La universidad como moneda de cambio

La universidad, que debería ser ese sitio sagrado para disentir, tener ideas propias y formar profesionales capaces de asimilar críticamente su realidad, ha sido, desde 1960, políticamente domesticada en Cuba. La misión para ella, desde el poder, es formar profesionales muy calificados e ideológicamente dóciles, maniobrables.