eltoque_logo
Niño cubano se divierte. Foto: Marcos Paz

Niño cubano se divierte. Foto: Marcos Paz

Los Reyes Magos

Cada cinco de enero mi niño, que no sabe que es cinco de enero, les hace una carta a los Reyes Magos, la pone en el árbol de Navidad y se duerme temprano, con toda esa ilusión y esa inocencia y esa limpidez que se le pone los cinco de enero y todos los días.

Un seis de enero yo tenía ocho años y estaba en el portal con el mismo carro de cuerda con que estaba desde el año antes. Era un carro magnífico, 4×4, creo que de carreras, que caminaba haciendo parpadear un par de bombillos y cantaba wiuwiu, cogía impulso y después daba vueltas sobre sí mismo, en una pequeña pausa que le hacía cambiar de dirección.

Era un carro pomposo que lo único que hizo con mi infancia aquella mañana fue desajustarla porque los Reyes habían llegado a la casa de al lado, a la casa del frente y me habían olvidado.

Aquella mañana llegué a la escuela con el carro de cuerda en la mochila. Como todavía estaba más o menos nuevo pude presumir de él en el matutino, es decir, en la fila, antes del Himno de Bayamo y todo, y pude presumir también en el aula, mientras los demás niños, que no notaron que era el mismo carro que les había enseñado el año antes, presumían de sus pelotas y de sus muñecos.

Yo me hacía el contento, pero yo andaba triste en mi corazón porque me habían borrado los Reyes, con mi carta y mi delirio.

En algún momento abuela me dijo que ella era Santa Claus y Reyes Magos y el ratón que me dejaba bolígrafos cada vez que se me caía un diente. Después me di cuenta de que mi abuela jamás hubiera olvidado mi carta ni mi delirio y ahora me doy cuenta de que estoy escribiendo esto con odio y de que estoy haciendo el mismo cuento que puede hacer cualquiera que haya sido niño en el Período Especial.

Pero mi niño les deja hierba y leche a los camellos. Lo hace con ilusión y, mientras dicta, su madre y yo vamos manipulando la carta para que pida a los Reyes las cosas que pudimos conseguirle. Este año pidió un juego de carritos. Debajo del garabato en la carta les dibujó un payaso y un limón.

La madrugada de cada cinco de enero su madre y yo salimos persiguiendo la estrella azul desde el lejano oriente, llegamos a su árbol de Navidad y ponemos al pie los tres o cuatro juguetes que estuvimos cazando tienda a tienda desde diciembre, guardamos la carta, nos deshacemos de la leche y la hierba, silenciosos, y luego él se despierta contentísimo y rompe los envoltorios y se alegra de que los Reyes no lo hayan borrado.

Yo estoy atemperando mis carencias a través de él y soy feliz haciéndolo.

Yo quiero que los Reyes le traigan una torre de muñecos aunque se porte mal.

El niño, el camión y los Reyes Magos

Jesús Jank Curbelo
Exquemador del Parque G y exlanzador de fósforos, botellas y cajitas de Planchao a patios aledaños, exrapero, exfriki fula, exgrafitero, exlipknot, y expulsado de FCOM por líder negativo y otras cosas. Ahora juega Plantas contra zombies.
jesus-jank-curbelo

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Norberto

Hermano eso es bueno y lindo vivir esa alegría con ellos y darles todo lo que uno no pudo tener en relación a los juguetes claro sigue asi,de esa forma es que uno puede ver la vida color de rosa ya que ellos nos dan la felicidad que en algunos momentos necesitamos te lo digo yo que soy padre de una niña especial de 7años
con una PCI motora cerebral distonica que sufro el verla así pero me enorgullece verla tratar de hacer los ejercicios x si misma sigue así que yo te admiro
Norberto

Lissy

No se puede escribir mejor.
Lissy

Armando21

Gracias hermano por competir tú historia,igual el amigo del primer comentario,sin palabras,sigan así esas pequeñas personitas sin la razón dé ser en sus vidas, y ruego que nunca les falte nada para que sigan dándole ésa felicidad a sus hijos,ya que tristemente es una realidad ,a muchos dé nuestros niños cubanos los reyes magos les an olvidado,espero ésta historia cale profundamente en el corazón dé todos.
Armando21

Erley

Gracias por compartir esa esperiencia, es uan historia para reflexionar todos los que somos papa y en algun momento vivimos eso cuando eramos pequeños.
Erley

Fidel

Pensaras a lo mejor que es mentira. Pero el mas chiquitico lo hace tambien. Entre los dias dos y cinco de enero escribe su carta al rey mago.
Fidel

Leibniz

Es una incre�ble historia la contada lo mejor q e le�do por estos d�as….
Leibniz

Alejandro Fonseca Sancho

La voluntad humanista, debe decirle a los dirigentes de este país, que se deve imponer un cambio URGENTE, en toda la politiquería, y ocuparse más de los niños, que aunque no mueran de hambre, no tengan que trabajar no sean explotados y tengan asistencia médica gratuita, necesitan otras ilusiones que son perfectamente posibles de atender sólo ,primero qué seguir gastándose el presupuesto en “mesas redondas”,caravanas historias, casas de organizaciones políticas, y en todas esas porquerías de políticas internacionales .
Alejandro Fonseca Sancho

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Niño cubano se divierte. Foto: Marcos Paz

Niño cubano se divierte. Foto: Marcos Paz

Los Reyes Magos

Cada cinco de enero mi niño, que no sabe que es cinco de enero, les hace una carta a los Reyes Magos, la pone en el árbol de Navidad y se duerme temprano, con toda esa ilusión y esa inocencia y esa limpidez que se le pone los cinco de enero y todos los días.

Un seis de enero yo tenía ocho años y estaba en el portal con el mismo carro de cuerda con que estaba desde el año antes. Era un carro magnífico, 4×4, creo que de carreras, que caminaba haciendo parpadear un par de bombillos y cantaba wiuwiu, cogía impulso y después daba vueltas sobre sí mismo, en una pequeña pausa que le hacía cambiar de dirección.

Era un carro pomposo que lo único que hizo con mi infancia aquella mañana fue desajustarla porque los Reyes habían llegado a la casa de al lado, a la casa del frente y me habían olvidado.

Aquella mañana llegué a la escuela con el carro de cuerda en la mochila. Como todavía estaba más o menos nuevo pude presumir de él en el matutino, es decir, en la fila, antes del Himno de Bayamo y todo, y pude presumir también en el aula, mientras los demás niños, que no notaron que era el mismo carro que les había enseñado el año antes, presumían de sus pelotas y de sus muñecos.

Yo me hacía el contento, pero yo andaba triste en mi corazón porque me habían borrado los Reyes, con mi carta y mi delirio.

En algún momento abuela me dijo que ella era Santa Claus y Reyes Magos y el ratón que me dejaba bolígrafos cada vez que se me caía un diente. Después me di cuenta de que mi abuela jamás hubiera olvidado mi carta ni mi delirio y ahora me doy cuenta de que estoy escribiendo esto con odio y de que estoy haciendo el mismo cuento que puede hacer cualquiera que haya sido niño en el Período Especial.

Pero mi niño les deja hierba y leche a los camellos. Lo hace con ilusión y, mientras dicta, su madre y yo vamos manipulando la carta para que pida a los Reyes las cosas que pudimos conseguirle. Este año pidió un juego de carritos. Debajo del garabato en la carta les dibujó un payaso y un limón.

La madrugada de cada cinco de enero su madre y yo salimos persiguiendo la estrella azul desde el lejano oriente, llegamos a su árbol de Navidad y ponemos al pie los tres o cuatro juguetes que estuvimos cazando tienda a tienda desde diciembre, guardamos la carta, nos deshacemos de la leche y la hierba, silenciosos, y luego él se despierta contentísimo y rompe los envoltorios y se alegra de que los Reyes no lo hayan borrado.

Yo estoy atemperando mis carencias a través de él y soy feliz haciéndolo.

Yo quiero que los Reyes le traigan una torre de muñecos aunque se porte mal.

El niño, el camión y los Reyes Magos

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR86 CUP
1 USD66 CUP
1 MLC76 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Norberto

Hermano eso es bueno y lindo vivir esa alegría con ellos y darles todo lo que uno no pudo tener en relación a los juguetes claro sigue asi,de esa forma es que uno puede ver la vida color de rosa ya que ellos nos dan la felicidad que en algunos momentos necesitamos te lo digo yo que soy padre de una niña especial de 7años
con una PCI motora cerebral distonica que sufro el verla así pero me enorgullece verla tratar de hacer los ejercicios x si misma sigue así que yo te admiro
Norberto

Lissy

No se puede escribir mejor.
Lissy

Armando21

Gracias hermano por competir tú historia,igual el amigo del primer comentario,sin palabras,sigan así esas pequeñas personitas sin la razón dé ser en sus vidas, y ruego que nunca les falte nada para que sigan dándole ésa felicidad a sus hijos,ya que tristemente es una realidad ,a muchos dé nuestros niños cubanos los reyes magos les an olvidado,espero ésta historia cale profundamente en el corazón dé todos.
Armando21

Erley

Gracias por compartir esa esperiencia, es uan historia para reflexionar todos los que somos papa y en algun momento vivimos eso cuando eramos pequeños.
Erley

Fidel

Pensaras a lo mejor que es mentira. Pero el mas chiquitico lo hace tambien. Entre los dias dos y cinco de enero escribe su carta al rey mago.
Fidel

Leibniz

Es una incre�ble historia la contada lo mejor q e le�do por estos d�as….
Leibniz

Alejandro Fonseca Sancho

La voluntad humanista, debe decirle a los dirigentes de este país, que se deve imponer un cambio URGENTE, en toda la politiquería, y ocuparse más de los niños, que aunque no mueran de hambre, no tengan que trabajar no sean explotados y tengan asistencia médica gratuita, necesitan otras ilusiones que son perfectamente posibles de atender sólo ,primero qué seguir gastándose el presupuesto en “mesas redondas”,caravanas historias, casas de organizaciones políticas, y en todas esas porquerías de políticas internacionales .
Alejandro Fonseca Sancho
boletin_elTOQUE

Noticias Relacionadas