eltoque_logo
A la vista de todos. Foto: Bradys Barreras.

A la vista de todos. Foto: Bradys Barreras.

La Constitución y el pollo de la bodega

Llegué a casa de una persona muy cercana entré a su cocina en el momento que “limpiaba” el pollo de la bodega.

—¿Leíste los nuevos cambios de la Constitución?—, le pregunté con toda intención de molestarla.

—No, pero lo haré para ver si van a duplicar la cuota de pollo— me  respondió sin quitar los ojos de su labor.

Me reí a carcajadas de esa salida tan ocurrente y desenfadada. Al rato, le metí cabeza a lo que había pasado, amplié el zoom a la vida cotidiana de esa persona y sentí que el comentario también me angustiaba.

¿Cuánta gente saldrá a los estanquillos a buscar el tabloide con el proyecto de Constitución? ¿Cuántas le encargarán a un vecino o amigo que se los consiga? ¿Qué espera la gente que pase con ese documento?

Supongo que tienes tu propia respuesta, o que al menos te hagas la misma pregunta. Lo cierto es que la nueva Constitución pasa por delante de mucha gente que no quita los ojos del pollo de la bodega, es decir, de su vida cotidiana. Gente que no se molesta ni en suponer lo que trae de nuevo, además del tema del “matrimonio de los homosexuales” y de que “no hay doble ciudadanía pa´ nadie”.

Estoy pensando volver a la cocina de esa persona y, cuando menos se lo espere, preguntarle qué le parece eso de que tendremos Presidente de la República. Seguro me dirá: claro, “es lo que le faltaba a la primera dama”. O le suelto que pronto habrá un gobernador en la Habana. Imagino su mirada entre irónica y cansada diciéndome “eso es nombre na´ma, a la bodega seguirá viniendo café con chícharo”.

Claro, ni de broma la provocaré contándole que quitaron la palabra comunismo de la Constitución. No alcanzo a imaginar su respuesta. Pero sí le diré que no se regulará la acumulación de riqueza… ahí sí que levanta la cabeza y me suelta “pregúntate qué comen y dónde lo compran los que nunca sacan los manda´o de la bodega”.

¿Está mal preguntarle a la política todo el tiempo desde la bodega, desde el pollo de dieta, desde el casi café? ¿Quién tiene que acercarse a quién, la Constitución a la bodega o viceversa? ¿Qué hace falta para que una tenga que ver con la otra? ¿Qué hace falta para que una importe tanto como la otra?

Qué bueno sería llegar a la cocina de esa persona querida, verla “limpiar” el pollo y preguntarle ¿qué te pasa?, y que me dijera, realmente perpleja, me enteré que ya no habrá república socialista de trabajadores, ni se declarará la lucha contra la explotación del hombre por el hombre. Además, no entiendo como un parlamento donde casi la totalidad es del PCC o de la UJC, se les quedara afuera la palabra comunismo.

Qué bueno sería llegar y que me dijera, tengo una duda, ¿esa república con todos y para todos distinguirá entre quienes sacan los mandados el día primero y quienes nunca lo hacen? O por ejemplo, que me diga, pa´ colmo, con la pila de mujeres que hay en la Asamblea Nacional, el proyecto de Constitución sale sin lenguaje de género. Espérate, tampoco sé si habrá o no tribunal constitucional. Lo que me parece bien es que la gente pueda reclamar, ir directo al grano cuando tenga bateo con el Estado, sin tener que hacer cartas a las once mil vírgenes cuando digan digo, donde dice Diego.

Qué bueno sería que esa persona me viera llegar y me mande pa´l carajo porque está cuadrando unas propuestas con algunas personas del barrio pa´ poner la cosa fula contra las justificaciones a media tinta y defender sin pelos en la lengua lo que piensan. Por ejemplo, que los trabajadores y las trabajadoras gestionen su propiedad social; y ya que va a haber un Presidente (cosa que no cuadra mucho) al menos votar por ese cargo directamente. También pa´ darle chucho a la chealdá esa de Intendente y meterle cabeza bien a lo del gobernador, que además, tampoco es votado por la gente.

Qué bueno sería que esas personas, esas muchas personas que ni se enteran, ni les motiva, ni les importa ir al estanquillo, sintieran que la Constitución tienen que parecerse a la vida cotidiana que sueñan, que sintieran que esta hora es también su hora, piensen lo que piensen y pase lo que pase. Qué bueno sería que siguieran los debates de la Asamblea Nacional como lo hacen con Sonando en Cuba, y que aplaudan a los diputados y diputadas de la popularidad, es decir, a quienes mejor representen al pueblo. Qué bueno sería que sintieran que la Constitución tiene que ser el mejor cuchillo para picar el pollo de la bodega.

Qué bueno sería, cuando todo termine, entrar a la cocina de esa persona querida y que me reciba con un abrazo y me diga, esta Constitución nos quedó como pa´ chuparse los dedos.

 

No pude pasar mi papelito: mis dudas sobre la nueva Constitución

 

Ariel Dacal Díaz
Educador Popular
ariel-dacal-diaz

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Liborio

¿Cuánta gente saldrá a los estanquillos a buscar el tabloide con el proyecto de Constitución? ¿Cuántas le encargarán a un vecino o amigo que se los consiga? ¿Qué espera la gente que pase con ese documento?

Supongo que tienes tu propia respuesta, o que al menos te hagas la misma pregunta?

CLARO QUE NO COMPADRE, PERO TENGO LA RESPUESTA QUE ME DIO , UNO QUE YA HACE ALGUN TIEMPO ENTREGO EL CARNET DEL PCC.

” lo tengo cuardado, para repartirlo cuando comiensen las diareas al ver que la pena capital por traicion a la patrica es la Crusificion con la cabeza pa abajo, al estilo romano, y con el Cardenal Alamino preguntandote si quieres recibir el bautiso.

Liborio

Cubanón Regusanón

La triste realidad es que al cubano, aleccionado por 60 años de enseñarlo a ser no-persona, no-ciudadano, todos esos trajines políticos le resbalan. Le han obligado a encerrarse en su pequeño mundo de problemas cotidianos. Sabe que, al menos a eso lo han condicionado, que no tiene fuerzas para oponerse el omnipotente Estado-Partido. por lo que seguirá ocupándose del pollo de la libreta y lanzando cínicos comentarios.
Cubanón Regusanón

SERGIO OSMIN FERNANDEZ PALACIOS

Opinar sobre un Proyecto de Constitución sin lugar a dudas es un ejercicio complejo, incluso para quienes somos operadores jurídicos, que, por cierto, estamos en una coyuntura histórica favorable para intentar encauzar a nuestras coterráneas y coterráneos,- no importa donde se encuentren -, hacia un cambio a favor del desarrollo sostenible de nuestra Nación, sobre la base del respeto a las Libertades Fundamentales del ser humano, y, en definitiva, hacia el verdadero empoderamiento de las ciudadanas y ciudadanos.

Es lamentable que cuando no se tenga una explicación lógica para algo,- y de la peor suerte cuando se está al frente de un foro -, entonces, sencillamente se recurra a decir lo que es ya una etiqueta: es el “modelo cubano.” Y créanme digo eso sin ningún ánimo de minimizar lo que ciertamente tenga mérito para ser admirado. Ese epíteto fue dichopor el moderador elegido para la discusión del Anteproyecto de Constitución,- gestado desde la alta nomenclatura del Partido Comunista de Cuba -, ante los Diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular para justificar lo injustificable, que es la falta de tutela judicial efectiva de los derechos fundamentales consagrados en la Constitución. El ahora Proyecto de Constitución vuelve arrastrar, para sorpresa de no pocos profesionales del Derecho, esemuy grave problema que se ha enquistado en nuestra Nación con el advenimiento del unipartidismo, solo seguido prácticamente por no más de cinco naciones de alrededor de doscientas que forman parte de la Organización de Naciones Unidas, ONU.

Mucha razón lleva el prominente catedrático español Castán Tobeñas,- por solo citar un referente -, cuando expuso lo siguiente: “(…) de poco sirven la nuevas Declaraciones de los Derechos si no van acompañadas de las garantías que aseguren su eficacia,”en Los derechos del hombre. Madrid. 1976. p. 128. No establecer el control judicial en la nueva Constitución, a través, por ejemplo, de un Tribunal de Garantías Constitucionales y Sociales, sobre las violaciones a los derechos fundamentales consagrados en la Constitución es algo que no se puede permitir. En primer lugar fractura la ineludible relación que debe existir entre derechos y garantías. Luego, será seguir afrontando inauditos excesos en detrimento de la eficacia de tales derechos, y, claro está, en detrimento del empoderamiento de las ciudadanas y ciudadanos y que continúen en jaque las Libertades Fundamentales del ser humano; al tiempo de sustraer a los transgresores del control judicial en sede nacional, pues ya sabemos que, también, están sustraídos del control judicial regional, léase la Corte Interamericana de Derechos Humanos, CIDH.

Dicho lo anterior paso a exponeruna de mis propuestas para modificar el Proyecto de Constitución, sin detrimento que ésta y el resto las desarrollaré en un artículo «pro bono»al efecto, que pondré a disposición en mi perfil público en Linkedin.

A mi modo de ver las cosas el artículo 5)del Proyecto de Constitucióndebe ser el núcleo del debate más allá de lo que dicta “el partido único”. Dicho artículo pone de relieve la naturaleza totalitaria del régimen político establecido en nuestra Nación por conducto del unipartidismo, esto es, el Partido Comunista de Cuba en condición de supra-poder y “partido único,” fundido con el Estado y la sociedad civil, a través de núcleos, sin permitir la formación de otros partidos políticos, situando su ideología a través de la letra de la Constitución como una ideología de Estado en clara y manifiesta coartación a las Libertades Fundamentales del ser humano, en particular el derecho que le asiste a las ciudadanas y ciudadanos de formar partidos políticos como instituciones fundamentales de la Democracia. Recordemos que las Libertades Fundamentales del ser humano son derechos universales no son concesiones del Estado; eso, prácticamente, nadie lo pone en duda.

Mi propuesta concreta en relación al artículo 5), y por extensión el artículo 6), es suprimir su redacción. En lugar de la redacción actual del artículo 5) propongo dejar plasmadoen la nueva Constitución de la República lo siguiente,- no exento de construirse gramaticalmente de otra forma -: “El Estado garantiza, a través de la ley, a las ciudadanas y ciudadanos el derecho a formar partidos políticos, cuyos programas políticos, actividades y objetivos no menoscaben la soberanía nacional y los derechos fundamentales reconocidos en esta Constitución.” Lógrese eso y será un paso firme hacia la Democracia en nuestraNación y el verdadero empoderamiento de las ciudadanas y ciudadanos. Obviamente, después de darse ese trascendental paso pues habrá que promulgar la correspondiente ley orgánica de partidos políticos.

Solo una sugerencia para el lector avezado, léase, de ser posible, el mayor número de Constituciones vigentes posible y véase en cuantas de ellas se hace mención a un partido político en particular. Es más, si se tiene tiempo disponible después de ese ejercicio, pues léase las leyes orgánicas de partidos políticos, que están disponibles en la mayoría de los Estados. Todo lo cual es de fácil acceso a través de Internet, claro está, prestando atención a que sea un sitio oficial del Estado, en cuestión.( La respuesta está en el contenido del artículo)

SERGIO OSMIN FENANDEZ PALACIOS

En aras de precisar mis comentarios sobre el Proyecto de Constitución de Cuba, 2018, comparto mi artículo: “El Partido Único. El proceso de reforma constitucional en Cuba, 2018” disponible en:
https://www.linkedin.com/pulse/el-proyecto-de-constituci%C3%B3n-la-rep%C3%BAblica-cuba-2018-dr-sergio-o-/
SERGIO OSMIN FENANDEZ PALACIOS
SERGIO OSMIN FERNANDEZ PALACIOS

Jose

Hace unos años atrás, como hice con los lineamientos, me hubiera leido el proyecto de constitución y, con todo entusiasmo, hubiera escrito una larga “Carta a la dirección” de Granma sobre el tema.
Ahora me esfuerzo, me esfuerzo pero es que no logra interesarme.
Lo que más me preocupa ahora es si cuando vaya de visita a fin de año ya habrá 3G para poder mandar whatsapp a mi casa diciendo que estoy loco por regresar…a este hogar lejos de aquella islita surreal.
Jose

Sergio osmín fernández palacios

¿Soy un constituyente en el proceso de reforma constitucional o lo es el Partido Comunista de Cuba?, además, ¿Es lícito el proceso de reforma constitucional en Cuba, 2018, considerando que su validez o nulidad no será examinada por tribunal alguno contrario a lo que sucede en Democracia?
Mi respuesta a dichas preguntas:
https://www.linkedin.com/pulse/el-proyecto-de-constituci%C3%B3n-la-rep%C3%BAblica-cuba-2018-dr-sergio-o-/
Sergio osmín fernández palacios

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE