eltoque_logo
Los trasfondos de estudiar ballet en Cuba

Foto: Yariel Valdés

Los trasfondos de estudiar ballet en Cuba

Entre zapatillas y ropajes propios de un bailarín, Francisco Javier Cubero, “Franco”, empaca un pequeño pote con tornillos, hilos y otros aditamentos. “En una beca hace falta de todo, y hay que ir organizándolo poco a poco porque si no siempre se queda algo necesario”. Para Franco, cada día final de agosto es un dilema, pues su madre quiere que se lleve de todo, y su padre, más práctico, le recomienda que no haga tanto equipaje.

“Muchas veces he pasado trabajo en el tren porque he tenido que venir con un maletón en mis piernas. Pero siempre al comienzo del curso es así, recogiendo una semana antes y, como empieza un nuevo ciclo, hay que regresar con todo: ventilador, cubo, ropas, aseo, comida…”

bailarin-Francisco-Javier-Cubero-ballet-academia-de-baile-2.jpg

Foto: Yariel Valdés

Aunque vive en Santa Clara, Franco estudia a 270 kilómetros de su casa, en la Academia de las Artes Vicentina de la Torre, de Camagüey. Desde septiembre de 2016 y hasta junio de 2017 cursará su último año en el nivel medio de Ballet.

El idilio de Franco con la danza comenzó cuando tenía unos 11 años. En el televisor pasaban El Lago de los Cisnes y las piruetas de uno de sus protagonistas, el príncipe Sigfrido, lo hechizaron hasta los días de hoy. Matriculó cinco años en la escuela vocacional de arte de su ciudad natal, y luego venció el pase de nivel elemental.

En ese punto la historia ya era demasiado seria: tenía por delante tres años en una de las dos únicas escuelas que en Cuba se dedican a la enseñanza del ballet clásico, de las más rigurosas en el mundo danzario.

bailarin-Francisco-Javier-Cubero-ballet-academia-de-baile-3.jpg

Foto: Yariel Valdés

“La escuela tiene muy buenas condiciones en cuanto a la estructura, pero como en todas las escuelas de Cuba hay problemas con la alimentación. Nosotros deberíamos tener una comida reforzada, acorde con nuestro esfuerzo físico, pero a veces no es posible. Los profesores te advierten de la dieta que debes llevar, sin embargo, tienes que resolverlo con tus propios medios”.

Cuando el estómago no se llena con la cena gratuita y hay que reponer el gasto energético, Franco “refuerza” en las “paladares” (restaurantes no estatales) comprando una “completa” con carne, arroz, vegetales y viandas. “Es de lo más barato que hay”, explica el muchacho.

“Como la escuela está en el centro de la ciudad, también uno resuelve comprando sus cositas por la calle y va guardándolas. Vamos mucho a la heladería. Mis padres me mandan paquetes de galleta, maní y otros alimentos que no necesitan refrigeración. Hay que tratar de pasarlo lo mejor posible con lo necesario, sin lujos”, dice este chico ya veterano en las lides de “La Beca”.

bailarin-Francisco-Javier-Cubero-ballet-academia-de-baile-4.jpg

Foto: Yariel Valdés

Para su edad, Franco luce muy centrado en sus metas. Sabe que todo conlleva sacrificios, y que la economía familiar no es la más holgada. Por eso, solo viene de visita una vez al mes en busca de provisiones. Si no puede, sus padres le envían con otros padres ropa limpia, dinero…

El ballet es de las artes más sacrificadas y requiere además recursos materiales que no siempre están al alcance de todos. “La escuela nos entrega zapatillas, vestuarios, entre otras cosas. Pero de vez en cuando hay escasez de las lycras para bailar. También se te rompen las zapatillas antes de tiempo porque no todos los salones tienen las óptimas condiciones o porque no son de la mejor calidad. Casi siempre resuelvo con amistades que me traen desde el extranjero otras zapatillas, porque en los almacenes no hay cada vez que se rompen”.

Me explica Franco que a sus amigos esas zapatillas le cuestan cuestan alrededor de 10 USD. En La Habana, sin embargo, hay una tienda que vende a 5 CUC las de hombre. “Las de mujeres pueden costar más de 100 CUC”.

bailarin-Francisco-Javier-Cubero-ballet-academia-de-baile-5.jpg

Foto: Yariel Valdés

Por eso, con más de siete horas de entrenamiento diario, Franco cuida como oro sus zapatillas, que lo han visto bailar junto al Ballet de Camagüey, la segunda compañía más importante del país.

“Estas vacaciones casi no las pude disfrutar, pero gané como artista en una gira con la compañía. Me crecí, me siento más maduro y preparado. Creo que estoy más cerca del príncipe Sigfrido”.

Mientras calienta y se ejercita en el patio de su casa para “no perder la forma”, Franco fija su meta en un concurso internacional por ocurrir dentro de unos meses. “Ahora mismo sólo me preocupa formarme bien, para algún día poder elegir dónde quiero estar”.

Yariel Valdés
Cuba y sus jóvenes despiertan en mí al periodista refugiado tras la cámara. Me provocan a narrar sus vidas con toda la fuerza y color imaginables, aunque apretar el obturador siga siendo de mis manías la preferida. Nací y vivo en Santa Clara, fan de Adele, y de cuanto dulce se cruce en mi camino.
yariel-valdes

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conde Lombillo

Franco no es disciplinado. Puede tener el mejor biotipo del mundo, con grandes saltos, empeine, figura, pero la GULA lo llevará a la muerte artística: un bailarín come frutas, vegetales y hasta helados, pero nunca una “completa”, un absurdo… Hay que explicar qué tipos de zapatillas cuestan 100 Cup, serán las de punta. Creo que quien escribió esto no sabe nada de ballet y menos de consagración artística. Seguro lo hizo para ganarse los 70 pesos (Euros o dólares) que pagan por trabajos insulsos en esta página. Por favor, más seriedad de quienes escriben con los lectores. Es una desvergüenza leer estos textos escritos por aprendices de periodismo. Cuál es el tren que aborda Franco?, ?Cuántas veces al año viene a su hogar? Cómo bailar sobre el asfalto, el cemento o la tierra? Acaso está deseoso el muchacho de una distensión muscular? Por ahí tantas interrogantes que convierten el discurso periodístico en pura bazofia argumental.
Conde Lombillo

Yariel Valdés González

En primer lugar señor Conde Lombillo, si Franco llegará a ser un buen bailarín solo el tiempo lo dirá. Hasta ahora va por buen camino, bailando con compañías profesionales siendo aun estudiante. El problema de comer una completa es que no existen muchas opciones de alimentación sana, y las q existen son caras. Su familia hace todo lo posible porque coma lo necesario para recuperar energías, pues el ballet es muy desgantante. En cuanto al texto, puede que no sea un experto en la materia, pero algunas de sus interrogantes se responden en el trabajo mismo. Esto es un texto periodístico q muestra un fragmento de una vida, no una bigrafía. Franco estaba calentando y ejercitandose para comenzar otra vez el curso y accedió a unas fotos para ver lo que en materia danzaria puede lograr.
Yariel Valdés González

critico

el oficio del cronista siempre es muy dificil y más cuando se quiere adentrar en términos especializados. Conozco el tema soy egresado de enseñanza artística y creo que tu texto no tiene fundamentación alguna como Franco existen miles de jóvenes en el pais, hacer el reality chow a traves de su historia no lleva a nada, analisa si su vida es verdaderamnte trascendental como para ponerlo de la picota, sabes que compañeros de él les han otorgado becas en los mejores ballets del mundo? revisa antes de escribir. Y por lo de la comida, los bailarines hombres engordan menos que las mujeres asi que si me dan dos completa tambien me las como
critico

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Los trasfondos de estudiar ballet en Cuba

Foto: Yariel Valdés

Los trasfondos de estudiar ballet en Cuba

Entre zapatillas y ropajes propios de un bailarín, Francisco Javier Cubero, “Franco”, empaca un pequeño pote con tornillos, hilos y otros aditamentos. “En una beca hace falta de todo, y hay que ir organizándolo poco a poco porque si no siempre se queda algo necesario”. Para Franco, cada día final de agosto es un dilema, pues su madre quiere que se lleve de todo, y su padre, más práctico, le recomienda que no haga tanto equipaje.

“Muchas veces he pasado trabajo en el tren porque he tenido que venir con un maletón en mis piernas. Pero siempre al comienzo del curso es así, recogiendo una semana antes y, como empieza un nuevo ciclo, hay que regresar con todo: ventilador, cubo, ropas, aseo, comida…”

bailarin-Francisco-Javier-Cubero-ballet-academia-de-baile-2.jpg

Foto: Yariel Valdés

Aunque vive en Santa Clara, Franco estudia a 270 kilómetros de su casa, en la Academia de las Artes Vicentina de la Torre, de Camagüey. Desde septiembre de 2016 y hasta junio de 2017 cursará su último año en el nivel medio de Ballet.

El idilio de Franco con la danza comenzó cuando tenía unos 11 años. En el televisor pasaban El Lago de los Cisnes y las piruetas de uno de sus protagonistas, el príncipe Sigfrido, lo hechizaron hasta los días de hoy. Matriculó cinco años en la escuela vocacional de arte de su ciudad natal, y luego venció el pase de nivel elemental.

En ese punto la historia ya era demasiado seria: tenía por delante tres años en una de las dos únicas escuelas que en Cuba se dedican a la enseñanza del ballet clásico, de las más rigurosas en el mundo danzario.

bailarin-Francisco-Javier-Cubero-ballet-academia-de-baile-3.jpg

Foto: Yariel Valdés

“La escuela tiene muy buenas condiciones en cuanto a la estructura, pero como en todas las escuelas de Cuba hay problemas con la alimentación. Nosotros deberíamos tener una comida reforzada, acorde con nuestro esfuerzo físico, pero a veces no es posible. Los profesores te advierten de la dieta que debes llevar, sin embargo, tienes que resolverlo con tus propios medios”.

Cuando el estómago no se llena con la cena gratuita y hay que reponer el gasto energético, Franco “refuerza” en las “paladares” (restaurantes no estatales) comprando una “completa” con carne, arroz, vegetales y viandas. “Es de lo más barato que hay”, explica el muchacho.

“Como la escuela está en el centro de la ciudad, también uno resuelve comprando sus cositas por la calle y va guardándolas. Vamos mucho a la heladería. Mis padres me mandan paquetes de galleta, maní y otros alimentos que no necesitan refrigeración. Hay que tratar de pasarlo lo mejor posible con lo necesario, sin lujos”, dice este chico ya veterano en las lides de “La Beca”.

bailarin-Francisco-Javier-Cubero-ballet-academia-de-baile-4.jpg

Foto: Yariel Valdés

Para su edad, Franco luce muy centrado en sus metas. Sabe que todo conlleva sacrificios, y que la economía familiar no es la más holgada. Por eso, solo viene de visita una vez al mes en busca de provisiones. Si no puede, sus padres le envían con otros padres ropa limpia, dinero…

El ballet es de las artes más sacrificadas y requiere además recursos materiales que no siempre están al alcance de todos. “La escuela nos entrega zapatillas, vestuarios, entre otras cosas. Pero de vez en cuando hay escasez de las lycras para bailar. También se te rompen las zapatillas antes de tiempo porque no todos los salones tienen las óptimas condiciones o porque no son de la mejor calidad. Casi siempre resuelvo con amistades que me traen desde el extranjero otras zapatillas, porque en los almacenes no hay cada vez que se rompen”.

Me explica Franco que a sus amigos esas zapatillas le cuestan cuestan alrededor de 10 USD. En La Habana, sin embargo, hay una tienda que vende a 5 CUC las de hombre. “Las de mujeres pueden costar más de 100 CUC”.

bailarin-Francisco-Javier-Cubero-ballet-academia-de-baile-5.jpg

Foto: Yariel Valdés

Por eso, con más de siete horas de entrenamiento diario, Franco cuida como oro sus zapatillas, que lo han visto bailar junto al Ballet de Camagüey, la segunda compañía más importante del país.

“Estas vacaciones casi no las pude disfrutar, pero gané como artista en una gira con la compañía. Me crecí, me siento más maduro y preparado. Creo que estoy más cerca del príncipe Sigfrido”.

Mientras calienta y se ejercita en el patio de su casa para “no perder la forma”, Franco fija su meta en un concurso internacional por ocurrir dentro de unos meses. “Ahora mismo sólo me preocupa formarme bien, para algún día poder elegir dónde quiero estar”.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR83.5 CUP
1 USD64 CUP
1 MLC73 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conde Lombillo

Franco no es disciplinado. Puede tener el mejor biotipo del mundo, con grandes saltos, empeine, figura, pero la GULA lo llevará a la muerte artística: un bailarín come frutas, vegetales y hasta helados, pero nunca una “completa”, un absurdo… Hay que explicar qué tipos de zapatillas cuestan 100 Cup, serán las de punta. Creo que quien escribió esto no sabe nada de ballet y menos de consagración artística. Seguro lo hizo para ganarse los 70 pesos (Euros o dólares) que pagan por trabajos insulsos en esta página. Por favor, más seriedad de quienes escriben con los lectores. Es una desvergüenza leer estos textos escritos por aprendices de periodismo. Cuál es el tren que aborda Franco?, ?Cuántas veces al año viene a su hogar? Cómo bailar sobre el asfalto, el cemento o la tierra? Acaso está deseoso el muchacho de una distensión muscular? Por ahí tantas interrogantes que convierten el discurso periodístico en pura bazofia argumental.
Conde Lombillo

Yariel Valdés González

En primer lugar señor Conde Lombillo, si Franco llegará a ser un buen bailarín solo el tiempo lo dirá. Hasta ahora va por buen camino, bailando con compañías profesionales siendo aun estudiante. El problema de comer una completa es que no existen muchas opciones de alimentación sana, y las q existen son caras. Su familia hace todo lo posible porque coma lo necesario para recuperar energías, pues el ballet es muy desgantante. En cuanto al texto, puede que no sea un experto en la materia, pero algunas de sus interrogantes se responden en el trabajo mismo. Esto es un texto periodístico q muestra un fragmento de una vida, no una bigrafía. Franco estaba calentando y ejercitandose para comenzar otra vez el curso y accedió a unas fotos para ver lo que en materia danzaria puede lograr.
Yariel Valdés González

critico

el oficio del cronista siempre es muy dificil y más cuando se quiere adentrar en términos especializados. Conozco el tema soy egresado de enseñanza artística y creo que tu texto no tiene fundamentación alguna como Franco existen miles de jóvenes en el pais, hacer el reality chow a traves de su historia no lleva a nada, analisa si su vida es verdaderamnte trascendental como para ponerlo de la picota, sabes que compañeros de él les han otorgado becas en los mejores ballets del mundo? revisa antes de escribir. Y por lo de la comida, los bailarines hombres engordan menos que las mujeres asi que si me dan dos completa tambien me las como
critico
boletin_elTOQUE