eltoque_logo
Anciana compra alimentos normados en una bodega en Cuba. Frase de Fidel Castro en el mostrador. Foto: Bradys Barreras.

Foto: Bradys Barreras.

El plato, el salario y un congreso

26 / abril / 2021

La economía cubana fue la misma entre el 16 y el 19 de abril de 2021, los días de sesión del Congreso del Partido Comunista. Y si se diese el caso de ser dicho congreso un cambio de concavidad de la realidad económica del país, se sabe de antes que en el subdesarrollo las cosas buenas no llegan tan rápido. Por eso escribir sobre la economía cubana en una fecha o en otra no hace grandes diferencias.

Luego, como las Ciencias Económicas (la Economía) hablan de las relaciones humanas para producir riqueza (a veces solo para unos, y pobreza para otros), podemos afirmar que se habla a medias de economía cuando no se llega a explicar qué pasa con el plato de comida, la mesa que sostiene el plato, y lo que aquel contiene ; es decir, los resultados de la producción de riqueza que más le importan a la gente que vive en la realidad tal y como es. El plato no es precisamente la riqueza, pero es lo más parecido a ella que tiene un cubano hoy.

Por eso la economía es, como mínimo, el plato, lo que se come en su superficie como lo permita el ingreso (que en Cuba puede ser salario, remesas, invento; uno, dos, o los tres) dado los precios existentes. Cuánto y qué puede comprar un salario, es lo que nos dice en realidad cómo va la Economía. Pero las cifras, muchas veces, son tramposas.

Cuando llegó el Congreso del Partido, los salarios del sector presupuestado y empresarial (estatales) ya habían subido, entre ambos, un promedio de 6.75 veces; y 5.25 veces el salario mínimo. Los precios reales subieron 2.2 veces, teniendo en cuenta una cifra conservadora. Son los precios que incluyen el alza por causa de la escasez y sus subproductos (acaparamiento, especulación y demás fenómenos asociados) y el impacto de las tiendas en MLC sobre la tasa de cambio informal de las divisas.

Los salarios subieron más veces que los precios, del mismo modo que 5, duplicado, da como resultado 10, y 3, triplicado, da 9. Que el 3 haya aumentado más veces que el 5 no quiere decir que al final lo haya sobrepasado. En este ejemplo, el hecho de triplicar el 3 deja un resultado menor que la duplicación del 5. El truco con las cifras está en mostrar lo que se desea, y encubrir lo que se quiere: el resultado en términos absolutos. Con la misma deconstrucción, se deja atrás la magia de las estadísticas triunfalistas que giran alrededor de los salarios cubanos.

La base de un salario es el valor de un conjunto de bienes básicos, multiplicado por 1×3. A esa base se le llama en Cuba CBSR (Canasta de Bienes y Servicios de Referencia). El valor empleado para la reforma salarial es de 1 528 pesos, y hasta 2020, 400 pesos.

Al cierre de 2020, el valor sobre el que se calculaba el salario (400) estaba 4.9 veces por debajo del valor de un salario que alcanzara para vivir en el mismo año (1 976.64 CUP). Así, los salarios que subieron 6.75 veces como promedio, y 5.25 el mínimo, eran los previstos sobre una base de salarios 4.9 veces insuficientes.

Luego, los precios que se duplicaron (2.2) eran los que superaban 3.82 veces a los que conformaban la canasta vigente para el mismo año. Como resultado, el valor de la CBSR empleada en el ordenamiento (1 528 CUP) no habría alcanzado ni en diciembre de 2020 (valor entonces: 1 976.64). Además, el nuevo salario mínimo queda casi 3 veces por debajo de las necesidades de una persona. De hecho, el salario mínimo debió crecer aproximadamente 11 veces para poder cubrir de manera digna las necesidades de una persona en marzo.

El velo desaparece cuando se aprecia la caída del poder adquisitivo del dinero. Los 1 528 pesos del valor de la CBSR comprarían hoy lo mismo que 694.54 en diciembre de 2020*. No salió bien parada la economía del plato. Hasta ahora, esto es lo que ha acompañado al Ordenamiento Monetario.

Mentiría si dijera que el Congreso del Partido ofreció especial atención a este tema, al panorama económico al cual se enfrentaba ; aunque no se haya enterado, no lo haya reconocido ni haya propiciado un debate serio sobre cómo salir de la crisis.
Esta economía en crisis merecía todo el esfuerzo del congreso, pero tendrá, en lo que se agrava un poco más (porque en el subdesarrollo las crisis duran más), que esperar a otro congreso.

Las cifras aquí mostradas son las de una crisis. Y una crisis merecía un congreso a la altura, con discusión, con un proyecto real de liberación de las fuerzas productivas, y no una transición política en clave de melodrama.

Para profundizar en los aspectos mencionados antes, así como en los datos y elementos teóricos expuestos en este texto, se puede consultar el informe de Cubaeconomic, Inflación acumulada y poder adquisitivo después de la Tarea Ordenamiento.

 

* Todas las cifras son extraídas del informe Inflación acumulada y poder adquisitivo después de la Tarea Ordenamiento.

 

También te sugerimos:

EN CIFRAS, IMPACTO DE LA COVID-19 PARA EL TURISMO EN CUBA

DÍAZ-CANEL: 13 TEMAS DEL TRASPASO DE PODER EN CUBA

LOS CAMBIOS DEL PODER POLÍTICO TRAS EL VIII CONGRESO DEL PCC

Miguel Alejandro Hayes Martínez
Aprediz de filósofo y economista político. Editor de La Trinchera y podcaster.
miguel-alejandro-hayes-martinez

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

JOSE

Hola. Yo estoy ganando 4500 pesos en mi trabajo. Según este artículo, ahora tengo el poder adquisitivo de 1800 pesos de 2019. Es bueno saberlo.
JOSE

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR87 CUP
+1
1 USD68 CUP
+0.5
1 MLC79 CUP
calendar_icon

CUBA

elTOQUE SUGIERE

test