Pesca ilegal: entre el delito y la supervivencia

A “El Negro” nada le preocupa demasiado. La vida vale unas libras de langosta bien vendidas.