Derecho a réplica: VERIFICAR INFORMACIÓN NO ES COSA DE JUEGOS

Derecho a réplica: VERIFICAR INFORMACIÓN NO ES COSA DE JUEGOS

8 / julio / 2022

El servicio de verificación De Facto, del medio El Toque ha publicado un texto titulado “Ni militarización ni día cero: mensajes FALSOS en víspera del 11J” donde declara FALSO (en mayúsculas y de manera rotunda) unas imágenes publicadas por mí el pasado 25 de junio que mostraban volantes lanzados ese día en la calle Joaquín de Agüero de Camagüey con el texto "Apagón a la dictadura".

Las personas encargadas de realizar este trabajo en El Toque sostienen la supuesta falsedad de las imágenes en 3 elementos que reflejan errores básicos del ABC del proceso de verificación, cosas que te enseñan en la primera clase. A continuación las expongo:

1- "Dos periodistas residentes en la ciudad, que fueron consultadas por vía telefónica, desmintieron la ocurrencia del suceso". Desmentir significa saber que algo no ocurrió, lo cual es muy diferente a no saber si algo ocurrió o no. ¿Estuvieron esas dos periodistas en la calle Joaquín de Agüero durante la madrugada del 25 de junio para afirmar que evidentemente nadie tiró volantes? ¿Consultaron esas periodistas a alguien que pudiera estar en el lugar de los hechos? ¿Si es así, por qué no explicitan un elemento de peso como ese en el trabajo? Primer error básico: el hecho de que una o dos o diez personas en una ciudad de más de 300 mil habitantes no sepan de la ocurrencia de un suceso, no significa que no haya ocurrido. La verificación no es como la canción de Talía, que si no me acuerdo o no me entero no pasó.

2- "Medios independientes locales como La Hora de Cuba, que de manera sistemática registra acontecimientos de perfil antigubernamental en ese territorio, tampoco publicó el suceso". Segundo, tercer y cuarto errores básicos: No fueron “medios locales”, en plural, los que no publicaron. En el texto hacen referencia a UN MEDIO LOCAL, La Hora de Cuba. Si se es un servicio de verificación hay que ser riguroso y no se puede recurrir a argucias del idioma para dar idea de pluralidad, cuando se trata de un único elemento. Eso es una falacia. Por otra parte, la no publicación de un suceso por parte de un medio no puede asumirse como elemento que denota falsedad, máxime, cuando ni siquiera han contactado al medio en cuestión para indagar si la no publicación se debió precisamente a que hubiesen encontrado elementos de falsedad. Esto no solo es un error básico, es una falta ética bastante grave, ya que pone cuotas de responsabilidad a un tercero que no las tiene. Para no repetir este error y falta ética, consulté directamente al medio La Hora de Cuba a través de Messenger (adjunto como imagen el chat) sobre si tenían información de que el suceso fuera falso y si habían sido consultados por De Facto para indagar sobre este hecho. Esta fue su respuesta: "Hola. Sobre las tres preguntas que nos haces:

1-No tuvimos evidencias ni referencias de nuestros contactos locales en sentido de que fueran falsas. Al menos una persona relacionada con nuestro medio bajo anonimato, refiere que el hecho fue real y dice conocer el nombre de quién lo hizo y tomó las fotos, pero no hemos indagado más. Nuestro medio no dio más pasos para verificar esa información, ni la cubrió en el momento en que se hicieron públicas las fotos, porque todo el equipo de trabajo se encuentra, y se encontraba ese día, enfrascado en otras actividades. 3-No, hasta el momento no hemos registrado ningún contacto de ningún medio de prensa que nos pida información sobre el hecho o su no publicación en nuestras páginas. Muchas gracias por comunicarte con nosotros. Saludos!" O sea, que no solo hicieron mal su trabajo, sino que tienen aquí otra fuente que afirma que SÍ OCURRIÓ el hecho, esta vez aportado por un medio local.

3- “Las imágenes publicadas al ser sometidas a análisis mediante el software Digital Forensics mostraron evidencias de alteraciones. Fueron hallados lo que la herramienta denomina «ruidos de alta frecuencia» o, lo que es lo mismo, regiones que difieren del resto de la imagen. Por lo que se puede inferir que los supuestos volantes pudieron ser insertados digitalmente en la imagen.” Aquí hay varios problemas. El primero, no pude encontrar a través de una búsqueda de internet el software llamado “Digital Forensics”. Por la alusión a “ruidos de alta frecuencia” quizá hagan referencia a la herramienta InVID, que en la pestaña Forensic de análisis de Imagen incluye una prueba de “High frequency noise (WAVELET)”. Aunque De Facto no muestra el resultado de la prueba realizada por ellos, adjunto en las imágenes esta misma prueba realizada a una de las fotos de los volantes y a otra tomada por mí ahora mismo a un empaque de memoria microSD, colocado sobre mi cama para que puedan ver la similitud de los resultados. No obstante, los verificadores de El Toque debieron leer la advertencia contenida en esa herramienta cuando dice: “Cada imagen lleva un ruido invisible de alta frecuencia que es el resultado del proceso de captura y de la compresión. El algoritmo Discrete Wavelet Noise filtra la imagen y calcula la distribución de ruido local en cada parte de la imagen. Las regiones que difieren del resto de la imagen se resaltan en rojo fuerte y es probable que se originen en otras imágenes. Como este algoritmo a menudo se confunde con las diferencias de textura y enfoque, se interpreta mejor en combinación con otros algoritmos.” Esto quiere decir, que las pequeñas zonas rojas que ven tanto en la imagen del volante como en la del empaque de microSD no pueden asumirse como un elemento concluyente. Esto también es de la primera clase de uso de herramientas digitales forenses. Los propios desarrolladores de estas herramientas lo advierten y por eso siempre sugieren que se triangule con otras fuentes. Hagan la prueba de enviarse imágenes con texto por whatsapp y verán como en esa prueba aparecen zonas rojas. Los resultados de estas herramientas, si se interpretan mal, llevan a este tipo de errores.

Ahora vamos con la parte que me toca y hasta donde sea posible dar información, porque no le voy a hacer el trabajo a la Seguridad del Estado ni a sus satélites, más cuando se sabe que por tirar una foto a un cartel al memero RuSo4K lo interrogaron durante horas y le aplicaron el Decreto 370 y nuestro colega Lázaro Yuri Valle Roca por reportar el lanzamiento de octavillas, lleva más de un año preso y esperando sentencia:

1- Las imágenes me fueron enviadas directamente por fuente confiable, de primera mano.

2- A pesar de esto, fueron sometidas a proceso de verificación visual para confirmar que se correspondieran con la ubicación señalada (soy de Camagüey y conozco bastante bien La Vigía)

3- Además, fueron verificadas con la herramienta INVID para detectar alteraciones evidentes hechas en computadora. No hubo ningún resultado concluyente que indicara alteración digital.

4- Además, fue confirmada ese mismo día la ocurrencia del hecho con otra fuente de la zona (adjunto chat).

5- Hace dos días el servicio de verificación De Facto me escribió desde su cuenta oficial, por mensajería interna de Twitter, solicitando la identidad de la persona que tomó la foto para confirmar con ella su veracidad. Una respuesta que no voy a dar ni a El Toque, ni a De Facto ni a nadie por las razones antes explicadas: protección de la fuente. El mensaje no lo vi hasta ayer y pensaba responderles hoy, pero amanecí ya con la publicación de El Toque declarando falsas las fotos.

Verificar información no es un juego. Es un proceso riguroso y serio. Cuando se va a hacer un “desmentido” se debe estar 100% seguro. De lo contrario, es el propio prestigio y la pericia de los verificadores lo que queda en evidencia, como ha pasado en este caso con De Facto y El Toque.

Por otra parte, aprovecho la ocasión para recalcar que cualquier persona que me envíe por interno información sensible de este tipo, bajo condición de anonimato, debe saber dos cosas:

1- Que su información será sometida a un proceso de verificación lo más riguroso posible, por una cuestión de estándares profesionales y también por una cuestión de seguridad personal, toda vez que se sabe que la policía política vive lanzando carnadas falsas a los periodistas para luego desmentirlas y tratar de restarles credibilidad.

2- Que la identidad de la persona que envía la información y cualquier otra información que pueda comprometer su seguridad será rigurosamente resguardada al precio que sea necesario.

Por mi parte queda zanjado el asunto. Si De Facto y El Toque consideran válidos los elementos aquí expuestos como demostrativos del error de su publicación, agradecería una aclaración y disculpa pública y que publicaran este texto en el medio, sobre todo porque sabemos que posiblemente salga pronto en Con Filo, utilizado para atacar a mi persona y mi credibilidad como periodista, algo que el régimen intenta con frecuencia y que hasta ahora no ha logrado y que por los elementos expuestos, tampoco se va a lograr con esta publicación de De Facto y El Toque.

SEGUNDA PUBLICACIÓN, HORAS DESPUÉS DE PUBLICADA LA SIGUIENTE INFORMACIÓN AL FINAL DE LA NOTA CORREGIDA EN NUESTRO SITIO:

* Este texto se actualizó para ELIMINAR una sección ante una solicitud de corrección realizada por el periodista José Raúl Gallego, disponible en el siguiente enlace:
https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=pfbid0UGSvi4NWqA8TsZfJqNX4twp2gRbCX9fUu3aseGCSc1vg3Wm17NxYixRUysUo9ktKl&id=100009542973002
DeFacto reconoce que realizó una clasificación incorrecta del contenido, pues las evidencias obtenidas durante el proceso de verificación de la información no eran concluyentes y como resultado se vulneraron los derechos del periodista José Raúl Gallego y se comprometió su credibilidad pública. Ante los errores metodológicos y éticos cometidos, volvemos a ofrecer, públicamente, nuestras disculpas al colega.
Como resultado de este análisis, eliminamos este fragmento del artículo. Reiteramos el compromiso con la búsqueda de la verdad, la buena praxis periodística y la responsabilidad con nuestra audiencia.

El servicio de verificación De Facto perteneciente al medio El Toque ha republicado en su página web, en Twitter y en Facebook el texto sobre los supuestos mensajes falsos previos al 11J, el cual incluye la respuesta a mi post donde señalé el mal trabajo realizado por ese colectivo en la verificación de una información publicada por mí sobre el lanzamiento de volantes en Camagüey hace unas semanas.

La "rectificación" de El Toque a la publicación difamatoria de ayer consistió en un asterisco que remite a una breve nota al final de un texto bastante extenso, a donde posiblemente no lleguen muchos lectores (Adjunto imagen del texto aclaratorio). La nota termina diciendo "Como resultado de este análisis, eliminamos este fragmento del artículo. Reiteramos el compromiso con la búsqueda de la verdad, la buena praxis periodística y la responsabilidad con nuestra audiencia."

Pero resulta que no. El texto publicado no cumple con ninguno de estos tres elementos mencionados por El Toque y más que una disculpa sincera, o al menos profesional, incluye nuevamente varias violaciones a normas éticas de la profesión e incluso a normas legales, las cuales expongo a continuación:

1- La nota publicada viola la buena praxis periodística al incumplir con un principio elemental del derecho a réplica: la proporcionalidad. En el texto original de El Toque (adjunto imagen) mi publicación fue clasificada como FALSA (con mayúsculas, letras blancas sobre fondo rojo y en la propia portada del artículo, a tamaño completo). Totalmente visible para todo el que abriera la publicación o simplemente la viera en Facebook o en Twitter, donde reaccionaron varias personas de mi entorno. En un artículo de tres secciones, abrieron con la difamación sobre mi trabajo (adjunto imagen), haciendo uso de mi nombre, mi foto y mi post a tamaño completo. Bastaba con abrir el artículo para leer que según De Facto y El Toque yo había mentido o cuando menos, que había hecho mal mi trabajo como periodista.

Por tanto, viola mi derecho a réplica y no es proporcional un asterisco y una breve nota al final de un texto que necesitas darle 17 veces a la rueda de scroll del mouse para llegar ahí. Por si fuera poco, la nota no solo no replica mi respuesta exponiendo los errores de la publicación difamatoria, sino que pone la dirección url de mi post sin activarle la función de hipervínculo, lo cual hace que el lector interesado en mi texto tenga que ejecutar cinco acciones más (señalar, copiar, desplazarse a la barra de búsqueda, copiar y dar ENTER) para poder acceder al mismo. Esta sumatoria de acciones, además de una falta de profesionalidad y conocimientos bastante preocupantes, parecieran indicar también mala intención.

Como dije en la primera publicación, cumplir con mi derecho a réplica implica la publicación ÍNTEGRA en el sitio de El Toque del post donde expuse con argumentos y evidencias el mal trabajo realizado por su equipo de verificación.

Y esto no es un capricho ni un invento mío. Son cuestiones básicas. La proporcionalidad de la réplica es algo que se enseña en las primeras clases de ética periodística (algo que los editores de El Toque deberían saber) y que incluso está legislado.

Por ejemplo, el artículo 2 de Ley 22/2005 en Panamá establece que: "La réplica, rectificación o respuesta deberá tener el mismo espacio que la noticia o referencia que lo agravia, y podrá ser razonablemente mayor conforme a las circunstancias especiales de cada caso, según la disponibilidad del medio”.

El artículo 15 de la “Ley Reglamentaria del Artículo 6to, Párrafo Primero, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en Materia de Derecho de Réplica” también dicta que: “Tratándose de medios impresos, el escrito de réplica, rectificación o respuesta deberá publicarse íntegramente, sin intercalaciones, en la misma página, con características similares a la información que la haya provocado y con la misma relevancia.”

Y hay más ejemplos. Por tanto, si a De Facto y El Toque realmente les interesa la buena praxis periodística, publiquen íntegramente mi texto, con todos los elementos probatorios y no como una simple url que no funciona. De lo contrario, están mintiendo nuevamente cuando dicen estar comprometidos con principios de la profesión y además, incurren en un delito que un país normal, podría ser motivo de demanda.

2- La nota dice que el medio se encuentra comprometido con la búsqueda de la verdad y la responsabilidad con la audiencia, pero la justificación dada no se corresponde con este enunciado. Según la nota el error consistió en “una clasificación incorrecta del contenido, pues las evidencias obtenidas durante el proceso de verificación de la información no eran concluyentes”. Esto es un enunciado engañoso, usando los propios criterios de clasificación que emplea De Facto. Si quieren reconocer realmente lo que sucedió deben decir que cometieron violaciones graves de los principios de verificación (asumir la ausencia de información como equivalente de falsedad, pobre contrastación, mal uso e interpretación de herramientas digitales) y también de la ética, al citar como elemento de verificación un tercer medio con el que ni siquiera habían contactado. Todo esto va mucho más allá de una "clasificación incorrecta". Por otra parte, un compromiso con la audiencia implicaría al menos después de mi respuesta reconocer que la publicación de la información de los volantes cumplió con los principios básicos del proceso de verificación, para que dicha audiencia no se quede con la duda de si pudiera ser realmente una información falsa con la que solamente cometieron errores en el proceso de verificación al declararla como tal, que es una de las lecturas que se le puede dar a la nota.

La credibilidad es uno de los principales valores que tiene un periodista. Una vez que eres clasificado como un mentiroso, es mejor dedicarse a otra cosa, al menos si se tiene un mínimo de respeto por la profesión. Como los redactores de la nota expresan, con la publicación de El Toque mis derechos fueron vulnerados y mi credibilidad pública comprometida, y ante esto la mejor disculpa que puede darse y el mejor elemento de restauración que puede practicarse es facilitar que cualquier persona que en el futuro lea que El Toque clasificó como falsa una noticia dada por mí, pueda tener acceso a los elementos concretos que demuestren que esto se trató de error de las personas que trabajan en ese medio y no mío.

Lo que pase de aquí en adelante sobre este tema, excepto que sea algo muy grave, ya no contará con mi valoración pública. Hay demasiados presos políticos, violaciones de derechos del régimen, incluso Ariel Ruiz Urquiola se nos está muriendo en huelga de hambre como para andar distrayendo la atención con estos asuntos. Pero espero que esto sirva para algo en términos de respeto a la profesión para ese periodismo ético y mejor que queremos construir desde la prensa independiente y que en más de una ocasión ha sido cuestionado por El Toque a otros medios y colegas de la prensa no oficialista.



toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

José Raúl Gallego Ramos
Periodista e investigador. Estudio la comunicación como una clave para tratar de entender lo que me rodea y transformarlo -hasta donde pueda. Por alguna extraña razón, que no logro explicar del todo, tengo la necesidad de regresar siempre, para vivir en Camagüey y en Cuba, donde tengo mi casa, mi familia, mis perros, amigos que disminuyen constantemente por obra y gracia de la emigración y donde sufro y gozo a diario la compleja condición de estar aquí.
jose-raul-gallego

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Susu

No me decepcionan, ojalá todos los medios periodísticos tuvieran la dignidad tan alta. Me encanta la forma respetuosa con la que abordan cada tema .
Susu

Gat

Al fin se dignan a publicar un comentario, cosa que nunca hacen y me consta. Hasta Cubadebate los publica.
Gat

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR175.00 CUP
1 USD175.00 CUP
1 MLC175.00 CUP
1 GBP200.00 CUP
+17
calendar_icon

CUBA

test