Las historias no son propiedad privada

Ahora laptop, celulares y cámara están en manos de los policías y los periodistas siguen sentados durante horas. Antes de devolverlos el Mayor Damián ordena a la oficial de guardia que levante un acta de advertencia.