Economía de comunión, remedio para Cuba

La economía de comunión es como la aspirina o el limón: no cura todos los males, pero sirve para casi todos