eltoque_logo
Odisea hacia la colina universitaria

Foto: Omairy Lorenzo

Odisea hacia la colina universitaria

Para muchos Mayo es el mes de las flores y los aguaceros divinos. Otros lo identifican con el desfile de su primer día. Para mí posee cierto matiz grisáceo y me trae una remembranza: las pruebas de ingreso a la Educación Superior.

Mi etapa escolar no estuvo caracterizada por la presencia de novios. Tampoco tuve el anhelo de ser una chica popular. Solo me preocupaba por las estrellitas que colgaban del uniforme y por tener unas notas destacadas. “La polilla” me decían y tal apodo para nada me impactaba.

La universidad siempre fue el propósito mayor. Siendo pequeña afirmaba que de grande no sería médico como mis padres, pero que sí estudiaría. Lo único indiscutible de mi universo de niña, era la obligación de asistir diariamente a la escuela.

Termina la enseñanza primaria y con buenas calificaciones llega la secundaria. Para entonces estoy convencida de que lo mío son las letras, lo que equivale a decir que odio la Matemática. Adoro los ejercicios de gramática y me fascina la redacción.

El preuniversitario ya está en la puerta. Ya en este tiempo la idea de subir la escalinata y llegar al Alma Mater se torna una declaración de fe. Después del bachillerato tocará la comunión con una carrera definitiva. Mi madre la revela cuando describe el Periodismo, haciéndolo concordar con mi pasión de escribir. Con vocación definida y un alto promedio queda lo inexorable: encarar las temidas pruebas de ingreso.

Me adentro en el fenómeno de moda para los estudiantes de doce grado: los repasos particulares.

Cada semana mis padres le restan cifras a sus bolsillos impulsados por la inversión necesaria.

“Desde hace bastante tiempo semejante hecho se ha vuelto una convención”.
Signados por los experimentos escolásticos, los nacidos en 1992 asistimos con pesadumbre hacia otra transformación. Apenas comienza el duodécimo grado y el Ministerio de Educación Superior anuncia una barrera al acceso universitario. En nombre de las ciencias exactas se impone una condición funesta para alumnos como yo. Un examen de Matemática, inédito hasta el momento, centrará el ciclo de evaluaciones. Al hecho de reducir plazas para altos estudios se le coloca un disfraz con nombre de asignatura.

La paradoja interviene y el absurdo hace de las suyas. Quien suspenda esta prueba se quedará en el camino, sin que importe la naturaleza de la profesión futura. Miles de estudiantes echarán a un lado la geometría del espacio cuando el examen acabe, pero esa realidad no parece interesar.

Estudiantes-de-preuniversitario-Educacion-Jovenes-1.jpg

Foto: Omairy Lorenzo

La sensación es de encierro, pero hay que encarar el reto a falta de otro remedio. Los días pasan entre sesiones de estudio con maestros veteranos. El volumen del cilindro y la trigonometría abruman como una neblina espesa.

Y entonces mayo hace su entrada. En alguna parte había escuchado que el número siete traía buenos presagios. El 7 de mayo de 2010 confirmé la poca veracidad de la teoría. Me enfrenté a la prueba y la suspendí. Olvidé todas las lecciones y terminé multiplicándome a mí misma por el valor de cero.

No había sentido nunca lo profunda que puede llegar a ser la desesperación. Veía desaparecer los sueños porque no era aventajada en una materia contraria a mis intereses.

 La derrota aumentaba con el curso de las horas.

Estaba a solo un paso de saberme periodista, ya que había aprobado antes el pase de aptitud inherente a la carrera. Al constatar que aquel mérito había sido en vano me venció la decepción. Los objetivos de varios jóvenes cubanos se juntaban en un cesto de basura.

Pero toda causa es incompleta si no acarrea un efecto. Las reacciones de cientos de padres disgustados no se hicieron esperar. Los teléfonos del Ministerio de Educación Superior se llenaron de protestas, el descontento bullía ante aquella situación.

Después de tres o cuatro días en el noticiero de las ocho leen una nota oficial. En casa alzan el volumen del televisor mientras mi respiración se agolpa. Acaban de informar de una segunda vuelta para las pruebas de ingreso. Todos mis familiares gritaron entusiasmados; creíamos merecida una nueva oportunidad.

Atravieso otro mes devorando teoremas. Como una criatura obceca advierto ángulos hasta en la puesta del sol.

Llega por fin el esperado día y los nervios se disparan. Pero otro acontecimiento sale a la superficie y arrecia como una ola. La prueba de Matemática se ha filtrado en una provincia oriental y deber ser postergada. Al fraude le ha dado por cobrar una venganza.

El contexto se condensa en un lienzo surrealista. Hay que regresar a casa al rencuentro con Pitágoras. Una semana más tarde visibilizo otra vez el camino de la escuela. Al cabo de tantos traumas, la perseverancia triunfa con las notas posteriores.

Ha pasado un quinquenio y me quedan pocos minutos para defender la tesis. Pienso en mis padres y en el título que estoy por acariciar. Me burlo de aquellas históricas pruebas de ingreso; ahora doy por seguro un cinco. A fin de cuentas, los números no pueden cortarme las alas.

Omairy Lorenzo
Soy periodista cubana nacida con el Período Especial. Intento hacer televisión, sabiendo que el más real de mis ímpetus se traza con la escritura. Desde pequeña elegí el “mejor oficio del mundo” sin saber por qué lo hacía. Sin embargo, después de acariciar mi título fue que entendí de veras a Leila Guerriero, cuando decía: “No supe que quería ser periodista hasta que lo fui y, desde entonces, ya no quise ser otra cosa”.
omairy-lorenzo

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alvax

Argumentar como una falla del ingreso a la universidad -que las hay sin dudas- el hecho de tener que hacer una prueba de matemáticas, que es la base del pensamiento lógico y esencial para cualquier rama del conocimiento (incluyendo, sí, también, al periodismo) es de un simplismo agobiante.
Alvax

Anónimo

Los números no pueden cortar alas, cierto. Muchos han pasado por esa tortura, que bueno ver esa experiencia reflejada en tu artículo. Bueno!!!
Anónimo

Omairy Lorenzo Alvarez

Estimado Alvax:

No creo arremeter contra las ciencias. Es muy cierto que son esenciales no solo para el pensamiento sino para la vida. Pero el hecho de que ese curso la usaran como un método para recortar la entrada a la Universidad no me parece justo, sobre todo porque no medía conocimientos útiles para quienes optaban por carreras de letras. En años anteriores para alcanzar la especialidad de Periodismo se hacían los exámenes solo en las asignaturas de Español e Historia porque tenían que ver directamente con la carrera. Una vez que pude entrar a Periodismo me di cuenta que -como siempre supuse- no tenía el menor vínculo con Matemática, mucho menos con ninguno de los conocimientos que se dan en 12 grado y se midieron en aquellas tormentosas pruebas de ingreso. De manera que ese era un filtro innecesario para quienes teníamos vocación para una profesión como esta.
Saludos.
Saludos

Omairy Lorenzo Alvarez

Alvax

EStimado Omairy: Cómo puede argumentar que esos conocimientos no eran útiles para quienes optaban por carreras de letras? Me gustaría ver una demostración sólida de esa opinión. Cuáles son los conocimientos útiles de matemática para quienes optan por careras de letras? Sería interesante leer la argumentación de un experto, o de varios, para responder la pregunta. Pensar que la carrera de periodismo, ya que la menciona, solo necesita conocimientos básicos de historia o español igual me parece un argumento simplista. Acaso un biólogo no necesita redactar bien, expresarse bien, o conocer la historia. Se ha construido una muralla absurda entre las ciencias y las letras, que lleva a suposiciones como que un interesado en carreras de letras, no necesita el pensamiento lógico y viceversa.
Alvax

Omairy Lorenzo Alvarez

Puedo argumentar ampliamente que los conocimientos de Matemática que se midieron en aquellas pruebas de ingreso no eran demasiado útiles para estudiantes que optaban por carreras de letras. Y le citaré ejemplos centrados en mi experiencia y en varias de mis amistades que querían carreras puramente de humanidades. Resulta que nosotros solo nos aprendimos de memoria y de manera mecánica todo lo que tenía que ver con ecuaciones trigonométricas, y propiedades logarítmicas solo para garantizarnos el aprobado del examen. Una vez que terminamos la segunda convocatoria de la prueba, ninguno de aquellos conocimientos se nos quedó en la memoria porque no nos interesaba. O sea que muchas veces o casi siempre lo que se aprende y se ejercita de manera mecánica para satisfacer una “imposición”, se hace solo para eso, para cumplimentar determinadas exigencias, y no para hacer una aprehensión profunda. El propio desenlace de aquella experiencia demostró que se había cometido un error al concebir dicha prueba, por lo que las instancias concernientes tuvieron que reconocerlo y determinar una segunda vuelta, pues muchos de los que suspendieron tenían vocación y aptitud de sobra para las profesiones que habían elegido.
Saludos.
Omairy Lorenzo Alvarez

Amaranta

Que me perdone Alvax pero comparto la opinión de Omairy, q además aclaro a Alvax q no es un Estimado sino una Estimada Omairy…un poquito de atención y la foto aparece en el extremo superior derecho.
Estoy en desacuerdo d un super examen de mate…para los alumnos q opten por carreras de letras,soy de las tuyas Omairy, odio las matematicas.
Necesaria tu “Odisea” gracias, sirvió de apoyo por estos dias. Gracias.
Amaranta

Elier

Lo mismo me pasa .En estos momentos estoy en 11 grado y solo pienso en las pruebas de ingreso a la universidad.nose si estoy listo para ellas , pues en Matematica soy un royo.
Elier

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Odisea hacia la colina universitaria

Foto: Omairy Lorenzo

Odisea hacia la colina universitaria

Para muchos Mayo es el mes de las flores y los aguaceros divinos. Otros lo identifican con el desfile de su primer día. Para mí posee cierto matiz grisáceo y me trae una remembranza: las pruebas de ingreso a la Educación Superior.

Mi etapa escolar no estuvo caracterizada por la presencia de novios. Tampoco tuve el anhelo de ser una chica popular. Solo me preocupaba por las estrellitas que colgaban del uniforme y por tener unas notas destacadas. “La polilla” me decían y tal apodo para nada me impactaba.

La universidad siempre fue el propósito mayor. Siendo pequeña afirmaba que de grande no sería médico como mis padres, pero que sí estudiaría. Lo único indiscutible de mi universo de niña, era la obligación de asistir diariamente a la escuela.

Termina la enseñanza primaria y con buenas calificaciones llega la secundaria. Para entonces estoy convencida de que lo mío son las letras, lo que equivale a decir que odio la Matemática. Adoro los ejercicios de gramática y me fascina la redacción.

El preuniversitario ya está en la puerta. Ya en este tiempo la idea de subir la escalinata y llegar al Alma Mater se torna una declaración de fe. Después del bachillerato tocará la comunión con una carrera definitiva. Mi madre la revela cuando describe el Periodismo, haciéndolo concordar con mi pasión de escribir. Con vocación definida y un alto promedio queda lo inexorable: encarar las temidas pruebas de ingreso.

Me adentro en el fenómeno de moda para los estudiantes de doce grado: los repasos particulares.

Cada semana mis padres le restan cifras a sus bolsillos impulsados por la inversión necesaria.

“Desde hace bastante tiempo semejante hecho se ha vuelto una convención”.
Signados por los experimentos escolásticos, los nacidos en 1992 asistimos con pesadumbre hacia otra transformación. Apenas comienza el duodécimo grado y el Ministerio de Educación Superior anuncia una barrera al acceso universitario. En nombre de las ciencias exactas se impone una condición funesta para alumnos como yo. Un examen de Matemática, inédito hasta el momento, centrará el ciclo de evaluaciones. Al hecho de reducir plazas para altos estudios se le coloca un disfraz con nombre de asignatura.

La paradoja interviene y el absurdo hace de las suyas. Quien suspenda esta prueba se quedará en el camino, sin que importe la naturaleza de la profesión futura. Miles de estudiantes echarán a un lado la geometría del espacio cuando el examen acabe, pero esa realidad no parece interesar.

Estudiantes-de-preuniversitario-Educacion-Jovenes-1.jpg

Foto: Omairy Lorenzo

La sensación es de encierro, pero hay que encarar el reto a falta de otro remedio. Los días pasan entre sesiones de estudio con maestros veteranos. El volumen del cilindro y la trigonometría abruman como una neblina espesa.

Y entonces mayo hace su entrada. En alguna parte había escuchado que el número siete traía buenos presagios. El 7 de mayo de 2010 confirmé la poca veracidad de la teoría. Me enfrenté a la prueba y la suspendí. Olvidé todas las lecciones y terminé multiplicándome a mí misma por el valor de cero.

No había sentido nunca lo profunda que puede llegar a ser la desesperación. Veía desaparecer los sueños porque no era aventajada en una materia contraria a mis intereses.

 La derrota aumentaba con el curso de las horas.

Estaba a solo un paso de saberme periodista, ya que había aprobado antes el pase de aptitud inherente a la carrera. Al constatar que aquel mérito había sido en vano me venció la decepción. Los objetivos de varios jóvenes cubanos se juntaban en un cesto de basura.

Pero toda causa es incompleta si no acarrea un efecto. Las reacciones de cientos de padres disgustados no se hicieron esperar. Los teléfonos del Ministerio de Educación Superior se llenaron de protestas, el descontento bullía ante aquella situación.

Después de tres o cuatro días en el noticiero de las ocho leen una nota oficial. En casa alzan el volumen del televisor mientras mi respiración se agolpa. Acaban de informar de una segunda vuelta para las pruebas de ingreso. Todos mis familiares gritaron entusiasmados; creíamos merecida una nueva oportunidad.

Atravieso otro mes devorando teoremas. Como una criatura obceca advierto ángulos hasta en la puesta del sol.

Llega por fin el esperado día y los nervios se disparan. Pero otro acontecimiento sale a la superficie y arrecia como una ola. La prueba de Matemática se ha filtrado en una provincia oriental y deber ser postergada. Al fraude le ha dado por cobrar una venganza.

El contexto se condensa en un lienzo surrealista. Hay que regresar a casa al rencuentro con Pitágoras. Una semana más tarde visibilizo otra vez el camino de la escuela. Al cabo de tantos traumas, la perseverancia triunfa con las notas posteriores.

Ha pasado un quinquenio y me quedan pocos minutos para defender la tesis. Pienso en mis padres y en el título que estoy por acariciar. Me burlo de aquellas históricas pruebas de ingreso; ahora doy por seguro un cinco. A fin de cuentas, los números no pueden cortarme las alas.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR84 CUP
+0.5
1 USD64 CUP
1 MLC73.2 CUP
+0.2
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alvax

Argumentar como una falla del ingreso a la universidad -que las hay sin dudas- el hecho de tener que hacer una prueba de matemáticas, que es la base del pensamiento lógico y esencial para cualquier rama del conocimiento (incluyendo, sí, también, al periodismo) es de un simplismo agobiante.
Alvax

Anónimo

Los números no pueden cortar alas, cierto. Muchos han pasado por esa tortura, que bueno ver esa experiencia reflejada en tu artículo. Bueno!!!
Anónimo

Omairy Lorenzo Alvarez

Estimado Alvax:

No creo arremeter contra las ciencias. Es muy cierto que son esenciales no solo para el pensamiento sino para la vida. Pero el hecho de que ese curso la usaran como un método para recortar la entrada a la Universidad no me parece justo, sobre todo porque no medía conocimientos útiles para quienes optaban por carreras de letras. En años anteriores para alcanzar la especialidad de Periodismo se hacían los exámenes solo en las asignaturas de Español e Historia porque tenían que ver directamente con la carrera. Una vez que pude entrar a Periodismo me di cuenta que -como siempre supuse- no tenía el menor vínculo con Matemática, mucho menos con ninguno de los conocimientos que se dan en 12 grado y se midieron en aquellas tormentosas pruebas de ingreso. De manera que ese era un filtro innecesario para quienes teníamos vocación para una profesión como esta.
Saludos.
Saludos

Omairy Lorenzo Alvarez

Alvax

EStimado Omairy: Cómo puede argumentar que esos conocimientos no eran útiles para quienes optaban por carreras de letras? Me gustaría ver una demostración sólida de esa opinión. Cuáles son los conocimientos útiles de matemática para quienes optan por careras de letras? Sería interesante leer la argumentación de un experto, o de varios, para responder la pregunta. Pensar que la carrera de periodismo, ya que la menciona, solo necesita conocimientos básicos de historia o español igual me parece un argumento simplista. Acaso un biólogo no necesita redactar bien, expresarse bien, o conocer la historia. Se ha construido una muralla absurda entre las ciencias y las letras, que lleva a suposiciones como que un interesado en carreras de letras, no necesita el pensamiento lógico y viceversa.
Alvax

Omairy Lorenzo Alvarez

Puedo argumentar ampliamente que los conocimientos de Matemática que se midieron en aquellas pruebas de ingreso no eran demasiado útiles para estudiantes que optaban por carreras de letras. Y le citaré ejemplos centrados en mi experiencia y en varias de mis amistades que querían carreras puramente de humanidades. Resulta que nosotros solo nos aprendimos de memoria y de manera mecánica todo lo que tenía que ver con ecuaciones trigonométricas, y propiedades logarítmicas solo para garantizarnos el aprobado del examen. Una vez que terminamos la segunda convocatoria de la prueba, ninguno de aquellos conocimientos se nos quedó en la memoria porque no nos interesaba. O sea que muchas veces o casi siempre lo que se aprende y se ejercita de manera mecánica para satisfacer una “imposición”, se hace solo para eso, para cumplimentar determinadas exigencias, y no para hacer una aprehensión profunda. El propio desenlace de aquella experiencia demostró que se había cometido un error al concebir dicha prueba, por lo que las instancias concernientes tuvieron que reconocerlo y determinar una segunda vuelta, pues muchos de los que suspendieron tenían vocación y aptitud de sobra para las profesiones que habían elegido.
Saludos.
Omairy Lorenzo Alvarez

Amaranta

Que me perdone Alvax pero comparto la opinión de Omairy, q además aclaro a Alvax q no es un Estimado sino una Estimada Omairy…un poquito de atención y la foto aparece en el extremo superior derecho.
Estoy en desacuerdo d un super examen de mate…para los alumnos q opten por carreras de letras,soy de las tuyas Omairy, odio las matematicas.
Necesaria tu “Odisea” gracias, sirvió de apoyo por estos dias. Gracias.
Amaranta

Elier

Lo mismo me pasa .En estos momentos estoy en 11 grado y solo pienso en las pruebas de ingreso a la universidad.nose si estoy listo para ellas , pues en Matematica soy un royo.
Elier
boletin_elTOQUE