• El aparente silenciamiento de la visita a La Habana del Coro de Hombres Gais en la prensa cubana podría de manifiesto la estrecha vigilancia que ejercen las y los activistas por los derechos sexuales en la Isla desde sus blogs.

  • “Creo que estoy embarazada… y no lo quiero tener”, le dijo Sara a la doctora. Ese fue el comienzo para que la joven pudiera realizarse un aborto en tiempo y con la seguridad garantizada en la ley y el sistema médico cubanos.

  • A muchos les ha tocado vivir una situación violenta, un robo, una agresión, insultos callejeros, o peor, la desgracia de perder a un ser querido a manos de delincuentes. ¿Cómo evitar ese mal trago? Es la defensa personal una respuesta.

  • México ha sido tradicionalmente un país donde se practicaban numerosas artes marciales. Actualmente son las mujeres quienes acuden a las academias para aprender a defenderse y abogan porque se comience a una temprana edad.

  • María Gabriela asiste por primera vez a un curso de defensa personal. El haber sufrido episodios de inseguridad y a la inconformidad de ver que su vida es coartada por la violencia han obligado muchas mujeres a aprender a defenderse.

  • Mandy es sin dudas el vecino más popular del municipio Centro Habana. Todos le saludan con señas discretas, mientras él responde con gestos de complicidad. No es quien vende ilegalmente la carne, ni proxeneta o traficante de drogas,

Vídeos

  • Una década sin Mónica

    Leer más
  • El reto de ser padre soltero

    Leer más
  • "La mulata que los yumas (extranjeros) se imaginan"

    Leer más
  • La burbuja del condón venezolano

    Leer más
  • ¡Preparen, apunten, rían!

    Leer más
  • Videojuegos para abusar de ellas sin riesgo

    Leer más
  • La cara joven y “linda" de las elecciones

    Leer más
  • Elecciones: “Prometen mucho, hacen poco”

    Leer más
  • Voto Radar, a prueba en Monterrey

    Leer más
  • Ser ciudadano no es sólo votar

    Leer más

 

Cinco ideas para transformar el periodismo

el Toque Archivo

Instantáneas

  • Madre quinceañera

    Con apenas quince años, Mariana Valbuena, se convirtió en madre. Su caso engrosa el alto índice de adolescentes venezolanas que a diario se ven forzadas a cambiar su morral lleno de libros y cuadernos por otro con teteros y pañales.

Caricaturas/Infografías