eltoque_logo
Fuga de peloteros cubanos / Ilustración: Wimar Verdecia

Fuga de peloteros cubanos / Ilustración: Wimar Verdecia

Fuga sin precedentes de peloteros cubanos en el Mundial Sub-23. Historia de los abandonos

La historia de la emigración del béisbol cubano es la más extensa del deporte en el mundo. Comenzó en 1960 tras la llegada de un nuevo poder político a Cuba y se ha expresado con mayor agudeza en los últimos diez años. Tras los eventos de la recién culminada Copa Mundial de Béisbol Sub-23 en las sedes de Hermosillo y Obregón, en México, una docena de jugadores abandonó la selección cubana. La noticia acaparó titulares en los medios de prensa y se convirtió en tendencia en las redes sociales, en las que los usuarios compartieron memes continuamente que relacionaban la fuga de peloteros con otros aspectos de la vida económica, política y social del país.

Aunque la emigración sistemática de peloteros comenzó en 1960 —en tanto salidas legales e ilegales de cualquier tipo—, la historia de los abandonos en delegaciones oficiales inició el 10 de julio de 1991, cuando el lanzador René Arocha aprovechó una escala del equipo Cuba en el Aeropuerto Internacional de Miami para escapar y dejar atrás todo nexo con el sistema. Arocha se convirtió en una especie de extraterrestre al burlar barreras mentales que nunca nadie había hecho desde la llegada de Fidel Castro al poder.

Granma publicó por aquellos días: «Traicionó la patria el pelotero René Arocha, seducido por la mafia de Miami».

Arocha, una especie de pionero, abrió el largo camino de uno de los fenómenos más exóticos y emocionantes, también de peligrosa adrenalina descargada dentro de la historia del éxodo de beisbolistas cubanos.

Hubo una larga tradición de abandonos en la década de 1991 a 2000. En mi investigación El sueño y la realidad. Historias de la emigración del béisbol cubano (1960-2018) le llamé «El principio de la crisis. Los abandonos».

Luego de Arocha, en 1991 se sistematizaron las escapadas en eventos internacionales en países como Curazao, Nicaragua, Venezuela, México y Estados Unidos.

Mundial Sub-23: un récord en la historia del béisbol cubano

El recién concluido Mundial Sub-23 de béisbol demostró que la emigración de los jugadores cubanos puede alcanzar límites inexplorados. Era de suponer que la actual situación económica y política de Cuba aumentaría las probabilidades de los «abandonos». Sin embargo, nadie pudo pronosticar que Cuba regresaría con solo el 50 % de su nómina.

Este Mundial quebró tres récords diferentes dentro de la fenomenología de las «fugas»:

1.        Más abandonos en un evento internacional de béisbol (15).

2.        Más abandonos en un evento (12), al superar la mayor cantidad de salidas en un año calendario contando múltiples eventos (9, 1996).

3.        Más abandonos en un torneo (12) en toda la década de 2001-2010 (7).

El éxodo en las delegaciones afecta el resultado de las competencias. Primero por las pérdidas de talento que hacen reacomodar toda la estrategia. En 2021 Cuba perdió a su mejor prospecto antes de comenzar la lucha por el boleto olímpico en el Clasificatorio de las Américas, ubicado en West Palm Beach y Port St. Lucie.

César Prieto era considerado el prospecto número uno de Cuba en mayo, minutos antes de abordar un auto frente al hotel donde se hospedaría el equipo.

El otro punto de las «fugas» y la incidencia o no en los resultados es la constante batalla mental del pelotero que piensa «abandonar» y aún no lo hace. Eso le impide la concentración en las diferentes actividades del juego.

En este Mundial Sub-23, Cuba atrapó un meritorio cuarto lugar con la pérdida de nueve jugadores, no cuento acá a los tres (Loidel Chapellí Jr., Yandy Yanes y Geyser Cepeda) que salieron luego de terminada la competencia. Brazos como los de Luis Dannys Morales y Ubert Mejías ya no estaban. Por estas razones, otra de las preguntas que siempre asoma para el jugador que tiene decidido emigrar es: ¿Tendré alguna oportunidad luego del torneo?

El impacto de los abandonos en el Mundial Sub-23 ha sido analizado por la prensa oficial de la isla como el resultado de la cancelación del acuerdo entre Major League Baseball (MLB) y la Federación Cubana de Béisbol (FCB) por la Administración Donald Trump, al situar el fenómeno como la puerta angular del éxodo de beisbolistas. La historia debe revisitarse y, en el caso de la emigración de los beisbolistas y de los abandonos, el Gobierno solo menciona las áreas del juego convenientes.

Es un hecho que el acuerdo entre la MLB y la FCB evitaría las fugas masivas de prospectos de alto perfil en el exterior o mantendría al pelotero en un estado de «confiabilidad y espera» por un futuro mejor, como ocurrió entre diciembre de 2018 y abril de 2019. Sin embargo, mientras el sistema económico y político de Cuba continúe sin realizar cambios sustanciales, los «abandonos» persistirán como la misma novela del ciudadano cubano y su éxodo.

TAMBIÉN TE SUGERIMOS:


Francys Romero
Escritor/reportero de béisbol. Autor del libro "El sueño y la realidad". Historias de la emigración del béisbol cubano (1960-2018).
Francys Romero

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Henry Pérez Mora

Francys el animal, con el único que me interesa informarme de pelota, lo demás son agregados.
Henry Pérez Mora

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Fuga de peloteros cubanos / Ilustración: Wimar Verdecia

Fuga de peloteros cubanos / Ilustración: Wimar Verdecia

Fuga sin precedentes de peloteros cubanos en el Mundial Sub-23. Historia de los abandonos

La historia de la emigración del béisbol cubano es la más extensa del deporte en el mundo. Comenzó en 1960 tras la llegada de un nuevo poder político a Cuba y se ha expresado con mayor agudeza en los últimos diez años. Tras los eventos de la recién culminada Copa Mundial de Béisbol Sub-23 en las sedes de Hermosillo y Obregón, en México, una docena de jugadores abandonó la selección cubana. La noticia acaparó titulares en los medios de prensa y se convirtió en tendencia en las redes sociales, en las que los usuarios compartieron memes continuamente que relacionaban la fuga de peloteros con otros aspectos de la vida económica, política y social del país.

Aunque la emigración sistemática de peloteros comenzó en 1960 —en tanto salidas legales e ilegales de cualquier tipo—, la historia de los abandonos en delegaciones oficiales inició el 10 de julio de 1991, cuando el lanzador René Arocha aprovechó una escala del equipo Cuba en el Aeropuerto Internacional de Miami para escapar y dejar atrás todo nexo con el sistema. Arocha se convirtió en una especie de extraterrestre al burlar barreras mentales que nunca nadie había hecho desde la llegada de Fidel Castro al poder.

Granma publicó por aquellos días: «Traicionó la patria el pelotero René Arocha, seducido por la mafia de Miami».

Arocha, una especie de pionero, abrió el largo camino de uno de los fenómenos más exóticos y emocionantes, también de peligrosa adrenalina descargada dentro de la historia del éxodo de beisbolistas cubanos.

Hubo una larga tradición de abandonos en la década de 1991 a 2000. En mi investigación El sueño y la realidad. Historias de la emigración del béisbol cubano (1960-2018) le llamé «El principio de la crisis. Los abandonos».

Luego de Arocha, en 1991 se sistematizaron las escapadas en eventos internacionales en países como Curazao, Nicaragua, Venezuela, México y Estados Unidos.

Mundial Sub-23: un récord en la historia del béisbol cubano

El recién concluido Mundial Sub-23 de béisbol demostró que la emigración de los jugadores cubanos puede alcanzar límites inexplorados. Era de suponer que la actual situación económica y política de Cuba aumentaría las probabilidades de los «abandonos». Sin embargo, nadie pudo pronosticar que Cuba regresaría con solo el 50 % de su nómina.

Este Mundial quebró tres récords diferentes dentro de la fenomenología de las «fugas»:

1.        Más abandonos en un evento internacional de béisbol (15).

2.        Más abandonos en un evento (12), al superar la mayor cantidad de salidas en un año calendario contando múltiples eventos (9, 1996).

3.        Más abandonos en un torneo (12) en toda la década de 2001-2010 (7).

El éxodo en las delegaciones afecta el resultado de las competencias. Primero por las pérdidas de talento que hacen reacomodar toda la estrategia. En 2021 Cuba perdió a su mejor prospecto antes de comenzar la lucha por el boleto olímpico en el Clasificatorio de las Américas, ubicado en West Palm Beach y Port St. Lucie.

César Prieto era considerado el prospecto número uno de Cuba en mayo, minutos antes de abordar un auto frente al hotel donde se hospedaría el equipo.

El otro punto de las «fugas» y la incidencia o no en los resultados es la constante batalla mental del pelotero que piensa «abandonar» y aún no lo hace. Eso le impide la concentración en las diferentes actividades del juego.

En este Mundial Sub-23, Cuba atrapó un meritorio cuarto lugar con la pérdida de nueve jugadores, no cuento acá a los tres (Loidel Chapellí Jr., Yandy Yanes y Geyser Cepeda) que salieron luego de terminada la competencia. Brazos como los de Luis Dannys Morales y Ubert Mejías ya no estaban. Por estas razones, otra de las preguntas que siempre asoma para el jugador que tiene decidido emigrar es: ¿Tendré alguna oportunidad luego del torneo?

El impacto de los abandonos en el Mundial Sub-23 ha sido analizado por la prensa oficial de la isla como el resultado de la cancelación del acuerdo entre Major League Baseball (MLB) y la Federación Cubana de Béisbol (FCB) por la Administración Donald Trump, al situar el fenómeno como la puerta angular del éxodo de beisbolistas. La historia debe revisitarse y, en el caso de la emigración de los beisbolistas y de los abandonos, el Gobierno solo menciona las áreas del juego convenientes.

Es un hecho que el acuerdo entre la MLB y la FCB evitaría las fugas masivas de prospectos de alto perfil en el exterior o mantendría al pelotero en un estado de «confiabilidad y espera» por un futuro mejor, como ocurrió entre diciembre de 2018 y abril de 2019. Sin embargo, mientras el sistema económico y político de Cuba continúe sin realizar cambios sustanciales, los «abandonos» persistirán como la misma novela del ciudadano cubano y su éxodo.

TAMBIÉN TE SUGERIMOS:


Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR86 CUP
1 USD66 CUP
1 MLC76.5 CUP
+0.5
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Henry Pérez Mora

Francys el animal, con el único que me interesa informarme de pelota, lo demás son agregados.
Henry Pérez Mora
boletin_elTOQUE

Noticias Relacionadas