República del no

Nada cambia en la República del no. Todo está prohibido allí, dice la gente. Pero es duro, muy duro, abrir los ojos y entender que la República del no está aquí, no es otro mundo, sino el nuestro.