eltoque_logo
Foto: Tomada del sitio Mirada Cubana

Foto: Tomada del sitio Mirada Cubana

Impiden manifestación de cubanos en el Vaticano: ¿discriminación o protocolo?

28 / octubre / 2021

ACTUALIZADO - 29/10/2021 *

Con el llamado de «Por ti, por mí, por Cuba», el influencer Alexander Otaola convocó desde mediados de septiembre a los cubanos residentes en Europa, y a todos los que pudieran, a una protesta masiva contra el Gobierno cubano. El lugar escogido fue la plaza San Pedro del Vaticano, el domingo 24 de octubre, día de la semana que el papa se dirige a los feligreses para rezar el Ángelus.

La entrada a la plaza fue impedida por las autoridades italianas y esta negativa ha desatado opiniones contrapuestas sobre la postura del Vaticano con respecto a Cuba. Según las abogadas de Otaola, al menos en dos ocasiones antes del 24 de octubre habrían sido notificados por el Vaticano de que no se permitiría la protesta.

«Cerca de quinientas personas de origen cubano, provenientes de diversas partes del mundo, se dirigieron a la via della Conciliazione para pedir al papa Francisco que se [posicionara] respecto a lo que está ocurriendo en Cuba», reportó la agencia italiana ANSA. Iban vestidos de blanco y portaban banderas.

La policía italiana, en virtud de los acuerdos Patti Lateranensi, es responsable de la entrada a la Plaza y de la seguridad dentro hasta la escalinata de la Basílica (aun cuando la ciudad del Vaticano no es de su jurisdicción). Este cuerpo impidió el acceso de los manifestantes, encabezados por el propio Otaola. A cincuenta de ellos, bajo condición de que lo hicieran sin banderas ni carteles, se les permitió acceder a la plaza San Pedro. Un oficial de gendarmería les explicó que San Pedro es «un sitio sagrado, un sitio de oración, que debe ser respetado».

El resto de los participantes permaneció fuera de la plaza, exclamando «libertad», «patria y vida», «derechos humanos para los cubanos» y otras consignas, mientras el papa se dirigía a los feligreses congregados y pedía por los migrantes y refugiados de Libia.

Ha circulado la imagen de un joven cubano arrodillado dentro de la plaza a quien la policía italiana le retiró la bandera que portaba en alto. A propósito, la revista española Vida Nueva cita un comentario de fuentes vaticanas sobre el hecho; obedecería «al celo excesivo de un agente».

Algunos voceros de la oficialidad cubana han saludado la decisión de impedir la entrada en la plaza como supuesta muestra de un respaldo del papa al Gobierno cubano.

Cubadebate los llamó «diabólicos manifestantes en la Santa Sede». El conductor del espacio televisivo Con Filo aseguró que Francisco había denunciado el mayor crimen: el bloqueo estadounidense contra Cuba. El periodista Pedro Jorge Velázquez celebró en Facebook: «El papa no recibe al diablo».

Por otro lado, los manifestantes denuncian discriminación, complicidad con los abusos del poder en Cuba y Alexander Otaola exige una disculpa pública de las autoridades italianas y del Vaticano. El rector de la Ermita de la Caridad, en Miami, se solidarizó con estos cubanos en un mensaje en las redes sociales, que luego fue retirado.

— Lázaro Mireles (@lachy77) October 24, 2021 ">

La jerarquía católica cubana no se ha pronunciado sobre estos hechos. Sin embargo, feligreses en la isla se han resentido por «el silencio del papa que parece decir que no quiere mezclarse con algunas ovejas», publicó en Facebook el profesor universitario Joeluis Cerutti. «Este es el papa que aplaudimos cada vez que parece más pastor que jefe de Estado, que se salta los protocolos, que se reúne con los movimientos populares y participa en las TedTalks, que manda mensajes a las cumbres del medioambiente y, sobre todo, que no se cansa de hablar de la misericordia», añadió.

Sin embargo, la decisión de impedir la entrada a la plaza el domingo 24 de octubre parece responder a algo más sencillo y en lo que no determina el signo político de una protesta: el protocolo.

San Pedro como spotlight

El propósito de la protesta de los cubanos era «hacer que además del Parlamento y la Unión Europea, también la Iglesia Católica en la persona de su máxima autoridad, el papa, repudie, cuestione y sancione el accionar de la dictadura cubana para con el pueblo cubano», en palabras de su organizador.

En 2014 dos italianos amenazaron con prenderse fuego en la plaza San Pedro, mirando la basílica. Tanto la policía italiana como la gendarmería del Vaticano intervinieron y los remitieron a la autoridad judicial. Ese mismo año tres activistas de Femen fueron detenidas después de haberse manifestado semidesnudas, una vez dentro de la plaza, a favor del derecho al aborto. Repetían una protesta similar a otra de meses antes, cuando una militante también fue detenida.

La protesta más notoria ha sido sin duda la del empresario Marcello Di Finizio, quien entre 2012 y 2014 se las agenció para ubicarse sobre la cúpula de San Pedro en cuatro ocasiones para protestar contra el Gobierno y las multinacionales. «Papa Francisco, ayúdanos», «Contra la carnicería social», decían sus pancartas.

En estos casos no estaba presente el papa Francisco.

A partir del bloqueo a la protesta de medio millar de cubanos el domingo 24 de octubre, el Vaticano confirmó a CNN que están prohibidas «las manifestaciones de tinte político en su territorio».

Hasta el momento no han citado una regla o norma específica que establezca esta veda. Según la embajada italiana en la Santa Sede, «sobre el tema de las costumbres protocolares suele haber poca claridad y mucha sensibilidad».

Vida Cristiana, una publicación dominical de la Iglesia Católica Cubana a cargo de la Compañía de Jesús, publicó en Facebook un mensaje enviado desde Roma por el sacerdote jesuita Claudio Paul «para ayudarnos a comprender lo ocurrido».

En una lista de seis puntos, Paul argumenta los motivos de la prohibición de entrada:

1. El control de seguridad del ingreso a la plaza San Pedro es responsabilidad de la policía italiana.

2. El Ángelus es un momento de oración. Se supone que la policía italiana no les ha permitido el ingreso porque sus carteles y eslóganes manifestaban otra intención.

3. Durante el Ángelus, el papa reza con los peregrinos y saluda a los grupos que previamente anuncian su presencia (parroquias, congregaciones religiosas, movimientos eclesiales, etcétera).

4. Se preserva el sentido de momento de oración con el papa no permitiendo que el Ángelus se convierta en ocasión para manifestaciones por justas que sean. El papa suele invitar a la oración por determinadas situaciones en el mundo, pero el texto en que se incluyen esas intenciones es preparado con bastante antelación.

5. Desde su ventana, el papa no podría ver al grupo de cubanos, que estaba fuera de su ángulo de visión, y probablemente no se ha enterado de lo que estaba pasando.

6. El papa está atento a las situaciones conflictivas en los países y a través de la acción discreta, pero empeñada, de la diplomacia vaticana; trabaja por la justicia, la paz y la reconciliación.

Vida Nueva afirma que las fuentes vaticanas consultadas por su redacción «recuerdan que los actos políticos jamás han tenido cabida en las celebraciones papales (…) y afirman con rotundidad que en ningún momento se trató de una censura, simplemente que ni con Francisco ni con Benedicto XVI ni con San Juan Pablo II o cualquier otro pontífice se han permitido nunca los actos con tintes políticos».

«Esto da pie —concluye la nota de Vida Cristiana a pensar que la forma en que se desarrollaron las cosas ese día en el Vaticano no se hayan regido por una pauta diferente a la seguida en relación a actos de naturaleza semejante. Lo ocurrido, por sí mismo, no lleva a concluir en una falta de atención del Santo Padre hacia la realidad de nuestro país».

Francisco y Cuba

El papa Francisco fue una figura esencial en las negociaciones tras bambalinas entre los Gobiernos de Cuba y Estados Unidos en la era Raúl Castro-Barack Obama. Además, en el Ángelus posterior a las protestas en Cuba, el domingo 18 de julio de 2021, Francisco afirmó que su corazón estaba con «Cuba en estos momentos difíciles, especialmente de las familias que más sufren».

El jefe de Estado del Vaticano visitó Cuba en 2015. Antes de él, lo hicieron Juan Pablo II en 1998 y Benedicto XVI en 2012.


* Este texto se actualizó para AMPLIAR información con respecto al conocimiento previo de los organizadores de la negativa por parte de las autoridades locales.


TAMBIÉN TE SUGERIMOS:





Si lees un contenido y no sabes si es cierto, envíanoslo y lo verificaremos por ti. +53 5100 2713 en Telegram y WhatApp / @DeFactoCuba en Twitter


DeFacto-banner-2.jpg




Mónica Rivero
Licenciada en Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Directora Editorial web de OnCuba News entre 2016 y 2019. Cofundadora de Revista Late. Humphrey Fellow en la Walter Cronkite School of Journalism and Mass Communications, ASU. Editora en Matria y elTOQUE.
monica-rivero

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR87 CUP
1 USD69 CUP
+1
1 MLC80 CUP
+0.3
calendar_icon

CUBA

publicidad_banenr

elTOQUE SUGIERE

test