Café de homosexuales

Foto: Heriberto Machado

Café de homosexuales

Hay días en los que uno se cree capaz de matar el tiempo. Por eso a esta hora de la mañana, apenas las ocho treinta, he decidido tomarme un café. Tengo suerte al dar con una mesa vacía. Es la mesa que nadie quiere, pues está en el centro y te convierte en blanco, te expone a las miradas que se precipitan desde las siete mesas restantes.

La Fontana, anclado en el centro del bulevar avileño, es un sitio de visita obligatoria para los que pretenden conocer esta ciudad poco ducha en ofertas. Por ello entre los rostros aburridos de siempre uno puede encontrarse alguna cara nueva, sentir el recóndito goce de ser un extraño para alguien.

Yo diría que es un Café peculiar, y pocos me refutarían, no por su aspecto (escueto) o su diseño (trivial), o el trato (osco) de las meseras, sino por sus parroquianos (heterogéneos), aunque es precisamente un grupo (homogéneo) el que le da la vida (lánguida) y el aire (enrarecido) que lo caracteriza.

Los adultos solían repetir en tono discriminatorio: “vale más pájaro en mano que cien en La Fontana”, algo que solo entendí cuando caminé la calle Independencia de Ciego de Ávila, estuve en su esquina con Maceo, y pude ver la concurrida población que lo ha tomado desde antaño como sitio de encuentros y desencuentros.

Sé que no pocos me tildan por elegir este espacio y convertirlo en parte de mi día a día, mas yo no dejo de sentirme a gusto, y justo ahora me ubico de espaldas a la concurrencia, dándole frente a la puerta de entrada —también puerta de salida—, pues mirar hacia el bulevar, hacia el ir y venir entumecido de los transeúntes, es lo único reconfortante en estos minutos en los que espero a la mesera que inusualmente llega pronto, me sirve agua y me mira, solamente me mira, para saber qué deseo tomar. Un cortado, digo y giro mi cabeza a noventa grados haciendo una reverencia a este templo de la charla y la lectura cabizbaja.

Miro hacia el mercado La Elegante. Siempre me roba la atención ese cartel enorme, clavado sobre su azotea, que ostenta a Fidel y a Raúl, ataviados en sendos trajes verde olivo, sonrientes como si uno de los dos acabase de hacer un chiste, mientras sobre sus cabezas sobrevuela un letrero rojo: “Revolución por siempre”, consigna que a no pocos hace suspirar.

Luego observo con discreción la venta que promueve un muchacho desde una mesa aledaña, es un jeans, tal vez me sirva, pero lo está ofreciendo en una suma demasiado elevada, en otra mesa escucho hablar de la charada, alguien le pone cinco pesos al ocho, pues según dice y se oye clarito clarito: el “muerto” debe de estar al salir.

Esta es una hora dócil. El Café se revela como un paraíso: las voces son simplemente audibles—no el escándalo común del mediodía—, y apenas son dos o tres los que fuman—puede que hoy no salga apestando a nicotina—. En otros horarios los ánimos suelen acalorarse, aquí he visto cosas insólitas: a un cliente golpear a su compañero de mesa con una silla —como solo ocurre en las películas de vaqueros—, o un travesti delgado—a lo Dallas Buyers Club— tomar dos vasos con la funesta pretensión de lanzarlos a la cabeza de un borracho que entró de buenas a primeras exigiendo a gritos un café.

Pero, a pesar de estos percances, es un espacio difícil de abandonar, no por el café casi siempre mal colado, sino por cierto misterio indescifrable, cierto aliento protector que le asalta a uno cuando descubre que entre la algazara y el humo de los cigarrillos hay algo que se llama rutina, animal virulento que solo es posible percibir y acariciar en sitios ambiguamente seductores como este.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR82 CUP
1 USD63.5 CUP
+0.5
1 MLC72 CUP
+1
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perla Ortiz Murray

Me encanta su revista y disfruto mucho sus artículos por ese “Savoir faire” que le ponen. Denotan el habla coloquial cubana -que me encanta- y me transportan hacia su bella isla con la delicia descriptiva de los lugares que nos muestran. Enhorabuena y sigan así.
Perla Ortiz Murray

Jesse Diaz

Querido amigo. Recuerdo con nostalgia ese lugar, no porque fuera asiduo al mismo, sino por las noches cuando Vallejo amenizaba las noches, eran noches diferentes, degustabas un buen cafe, y de paso te deleitaban aquellas viejas, pero nunca olvidadass melodias, interpretadas magistralmente por el ya mencionado Vallejo. Eran noches muy diferentes. El cafe era bueno, muy bueno, muy parecido al que hace mi mama, aquellos bizcochitos que de vez en vez le rogarbamos a la camarera que nos diera algunos extras. Waoo, que tiempos.
Por otra parte, es como dices y dices muy bien, La Fontana no es un bar de renombre, ni una cafeteria cinco estrella, en cambio lleva implicita aquella conspiracion que solo ocurren en lugares magicos y que al estar frente a nosotros no sabemos que existen, solo cuando estamos a la distancia como lo estoy yo, lo recordamos con nostalgia y con aquella complicidad del recuerdo, del recuerdo dondo han pasado y pasaran muchas cosas; un encuentro furtivo, o una cita donde podia surgir un amor por meses o terminar alli mismo, una charla animada sobre algun tema de punta o una discusion por la pelota.
Waoo, es increible leer que una gente joven, escriba sobre recuerdos, que por dicha SI convienen recordar.
Apreciado Heriberto, Ud., tiene el poder, al igual que el profesor Jose Aurelio de remontarnos al lugar en cuestion, Ud., amigo mio nacio para escribir, de eso no tengo dudas, escribe con la veracidad en su puño y sus palabras brotan desde su alma. Es increible que tenga esa facilidad, bueno increible no, pues es real, lo mas real es que un joven como Ud., lo haga, cuando hoy solo se ocupan de celulares, tabletas, jeans, zapatos de marcas y cosas efimeras y presederas.
Siga asi, recuerde que Ud., amigo mio no le molesta a nadie, solo molesta la luz que emana de ud., nunca olvide esto.
Con un fuerte abrazo.
Jesse
Jesse Diaz

Pedrito Guzmán

Hola Heriberto, me gusta la forma que has narrado el ambiente cotidiano de ese interesante espacio para la utopía. Espero ir a la Fontana en mi próximo viaje y probar ese café de duendes! Saludos desde Santo Domingo,RD.
Pedrito Guzmán
boletin_elTOQUE
eltoque_logo
Café de homosexuales

Foto: Heriberto Machado

Café de homosexuales

Hay días en los que uno se cree capaz de matar el tiempo. Por eso a esta hora de la mañana, apenas las ocho treinta, he decidido tomarme un café. Tengo suerte al dar con una mesa vacía. Es la mesa que nadie quiere, pues está en el centro y te convierte en blanco, te expone a las miradas que se precipitan desde las siete mesas restantes.

La Fontana, anclado en el centro del bulevar avileño, es un sitio de visita obligatoria para los que pretenden conocer esta ciudad poco ducha en ofertas. Por ello entre los rostros aburridos de siempre uno puede encontrarse alguna cara nueva, sentir el recóndito goce de ser un extraño para alguien.

Yo diría que es un Café peculiar, y pocos me refutarían, no por su aspecto (escueto) o su diseño (trivial), o el trato (osco) de las meseras, sino por sus parroquianos (heterogéneos), aunque es precisamente un grupo (homogéneo) el que le da la vida (lánguida) y el aire (enrarecido) que lo caracteriza.

Los adultos solían repetir en tono discriminatorio: “vale más pájaro en mano que cien en La Fontana”, algo que solo entendí cuando caminé la calle Independencia de Ciego de Ávila, estuve en su esquina con Maceo, y pude ver la concurrida población que lo ha tomado desde antaño como sitio de encuentros y desencuentros.

Sé que no pocos me tildan por elegir este espacio y convertirlo en parte de mi día a día, mas yo no dejo de sentirme a gusto, y justo ahora me ubico de espaldas a la concurrencia, dándole frente a la puerta de entrada —también puerta de salida—, pues mirar hacia el bulevar, hacia el ir y venir entumecido de los transeúntes, es lo único reconfortante en estos minutos en los que espero a la mesera que inusualmente llega pronto, me sirve agua y me mira, solamente me mira, para saber qué deseo tomar. Un cortado, digo y giro mi cabeza a noventa grados haciendo una reverencia a este templo de la charla y la lectura cabizbaja.

Miro hacia el mercado La Elegante. Siempre me roba la atención ese cartel enorme, clavado sobre su azotea, que ostenta a Fidel y a Raúl, ataviados en sendos trajes verde olivo, sonrientes como si uno de los dos acabase de hacer un chiste, mientras sobre sus cabezas sobrevuela un letrero rojo: “Revolución por siempre”, consigna que a no pocos hace suspirar.

Luego observo con discreción la venta que promueve un muchacho desde una mesa aledaña, es un jeans, tal vez me sirva, pero lo está ofreciendo en una suma demasiado elevada, en otra mesa escucho hablar de la charada, alguien le pone cinco pesos al ocho, pues según dice y se oye clarito clarito: el “muerto” debe de estar al salir.

Esta es una hora dócil. El Café se revela como un paraíso: las voces son simplemente audibles—no el escándalo común del mediodía—, y apenas son dos o tres los que fuman—puede que hoy no salga apestando a nicotina—. En otros horarios los ánimos suelen acalorarse, aquí he visto cosas insólitas: a un cliente golpear a su compañero de mesa con una silla —como solo ocurre en las películas de vaqueros—, o un travesti delgado—a lo Dallas Buyers Club— tomar dos vasos con la funesta pretensión de lanzarlos a la cabeza de un borracho que entró de buenas a primeras exigiendo a gritos un café.

Pero, a pesar de estos percances, es un espacio difícil de abandonar, no por el café casi siempre mal colado, sino por cierto misterio indescifrable, cierto aliento protector que le asalta a uno cuando descubre que entre la algazara y el humo de los cigarrillos hay algo que se llama rutina, animal virulento que solo es posible percibir y acariciar en sitios ambiguamente seductores como este.

Heriberto Machado
Poeta y narrador. Lector. Padre. Casado con la literatura. Amante de la música, la pintura y el cine. Disfruto con las victorias del Real Madrid, aunque no tanto como con las derrotas del Barça.
heriberto-machado

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perla Ortiz Murray

Me encanta su revista y disfruto mucho sus artículos por ese “Savoir faire” que le ponen. Denotan el habla coloquial cubana -que me encanta- y me transportan hacia su bella isla con la delicia descriptiva de los lugares que nos muestran. Enhorabuena y sigan así.
Perla Ortiz Murray

Jesse Diaz

Querido amigo. Recuerdo con nostalgia ese lugar, no porque fuera asiduo al mismo, sino por las noches cuando Vallejo amenizaba las noches, eran noches diferentes, degustabas un buen cafe, y de paso te deleitaban aquellas viejas, pero nunca olvidadass melodias, interpretadas magistralmente por el ya mencionado Vallejo. Eran noches muy diferentes. El cafe era bueno, muy bueno, muy parecido al que hace mi mama, aquellos bizcochitos que de vez en vez le rogarbamos a la camarera que nos diera algunos extras. Waoo, que tiempos.
Por otra parte, es como dices y dices muy bien, La Fontana no es un bar de renombre, ni una cafeteria cinco estrella, en cambio lleva implicita aquella conspiracion que solo ocurren en lugares magicos y que al estar frente a nosotros no sabemos que existen, solo cuando estamos a la distancia como lo estoy yo, lo recordamos con nostalgia y con aquella complicidad del recuerdo, del recuerdo dondo han pasado y pasaran muchas cosas; un encuentro furtivo, o una cita donde podia surgir un amor por meses o terminar alli mismo, una charla animada sobre algun tema de punta o una discusion por la pelota.
Waoo, es increible leer que una gente joven, escriba sobre recuerdos, que por dicha SI convienen recordar.
Apreciado Heriberto, Ud., tiene el poder, al igual que el profesor Jose Aurelio de remontarnos al lugar en cuestion, Ud., amigo mio nacio para escribir, de eso no tengo dudas, escribe con la veracidad en su puño y sus palabras brotan desde su alma. Es increible que tenga esa facilidad, bueno increible no, pues es real, lo mas real es que un joven como Ud., lo haga, cuando hoy solo se ocupan de celulares, tabletas, jeans, zapatos de marcas y cosas efimeras y presederas.
Siga asi, recuerde que Ud., amigo mio no le molesta a nadie, solo molesta la luz que emana de ud., nunca olvide esto.
Con un fuerte abrazo.
Jesse
Jesse Diaz

Pedrito Guzmán

Hola Heriberto, me gusta la forma que has narrado el ambiente cotidiano de ese interesante espacio para la utopía. Espero ir a la Fontana en mi próximo viaje y probar ese café de duendes! Saludos desde Santo Domingo,RD.
Pedrito Guzmán

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE