eltoque_logo
Hacerse padre

Foto del autor

Hacerse padre

Marquitos llegó luego de 15 minutos de entrevista, besó a su padre, desabotonó su camisa, me estrechó la mano y se sentó con adultos a responder preguntas de adultos… Marquitos tiene 12 años, una madre ausente desde los siete y un padre alcohólico…

En el “Moñingo”(nombre por el que se le conoce a ese paraje de la geografía pinareña) ser hombre tiene implicaciones más allá de usar pantalones o una pose viril. Ahí “hay que ser un tipo duro, tomar ron y pinchar jevitas”… El Moñingo no conoce de ciertas normas sociales, ni de los endebleces de la paternidad. Menos, mucho menos, de ser abandonado por una mujer y criar solo a un hijo. En el Moñingo nació Marquitos un siete de enero de 2004.

“Ser padre no estaba en mis planes, sobre todo siendo tan joven, pero cuando la madre de Marcos se dio cuenta no se pudo hacer nada.” Para el Nene ser padre es más instintivo que pasional: una lógica de barrio, inculcada a cada varón cubano nacido en los suburbios.

“Nosotros los hombres no pensamos como las mujeres quienes desde niñas juegan a la mamá. Nosotros no nacemos padres; nosotros, a fuerza de vida, nos hacemos padres.”

Alcohólico, violento y sin oficio, el Nene lo tenía todo para ser un marginado más de los extramuros de un Pinar del Río decadente. O para amanecer muerto en cualquiera de las broncas del barrio, quizás… pero también tenía un hijo. Ser padre de un niño como Marcos salvó su vida.

hijo-de-padre-alcoholico-Cuba.jpg

Foto del autor

El Sol era un tórrido castigo esa tarde de 2012, como un gran bloque metálico en plena ebullición sobre el cielo. Nada diferente se puede esperar en julio en Cuba. Ese calor del trópico —asfixiante, libidinoso, ígneo— que lleva a la sed. Sed atenuada, muchas veces, por cierta bebida de producción nacional llamada “cerveza de pipa”: un pretexto muy cubano para riñas de todo tipo.

Esa tarde no fue la excepción. El Nene, ya ebrio como de costumbre, desató una polémica en la multitudinaria fila y sin tiempo a reaccionar estaba en el piso con las rodillas ensangrentadas y cuatro tipos amenazándolo con cuchillos de afiladísimas hojas…

“No tengo seguridad de cómo sucedió todo, lo que sé me lo contaron después” (…)

En este momento la conversación se vuelve densa. Su narración se corta. Mira a Marquitos, lo sienta en sus piernas, lo abraza… Echo mano a lo primero que se me ocurre para relajar el clima de tensión:

— ¿Marquitos qué recuerdos tienes de tu mamá?­— le pregunto al niño. Cambiar el tema generalmente resulta… esta vez no tanto…

— Siempre me acuerdo de la noche antes de que se fuera. En ese momento entró mi papá borracho. No le gustó la comida. Botó los calderos para el patio. ¡La empujó! Ella cayó al suelo y se partió el brazo… Al otro día se fue.

Intento con más precaución hacer otra pregunta con la esperanza de suavizar y de una vez saber qué puso tan mal al Nene, qué le impidió terminar de narrarme lo ocurrido aquella tarde de julio de 2012; pero el niño me corta y explica:

—Mi mamá se cansó de que mi papá le diera golpes por eso se fue, pero ella no es mala. No me gusta que digan que me abandonó. El otro día oí que unas maestras lo dijeron en la escuela y eso no es así. Ella quería que nos fuéramos juntos, pero yo no podía dejar a mi papá solo. Ella allá tiene a mi abuela y a mi tía. Mi papá solo me tiene a mí. El día de la bronca que te estaba contando él, fui yo quién le salvó la vida. Me enteré lo que estaba pasando en la pipa con mi papá y salí corriendo para allá. Me metí delante de los cuatro tipos con cuchillos y les grité que lo dejaran tranquilo. ¿Si me hubiese ido con mi mamá quién hubiese salvado a mi papá?.

Mientras contaba lo sucedido pude ver el horror en sus ojos, la gratitud por su niño, los discretos pesares del arrepentimiento.

Esa tarde de 2012 pudo con el Nene lo no pudieron las dos veces que estuvo ingresado en la sala para alcohólicos del Hospital Psiquiátrico Provincial. Esa tarde de julio hizo, de una vez y para siempre, del Nene un padre.

Ahora el Nene trabaja como campesino en la CCS Cuba Socialista y toma solo los domingos con los chamas del barrio, porque en el Moñingo hay que ser “un tipo duro” aunque seas padre y madre a la vez…

 

hijo-de-padre-alcholico.jpg

Foto del autor

Alejandro Trujillo
Una vez leí algo más o menos así: la cultura se adquiere en los libros; pero el conocimiento del mundo —aún más necesario— solo se alcanza viendo a los hombres y estudiando las diversas ediciones que de ellos existen (…) Creo que, sin saberlo, procurando entender esas “diversas ediciones” me hice periodista y la fotografía (herencia familiar) bastó para dejar la huella. Fotógrafo y periodista dos maneras muy simples de dar voz a esas mil historias calladas detrás de cada gente “común”… Más que profesión: filosofía de vida.
alejandro-trujillo

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Osorio

Viví en el Moñingo hace muchos años y lo conozco. Exquisita la madera de describirlo ese muchacho,prometedor su futuro.Me encantaría leer más cosas suyas.Dónde las encuentro?
Osorio

Osorio

Viví en el Moñingo hace muchos años y lo conozco. Exquisita la madera de describirlo ese muchacho,prometedor su futuro.Me encantaría leer más cosas suyas.Dónde las encuentro?
Osorio

dmas

Es triste ver como en nuestra infancia atravesamos por situaciones de tal magnitud. Muchos en hemos pasado por situaciones similares y solo algunos somos capaces de sobrepasarlas y crecer con cada golpe que la vida nos da. Lo más duro es presenciar, cómo esa persona luego de abandonarte, pretende recuperar tu cariño luego del daño y el dolor que infligió en ti.Gracias alejandro por tan exquisito artículo, espero que a muchos les sirva de experiencia.
dmas

VICTOR MANUEL

Excelente escrito. realidad reflejada en los interiores de muchas familias cubanas tocadas por el alcohol. Por suerte siempre hay quienes como el nene logran, mas temprano que tarde, entender lo importante de la responsabilidad que asumieron al tener un hijo. bien por ti alejandro.
VICTOR MANUEL

Elyvett

Interesante y una Bonita manera de describirlo
Elyvett

nelson

Es una realidad muy dura la infancia en una familia disfuncional, donde no existe una esperanza para crear un nucleo familiar solido y un menor reciba el cuidado adeducado, la educacion requerida, pero tambien pone de manifiesto la escases de valores que tiene un padre que no puede dejar la bebida por el beneficio de su familia de su hijo, es una lastima que la educacion solo sea un pregon mas, por que nunca ha llegado al moñingo
nelson

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Hacerse padre

Foto del autor

Hacerse padre

Marquitos llegó luego de 15 minutos de entrevista, besó a su padre, desabotonó su camisa, me estrechó la mano y se sentó con adultos a responder preguntas de adultos… Marquitos tiene 12 años, una madre ausente desde los siete y un padre alcohólico…

En el “Moñingo”(nombre por el que se le conoce a ese paraje de la geografía pinareña) ser hombre tiene implicaciones más allá de usar pantalones o una pose viril. Ahí “hay que ser un tipo duro, tomar ron y pinchar jevitas”… El Moñingo no conoce de ciertas normas sociales, ni de los endebleces de la paternidad. Menos, mucho menos, de ser abandonado por una mujer y criar solo a un hijo. En el Moñingo nació Marquitos un siete de enero de 2004.

“Ser padre no estaba en mis planes, sobre todo siendo tan joven, pero cuando la madre de Marcos se dio cuenta no se pudo hacer nada.” Para el Nene ser padre es más instintivo que pasional: una lógica de barrio, inculcada a cada varón cubano nacido en los suburbios.

“Nosotros los hombres no pensamos como las mujeres quienes desde niñas juegan a la mamá. Nosotros no nacemos padres; nosotros, a fuerza de vida, nos hacemos padres.”

Alcohólico, violento y sin oficio, el Nene lo tenía todo para ser un marginado más de los extramuros de un Pinar del Río decadente. O para amanecer muerto en cualquiera de las broncas del barrio, quizás… pero también tenía un hijo. Ser padre de un niño como Marcos salvó su vida.

hijo-de-padre-alcoholico-Cuba.jpg

Foto del autor

El Sol era un tórrido castigo esa tarde de 2012, como un gran bloque metálico en plena ebullición sobre el cielo. Nada diferente se puede esperar en julio en Cuba. Ese calor del trópico —asfixiante, libidinoso, ígneo— que lleva a la sed. Sed atenuada, muchas veces, por cierta bebida de producción nacional llamada “cerveza de pipa”: un pretexto muy cubano para riñas de todo tipo.

Esa tarde no fue la excepción. El Nene, ya ebrio como de costumbre, desató una polémica en la multitudinaria fila y sin tiempo a reaccionar estaba en el piso con las rodillas ensangrentadas y cuatro tipos amenazándolo con cuchillos de afiladísimas hojas…

“No tengo seguridad de cómo sucedió todo, lo que sé me lo contaron después” (…)

En este momento la conversación se vuelve densa. Su narración se corta. Mira a Marquitos, lo sienta en sus piernas, lo abraza… Echo mano a lo primero que se me ocurre para relajar el clima de tensión:

— ¿Marquitos qué recuerdos tienes de tu mamá?­— le pregunto al niño. Cambiar el tema generalmente resulta… esta vez no tanto…

— Siempre me acuerdo de la noche antes de que se fuera. En ese momento entró mi papá borracho. No le gustó la comida. Botó los calderos para el patio. ¡La empujó! Ella cayó al suelo y se partió el brazo… Al otro día se fue.

Intento con más precaución hacer otra pregunta con la esperanza de suavizar y de una vez saber qué puso tan mal al Nene, qué le impidió terminar de narrarme lo ocurrido aquella tarde de julio de 2012; pero el niño me corta y explica:

—Mi mamá se cansó de que mi papá le diera golpes por eso se fue, pero ella no es mala. No me gusta que digan que me abandonó. El otro día oí que unas maestras lo dijeron en la escuela y eso no es así. Ella quería que nos fuéramos juntos, pero yo no podía dejar a mi papá solo. Ella allá tiene a mi abuela y a mi tía. Mi papá solo me tiene a mí. El día de la bronca que te estaba contando él, fui yo quién le salvó la vida. Me enteré lo que estaba pasando en la pipa con mi papá y salí corriendo para allá. Me metí delante de los cuatro tipos con cuchillos y les grité que lo dejaran tranquilo. ¿Si me hubiese ido con mi mamá quién hubiese salvado a mi papá?.

Mientras contaba lo sucedido pude ver el horror en sus ojos, la gratitud por su niño, los discretos pesares del arrepentimiento.

Esa tarde de 2012 pudo con el Nene lo no pudieron las dos veces que estuvo ingresado en la sala para alcohólicos del Hospital Psiquiátrico Provincial. Esa tarde de julio hizo, de una vez y para siempre, del Nene un padre.

Ahora el Nene trabaja como campesino en la CCS Cuba Socialista y toma solo los domingos con los chamas del barrio, porque en el Moñingo hay que ser “un tipo duro” aunque seas padre y madre a la vez…

 

hijo-de-padre-alcholico.jpg

Foto del autor

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR83 CUP
-0.5
1 USD64 CUP
1 MLC73 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Osorio

Viví en el Moñingo hace muchos años y lo conozco. Exquisita la madera de describirlo ese muchacho,prometedor su futuro.Me encantaría leer más cosas suyas.Dónde las encuentro?
Osorio

Osorio

Viví en el Moñingo hace muchos años y lo conozco. Exquisita la madera de describirlo ese muchacho,prometedor su futuro.Me encantaría leer más cosas suyas.Dónde las encuentro?
Osorio

dmas

Es triste ver como en nuestra infancia atravesamos por situaciones de tal magnitud. Muchos en hemos pasado por situaciones similares y solo algunos somos capaces de sobrepasarlas y crecer con cada golpe que la vida nos da. Lo más duro es presenciar, cómo esa persona luego de abandonarte, pretende recuperar tu cariño luego del daño y el dolor que infligió en ti.Gracias alejandro por tan exquisito artículo, espero que a muchos les sirva de experiencia.
dmas

VICTOR MANUEL

Excelente escrito. realidad reflejada en los interiores de muchas familias cubanas tocadas por el alcohol. Por suerte siempre hay quienes como el nene logran, mas temprano que tarde, entender lo importante de la responsabilidad que asumieron al tener un hijo. bien por ti alejandro.
VICTOR MANUEL

Elyvett

Interesante y una Bonita manera de describirlo
Elyvett

nelson

Es una realidad muy dura la infancia en una familia disfuncional, donde no existe una esperanza para crear un nucleo familiar solido y un menor reciba el cuidado adeducado, la educacion requerida, pero tambien pone de manifiesto la escases de valores que tiene un padre que no puede dejar la bebida por el beneficio de su familia de su hijo, es una lastima que la educacion solo sea un pregon mas, por que nunca ha llegado al moñingo
nelson
boletin_elTOQUE