eltoque_logo
Disidente en La Habana, comunista en Miami

Carlos Alberto Pérez

Disidente en La Habana, comunista en Miami

1 / septiembre / 2015

Disentir en La Habana es el puro arte de caminar sobre el filo de una navaja, pero defender al proyecto socialista de Cuba en Miami es, sin dudas, la otra mitad de esa amarga naranja. Lograr ambas cosas constituye para muchos la fórmula de futuro para nuestra nación.

Llegar a Miami fue una mezcla de sentimientos encontrados. La historia de esa ciudad, la versión histérica que de ella han dado los medios cubanos y el anhelado reencuentro con familiares y amigos fueron preludios difíciles pero no imposibles de enfrentar.

Carlos-Alberto-Pérez-bloguero-Miami.jpg

Carlos Alberto Pérez

Se imponía para mí asumir el escenario, sin miedos, pero sobre todo sin prejuicios de ninguna de las partes. El pretexto inicial fue asistir como panelista al evento ¨Cuba 2.0: What´s next?¨, organizado por A.S.C.E*, asociación que este año decidió incluir entre sus análisis la visión de varios especialistas sobre el impacto de Internet en el futuro de la economía cubana.

Sin embargo, lo más novedoso en el plano personal fue poder medir con pulso propio la temperatura de lo que piensan sobre Cuba las nuevas generaciones residentes en Miami, algo que pudiera estar cambiando el hostil panorama histórico entre el norte y el sur.

Si bien debo admitir que el evento tuvo multiplicidad de discursos, muy refrescante fue escuchar la epístola fresca, conciliadora y de mente abierta de algunos jóvenes allí presentes, algo que jamás imaginé experimentar en similar contexto. De hecho, mayor fue mi sorpresa cuando al terminar mi presentación lejos de ser abucheado por mi ¨discurso comunista¨, algunos tuvieron hasta la deferencia de aplaudir e incluso felicitarme personalmente. Fue ahí cuando entendí que ni siquiera en Miami existen los imposibles.

Precisamente desafiando imposibles una invitación atípica me hizo esa misma semana un polémico lector de mi blog, proponiéndome un encuentro personal para debatir ciertos temas en los que habíamos estado discutiendo estos últimos años. No me preocupó la dureza de su perfil ni sus fuertes oposiciones a mis artículos, así que accedí complaciendo mi propio anhelo de llevar el debate con mis lectores desde la red hacia un espacio más personalizado.

Lo que nunca imaginé es que el dialogo tendría lugar en el muy conocido restaurante Versailles (meca del anticastrismo en Miami) ni que fuera allí, en la mismísima boca del lobo, donde defendería con tranquilidad mis argumentos de joven revolucionario.

Mi “adversario” nunca bajó la guardia, sin embargo demostró ser lo suficientemente receptivo como para establecer un diálogo respetuoso y propositivo entre ambas partes.

Finalmente me confió convencido de sus palabras: “Esto que hemos hecho tu y yo aquí es lo que nunca van a lograr las viejas generaciones; ni los que cortan el bacaláo en Cuba, ni los viejos extremistas que ves discutiendo allá afuera”, dijo mirando hacia la puerta del ¨restaurant cubano más famoso del mundo¨.

Siempre ha existido una enorme brecha de intolerancia y dolor entre las orillas que separan Cuba y la Florida. Pero es oportuno reconocer que los jóvenes de hoy analizamos el contexto actual con un prisma diferente.

En el periplo miamense la totalidad de mis encuestados sobre la política de acercamiento entre Cuba y EE.UU. dijo sentirse en favor del cambio, y más que eso, muchos aseguraron querer aprovechar al máximo la coyuntura para tender puentes, ya sea tanto en el marco económico como social.

Podría destacar por ejemplo, que varios empresarios me aseguraron no tener reparos en qué sistema impera o quién dirige en Cuba, siempre y cuando se abran nuevas oportunidades de negocio e inversión extranjera en la isla. Un colega fundó una organización para que hijos de exiliados políticos viajen y conozcan de primera mano este bello país, sin resentimientos ni rencores. Y una mirada más simple pero no menos realista es la de un amigo de mi infancia, quien dijo no preocuparse por la política siempre y cuando le permitan visitar a los suyos y su madre siga viajando a la comunidad de Hialeah los próximos 5 años.¿Es errada la proyección de futuro que asumen estas nuevas generaciones?Para algunos es muy tarde para pensar en reconciliaciones de ningún tipo; pero por suerte para la gran mayoría el espíritu de normalización supera las más impensables barreras. Nos toca entonces a la juventud allanar ese camino, y sin ingenuidades o rencores comenzar a construir mano con mano y piedra por piedra, el imaginario puente que por años hemos soñado entre Miami y La Habana.

 

*Association for Study of the Cuban Economy (ASCE)

Carlos Alberto Pérez
Máster en Ciencias de la Comunicación. Comunicador Social y dirijo la revista "Tino", de los Joven Club de Computación y Electrónica en Cuba, donde también soy el Community Manager y coordino las Redes Sociales. Mi pasión, sin embargo, es mi blog La Chiringa de Cuba, plataforma que durante casi un quinquenio me ha servido para provocar el debate social, hacer periodismo ciudadano y tener una voz crítica pero, al mismo tiempo, constructiva. En este empeño he cometido errores, pero prefiero equivocarme a quedarme cruzado de brazos.
carlos-alberto-perez

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jorge García

Noto que hay una suerte de quedar bien con Dios y con el Diablo. ¿Se puede ser Revolucionario comiendo en el Versalles? ¡Quizás! Eso es lo de menos. El problema aquí es que se pretende llegar a una especie de acercamiento con un resultado: “Borrón y cuenta nueva”. En cuanto el odio, lo reitero, han sido más de 50 años de propaganda anti estadounidense, y como dice el “Camarada” más abajo: “La Gusanera Miamera”, un calificativo que por años ha venido dañando la relación de esos cubanos que decidieron no vivir una revolución de pobres como dice Alexander. Es una cuestión muy simple, “A nadie le gusta vivir como un pobre”, y si se fueron de la isla hacia la imperio, es porque se les dio la oportunidad de crecer como ciudadanos, cosa que en el “Socialismo Marxista” no podrás lograr, a menos que seas el más adulador del partido, sapo, y si eres mujer, ya se sabe. Le diría al articulista “O Chicha o Limonada”. No pretenda ser las dos cosas a la vez porque ese acercamiento nadie lo entiende.
Jorge García

Maria Emilia Monzón

Muy de acuerdo en la restablecimiento de las relaciones , tendiendo puentes de paz entre las dos orillas .
Maria Emilia Monzón

enrique

el calvo comunista este es un descarado.
enrique

Jose R Ferrandis

El antiguo slogan de “Cuba si, Yankis no” parece haberse transformado en un euforico “Cuba si , yankis SI”, …pero que hay de la euforia revolucionaria y antimperialista que preconizaba Fidel Castro , si aun en el poder existe otro viejo Castro.? Como suponer que estos jovenes educados bajo los lineamientos marxistas puedan someterse de manera sincera a esa metamorfosis politica de hoy para manana.? Lenin decia que “cuando no puedas con tu enemigo , hazte su amigo hasta que cobres fuerza.” Nada mas real en la Cuba actual.: Doble moral, inseguridad total de convicciones y oportunismo que se clarifica gracias al tonto presidente que se gasta la actual Casa Blanca. Los cubanos de la isla deberian resolver su dilema castrista o anticastrista sin tener que visitar ese restaurant de Miami. Y es que a decir verdad, los de aca’ casi nada pueden hacer mientras no hagan nada concreto los de alla’. Con estos jovenes que son como “hijos de hermanos” nunca se sabe .: Lo mismo hablan mal del socialismo , que sorprenden de pronto hablando bien del “comandante”.
Jose R Ferrandis

Carlos Rafael

Entender al otro es amar al pr’ojimo. Soy de los que nacimos en 1959, crecimos viendo peliculas norteamericanas, mas del 70 por ciento de los filmes que se ponen incluso hoy en la TV cubana son Made In USA, aprendi y luego he comprobado que Miami no es una naci’on pero si es una parte importante de Cuba y se que todavia cuando se dice Miami en Cuba puede sonar feo a muchos, pero Miami es una ciudad amiga, con gente que aman mucho a Cuba y su gente porque son parte de una misma familia, prefiero pensar y respeto a los miles de cubanos que en Miami, sigue oyendo y queriendo el disco que llega de la isla con las ultimas canciones que alla se hacen y crecen aqui, yo me quedso con esos grandes gestos y no con la violencia de aplastar los discos. Son tiempos distintos, hermosos, el sol no se puede tapar con un dedo. Un abrazo Carlos Alberto Pérez, por sembrar el presente, si todo no fuera como es hoy, como es ahora, seguiriamos en la obstinacion en lo absurdo, los cubanos siempre hemos sido mas practicos en cualquier ‘epoca..y no es que los tiempos sean para borrar, sino tiempos de sembrar algo que valga la pena para nuestros hijos nietos…para enteder al otro, no hace falta ofender, ni maltrar. La relacion de Cuba y USA es mas cultural que politica
Carlos Rafael

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR87 CUP
1 USD69 CUP
+1
1 MLC80 CUP
+0.3
calendar_icon

CUBA

publicidad_banenr

elTOQUE SUGIERE

test