El capítulo 52 del podcast El Enjambre trató sobre los problemas para la libertad de expresión en Cuba y el retroceso de la economía en el país. Ilustración de portada: Wimar Verdecia.

Ilustración de portada: Wimar Verdecia.

Un año de más censura y mayor retroceso económico

El pasado año no solo estuvo marcado por el impacto de la COVID-19. La pandemia agudizó dos problemáticas que no eran nuevas para los cubanos: las limitantes para la libertad de expresión y la crisis económica. En un capítulo especial del podcast El Enjambre, a cinco voces, Camilo Condis, Lucía March, Yunior García Aguilera, Miguel Alejandro Hayes y Alejandro Rojas intercambiaron sobre estos y otros temas.

El incremento de la censura a lo largo del año fue el primer gran tema que discutieron los enjambreros. Uno de los hechos comentado fue la salida del humorista Andy Vázquez (Facundo) del programa Vivir del cuento por una publicación crítica que realizó con su personaje fuera del espacio televisivo. Más adelante, conversaron sobre la censura hacia algunas obras, artistas, intelectuales y grupos, como la eliminación del documental Sueños al pairo del programa de la Muestra Joven Icaic 2020 y la ruptura del diálogo prometido por autoridades gubernamentales al grupo del 27N luego de su manifestación pacífica en las afueras del Ministerio de Cultura.

Sobre las formas de ver la libertad de expresión, sus límites y los mecanismos de coartarlas, Hayes comentó: «En Cuba a veces se habla de estos temas de manera abstracta y no se entienden los propios límites, que no los pongo yo. El propio pacto social dice cuáles son los límites de la libertad de expresión: lo más básico y obvio es el respeto a la integridad, la no difamación, y a veces esos horizontes se pierden».

En este sentido, llamó la atención sobre el rol de los medios de comunicación, tanto de los estatales como de los no estatales, que en ocasiones se burlan de sus audiencias. También invitó a trabajar contra la censura, pero en un sentido de educar en el respeto a la integridad de las personas, no difamar y, sobre todo, el derecho ciudadano a la información veraz. «Se trata de eliminar barreras y encontrar una cultura que nos lleve a expresarnos con responsabilidad. El Estado de derecho debe estar basado en la pluralidad», concluyó Hayes.

Ale Rojas agregó su visión sobre este asunto: «porque las personas quieren libertad de expresión y quieren tener derecho a expresarse, pero no respetan el derecho que tengo yo también a decir lo que pienso», afirmó. «Cuba ha aprendido mucho en los últimos tiempos, tanto los ciudadanos como las instituciones. A pesar del chucho a Etecsa, cada vez son más los cubanos que están conectados y eso no lo va a poder parar nadie. En materia de censura y libertad de expresión, el acceso a Internet abre muchas puertas, ya se puede saber cuándo a una persona la están censurando porque va y lo postea».

Lucía apuntó hacia el verdadero significado de la libertad de expresión en las redes sociales, que va más allá de «hacerle un meme al presidente». «Me pareció interesante lo que dijo Hayes de que hay medios que son muy agresivos, y hay un desconocimiento muy grande todavía no de lo que dices, sino de cómo y dónde lo dices».

La joven comentó sobre la experiencia de El Enjambre, que en sus albores también sufrió la radicalización, la polarización, los ataques de parte y parte, etc. «Hay gente que quiere gobernarnos la agenda o jalarnos hacia su lado o que nos declaremos a favor o en contra de una determinada corriente política, y no se trata de eso. Cada vez hay menos tolerancia y aceptación, pero sí hay personas que sufren, sufrieron y sufrirán en carne propia algún tipo de inquina por su obra o por lo que piensan o proyectan en Internet. Nosotros lo que siempre hemos querido y buscado como grupo y proyecto es darle una plataforma y una voz a todo el que tenga un criterio, del tipo que sea», defendió Lucía.

Luego Yunior compartió su criterio acerca de la libertad de expresión: «Yo creo que sí debe tener límites, el problema es quién los establece y cómo. Como sociedad debemos establecer un tipo de pacto social que no sea una arbitrariedad o venga solo de una parte o de la decisión del poder, sino entre todos».

Camilo concluyó el intercambio sobre el tema al reconocer que 2020 ha sido duro para la censura en Cuba y que el derecho a expresarse siempre va a ser importante, pero debe estar limitado, porque no hay que ofender ni mentir para lograr un objetivo específico. «El derecho a escoger qué consumir también es importante. Creo que cada vez hay menos tolerancia en todos los sentidos; la censura no viene solo desde el poder, sino desde la propia ciudadanía que a veces censura a otros por su forma de pensar».

El nudo gordiano de la economía cubana

La situación económica en el país y sus perspectivas es, sin duda, el tema que más preocupa al día de hoy a los cubanos: ¿Qué consecuencias traerán las medidas de la llamada Tarea Ordenamiento? ¿Se corresponderá el aumento del salario con el alza de los precios? ¿Se estabilizará el abastecimiento de productos y mercancías de primera necesidad?

Hayes comentó que lo más negativo de 2020 es un fenómeno que está afectando a Cuba más allá de la COVID-19, y que fue destapado debido a la caída del turismo. Se trata del abandono de todos los sectores productivos de la economía cubana, dígase agricultura y ganadería. «Somos un país que no logra producir los alimentos que se consumen, como el arroz, los frijoles, que son básicos, y el efecto se hace sentir en el aumento de precios que se desplaza hacia toda la economía. Es preocupante que ni siquiera se esté mirando eso, cuando las trabas las ha puesto el propio Gobierno, y que no haya un esfuerzo nacional para crear un plan de rescate de la producción nacional. Ese abandono me parece una cuestión de ignorancia y también de irresponsabilidad, y es mi principal preocupación para 2021: la situación de estrés para alimentarse».

«Con el tema de la economía hay mucha incertidumbre acerca de lo que va a pasar», reconoció Camilo, y a la vez se refirió a la desventaja en que se encuentra el sector privado. «Es muy preocupante la situación que estamos viviendo, habrá que esperar a que pasen los días y ver cómo evoluciona. Esta tasa del dólar de 1 a 24 no es necesariamente inamovible; puede pasar que el Gobierno cambie esta tasa a raíz de la inflación. Lo más importante que necesitamos es que aumente la producción nacional, pero para eso es necesario que el Gobierno permita que el sector privado evolucione y se convierta en una fuerza productiva importante. Es hora de que se den cuenta de lo imprescindible que es para el país que el sector privado pueda tomar la fuerza que necesita».

Ale coincidió en que la principal preocupación que tienen todos los cubanos ahora mismo es cómo garantizar lo que se va a poner en la mesa y cómo será la alimentación en cuanto a calidad y diversidad, una inquietud que se ha acrecentado en 2020.

Siete hitos económicos que marcaron 2020 en Cuba

Lucía, por otro lado, comentó que le siguen preocupando los grandes desabastecimientos que han habido en el país. «La vida y las necesidades siguen evolucionando, creciendo y variando. Entonces, siento que tenemos un atraso tremendo no solo en el tema de que no somos autosustentables como país y que la producción está por el piso, sino que todo está a nivel de buró y no se concreta nada, y los años siguen pasando y no se propone un plan efectivo a corto plazo, que es lo que necesitamos para satisfacer nuestras necesidades primarias».

Finalmente, Yunior resumió sus preocupaciones en tres puntos: «Uno: que la tarea ordenamiento nos ha creado tremendo desorden mental; dos: me preocupa la inflación y la infladera; tres: que el aumento de salario no significa un aumento del poder adquisitivo, sino al revés. De todo eso lo que más me preocupa es el empoderamiento de la burocracia, que es la más beneficiada con este aumento salarial y que sigue siendo un lastre para este país, porque por cada persona que produce hay otras 18 en un buró firmando planillas y dando permisos», afirmó el dramaturgo y podcaster.

Los jóvenes también dejaron espacio para dialogar en torno a los últimos acontecimientos que sacudieron el país: el Movimiento San Isidro y el 27N.

Ale Rojas comentó que le resultaba difícil llegar a una opinión por la manipulación de muchos medios de un lado y, por el otro, lo concerniente al tema, en el cual todo era blanco o negro. Hayes consideró que lo que faltó fue la ética en el tratamiento mediático dado, pues al ser tan turbio, las personas no sabían qué creer, qué había pasado realmente y quiénes estaban mintiendo.

Lucía dijo que no se trataba de movimientos ni de personas, sino de hechos, de respetar los derechos de los demás, aunque al final ambos hechos no pasaron desapercibidos, «porque todo el mundo se enteró y comenzó a hablar de eso».

Yunior, como participante del 27N, y ahora parte del grupo de los 30 conformado a raíz de estos sucesos, opinó que la parada de los artistas frente al Mincult fue algo que sacudió la rutina del país y cambió las agendas, «incluso el propio Gobierno tuvo que priorizar la atención de la cultura y empezar a conversar con los artistas, y eso por lo menos fue un punto de giro. Qué esperaría yo que pasara este año: si ocurre realmente el diálogo, que no sea uno más de tantos, porque hemos visto no sé cuántos congresos de la Uneac y la AHS, y siempre son las mismas quejas, se están tomando los mismos acuerdos, y no se toman medidas reales que cambien las cosas para bien; por tanto, los problemas se acumulan, se complejizan y no se solucionan. Debe haber diálogos transformadores, con una presidencia horizontal, con acuerdos que lleguen a nuevas soluciones».

Casi al concluir, Camilo dijo que más importante que si el Movimiento San Isidro o el 27N cumplieron sus objetivos o no es que destaparon inconformidades que todos sabíamos que estaban ahí, pero que de pronto se hicieron públicas y se colocaron en la agenda nacional, ya que hubo momentos en que no se hablaba de otra cosa en Cuba y en los medios internacionales.

Luego de la salida del capítulo los oyentes compartieron sus comentarios sobre lo escuchado. «Como siempre un capitulazo en cuanto al debate, cinco formas de pensar diferentes que pueden dialogar. Pensé que me darían ánimos con este inicio de año, pero los siento a ustedes tan desesperanzados como al resto. Gracias por la voz», escribió el usuario @wrosalesazahar1.

Leonel Capote dijo que le encantó este pensamiento de @luciamarch12 en el primer episodio del año: «“Estamos a nivel de buró todo y los años siguen pasando y sigue sin concretarse un plan efectivo a corto plazo”. Queremos acción, no consignas».

«¡Gracias, @radioenjambre, por un episodio diferente resumiendo el año! Aprendí un poco sobre sus orígenes, pues no hace mucho que los descubrí. También oigo que hay otros podcasts en Cuba, pero no me interesan. Les soy fiel. Además, seguro no tienen tan buenos sketches», tuiteó la oyente Maggie.

 

También te sugerimos:

SIETE HITOS ECONÓMICOS QUE MARCARON 2020 EN CUBA

FICHA ÚNICA DEL CIUDADANO PODRÍA LIMITAR DERECHOS POLÍTICOS Y CIVILES EN CUBA

LA NUEVA CRUZADA DEL GOBIERNO CONTRA LOS PRECIOS DEL SECTOR PRIVADO

 

ELTOQUE ES UN ESPACIO DE CREACIÓN ABIERTO A DIFERENTES PUNTOS DE VISTA. ESTE MATERIAL RESPONDE A LAS OPINIONES DE SUS CREADORES, LAS CUALES NO NECESARIAMENTE REFLEJAN LA POSTURA EDITORIAL DEL MEDIO.

 

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR77 CUP
1 USD60 CUP
1 MLC65.65 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

boletin_elTOQUE
eltoque_logo
El capítulo 52 del podcast El Enjambre trató sobre los problemas para la libertad de expresión en Cuba y el retroceso de la economía en el país. Ilustración de portada: Wimar Verdecia.

Ilustración de portada: Wimar Verdecia.

Un año de más censura y mayor retroceso económico

El pasado año no solo estuvo marcado por el impacto de la COVID-19. La pandemia agudizó dos problemáticas que no eran nuevas para los cubanos: las limitantes para la libertad de expresión y la crisis económica. En un capítulo especial del podcast El Enjambre, a cinco voces, Camilo Condis, Lucía March, Yunior García Aguilera, Miguel Alejandro Hayes y Alejandro Rojas intercambiaron sobre estos y otros temas.

El incremento de la censura a lo largo del año fue el primer gran tema que discutieron los enjambreros. Uno de los hechos comentado fue la salida del humorista Andy Vázquez (Facundo) del programa Vivir del cuento por una publicación crítica que realizó con su personaje fuera del espacio televisivo. Más adelante, conversaron sobre la censura hacia algunas obras, artistas, intelectuales y grupos, como la eliminación del documental Sueños al pairo del programa de la Muestra Joven Icaic 2020 y la ruptura del diálogo prometido por autoridades gubernamentales al grupo del 27N luego de su manifestación pacífica en las afueras del Ministerio de Cultura.

Sobre las formas de ver la libertad de expresión, sus límites y los mecanismos de coartarlas, Hayes comentó: «En Cuba a veces se habla de estos temas de manera abstracta y no se entienden los propios límites, que no los pongo yo. El propio pacto social dice cuáles son los límites de la libertad de expresión: lo más básico y obvio es el respeto a la integridad, la no difamación, y a veces esos horizontes se pierden».

En este sentido, llamó la atención sobre el rol de los medios de comunicación, tanto de los estatales como de los no estatales, que en ocasiones se burlan de sus audiencias. También invitó a trabajar contra la censura, pero en un sentido de educar en el respeto a la integridad de las personas, no difamar y, sobre todo, el derecho ciudadano a la información veraz. «Se trata de eliminar barreras y encontrar una cultura que nos lleve a expresarnos con responsabilidad. El Estado de derecho debe estar basado en la pluralidad», concluyó Hayes.

Ale Rojas agregó su visión sobre este asunto: «porque las personas quieren libertad de expresión y quieren tener derecho a expresarse, pero no respetan el derecho que tengo yo también a decir lo que pienso», afirmó. «Cuba ha aprendido mucho en los últimos tiempos, tanto los ciudadanos como las instituciones. A pesar del chucho a Etecsa, cada vez son más los cubanos que están conectados y eso no lo va a poder parar nadie. En materia de censura y libertad de expresión, el acceso a Internet abre muchas puertas, ya se puede saber cuándo a una persona la están censurando porque va y lo postea».

Lucía apuntó hacia el verdadero significado de la libertad de expresión en las redes sociales, que va más allá de «hacerle un meme al presidente». «Me pareció interesante lo que dijo Hayes de que hay medios que son muy agresivos, y hay un desconocimiento muy grande todavía no de lo que dices, sino de cómo y dónde lo dices».

La joven comentó sobre la experiencia de El Enjambre, que en sus albores también sufrió la radicalización, la polarización, los ataques de parte y parte, etc. «Hay gente que quiere gobernarnos la agenda o jalarnos hacia su lado o que nos declaremos a favor o en contra de una determinada corriente política, y no se trata de eso. Cada vez hay menos tolerancia y aceptación, pero sí hay personas que sufren, sufrieron y sufrirán en carne propia algún tipo de inquina por su obra o por lo que piensan o proyectan en Internet. Nosotros lo que siempre hemos querido y buscado como grupo y proyecto es darle una plataforma y una voz a todo el que tenga un criterio, del tipo que sea», defendió Lucía.

Luego Yunior compartió su criterio acerca de la libertad de expresión: «Yo creo que sí debe tener límites, el problema es quién los establece y cómo. Como sociedad debemos establecer un tipo de pacto social que no sea una arbitrariedad o venga solo de una parte o de la decisión del poder, sino entre todos».

Camilo concluyó el intercambio sobre el tema al reconocer que 2020 ha sido duro para la censura en Cuba y que el derecho a expresarse siempre va a ser importante, pero debe estar limitado, porque no hay que ofender ni mentir para lograr un objetivo específico. «El derecho a escoger qué consumir también es importante. Creo que cada vez hay menos tolerancia en todos los sentidos; la censura no viene solo desde el poder, sino desde la propia ciudadanía que a veces censura a otros por su forma de pensar».

El nudo gordiano de la economía cubana

La situación económica en el país y sus perspectivas es, sin duda, el tema que más preocupa al día de hoy a los cubanos: ¿Qué consecuencias traerán las medidas de la llamada Tarea Ordenamiento? ¿Se corresponderá el aumento del salario con el alza de los precios? ¿Se estabilizará el abastecimiento de productos y mercancías de primera necesidad?

Hayes comentó que lo más negativo de 2020 es un fenómeno que está afectando a Cuba más allá de la COVID-19, y que fue destapado debido a la caída del turismo. Se trata del abandono de todos los sectores productivos de la economía cubana, dígase agricultura y ganadería. «Somos un país que no logra producir los alimentos que se consumen, como el arroz, los frijoles, que son básicos, y el efecto se hace sentir en el aumento de precios que se desplaza hacia toda la economía. Es preocupante que ni siquiera se esté mirando eso, cuando las trabas las ha puesto el propio Gobierno, y que no haya un esfuerzo nacional para crear un plan de rescate de la producción nacional. Ese abandono me parece una cuestión de ignorancia y también de irresponsabilidad, y es mi principal preocupación para 2021: la situación de estrés para alimentarse».

«Con el tema de la economía hay mucha incertidumbre acerca de lo que va a pasar», reconoció Camilo, y a la vez se refirió a la desventaja en que se encuentra el sector privado. «Es muy preocupante la situación que estamos viviendo, habrá que esperar a que pasen los días y ver cómo evoluciona. Esta tasa del dólar de 1 a 24 no es necesariamente inamovible; puede pasar que el Gobierno cambie esta tasa a raíz de la inflación. Lo más importante que necesitamos es que aumente la producción nacional, pero para eso es necesario que el Gobierno permita que el sector privado evolucione y se convierta en una fuerza productiva importante. Es hora de que se den cuenta de lo imprescindible que es para el país que el sector privado pueda tomar la fuerza que necesita».

Ale coincidió en que la principal preocupación que tienen todos los cubanos ahora mismo es cómo garantizar lo que se va a poner en la mesa y cómo será la alimentación en cuanto a calidad y diversidad, una inquietud que se ha acrecentado en 2020.

Siete hitos económicos que marcaron 2020 en Cuba

Lucía, por otro lado, comentó que le siguen preocupando los grandes desabastecimientos que han habido en el país. «La vida y las necesidades siguen evolucionando, creciendo y variando. Entonces, siento que tenemos un atraso tremendo no solo en el tema de que no somos autosustentables como país y que la producción está por el piso, sino que todo está a nivel de buró y no se concreta nada, y los años siguen pasando y no se propone un plan efectivo a corto plazo, que es lo que necesitamos para satisfacer nuestras necesidades primarias».

Finalmente, Yunior resumió sus preocupaciones en tres puntos: «Uno: que la tarea ordenamiento nos ha creado tremendo desorden mental; dos: me preocupa la inflación y la infladera; tres: que el aumento de salario no significa un aumento del poder adquisitivo, sino al revés. De todo eso lo que más me preocupa es el empoderamiento de la burocracia, que es la más beneficiada con este aumento salarial y que sigue siendo un lastre para este país, porque por cada persona que produce hay otras 18 en un buró firmando planillas y dando permisos», afirmó el dramaturgo y podcaster.

Los jóvenes también dejaron espacio para dialogar en torno a los últimos acontecimientos que sacudieron el país: el Movimiento San Isidro y el 27N.

Ale Rojas comentó que le resultaba difícil llegar a una opinión por la manipulación de muchos medios de un lado y, por el otro, lo concerniente al tema, en el cual todo era blanco o negro. Hayes consideró que lo que faltó fue la ética en el tratamiento mediático dado, pues al ser tan turbio, las personas no sabían qué creer, qué había pasado realmente y quiénes estaban mintiendo.

Lucía dijo que no se trataba de movimientos ni de personas, sino de hechos, de respetar los derechos de los demás, aunque al final ambos hechos no pasaron desapercibidos, «porque todo el mundo se enteró y comenzó a hablar de eso».

Yunior, como participante del 27N, y ahora parte del grupo de los 30 conformado a raíz de estos sucesos, opinó que la parada de los artistas frente al Mincult fue algo que sacudió la rutina del país y cambió las agendas, «incluso el propio Gobierno tuvo que priorizar la atención de la cultura y empezar a conversar con los artistas, y eso por lo menos fue un punto de giro. Qué esperaría yo que pasara este año: si ocurre realmente el diálogo, que no sea uno más de tantos, porque hemos visto no sé cuántos congresos de la Uneac y la AHS, y siempre son las mismas quejas, se están tomando los mismos acuerdos, y no se toman medidas reales que cambien las cosas para bien; por tanto, los problemas se acumulan, se complejizan y no se solucionan. Debe haber diálogos transformadores, con una presidencia horizontal, con acuerdos que lleguen a nuevas soluciones».

Casi al concluir, Camilo dijo que más importante que si el Movimiento San Isidro o el 27N cumplieron sus objetivos o no es que destaparon inconformidades que todos sabíamos que estaban ahí, pero que de pronto se hicieron públicas y se colocaron en la agenda nacional, ya que hubo momentos en que no se hablaba de otra cosa en Cuba y en los medios internacionales.

Luego de la salida del capítulo los oyentes compartieron sus comentarios sobre lo escuchado. «Como siempre un capitulazo en cuanto al debate, cinco formas de pensar diferentes que pueden dialogar. Pensé que me darían ánimos con este inicio de año, pero los siento a ustedes tan desesperanzados como al resto. Gracias por la voz», escribió el usuario @wrosalesazahar1.

Leonel Capote dijo que le encantó este pensamiento de @luciamarch12 en el primer episodio del año: «“Estamos a nivel de buró todo y los años siguen pasando y sigue sin concretarse un plan efectivo a corto plazo”. Queremos acción, no consignas».

«¡Gracias, @radioenjambre, por un episodio diferente resumiendo el año! Aprendí un poco sobre sus orígenes, pues no hace mucho que los descubrí. También oigo que hay otros podcasts en Cuba, pero no me interesan. Les soy fiel. Además, seguro no tienen tan buenos sketches», tuiteó la oyente Maggie.

 

También te sugerimos:

SIETE HITOS ECONÓMICOS QUE MARCARON 2020 EN CUBA

FICHA ÚNICA DEL CIUDADANO PODRÍA LIMITAR DERECHOS POLÍTICOS Y CIVILES EN CUBA

LA NUEVA CRUZADA DEL GOBIERNO CONTRA LOS PRECIOS DEL SECTOR PRIVADO

 

ELTOQUE ES UN ESPACIO DE CREACIÓN ABIERTO A DIFERENTES PUNTOS DE VISTA. ESTE MATERIAL RESPONDE A LAS OPINIONES DE SUS CREADORES, LAS CUALES NO NECESARIAMENTE REFLEJAN LA POSTURA EDITORIAL DEL MEDIO.

 

elTOQUE
Contamos las historias de jóvenes como tú que se sienten protagonistas de esta Cuba que cambia; aquellos que transforman los barrios, que emprenden, dialogan y construyen iniciativas ciudadanas para su gente. Te mostramos cómo otros jóvenes superaron las barreras y hoy impulsan un proyecto propio.
sumavoces

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE