eltoque_logo
logo-tq
Ni militarización ni día cero: mensajes FALSOS en víspera del 11J

Ni militarización ni día cero: mensajes FALSOS en víspera del 11J

8 / julio / 2022

ACTUALIZADO - 8/7/2022*

* Este texto se actualizó para ELIMINAR una sección ante una solicitud de corrección realizada por el periodista José Raúl Gallego, disponible en el siguiente enlace:

https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=pfbid0UGSvi4NWqA8TsZfJqNX4twp2gRbCX9fUu3aseGCSc1vg3Wm17NxYixRUysUo9ktKl&id=100009542973002

DeFacto reconoce que realizó una clasificación incorrecta del contenido, pues las evidencias obtenidas durante el proceso de verificación de la información no eran concluyentes y como resultado se vulneraron los derechos del periodista José Raúl Gallego y se comprometió su credibilidad pública. Ante los errores metodológicos y éticos cometidos, volvemos a ofrecer, públicamente, nuestras disculpas al colega.

Como resultado de este análisis, eliminamos el fragmento del artículo. Reiteramos el compromiso con la búsqueda de la verdad, la buena praxis periodística y la responsabilidad con nuestra audiencia.


En vísperas del primer aniversario de las mayores protestas populares acontecidas durante la etapa revolucionaria el 11 de julio de 2021, comienzan a circular nuevos mensajes FALSOS.

En esta ocasión, las noticias aluden a estallidos sociales próximos, a supuestas acciones de protestas y a un estado de militarización generalizada para responder a posibles manifestaciones populares.

FALSO: Camagüey militarizado

Desinformaciones-camaguey.png

Un día después, el usuario de Twitter El Arquitecto (@ArquiSpaces), residente en La Habana, refirió en un mensaje en esa red de información que Camagüey se hallaba «militarizado, la plaza Méndez llena de boinas negras. Atentos todos en Camagüey, me llega esta noticia, ¿alguien puede confirmar?».

Ninguno de los usuarios que comentó la referida publicación confirmó la noticia. Por su parte, dos periodistas de ese territorio al ser consultados desmintieron categóricamente el despliegue de gran número de agentes policiales, del Ministerio del Interior (Minint) o de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) en las calles de la ciudad agramontina en días recientes.

«La localidad no muestra evidencia de tensiones sociales ni movilizaciones para reprimirlas», según los residentes consultados. Un ejemplo de ello es que la decisión de las autoridades locales de posponer las tradicionales celebraciones del San Juan (los carnavales populares de la ciudad), debido a las dificultades con la generación de electricidad, fue una noticia asumida por la población con tranquilidad, declararon nuestras fuentes.

Aunque en Cuba en el argot popular se denomina como «militarización» a la presencia de efectivos de las fuerzas policiales y militares en las calles, de acuerdo con el diccionario de Oxford, se entiende por militarización el sometimiento de una población, un lugar, etc., a la disciplina, el espíritu o las costumbres militares. 

La Ley de Defensa Nacional vigente en la nación no contempla el término. Lo más cercano a un estado de «militarización» en la isla, sería la declaración, en correspondencia con la Constitución y la Ley de Defensa, de las situaciones excepcionales siguientes: el estado de guerra o la guerra; la movilización general y el estado de emergencia, ante las que se activarían los Consejos de Defensa para dirigir el país.

Si no existe declaración oficial de las referidas situaciones excepcionales no puede describirse el estado de cosas del orden interior como «militarización».

Día cero en Cuba: el primero de julio de 2022

desinformaciones-Día Cero.png

En una directa en Facebook realizada desde su perfil, Ross María, residente en Miami, dio lectura a un mensaje —que aseguró le fue enviado por un ciudadano de la provincia Holguín, Cuba—, en el que se aseguró que el primero de julio sería nombrado «día cero para la economía cubana».

De acuerdo con el texto del mensaje, en una reunión realizada en ese territorio se informó a los participantes que, a partir del primero del presente mes, «no habrá nada de combustibles y por ende el transporte será paralizado». El contenido afirma, además, que en el encuentro se afirmó que «no va a haber nada, esto se va a poner como nunca, sin comida, apagones y estallidos sociales».

Según se declara en la propia transmisión directa, la fuente anónima de la noticia no participó en la reunión, sino que «conversó con uno de los presentes», y fue así como obtuvo la información.

Hasta este 5 de julio, ninguna otra fuente ha respaldado la información.

El establecimiento de un día cero para la economía cubana el primero del mes en curso tiene su referencia más lejana en la declaración del inicio del Período Especial en tiempo de paz, nombre que confirió la dirección del país a la etapa de profunda crisis que sobrevino entre los noventa y la primera década de los 2000.

Más cercano en el tiempo, y dentro de un marco diferente, el primero de enero de 2021 fue también nombrado día cero, porque marcó la fecha del comienzo del proceso de ordenamiento monetario y cambiario que se implementó en economía doméstica.

Al margen de que existe en la isla un escenario de marcada escasez de combustibles y carencia de insumos básicos, al cierre del miércoles 6 de julio ninguna autoridad nacional ha decretado el comienzo de una nueva etapa de Período Especial.

Orientaciones para enfrentar la salida del pueblo a las calles

desinformaciones-Salir a las calles.jpg

Un mensaje que menciona recientes convocatorias a «salir a las calles hasta que se caiga el país» y establece indicaciones para darle respuesta a estas acciones también ha circulado en las redes sociales durante los últimos días.

El contenido asegura que se está promoviendo «que salgan a las calles las madres con niños y que después se incorporen los hombres». Por tal motivo, se orienta que se deben «activar al menos dos BRR (brigadas de respuesta rápida) por consejo popular» (…), «los trabajadores sociales, las direcciones municipales» y los trabajadores de cada entidad, «para prever (…) carteles o incidencias de otro tipo».

Sin embargo, el mensaje no precisa la fecha en la que tendrá lugar la salida a las calles. Tampoco se expone en qué jornada deben desarrollarse las acciones de movilización por parte de los factores estatales para mantener bajo control la supuesta protesta popular.

No se explicita tampoco qué autoridad u organización oficial, gubernamental política o de masas respalda y dispone tales orientaciones para la respuesta a las protestas.

En el país sí existen las conocidas como brigadas de respuesta rápida en las entidades estatales. Se activan ante situaciones políticas de choque, por lo que su convocatoria tiene un carácter circunstancial. Hasta donde se conoce, se trata de grupos conformados y convocados con fines políticos y represivos, para responder en momentos específicos y donde el Gobierno los necesite.

Es cierto que los reportes mediáticos posteriores a las protestas que tuvieron lugar a lo largo del país el 11 de julio de 2021 registraron la participación de los miembros de las brigadas en la contención de las manifestaciones. No obstante, no puede afirmarse que se han activado en específico en las circunstancias actuales por la amenaza de un estallido popular no verificable, como indica el mensaje.

Algunos rasgos comunes

Desinformaciones semejantes se tornan recurrentes en el contexto cubano de estos días y en la medida en que se acera el primer aniversario del 11J puede presumirse que su número aumente.

Toman como base situaciones verosímiles y que puedan resultar de algún modo creíbles para los usuarios. Dentro de un marco real, distorsionan los hechos, exageran la realidad o refieren sucesos que no han ocurrido.

Su finalidad es la misma: crear y difundir un clima de confusión que propicie enfrentamientos y tensiones en la isla.

En su mayoría, estas fake news comparten características comunes que pueden ayudarnos a reconocer que nos encontramos ante la misma modalidad de contenido falso.

Por ejemplo: nunca declaran una fuente confiable que sustente la información difundida y, por lo general, los «datos» se exponen de forma imprecisa. De igual manera, suelen redactarse o difundirse en forma de rumor, y quien las publica o difunde nunca ha sido testigo directo de los acontecimientos que narra.

Pueden tener la forma de imágenes o videos engañosos, falsas convocatorias e incluso noticias o grabaciones descontextualizadas que refieren sucesos antiguos y se difunden como si se tratase de acontecimientos del presente.

Se propagan con celeridad y generan incertidumbre entre quienes los reciben. En gran medida, porque el escenario de crisis que sirvió de base a las protestas de julio de 2021 se mantiene; y esto genera un entorno propicio para la difusión de hechos o estados de cosas no verídicos que, en su mayoría, auguran el desarrollo de acontecimientos semejantes a los del verano pasado.

También porque, en vísperas de su primer aniversario, lo acontecido el 11J se encuentra todavía fresco en la memoria de los cubanos.

Nadie ha olvidado que en julio de 2021 miles de cubanos salieron a las calles con reclamos de mejoramiento de la difícil situación del país, el fin de las tiendas en moneda libremente convertible (MLC), la aplicación de vacunas contra la COVID-19, sumados también a reclamos de libertad y contra el presidente Miguel Díaz-Canel.

Con tales antecedentes no resulta extraño que las más recientes fake news aludan a la ampliación de la presencia militar en las calles, la disposición de una contingencia en tiempo de paz, el comienzo de muestras aisladas de protestas y hasta indicaciones «oficiales» para responder ante el supuesto caso de que el pueblo salga a las calles otra vez.


TAMBIÉN TE SUGERIMOS



Banner-contacto-DeFacto.jpg


DeFacto
Servicio de verificación y datos de elTOQUE. Detectamos noticias falsas y desinformación. Verificamos el discurso público. Chequeamos hechos, frases y otros contenidos de interés público a partir del análisis riguroso de datos.
eltoque-verifica

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gat

Están suplantando las funciones de la prensa oficial del gobierno, que es desmentir todo eso. ¿No será que ustedes también lo son sin declararlo?
Gat

Jorge Alberto Rodríguez

Información súper importante
Jorge Alberto Rodríguez

José Raúl Gallego Ramos

VERIFICAR INFORMACIÓN NO ES COSA DE JUEGOS (perdonen la extensión) El servicio de verificación De Facto, del medio El Toque ha publicado un texto titulado “Ni militarización ni día cero: mensajes FALSOS en víspera del 11J” donde declara FALSO (en mayúsculas y de manera rotunda) unas imágenes publicadas por mí el pasado 25 de junio que mostraban volantes lanzados ese día en la calle Joaquín de Agüero de Camagüey con el texto "Apagón a la dictadura". Las personas encargadas de realizar este trabajo en El Toque sostienen la supuesta falsedad de las imágenes en 3 elementos que reflejan errores básicos del ABC del proceso de verificación, cosas que te enseñan en la primera clase. A continuación las expongo: 1- "Dos periodistas residentes en la ciudad, que fueron consultadas por vía telefónica, desmintieron la ocurrencia del suceso". Desmentir significa saber que algo no ocurrió, lo cual es muy diferente a no saber si algo ocurrió o no. ¿Estuvieron esas dos periodistas en la calle Joaquín de Agüero durante la madrugada del 25 de junio para afirmar que evidentemente nadie tiró volantes? ¿Consultaron esas periodistas a alguien que pudiera estar en el lugar de los hechos? ¿Si es así, por qué no explicitan un elemento de peso como ese en el trabajo? Primer error básico: el hecho de que una o dos o diez personas en una ciudad de más de 300 mil habitantes no sepan de la ocurrencia de un suceso, no significa que no haya ocurrido. La verificación no es como la canción de Talía, que si no me acuerdo o no me entero no pasó. 2- "Medios independientes locales como La Hora de Cuba, que de manera sistemática registra acontecimientos de perfil antigubernamental en ese territorio, tampoco publicó el suceso". Segundo, tercer y cuartos errores básicos: No fueron “medios locales”, en plural, los que no publicaron. En el texto hacen referencia a UN MEDIO LOCAL, La Hora de Cuba. Si se es un servicio de verificación hay que ser riguroso y no se puede recurrir a argucias del idioma para dar idea de pluralidad, cuando se trata de un único elemento. Eso es una falacia. Por otra parte, la no publicación de un suceso por parte de un medio no puede asumirse como elemento que denota falsedad, máxime, cuando ni siquiera han contactado al medio en cuestión para indagar si la no publicación se debió precisamente a que hubiesen encontrado elementos de falsedad. Esto no solo es un error básico, es una falta ética bastante grave, ya que pone cuotas de responsabilidad a un tercero que no las tiene. Para no repetir este error y falta ética, consulté directamente al medio La Hora de Cuba a través de Messenger (adjunto como imagen el chat) sobre si tenían información de que el suceso fuera falso y si habían sido consultados por De Facto para indagar sobre este hecho. Esta fue su respuesta: "Hola. Sobre las tres preguntas que nos haces: 1-No tuvimos evidencias ni referencias de nuestros contactos locales en sentido de que fueran falsas. Al menos una persona relacionada con nuestro medio bajo anonimato, refiere que el hecho fue real y dice conocer el nombre de quién lo hizo y tomó las fotos, pero no hemos indagado más. Nuestro medio no dio más pasos para verificar esa información, ni la cubrió en el momento en que se hicieron públicas las fotos, porque todo el equipo de trabajo se encuentra, y se encontraba ese día, enfrascado en otras actividades. 3-No, hasta el momento no hemos registrado ningún contacto de ningún medio de prensa que nos pida información sobre el hecho o su no publicación en nuestras páginas. Muchas gracias por comunicarte con nosotros. Saludos!" O sea, que no solo hicieron mal su trabajo, sino que tienen aquí otra fuente que afirma que SÍ OCURRIÓ el hecho, esta vez aportado por un medio local. 3- “Las imágenes publicadas al ser sometidas a análisis mediante el software Digital Forensics mostraron evidencias de alteraciones. Fueron hallados lo que la herramienta denomina «ruidos de alta frecuencia» o, lo que es lo mismo, regiones que difieren del resto de la imagen. Por lo que se puede inferir que los supuestos volantes pudieron ser insertados digitalmente en la imagen.” Aquí hay varios problemas. El primero, no pude encontrar a través de una búsqueda de internet el software llamado “Digital Forensics”. Por la alusión a “ruidos de alta frecuencia” quizá hagan referencia a la herramienta InVID, que en la pestaña Forensic de análisis de Imagen incluye una prueba de “High frequency noise (WAVELET)”. Aunque De Facto no muestra el resultado de la prueba realizada por ellos, adjunto en las imágenes esta misma prueba realizada a una de las fotos de los volantes y a otra tomada por mí ahora mismo a un empaque de memoria microSD, colocado sobre mi cama para que puedan ver la similitud de los resultados. No obstante, los verificadores de El Toque debieron leer la advertencia contenida en esa herramienta cuando dice: “Cada imagen lleva un ruido invisible de alta frecuencia que es el resultado del proceso de captura y de la compresión. El algoritmo Discrete Wavelet Noise filtra la imagen y calcula la distribución de ruido local en cada parte de la imagen. Las regiones que difieren del resto de la imagen se resaltan en rojo fuerte y es probable que se originen en otras imágenes. Como este algoritmo a menudo se confunde con las diferencias de textura y enfoque, se interpreta mejor en combinación con otros algoritmos.” Esto quiere decir, que las pequeñas zonas rojas que ven tanto en la imagen del volante como en la del empaque de microSD no pueden asumirse como un elemento concluyente. Esto también es de la primera clase de uso de herramientas digitales forenses. Los propios desarrolladores de estas herramientas lo advierten y por eso siempre sugieren que se triangule con otras fuentes. Hagan la prueba de enviarse imágenes con texto por whatsapp y verán como en esa prueba aparecen zonas rojas. Los resultados de estas herramientas, si se interpretan mal, llevan a este tipo de errores. Ahora vamos con la parte que me toca y hasta donde sea posible dar información, porque no le voy a hacer el trabajo a la Seguridad del Estado ni a sus satélites, más cuando se sabe que por tirar una foto a un cartel al memero RuSo4K lo interrogaron durante horas y le aplicaron el Decreto 370 y nuestro colega Lázaro Yuri Valle Roca por reportar el lanzamiento de octavillas, lleva más de un año preso y esperando sentencia: 1- Las imágenes me fueron enviadas directamente por fuente confiable, de primera mano. 2- A pesar de esto, fueron sometidas a proceso de verificación visual para confirmar que se correspondieran con la ubicación señalada (soy de Camagüey y conozco bastante bien La Vigía) 3- Además, fueron verificadas con la herramienta INVID para detectar alteraciones evidentes hechas en computadora. No hubo ningún resultado concluyente que indicara alteración digital. 4- Además, fue confirmada ese mismo día la ocurrencia del hecho con otra fuente de la zona (adjunto chat). 5- Hace dos días el servicio de verificación De Facto me escribió desde su cuenta oficial, por mensajería interna de Twitter, solicitando la identidad de la persona que tomó la foto para confirmar con ella su veracidad. Una respuesta que no voy a dar ni a El Toque, ni a De Facto ni a nadie por las razones antes explicadas: protección de la fuente. El mensaje no lo vi hasta ayer y pensaba responderles hoy, pero amanecí ya con la publicación de El Toque declarando falsas las fotos. Verificar información no es un juego. Es un proceso riguroso y serio. Cuando se va a hacer un “desmentido” se debe estar 100% seguro. De lo contrario, es el propio prestigio y la pericia de los verificadores lo que queda en evidencia, como ha pasado en este caso con De Facto y El Toque. Por otra parte, aprovecho la ocasión para recalcar que cualquier persona que me envíe por interno información sensible de este tipo, bajo condición de anonimato, debe saber dos cosas: 1- Que su información será sometida a un proceso de verificación lo más riguroso posible, por una cuestión de estándares profesionales y también por una cuestión de seguridad personal, toda vez que se sabe que la policía política vive lanzando carnadas falsas a los periodistas para luego desmentirlas y tratar de restarles credibilidad. 2- Que la identidad de la persona que envía la información y cualquier otra información que pueda comprometer su seguridad será rigurosamente resguardada al precio que sea necesario. Por mi parte queda zanjado el asunto. Si De Facto y El Toque consideran válidos los elementos aquí expuestos como demostrativos del error de su publicación, agradecería una aclaración y disculpa pública y que publicaran este texto en el medio, sobre todo porque sabemos que posiblemente salga pronto en Con Filo, utilizado para atacar a mi persona y mi credibilidad como periodista, algo que el régimen intenta con frecuencia y que hasta ahora no ha logrado y que por los elementos expuestos, tampoco se va a lograr con esta publicación de De Facto y El Toque. Dejo el link a la publicación en mi facebook que contiene las imágenes probatorias a las que hago alusión en este comentario: https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=pfbid0UGSvi4NWqA8TsZfJqNX4twp2gRbCX9fUu3aseGCSc1vg3Wm17NxYixRUysUo9ktKl&id=100009542973002
José Raúl Gallego Ramos

Díaz Canel

Segurosos son lo que son
Díaz Canel

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR135.00 CUP
1 USD135.00 CUP
1 MLC138.00 CUP
+3
calendar_icon

CUBA

elTOQUE SUGIERE

test