOQUE