eltoque_logo

economía

A fines de los años cincuenta, Cuba presentaba una estructura económica con marcados rezagos tecnológicos e insuficiente desarrollo industrial. El dinamismo de la producción y las inversiones era bajo, en tanto que la distribución del ingreso revelaba sesgos concentradores marcados. Durante el período 1959-1989 el producto aumentó a una tasa media anual aproximada de 4% y la política económica asignó al Estado un papel relevante en la producción de bienes y servicios, con marcado predominio de la planificación sobre los mecanismos del mercado en la regulación de la actividad económica. En esa etapa, la economía experimentó trascendentes modificaciones de sus bases productivas, aun cuando repitió muchas de las deficiencias comunes de los países socialistas: sobredimensionamiento de proyectos, incorporación de tecnologías atrasadas y descuido de la competitividad. Así, durante tres décadas Cuba se mantuvo al margen de las enormes transformaciones que se sucedían en los mercados de Occidente. Al amparo de los arreglos con los países socialistas, el país contó con mercados seguros para sus exportaciones, una relación de intercambio favorable (algo menos en los años ochenta); y un generoso financiamiento de la balanza de pagos. Con ineficiencias notorias, se incrementó el acervo de bienes de capital y se expandió la infraestructura física; se amplió la capacidad de embalses de agua, se modernizó la red ferroviaria y se construyeron autopistas, carreteras y caminos rurales. Se avanzó en la electrificación del país. Se realizaron fuertes inversiones en desarrollo de recursos humanos, particularmente en los sectores de salud, educación, cultura y deporte. El elevado contenido social de la política económica permitió avances sustanciales en los servicios básicos a la población, así como la formación de recursos laborales con calificaciones crecientes. Aquí se expondrán trabajos relacionados con la historia económica de Cuba, pero sobre todo las dificultades de este tipo que afectan hoy el desarrollo de la sociedad y el bienestar de los cubanos.

Comprar divisas y criptomonedas, protección financiera ante la inflación
Aunque estos temas todavía son muy nuevos para la mayoría de los cubanos, es importante ganar familiaridad pues no se sabe por cuánto tiempo más la economía va a tener que lidiar con altas tasas de inflación.
Un análisis de los proyectos de la agricultura permite concluir que en la economía cubana, lejos de una planificación, prima la improvisación, las medidas desconectadas, el abandono de una línea de trabajo para hacer énfasis en otra de manera desorganizada.
Loma de Jacinto ha sido declarado por su magnitud como la segunda mayor reserva aurífera del país. ¿Qué podría significar este descubrimiento para la economía nacional? ¿Existen otros proyectos para la explotación aurífera en la isla? Te resumimos lo que sabemos sobre el tema.
Así se acerca este fin de año más ajustado que una licra con la carne de cerdo por los cielos.
Los grandes márgenes de ganancia con que operan Gelma y las demás empresas dedicadas a la venta de insumos agropecuarios en MLC evidencian cómo la política estatal se orientó a captar divisas por la vía rápida, en lugar de al desarrollo efectivo de la producción agropecuaria.
A mediados de octubre un usuario nombrado Pochi Najasa se congratulaba en su perfil de Facebook por la cosecha de boniatos que recién había obtenido junto a uno de sus vecinos, en una pequeña parcela de su barrio antes cubierta de basura. «Aquí no hubo reuniones ni planes, ni alguien dijo lo que había que sembrar, sino solo dos hombres dispuestos a producir», aseguró.
Por más que se oriente que no puede existir, la inflación no es subordinada de la burocracia, de los gobernantes ni de sus seguidores. La única forma de controlarla es aplicar las medidas apropiadas en el momento y los lugares apropiados; lo cual nos remite a la ciencia, a la experiencia histórica, al estudio y el análisis, nunca al panfleto.
¿Qué salió mal? ¿Pudieron evitarse algunas consecuencias negativas de la reforma? elTOQUE acude a expertos en economía que, antes de enero de 2021, hicieron públicas algunas advertencias y recomendaciones.
«Personaje público» en Facebook. ¿Sus temas? Grandes pasiones de todos los días que lo conectan con una audiencia cubana que, en poco más de un año, suele pasar de las mil interacciones con lo que publica: el presidente, los emelecés, la pelota, el periódico, el plato en la mesa, el futuro.
Repasamos algunos de los sucesos más notables en materia económica durante 2021, cuyas repercusiones se extenderán durante el año en curso.
Cuando empresas estatales comercializan en MLC se crean condiciones de exportación artificiales, como si estuvieran exportando, cuando en realidad no han tenido un salto en productividad ni en eficiencia; no han conquistado mercados de exportación.
La economista y doctora en Políticas Públicas y Urbanismo, Tamarys Lien Bahamonde, y el investigador y doctor en Ciencias Económicas, Pavel Vidal, debaten sobre las criptomonedas y la crisis en Cuba.
La Aduana de la República aclaró este lunes que se mantiene la exención de aranceles a alimentos, productos de higiene y medicamentos en el equipaje acompañado de los pasajeros, aunque no especificó si se modificaba la fecha límite del 31 de diciembre.
El hecho de que no se haya resuelto el asunto de la conexión de las cajas en las tiendas en MLC es sintomático de una de las más complejas enfermedades de la economía cubana: la obsesión del estado por acaparar las divisas tan rápido como sea posible sin pensar en las consecuencias.
Recientemente, el Ministerio de Economía y Planificación publicó la cuarta «lista» de nuevas micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), elevando a 227 el número de ese tipo de emprendimientos aprobados en Cuba.
Uno de los mayores errores del sistema (socialista) económico cubano es identificarlo como un fin y no como un medio al servicio de la persona humana. Jorge I. Guillén comenta este y otros aspectos en el siguiente texto.
Grupos de Telegram han comenzado a implementar un sistema de certificación de vendedores y compradores que busca disminuir las estafas y hacer más seguro el entorno de los negocios monetarios informales.
En Cuba, si algo es «la base de todo» no es precisamente el limón (aunque su precio también esté inflado), sino la carne de cerdo.
Extender, con grandes restricciones, permiso para lo que se había aniquilado hacía más de 40 años: el autoempleo y el pequeño negocio privado.
Gladstein, director Estratégico de la Fundación por los Derechos Humanos, considera el bitcóin una especie de «oro digital» que le permite a las personas convertirse en sus propios bancos.
En abril de 2021 el Gobierno aprobó un conjunto de 63 medidas económicas para promover los niveles de producción nacional de alimentos y el autoabastecimiento. Siete meses después, su impacto ha sido limitado y sus resultados muy discretos.
El cierre total o parcial de las fronteras y las restricciones gubernamentales debido a la COVID-19 desde marzo de 2020 hasta la actualidad implicó una drástica disminución de vuelos a la isla; sin embargo, algunas aerolíneas han mantenido su estabilidad o crecido los vuelos de países emisores de turismo: Canadá, Rusia e Italia. Mientras, otros destinos como México, Panamá o Haití de alta demanda por los cubanos no se restablecieron.
Entre las medidas antiinflacionarias tomadas por el Gobierno Marino Murillo, jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, mencionó las ventas de garaje, aunque admitió que los resultados no fueron los previstos.
Después de años en una realidad económica de baja denominación, con una moneda artificialmente equivalente al dólar, ahora nos movemos entre precios de varios ceros, que debemos pagar con billetes que aún suelen ser de 10, de 20, de 50... Ahora se necesita portar tres veces más dinero para comprar lo mismo que antes o, incluso, para comprar menos.
«No creo que podamos alcanzar el 6 % de crecimiento», dijo el ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil, durante una actualización sobre el sector en Cuba, en medio de la peor crisis que vive el país en décadas y viniendo de una caída de casi 11 % del PIB en 2020.