Mechadores

Foto del autor

Mechadores

7 / marzo / 2017

Mi objetivo era entretener el cuerpo. Por eso llevaba varios días haciendo planchas y abdominales en el portal de la casa. Aprovechaba la unión de la cerca que lo rodea para hacer paralelas y en su parte baja hacía tríceps forzados. Una de esas tardes vi pasar a un muchacho de complexión atlética; sudaba y no dejaba de mirarse los brazos hinchados. Lo interpelé. Me dijo que el gimnasio estaba a una cuadra y media, “es un poco rústico, pero se pueden hacer unos cuantos ejercicios, y el dueño cobra solo 20 pesos”.

Así llegué a casa de Nicolás, tipo chévere, beato de la iglesia pentecostal, trabajador incansable, mechador. Tuve enseguida abiertas las puertas del patio de su casa, donde se encontraba el gimnasio. “Esto yo lo hago porque pa’ mi pincha tengo que estar duro, yo trabajo abriendo huecos, lo mismo pa’ una cisterna, un pozo, o una fosa, y ahí no se permite estar flojo. Cuando hay que dar pico es pico, y cuando es pala no quiero ni contarte”, me comentó esa tarde.

Le dije que empezaría a mechar el día primero, cosa que hice. Mi primera sorpresa fue percatarme de que el gimnasio es algo más que “rústico”; los equipos están hechos o armados con un afán cromañónico, y la disposición del espacio es reducida para tantos machos juntos, pues a este, a diferencia de muchos otros, no van las chicas.

Esa fue mi segunda sorpresa: la mayoría de los mechadores son vejigos, no muchachos jóvenes o adolescentes que estilan hacer hierro para mejorar su apariencia a los ojos de las hembras, sino chamacos, muchachitos casi niños que apenas pueden levantar una pesa o una mancuerna, faltos de seriedad para algo tan serio.

No es cosa de juego hacer un ejercicio mal, o levantar más libras de las adecuadas para tu peso corporal. Nicolás me cuenta que él habló con cada uno de los padres de los que van al gimnasio, y todos tienen permiso. Él trata de explicarles cómo deben realizar los ejercicios, pero muchos lo ignoran y terminan por hacer lo que les da la gana.

Así que, a mis 29 años, soy como un abuelo entre todos estos muchachos, a la vez que soy un raro con mi melena y mi silencio. Nicolás me aconseja no hacer hierro solo, una pareja siempre es incentivo para mechar más y puede ayudar cuando uno no puede con el peso, pero yo desestimo ese consejo. Es un rato que prefiero aprovechar y disfrutar en soledad.

Mientras a mi alrededor los adolescentes se retan para ver quién levanta más libras en el pron (press de banca), yo me distraigo con el sonido que provoca el aire entre las hojas de la mata de mango; a la vez que los fiñes se dan cuero atacándose sin piedad: “barriguita”, “pecho plano”, “canilla”, yo me quedo absorto en la muerte de la tarde y entre tanda y tanda gozo al ver como aparecen las primeras estrellas.

Ya a punto de irme me acerco a un saco negro de boxeo que Nicolás dispuso para quienes deseen tirar unos golpes, y me quedo mirándolo fijo como a mi peor enemigo. A veces siento ganas de echarle unos piñazos, pero al final, para su bien y el mío, termino por serle indiferente.

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Heriberto Machado
Poeta y narrador. Lector. Padre. Casado con la literatura. Amante de la música, la pintura y el cine. Disfruto con las victorias del Real Madrid, aunque no tanto como con las derrotas del Barça.
heriberto-machado

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Manolo

Si esos cubanos ven los gimnasios que aqui se infartan de la emocion , en Cuba no hay gimnasios , los que hay son producto de la imaginacion y el emprendimiento de los cubanos que se dedican a esto, yo pago aqui 12 dolares mensuales por ir al gimnasio, abre a las 5 de la mañana y cierra a las 11 de la noche, los hay 24 horas tambien, en mi gimnasio hay creo 20 TV pantalla plana de 50 pulgadas uno al lado del otro y al frente de cada TV una caminadora, para no hablar de las pesas, barras y maquinas.
Manolo

ruben

la furia del yerro, yo tambien la sufrí, pero ya no mas perder el tiempo en eso
ruben

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR175.00 CUP
1 USD175.00 CUP
1 MLC174.00 CUP
+1
1 GBP200.00 CUP
+20
calendar_icon

CUBA

elTOQUE SUGIERE

test