eltoque_logo
Proceso de producción del pan en Cuba. Foto: Hitch

Proceso de producción del pan en Cuba. Foto: Hitch

FALSO: que solo se venderá el pan de la bodega a niños y ancianos

La actual escasez de harina de trigo no afectará el suministro del pan de la canasta familiar normada, aclararon autoridades cubanas, en respuesta a rumores que circulan, sobre todo, en redes sociales.

Una información del periódico Escambray esclarece que en mayo está garantizado el pan de la cuota de la libreta de abastecimiento, y que no es cierto que solo se distribuirá a niños de hasta 8 años y personas mayores de 65.

En declaraciones al semanario espirituano, Octavio del Rosario Argüelles, director provincial de la Empresa Alimentaria, confirmó que existe una disminución de las cantidades de pan destinadas al consumo social debido a «limitaciones en la llegada y entregas de la materia prima».

Del Rosario afirmó que se garantiza el pan destinado a instituciones priorizadas: hospitales, centros de aislamiento, población penal y círculos infantiles.

También en La Habana está garantizado el «pan de la bodega». Sin embargo, según informó Tribuna de La Habana, desde el lunes 10 de mayo se redujo en un 30% la oferta de pan liberado.

Julio Martínez Roque, coordinador de Objetivos y Programas del gobierno de La Habana, informó de la reducción de la mitad de las entregas de pan a la red gastronómica y organismos del estado. También afecta la producción y comercialización de galletas, dulces y saladas.

Durante una reunión del Consejo de Defensa de la capital se explicó que «a raíz de esas limitaciones se sustituirá un 20% de la harina de trigo con que se confeccionan los panes por harina de maíz, lo cual incidirá en la textura de las corteza pero no en el sabor ni la calidad del producto».

En Santiago de Cuba esta mezcla está destinada fundamentalmente a los centros de aislamiento, para conservar la harina de trigo destinada a la canasta familiar normada, según declaró Mario Labrada Ramos, director provincial de la Cadena del Pan.

Labrada Ramos indicó que las primeras pruebas en dos panaderías resultaron satisfactorias y la población mostró conformidad.

De acuerdo con sus declaraciones, estos cambios de formulación mediante extensores se aplicarán a los panes de 50, 100 y los de 200 gramos y se extenderán al resto de las panaderías del territorio. 

En Santiago de Cuba también se usan otros extensores como plátano, boniato, calabaza entre otros, para suprimir una parte de la harina de trigo.

Este viernes tuvo lugar una conferencia del Ministerio de la Industria Alimentaria, en la cual se analizó la situación del pan en el país.

Daniel Cobras Cheda, director general de la Empresa Cubana del Pan, informó que en el primer cuatrimestre de 2021 se han producido 4 100 toneladas por encima del plan real de 2020, las cuales han sido insuficientes ante el crecimiento sostenido de la demanda en todo el país.

En la reunión se ratificó la mezcla con harina de maíz como extensor en un 20%, durante los meses de mayo a julio, «en dependencia de la disponibilidad de la harina de trigo». También aseguró que mantendrán el abastecimiento de los destinos priorizados. 

Como informó Yoinel Ramos La O, director de la Empresa Provincial Integral de la industria Alimentaria en Granma, la crisis con la harina también afectará la producción y comercialización de galletas saladas y dulces.

En este territorio oriental, como alternativa a la crisis, prevén «elaborar panqués con un porcentaje de harina de maíz, y mejoras a partir de huevo y saborizantes».

La crisis del pan en Cuba no es nueva

Bien podrían clasificarse como cíclicas las crisis del pan en Cuba. A finales de 2018 se anunció un déficit de 70 mil toneladas de trigo, 40 mil más de lo previsto a inicios de año.

Por aquellos días, incluso, en el oriente del país la producción y comercialización del casabe —como sustituto del pan— experimentó un aumento.

En diciembre de 2018 Iris Quiñones, entonces titular del Ministerio de la Industria Alimentaria, aseguró al programa Mesa Redonda que el déficit de harina de trigo respondía a retrasos en el arribo al país de piezas de repuesto para los molinos de trigo.

Cuba importa prácticamente todo el trigo que consume. La producción nacional es insuficiente y esa realidad no parece que vaya a cambiar de la noche a la mañana.

El 2019 las importaciones cubanas de trigo cayeron a mínimos históricos: 652 mil toneladas métricas. Hay que remontarse al 2006 para encontrar una cifra similar (660 mil toneladas).

Los pronósticos de importaciones y producción local para 2020 nunca fueron positivos y la crisis de la COVID-19 no hizo sino agudizar los problemas de desempeño de la economía cubana. En tal escenario, la «crisis del pan» no debería sorprendernos.

«Para los cubanos, el pan es de trigo. El trigo se importa. Los recursos para importar son escasos y, por lo tanto, se importa la mayor cantidad de trigo que se puede, con el dinero que se puede, con la calidad que se puede», escribió el economista Juan Triana en su columna en OnCuba.

También te sugerimos:

ENTRE LA COVID-19, EL CONGRESO DEL PARTIDO Y TRUST INVESTING: DESINFORMACIONES EN ABRIL

TRUST INVESTING PODRÍA SER UNA ESTAFA, SUGIERE BANCO CENTRAL DE CUBA

DeFacto
Servicio de verificación y datos de elTOQUE. Detectamos noticias falsas y desinformación. Verificamos el discurso público. Chequeamos hechos, frases y otros contenidos de interés público a partir del análisis riguroso de datos.
eltoque-verifica

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Proceso de producción del pan en Cuba. Foto: Hitch

Proceso de producción del pan en Cuba. Foto: Hitch

FALSO: que solo se venderá el pan de la bodega a niños y ancianos

La actual escasez de harina de trigo no afectará el suministro del pan de la canasta familiar normada, aclararon autoridades cubanas, en respuesta a rumores que circulan, sobre todo, en redes sociales.

Una información del periódico Escambray esclarece que en mayo está garantizado el pan de la cuota de la libreta de abastecimiento, y que no es cierto que solo se distribuirá a niños de hasta 8 años y personas mayores de 65.

En declaraciones al semanario espirituano, Octavio del Rosario Argüelles, director provincial de la Empresa Alimentaria, confirmó que existe una disminución de las cantidades de pan destinadas al consumo social debido a «limitaciones en la llegada y entregas de la materia prima».

Del Rosario afirmó que se garantiza el pan destinado a instituciones priorizadas: hospitales, centros de aislamiento, población penal y círculos infantiles.

También en La Habana está garantizado el «pan de la bodega». Sin embargo, según informó Tribuna de La Habana, desde el lunes 10 de mayo se redujo en un 30% la oferta de pan liberado.

Julio Martínez Roque, coordinador de Objetivos y Programas del gobierno de La Habana, informó de la reducción de la mitad de las entregas de pan a la red gastronómica y organismos del estado. También afecta la producción y comercialización de galletas, dulces y saladas.

Durante una reunión del Consejo de Defensa de la capital se explicó que «a raíz de esas limitaciones se sustituirá un 20% de la harina de trigo con que se confeccionan los panes por harina de maíz, lo cual incidirá en la textura de las corteza pero no en el sabor ni la calidad del producto».

En Santiago de Cuba esta mezcla está destinada fundamentalmente a los centros de aislamiento, para conservar la harina de trigo destinada a la canasta familiar normada, según declaró Mario Labrada Ramos, director provincial de la Cadena del Pan.

Labrada Ramos indicó que las primeras pruebas en dos panaderías resultaron satisfactorias y la población mostró conformidad.

De acuerdo con sus declaraciones, estos cambios de formulación mediante extensores se aplicarán a los panes de 50, 100 y los de 200 gramos y se extenderán al resto de las panaderías del territorio. 

En Santiago de Cuba también se usan otros extensores como plátano, boniato, calabaza entre otros, para suprimir una parte de la harina de trigo.

Este viernes tuvo lugar una conferencia del Ministerio de la Industria Alimentaria, en la cual se analizó la situación del pan en el país.

Daniel Cobras Cheda, director general de la Empresa Cubana del Pan, informó que en el primer cuatrimestre de 2021 se han producido 4 100 toneladas por encima del plan real de 2020, las cuales han sido insuficientes ante el crecimiento sostenido de la demanda en todo el país.

En la reunión se ratificó la mezcla con harina de maíz como extensor en un 20%, durante los meses de mayo a julio, «en dependencia de la disponibilidad de la harina de trigo». También aseguró que mantendrán el abastecimiento de los destinos priorizados. 

Como informó Yoinel Ramos La O, director de la Empresa Provincial Integral de la industria Alimentaria en Granma, la crisis con la harina también afectará la producción y comercialización de galletas saladas y dulces.

En este territorio oriental, como alternativa a la crisis, prevén «elaborar panqués con un porcentaje de harina de maíz, y mejoras a partir de huevo y saborizantes».

La crisis del pan en Cuba no es nueva

Bien podrían clasificarse como cíclicas las crisis del pan en Cuba. A finales de 2018 se anunció un déficit de 70 mil toneladas de trigo, 40 mil más de lo previsto a inicios de año.

Por aquellos días, incluso, en el oriente del país la producción y comercialización del casabe —como sustituto del pan— experimentó un aumento.

En diciembre de 2018 Iris Quiñones, entonces titular del Ministerio de la Industria Alimentaria, aseguró al programa Mesa Redonda que el déficit de harina de trigo respondía a retrasos en el arribo al país de piezas de repuesto para los molinos de trigo.

Cuba importa prácticamente todo el trigo que consume. La producción nacional es insuficiente y esa realidad no parece que vaya a cambiar de la noche a la mañana.

El 2019 las importaciones cubanas de trigo cayeron a mínimos históricos: 652 mil toneladas métricas. Hay que remontarse al 2006 para encontrar una cifra similar (660 mil toneladas).

Los pronósticos de importaciones y producción local para 2020 nunca fueron positivos y la crisis de la COVID-19 no hizo sino agudizar los problemas de desempeño de la economía cubana. En tal escenario, la «crisis del pan» no debería sorprendernos.

«Para los cubanos, el pan es de trigo. El trigo se importa. Los recursos para importar son escasos y, por lo tanto, se importa la mayor cantidad de trigo que se puede, con el dinero que se puede, con la calidad que se puede», escribió el economista Juan Triana en su columna en OnCuba.

También te sugerimos:

ENTRE LA COVID-19, EL CONGRESO DEL PARTIDO Y TRUST INVESTING: DESINFORMACIONES EN ABRIL

TRUST INVESTING PODRÍA SER UNA ESTAFA, SUGIERE BANCO CENTRAL DE CUBA

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR84 CUP
+0.5
1 USD64 CUP
1 MLC73.5 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

boletin_elTOQUE