eltoque_logo
Omara Ruiz Urquiola frente al aula en el curso 2018-2019.

Omara Ruiz Urquiola frente al aula en el curso 2018-2019. Foto: cortesía.

La universidad como moneda de cambio

Omara Ruiz Urquiola es la noticia más reciente. El ejemplo último de la intolerancia oficial dentro de la universidad cubana, justo el sitio donde la divergencia de criterios debería fomentarse como forma de crecimiento intelectual.

El 29 de julio de 2019, el primer día de sus vacaciones, Omara fue citada al Instituto Superior de Diseño (ISDi) donde imparte docencia desde hace una década. La reunión era extraordinaria y, entre la decena de profesores presentes, ella era la única con una asignatura de la especialidad de diseño.

El resumen del encuentro es simple: quienes estaban allí perderían sus puestos como plantilla fija docente y serían contratados por horas a partir de septiembre, según las necesidades de las asignaturas. La universidad ofrecería otras plazas, quizás en otras dependencias. Incluso, si querían irse a otros puestos laborales, la bondadosa directiva del ISDi, estaría feliz de firmar cartas de recomendación.

La decisión se tomaba, dijo Sergio Peña —director del ISDi— porque quienes estaban allí no poseían Maestrías aprobadas, no participaban en líneas de investigación, no estaban vinculados a proyectos educativos, ni coordinaban metodológicamente ningún año de la carrera. El punto más crítico era que su carga docente frente al aula era muy baja. Apenas 32 horas clases, especificó al comenzar. Por supuesto, era imposible que él pudiese defender la plaza fija de un profesor cuyo único contenido de trabajo eran apenas 32 horas clases, dijo.

Omara, en su silla, no entendía qué hacía ella allí. Plantilla fija del ISDi desde 2011, categorizada como Profesora Auxiliar en 2018, al frente de la asignatura Historia del Diseño III (42 horas clases), con carga docente en Cultura cubana (mínimo 32 horas clases, expandibles a 64 si tuviese que impartirlas a las dos carreras que alberga el ISDi), tutora de dos tesis para el próximo año escolar, autora de publicaciones y ponencias en eventos de Diseño en 2019, una de las dos profesoras a cargo de la redacción del futuro libro Selección de lecturas de Historia del Diseño en Cuba, y responsable del adiestramiento de nuevos miembros del claustro. Aquella descripción de “apenas 32 horas clases” no se ajustaba a su trabajo.

Cuando pidió explicaciones sobre su caso, porque evidentemente había un error, el director Peña dijo: “yo no he estudiado en profundidad cada caso. Hicimos este trabajo con los Jefes de Departamento y con el colectivo que hizo el análisis. Pero según yo tengo aquí, tú solo tienes 32 horas clases”.

En esa afirmación, en ese informe que esgrimía la dirección del ISDi, se obviaba su trabajo del último año. De los últimos 10 años en realidad.

Además, Peña pareció no estar tampoco al tanto de que, al prescindir también de los profesores recontratados —como anunció que sucedería—, la carga docente de Omara subiría notablemente, pues muchos de esos viejos profesores habían sido traídos allí para aliviar el peso de la plantilla fija.

Lo que no dijo Sergio Peña en la reunión, ni anunció luego en la página de Facebook del ISDi, es que una vez separados de la plantilla fija, los profesores serán contratados discrecionalmente por la dirección del Instituto. Dicho de otro modo, despojando a Omara de su puesto como profesora de la institución, no tendrían que dar explicación alguna si no la volvieran a contratar a partir del próximo septiembre.

Nada de lo que sucedió ese 29 de julio tiene sentido docente, o lógico. Bajo lo estrictamente profesional, y con los argumentos esgrimidos por la profesora, su separación de la plantilla fija es insostenible. Todo indica que la reunión en el ISDi oculta una decisión que nada tiene que ver con la docencia: Omara Ruiz Urquiola les es incómoda.

Incómoda porque, al igual que su hermano (el investigador y biólogo Ariel Ruiz Urquiola) tiene una posición cívica activa y crítica. Incómoda porque ha denunciado violaciones de derechos civiles, irregularidades médicas, atropellos y arbitrariedades gubernamentales. Incómoda porque no pertenece al rebaño que necesita el gobierno cubano para la postal de la Isla Feliz.

Ariel Ruiz Urquiola, ¿víctima de una injusticia legal?

Pero el de Omara no es un caso aislado. Las expulsiones, cierres de contratos y cambios de condiciones que obliguen al perjudicado a renunciar, han sido un mecanismo sistemático de purga dentro de las universidades cubanas. Lo mismo había sucedido antes con su hermano Ariel en la Facultad de Biología de la Universidad de La Habana. En ninguno de los dos casos se esgrime una razón política, sino que se trata de justificarse la cesantía por temas profesionales. A Ariel lo expulsaron por ausentismo: había estado dos días fuera sin certificado médico.

Mucho más burdos fueron los argumentos en otras expulsiones. Para el profesor de Derecho de la Universidad de La Habana, Julio Fernández Estrada, la excusa fueron sus publicaciones en la revista digital OnCuba. Para René Fidel González García, también profesor de Derecho pero en la Universidad de Oriente, “perder el prestigio” por sus publicaciones en Internet. Para Roberto Peralo, profesor en la Universidad de Matanzas, sus artículos en el blog La Joven Cuba. Para José Raúl Gallego, profesor de Periodismo en la Universidad de Camagüey, colaborar con medios digitales no gubernamentales. Para la profesora Dalila Rodríguez, de la Universidad Central Martha Abreu, “dañar la formación de los estudiantes”, aunque ella misma no pertenecía a ningún grupo político; a diferencia de su padre, quien sí formaba parte del Instituto Patmos. Para la estudiante de periodismo Karla María Pérez González, también de la Martha Abreu, por pertenecer al movimiento político Somos+.

Ariel Ruiz, Julio Antonio y René Fidel han apelado o denunciado ante fiscalía tales decisiones administrativas. Ninguno de ellos, aun con la razón de su lado, ha ganado aún el pleito. Omara sabe que con ella sucederá lo mismo, pero igual pleiteará. “Lo hago no porque tenga cómo ganar, sino por principios”, me dice mientras conversamos en su casa.

Cartel homenaje a Omara Ruiz Urquiola compartido por sus alumnos en redes sociales. Autor: Rafael Alejandro

Cartel homenaje a Omara Ruiz Urquiola compartido por sus alumnos en redes sociales. Autor: Rafael Alejandro

Expulsar a profesores y alumnos de las aulas universitarias no es nuevo. Décadas atrás una foto de los Beatles, el pelo largo, los pantalones ajustados, las melenas, el cristianismo, la homosexualidad, todo englobado bajo el cuño de “diversionismo ideológico”, fue empleado como excusa para separar a quienes no se ajustaban al canon de hombre nuevo que promulgaba el socialismo.

Tal pareciera que la educación y el empleo son entendidos por las autoridades cubanas no como derechos universales, sino como moneda de cambio, como premio por la obediencia.

La universidad, que debería ser ese sitio sagrado para disentir, tener ideas propias y formar profesionales capaces de asimilar críticamente su realidad, ha sido, desde 1960, políticamente domesticada. La misión para ella, desde el poder, es formar profesionales muy calificados e ideológicamente dóciles, maniobrables.

El miedo congénito a la diferencia de criterios —que impulsa al poder político a separar de las aulas a quienes no puede doblegar—, supongo, viene del mismo sitio que les impide reconocer la Autonomía Universitaria que defendió Julio Antonio Mella, que fue reconocida por la Constitución de 1940 y de la que se benefició Fidel Castro y toda una generación para derrocar un régimen dictatorial.

La nueva Constitución de la República de Cuba reconoce en su artículo 42 la igualdad de las personas ante la ley, sin importar “razones de sexo, género, orientación sexual, identidad de género, edad, origen étnico, color de la piel, creencia religiosa, discapacidad, origen nacional o territorial, o cualquier otra condición o circunstancia personal que implique distinción lesiva a la dignidad humana”. Convenientemente, la legislación obvia una de las más evidentes y practicadas formas de segregación oficial en la isla: la discriminación por motivos políticos.

 

Si te interesa debatir sobre este y otros temas relacionados con nuestras publicaciones puedes unirte a nuestro canal y grupo de Telegram. 

eltoque-en-Telegram.png

 

Julio Batista
Cubano y periodista hasta la médula. Desconfiado y polémico por convicción y gusto propio. Sin medias tintas. Vanvanero por religión. Deportista frustrado y político asqueado, siguen siendo dos de mis grandes pasiones por obstinado. Me gusta ver y contar lo que otros deberían saber, pero sobre todo me gusta saber. Joven siempre, o eso espero.
julio-batista

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARG!!!!

Cuando estaba en primer año de Universidad en la Marta Abreu un gran amigo mio del aula luego de un festival de artistas aficionados colocó su comentario al respecto en la intranet, justo debajo de un articulo que se colgaba sobre cada festival de cada facultad. Su comentario fue catalogado de contrarrevolucionario y subversivo y luego de una amenaza de expulsarlo del centro lo que quedaba de curso pues terminaron por eliminar su comentario y encima hacerlo pedir disculpas ante decanos ,el aquel entonces “rector” y hasta de los estudiantes de la facultad en un “matutino especial ” . Como si no fuese poco su cuenta de acceso a la red le fue suspendida hasta el año siguiente.. en resumen : Betado y alejado de cualquier computadora por considerar sus comentarios demasiado letales y contundentemente verdaderos..
Otro curso recuerdo un festival de la facultad de Humanidades que no lo dejaron poner un pie en el teatro por su contenido” demasiado turbio ” ..La gente de humanidades montó el festival en un pasillo y ahi estuvieron dando un buen espectaculo hasta que el rector en persona “tumbó el showsito” ..
. Asi estamos, de mal en peor. . Si expulsan a maestros e investigadores, gente preparada y con experiencia por pensar diferente,por hablar por el estudiantado,por comentar y presentar quejas . como no esperar que suspendan un festival o le quiten la cuenta a alguien por comentar algo que no se debe comentar..
Dejame ni hablar mas que me voi calentando y al final no me publican el comentario por contener palabritas fuertes..
Saludos
ARG!!!!

JJMD

Intento compartir la publicación en Twitter y no me lo permite.¿Qué puede hacerse?
elTOQUE

Hola JJMD:
Gracias por seguirnos. Estamos trabajando para solucionar ese problema de nuestro sitio. Saludos.
sumavoces
JJMD

Rube

Tristemente otro problema más en nuestra Cuba,pero ya los jóvenes van despertando y el día menos esperado va a comenzar una “revolución” en nuestras universidades,pues por más q el gobierno trate de adoctrinar a los jóvenes la realidad de vida en el país es otra,me gustó el artículo y el comentario anterior,ambos con toda la razón del mundo,saludos al el toque como siempre buen trabajo .
Rube

Ale

Muy bueno y cierto el articulo. Yo me gradue en la Martha Abreu y recuerdo las reuniones con el rector, donde dejaba bien claro q para estudiar en una universidad cubana habia q, obligatoriamente, ser revolucionario!!!. Y no se q concepto de revolucion tenia, pero el dado por el comandante no era!!!, alli no se podia criticar ni cambiar lo q debia ser cambiado, habia q como corderitos, seguir las indicaciones o ser expulsados!!!
Ale

Alex

Allá quienes nos creímos que iban a respetar los Derechos de la nueva Constitución…
Alex

Henrick

Que descaro.mira que en cuba se oprime a los trabajadores.y todo por su forma de pensar.aqui no hay libertad de expresi�n ni un car**o
Henrick

Una profesora

Julio, el trabajo, me parece, efectivamente serio y bien escrito. Denuncia, entre otras cosas, los desmanes que muchos sufrieron en nombre de la intolerancia y la estrechez de mente. No voy a profundizar en algo que resumiré rápidamente: no estoy de acuerdo con la discriminación de ningún tipo, incluida aquella asociada a credos políticos. Pero sí quisiera comentar algo. No dudo que a Omara la quieran sus alumnos, pero un medio que se pretenda serio tiene que considerar la realidad de la Academia hoy. ¿Por qué Omara, que está más cerca de los 50 que de los 30 no tiene siquiera una maestría, mucho menos un doctorado? Si es una experta, ¿dónde están sus libros, sus artículos (en revistas de verdad, indexadas) , en las que nos exigen a los profesionales de la UH publicar? Y esta no es una pregunta retórica: las he buscado, y no están. Un par de artículos en coautoría en la revista del ISDI NO son muestra de experticia o liderazgo científico. Y una selección de lecturas es un material docente útil pero NO es un aporte científico. ¿Por qué ella todo el tiempo habla de sus clases de pregrado? Porque no puede dar da clases de posgrado. Y no es por su hermano o sus ideas, es porque para su edad está muy poco calificada. Una profesora de más de 45 años sin siquiera una maestría es un lastre en todos los indicadores de una Institución de Educación Superior que se respete. Si está ahí por consideración a su enfermedad y porque sus clases son buenas, pues que así sea, pero entonces que quede claro que se trata de una excepción y exprese cierto respeto. Porque no sería la primera de plaza fija que pasa a contrato por no cumplir con las exigencias de superación. A mí me parece irrespetuoso que otros profesores que SÍ estamos obligados a publicar, investigar, dar clases y tutorear en pregrado y posgrado, dirigir proyectos de investigación, tengamos que oír que se le ha “despojado de su cátedra” cuando en un análisis frío ella no cumple con los parámetros para ser docente universitaria. Si ella creía que había interés en “despedirla” se los puso muy fácil con un desempeño profesional pobre.

Otro profesor

Respetando tu opinion y que lo que argumentas puede tener sentido, en la universidad de la habana yo trabaje ppr mas de 15 años y a nadie de mis colegas los retiraron de plaza fija por no tener maestria, o por supuestamente no publicar. Para eso se hace una evaluacion institucional al final de cada periodo.
A usted no le parece raro que la hayan citado cuando ya la uh habia cerrado para informarle que no iba a trabajar como fija?
Cuantos casos conoces asi?
Demasiada irregularidad. Eso no se hace por un problema de decencia. Lo que toca es en primer instancia revisar su plan de trabajo, y si incumple se le hace una advertencia, pero imagina que llegaras a tu casa y tu esposo te dice que te queda una semana para irte de la casa porque no cumples los estandares de esposa y que si le haces falta, te va a llamar al celular. Esta duro verdad? Asi me sentiria si me hicieran una cosa como la que le hicieron a ella. Imagina por un instante que te sucede a ti.
Si eres de verdad profesora, entonces asumo que estaras del lugar de tu sindicato, o sea, de Omara.
La historia de Omara es mucho mas que su enfermedad, que ni en sus peores momentos ha dejado de ejercer su labor ni ha dejado de cobrar honradamente su salario. Si fuera tan pesima profesora, preguntese cuantos profesores no hacen menos y estan dando clases. No le parece una contradiccion que con el deficit que hay en el claustro hayan inventado una matricula fija inflada?
Mi digo mas, pero desafortunadamente, estas noticias no se publican en la oficialidad porque la oficialidad no nos representa, solo se encarga de hacerse valer como la verdad y el resto es el enemigo. Todos tenemos derecho a dudar de cualquier noticia, pero lo primero es informarse
Otro profesor
Una profesora

Civil

Cierto el comentario de ARG yo tambien como estudiante de la uclv tengo conocimiento de la sensura de algunos festivales universitarios por su contenido ideologico y me parece anticonstitusional la privacion de un derecho tan necesario como la libertad de exprecion pues considero que la critica es la madre del progreso y que las persona en Cuba tienen nivel cultural suficiente para jusgar si es cierto o no cuaquier comentario que les llegue ya sea de un acto cultural o las redes sociales.
Civil

Alex

No me parece que haya que sacar a la gente de su trabajo porque no publique ni haga trabajos de investigación, me parece que en Cuba se les está dando mucho bombo y platillo a la publicadera y a los máster, cuando nada de eso vale sin la experiencia de los años de servicio, en Cuba la gente hace grados científicos y los avances no se ven por ningún lado, es todo puro ego, en mi caso, soy contador, y mientras estuve ejerciendo no había ningún universitario que me pusiera un pie delante, eso sí, cobraban el título. Pienso que es una estupidez pagar por títulos y publicaciones en revistas de Ringo rango, pues en la vida real si no tienes experiencia eres lo mismo que los religiosos que están por las paradas de las guaguas, micho blablabla y nada de experiencia real en espiritualidad, petulancia y ego… Mucho ego… No se puede contra la experiencia. Ninguno de los que tenían grados altos en el gobierno de Cuba puede decir que tenía más experiencia que el Comandante en cuestiones políticas y militares, puede que tuvieran mucha universidad y mucho entrenamiento, pero el Caballo era él… y sólo era abogado.

UNA PROFESORA

Alex, usted parece una persona mayor: respete. Respete sus años y a los demás. No pido respeto para mí, tuve un entorno familiar más que propicio al estudio y la superación desde que llegué a prescolar hasta que terminé mi doctorado. Pero tuve, y tengo, estudiantes en mis aulas tanto de pregrado como de posgrado que salen de la quimioterapia a hacer sus exámenes. Que han enterrado a padres, hermanos, HIJOS, y han seguido en el aula estudiando y “en la publicadera” de la que usted habla con tanto desprecio. Gente en situaciones de extrema precariedad, cabezas de familia con menos de 20 años… Hay demasiados escollos de todo tipo que pueden alejar a la gente de un aula, y no le hablo de los profesores que siguen ahí muchas veces por puro altruismo, amor al conocimiento y a la docencia. Esos “máster y esa publicadera” son tiempo, esfuerzo, desvelos… por una retribución económica mínima. Claro que después hay orgullo legítimo, no ego. Ego el suyo creyéndose dueño de la verdad. También conozco mucha gente, sobre todo jóvenes, que no estudian, entre otras razones, por rodearse de gente como usted que les dice que eso no sirve para nada. Y usted hablando de Fidel que, hasta donde recuerdo, dijo que el futuro debía ser de hombres de ciencia y de pensamiento y que en la Universidad se había hecho revolucionario. Mi abuelo también fue contador, tampoco pudo ir a la Universidad, también lo respetaban mucho son compañeros universitarios. Y él, lejos de ufanarse ridículamente de eso, sólo decía que lamentaba mucho no haber tenido esa oportunidad y estimuló a sus hijos y nietos a estudiar. Me imagino que si alguna vez usted o alguien cercano necesite, ojalá que no, una operación a corazón abierto o similar, le pida al médico de la familia y no a un especialista que la haga, en caso de que el primero tenga más años de experiencia. Porque es a golpe de estudiadera y publicadera que se llega a cirujano cardiovascular…
UNA PROFESORA
Alex

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE