taxis chat móviles

Diseño de portada: Enrique Torres.

Agencias de taxi por WhatsApp y Telegram en Cuba, ¿negocio en auge?

7 / abril / 2022

En la Cuba semiconectada, la del paquete semanal y los grupos de compraventa en redes sociales, también se las han ingeniado para usar plataformas de mensajería para ofrecer los servicios de una agencia de taxis.

La llegada de los datos móviles a finales de 2018 fue el catalizador. Aplicaciones privadas como Sube y Bajanda, —versiones cubanas de Uber—, introdujeron nuevas dinámicas en el servicio de taxis en el archipiélago. 

En Villa Clara primero (2019) y en todo el país después (agosto de 2020), comenzó a funcionar la aplicación estatal D´Taxi, la cual prestaba servicios de transportación de pasajeros en largas y cortas distancias con el parque de vehículos de Cubataxi. Sin embargo, los altos precios —en CUC en aquel momento—, y la intermitencia en la conexión de los choferes, que demoraban en confirmar o rechazar los viajes y reservas, la sepultó entre las aplicaciones de este tipo usadas por los cubanos.

Con la expansión de la 3G/4G y sobre todo desde el inicio de la pandemia, una alternativa de más fácil acceso para los usuarios se convirtió en competencia de las aplicaciones privadas: las agencias de taxis mediante aplicaciones de mensajería como WhatsApp y Telegram.

Servicios de taxi a través de un chat

Alberto Rodríguez vive en Playa y todos los días, muy temprano, tiene que ir a trabajar a La Habana Vieja. Son las 7 y 20 de la mañana y aún no ha terminado de desayunar. El tiempo apremia y a primera hora tiene un compromiso. Tomar la 222 o cualquier otra ruta de ómnibus en la capital no es una opción; jamás llegaría en tiempo.

Saca su celular, conecta sus datos móviles y escribe en un grupo de WhatsApp la palabra taxi.

Treinta segundos después, recibe un mensaje privado. Es el «operador» a cargo de gestionar el viaje. Pregunta por origen y destino, y la cantidad de viajeros. Acuerda el precio por el recorrido y le informa que en 15 minutos el auto lo recogerá. 

El operador cuenta con una red de taxistas a quienes ofrece los detalles de cada viaje. Los choferes confirman cuando aceptan la «carrera» e informan del tiempo que demorarán en recoger al pasajero.

Tras la conclusión del viaje, el taxista recibe su pago, del cual destina un porcentaje a la «comisión» de la agencia.

Captura de pantalla en WhatsApp.jpg

Existe una amplia variedad de agencias de taxis a través de WhatsApp.

Alberto no puede contratar el servicio todos los días. El costo mínimo de estos viajes suele oscilar entre 200 y 250 pesos hasta 5 kilómetros, y de ahí en adelante el precio aumenta según la cantidad de kilómetros y el horario.

Sin embargo, el transporte público tampoco juega a su favor. La Habana, la ciudad más poblada de Cuba con cerca de dos millones y medio de habitantes, contaba, en enero de 2022, con solo 418 guaguas que mueven a poco más de 514 000 pasajeros en 4790 recorridos diarios.

De acuerdo con autoridades del transporte en la capital, para ofrecer un servicio óptimo se necesitan más de 700 ómnibus.  

A ello se suma que la disponibilidad de guaguas varía en cada semana, debido a roturas, escasez de piezas de repuesto y combustible. La situación en el resto de las provincias es similar, o peor

Servicio «agilizado»

Javier Godínez siempre ha sido taxista. Al principio tenía una clientela fija, pero llegó el momento en que no daba abasto, por lo que en 2021 decidió crear Taxi Services, una agencia por WhatsApp.

«Empecé yo solo con un grupo. Fue tanta la demanda, que tuve que expandirme y contactar con otros choferes. No pensé que iba tener éxito tan rápido. Ahora estoy enfocado en añadir clientes a los grupos de WhatsApp y cumplir con ellos; que cada vez que pidan un taxi, lo tengan en la puerta de su casa lo antes posible», cuenta. 

Hoy Taxi Services tiene una red de 159 trabajadores; entre ellos, choferes afiliados y cuatro administradores en sus ocho grupos de WhatsApp.

Negocios similares en Cuba se multiplican en el ciberespacio. Es imposible contabilizar cuántas agencias de este tipo existen o cuántos pasajeros se mueven a diario.

Telegram es otra plataforma en la que los emprendedores han encontrado un nicho de mercado.

«Una ventaja es que permite espacios con miles de usuarios, mientras que WhatsApp se limita a 257. Manejamos muchos grupos a la vez, y esto afecta la calidad del servicio, la rapidez y la organización», comenta Eyleen Soler, quien creó TaxiAkí hace casi tres años. 

Soler considera que otra oportunidad que ofrece Telegram es la de promocionarse en grupos y canales con miles de clientes potenciales. Sin embargo, también utilizan su propia aplicación. 

A diferencia de la dinámica de los servicios de mensajería, que no va más allá de la solicitud y la confirmación del servicio, la aplicación permite al cliente conocer con exactitud la ruta, el precio y agiliza el proceso de solicitud y llegada del transporte. 

No obstante, en TaxiAkí reconocen que algunos clientes prefieren el servicio mediante las plataformas de mensajería pues no están acostumbrados a utilizar aplicaciones de ese tipo.

Promoción agencia TaxiAki.jpg

Debido a su fácil uso, esta alternativa ha ganado popularidad.

Esta situación del mercado la conoce Diego Alejandro Delgado, quien creó Go Taxi, junto a otro socio, hace más de un año. 

Ocho trabajadores se encargan de administrar los grupos de WhatsApp. Sus turnos se reparten en 4 horas diarias por trabajador y dos empleados al unísono en horario pico. En ocasiones la cantidad de solicitudes es tan grande que los administradores no dan abasto y debe sumarse el propio fundador para asumir la alta demanda.

Sin embargo, hasta el momento, no tienen pensado crear una aplicación, pues consideran que, a través de las redes sociales, al ser más utilizadas, conseguirán una mayor cantidad de solicitudes y la aplicación, por ende, no cumplirá con su objetivo. 

Por su parte, para Yasmany Suárez, líder de MI Taxi, el uso de WhatsApp es solo el primer paso para promocionar el servicio, antes de consolidarse con una aplicación. 

«Una apk simplifica las funciones que hoy realizan varias personas y reduce gastos en salario y plantilla. Además, optimiza la rapidez y la calidad de la gestión. Ella misma calcula la tarifa y busca a los choferes cercanos. Le brinda confianza al cliente al saber ciertos aspectos de la persona que lo recogerá, e incluso, puede hasta mostrar, en tiempo real, la ruta del vehículo, antes y durante el trayecto», afirma.

Los clientes

Lissey del Monte es clienta habitual de varias agencias de taxi. Durante algunos meses, incluso, ha llegado a utilizar el servicio todos los días, ya sea como parte de su trabajo o por asuntos personales. 

«Me siento satisfecha, pero reconozco que hay algunas cosas que deberían cambiar. El mínimo de 200 o 250 pesos, aunque sea una distancia corta, es algo que frena a muchas personas. Otro problema es que, a través de los grupos, en ocasiones, se demoran en gestionar un taxi o en responder porque tienen muchas solicitudes en ese momento. Sin embargo, uno de los mayores inconvenientes es la poca o nula disponibilidad de autos en horarios picos —temprano en la mañana o entre las 4:00 pm y 6:00 pm— y en fechas festivas». 

La tardanza en la llegada de los autos, una vez gestionados, es otro factor que, en ocasiones, afecta a los usuarios. Wennys Díaz, reconoce lo cómodo que es pedir un taxi desde cualquier ubicación, pero en varias oportunidades ha tenido que esperar más tiempo que los 10 o 15 minutos pactados con la agencia. 

«Tuve una mala experiencia. Solicité un taxi y al momento me respondió la operaria para decirme que en unos minutos tendría el carro donde yo estaba. Pasado un rato me llamó el chofer para decirme que se había ponchado. 

«Por supuesto que entendí aquella situación, pero mi asunto era llegar a casa, así que le escribí de vuelta a la operaria que me había atendido para saber si había otro taxi disponible. Su respuesta fue que no, que ese era el único carro trabajando, así que me tocó esperar. Cuarenta minutos después llegó el chofer y mientras conversábamos me confesó que lo del ponche era mentira, que solo había sido una justificación inventada por la operaria de la agencia para que él pudiera hacer un viaje antes del mío, y así lograr que todos ganaran más dinero»

Mientras en La Habana estas agencias se expanden, se perfeccionan, tienen defectos, pierden y ganan usuarios entre ellas… a otras regiones del país ni siquiera han llegado. 

«Donde vivo el transporte público es fatal. Las guaguas pasan cada una o dos horas, y después de las nueve de la noche más o menos no hay más. Para trasladarme a sitios puntuales he tenido que alquilar taxis a personas que de vez en cuando se dedican a eso, pero con miedo de que minutos antes me llamen para decirme que el carro se rompió o pasó algo. A través de una agencia tendría más seguridad y los precios, supongo, serían mejores», cuenta Yuliet García desde la Isla de la Juventud. 

En Cárdenas, Matanzas, Mariela Díaz vive la misma situación. Los taxistas, al no estar regidos por agencias que tengan en cuenta la cantidad de kilómetros y busquen los precios más competitivos del mercado, «ponen la cifra que quieren y se aprovechan de la necesidad de los demás»

«Los habaneros se quejan, pero tienen más opciones en cuanto a transporte. Esto de las agencias, no es para todos los días, pero te saca de un aprieto; es una comodidad».

¿Legales o ilegales?

Cada día más choferes por cuenta propia se integran a estas redes. Oscar Castillo trabaja como conductor, simultáneamente, en cuatro agencias de taxi que laboran por WhatsApp. Esta alternativa le garantiza clientes seguros y le permite gestionar su tiempo como estime, por lo que en ocasiones trabaja en la mañana y otras veces, en la noche. 

Normalmente hace entre ocho y diez viajes al día, aunque ha llegado a 20. Cada diez días debe pagar a la agencia el 10 % de sus ingresos, monto que se acerca la mayoría de las veces a los 800 pesos cubanos.

«Necesito Internet para estar conectado todo el tiempo; aunque es caro es parte de la inversión. Tengo los datos encendidos todo el rato, pero solo uso WhatsApp. Un paquete de 2.50 GB (200 pesos) me dura todo el mes. 

«Pago una licencia de cuentapropista por transporte de taxi regular, lo que me permite acceder a una tarjeta con la que puedo comprar desde 220 a 600 litros de petróleo, a un precio diferenciado de 14 pesos por litro», explica Oscar. 

Aunque los choferes cuentan con licencia para operar, las agencias de taxi virtuales a las que se asocian son irregulares y no están reconocidas por la ley ni limitadas por esta. En la lista de actividades prohibidas para el trabajo por cuenta propia no se hace alusión a esta actividad. 

Ángel Marcelo Rodríguez, asesor legal, explica que la única vía que tienen estos emprendimientos para existir legalmente y obtener personalidad jurídica es transformándose en una mipyme. 

Eyleen Soler de TaxiAkí sabe que convertirse en una empresa le permitirá crecer y consolidarse en el mercado.

«He estado informándome con la Gaceta Oficial y con asesores para constituir una empresa legal. Me abriría muchas puertas pues podría tener los carros del mismo color, los choferes podrían usar uniforme con logo, así como también tener contratos con otras empresas para brindarles servicios a los trabajadores».

Antes de septiembre de 2021 —con la aprobación de las primeras mipymes—, las agencias virtuales de taxis se mantenían en un margen de alegalidad, pero la realidad cambió con estos nuevos actores económicos. 

«Los dueños pueden crear una empresa de servicios de transportación y subcontratar a todos los choferes que deseen. No necesariamente tienen que ser empleados —porque de ser así el tope permitido es 100—, sino que pueden subcontratar a los taxistas siempre y cuando estos cuenten con licencia de trabajador por cuenta propia (TCP). Se mantendría como están ahora, pagando sus impuestos como TCP y pagándole a la agencia un porciento por cada viaje agendado», explica Rodríguez. 

La gestión de taxis a través de WhatsApp o Telegram, con sus pros y sus contras, aumenta por día y se transforma en una opción palpable para quienes pueden costear sus precios, mientras el transporte público muestra, una vez más, signos de ineficacia. ¿Prevalecerán estas agencias de forma legal? ¿Se mantendrán los precios o el Estado los topará? ¿Se extenderán por el país? ¿Encontrarán nuevas formas de promocionarse? Ante estas preguntas, solo el tiempo tendrá las respuestas.


TAMBIÉN TE SUGERIMOS:


Meilin Puertas Borrero
Periodista en estreno. Amante de la radio y de darle voz a los que quieren contar sus historias.
meilin-puertas-borrero
Walter Frieiro
Periodista en formación. Colaborador de elTOQUE. Locutor en espacios de la radio en Cuba. Fiel creyente de que la verdad y el periodismo nos harán libres.
walter

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yasmany Suárez Prado

Muy buen artículo, una bonita pincelada al trabajo de varios emprendedores.
Yasmany Suárez Prado

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR197.00 CUP
+2
1 USD198.00 CUP
1 MLC195.00 CUP
+2
1 CAD140.00 CUP
calendar_icon

CUBA

elTOQUE SUGIERE

test