eltoque_logo
Siete traumas de los cubanos que viajan al extranjero

Foto: Alba León Infante.

Siete traumas de los cubanos que viajan al extranjero

No importa si es un viaje corto, una misión oficial, visita por unos meses o salida definitiva. Una vez que un cubano pone un pie en un aeropuerto internacional —e incluso antes— se activan en su cerebro una serie de mecanismos psicológicos que lo acompañarán durante toda su estancia fuera del país. No importa cuántos cuños tenga tu pasaporte, nivel educacional, número de visas o kilómetros recorridos, tus condicionamientos mentales siempre van a estar ahí. Incluso, cuando crees que ya los has superado.

Trauma del mal de ojo: Es un trauma pre-viaje. No decir el plan “para que se dé”. Los miedos y rezagos de épocas pasadas se trastocan en una poderosa superstición que le atribuye al silencio la calidad de amuleto protector contra accidentes del destino, envidias, “hijeputadas” y cualquier otra cosa que pueda impedir el tan anhelado viaje. Y es que todavía, para la mayoría de los cubanos, salir del país –de la forma que sea y por el tiempo que sea- es sinónimo de algo anormal, extraordinario, e incluso, con tintes de incorrecto.

Trauma del culpable: Vivir en un país donde se coexiste a diario con la ilegalidad y lo sancionable tiene sus efectos sobre la psiquis y estos afloran en cualquier lugar, pero sobre todo en los aeropuertos. “Estoy haciendo algo malo”, “Algo va a pasar a última hora”, “No me van a dejar salir o entrar”, “Voy a tener algún problema en el equipaje o los documentos”. Paranoias que se disparan ante el más rutinario de los controles y te ponen el corazón a cien hasta que sientes que el avión levanta vuelo.  Incluso, estando ya fuera del país no deja de rondarte la idea de que harás algo malo que pueda fastidiar el viaje a la mitad.

Trauma de la conversión monetaria: Molesta y complicada compulsión a convertirlo todo de la moneda del país visitado a la moneda que circula en el tuyo. Esto es algo que le ocurre a cualquier extranjero, solo que en el caso de los cubanos se agrava por tres factores: 1- Porque hay que convertir a TRES monedas: dólares, CUC y peso cubano, y también entre ellas, lo cual, en medio de una tienda, te puede volver loco; 2- Porque somos de los pocos turistas que viajamos para comprar productos comunes, ya que en nuestro país se venden a precios excesivamente caros, de calidades inferiores o no existen; y 3- Porque algunas de las cosas que compramos son para vender en Cuba, recuperar los gastos del viaje y obtener alguna ganancia, así que hay que jugar con los precios de las tiendas estatales y del mercado negro.

Trauma del maltrato: Ya estamos tan acostumbrados al maltrato en los establecimientos de servicios en Cuba –sin importar la moneda en que pagues, ni la forma de propiedad-, que ante la amabilidad y atención en una tienda o restaurante nos sentimos mal. Unas veces nos da pena, porque confundimos buen trato con sumisión y nos sentimos algo incómodos de que “nos atiendan tan excesivamente bien”. Otras, hasta nos acomplejamos porque pensamos que la encargada que nos acompaña por toda la tienda y no deja de preguntarnos ¿en qué puedo ayudarlo señor? –aun cuando se nota que no vamos a comprar nada- puede comportarse así porque piensa que queremos robarnos algo.

Trauma del cao: El cao es un ave a la que se le atribuye la cualidad de llevar para su nido todo lo que encuentra. No hace falta explicar más la alegoría. Jabitas, rollos de papel sanitario, envases con formas bonitas, adornitos, tornillos, posibles piezas de repuesto, ropas o zapatos con los que “todavía se puede tirar”… cualquier cosa por impensable que sea puede ir a parar a la “maleta-nido” de un cubano, en tanto quepa dentro de las libras permitidas por la Aduana. En Cuba cualquier cosa resuelve o puede servir para cumplir con alguno de los tantos nombres de la lista de compromisos que llevamos durante el viaje.

Trauma aduanal: El principal dolor de cabeza desde que sales hasta que regresas. Estudiar las resoluciones de la Aduana exige más esfuerzo mental y dedicación que algunos doctorados. Requiere conocimientos de leyes, matemáticas, distribución del espacio, y también… calle, picardía. Te tiene tenso durante todo el vuelo. Una vez ante la fatídica báscula no sabes si sonreír (porque puedes parecer sospechoso) si ponerte serio (porque puedes parecer nervioso)… Durante todo el viaje te preparas un guion mental, tanto que a veces puedes encontrarte en el medio de una tienda con un artículo en la mano hablando solo y gesticulando: “Si me dicen esto, le respondo aquello”. “Cuando me diga que estoy pasado, le saco el cálculo que lo traigo hecho en una hojita y las regulaciones de la Aduana que las tengo en el teléfono y con copia en el Tablet,” “Si me dicen que no puedo entrar la cafetera, la tiro contra el piso….” En fin, nos montamos una película similar al cuento del gato, que en ocasiones por suerte no tenemos que estrenar, pero en otras… para qué hablar, pues ahí los traumas pueden tornarse irreversibles. Si salir del país nos pone tensos, regresar es mucho peor.

Trauma de Cuba: No por último, el menos importante. Todo lo que haces, todo lo que disfrutas, también todo lo que sufres y te privas, lo haces pensando en Cuba, en la familia, en las personas que dejaste atrás. “Si pudieran comer esto, ver aquello, compartir conmigo este momento…”. La presencia constante en la cabeza de las personas que quieres y no pueden acompañarte, hacen que cualquier felicidad sea incompleta.

Pero también hace que duelan menos los lugares a los que dejas de ir para ahorrar el dinero, la pena de tener siempre que preguntar dónde se compra más barato, de leer los menús de los restaurantes de derecha a izquierda, de cargar con las “ofertas” de las tiendas como si fueras a abastecer una comunidad, de ser el único en el aeropuerto con cinco maletines inmensos. Duele menos porque sabes que lo haces por una causa mayor. Porque un viaje nunca es para uno solo. Porque el viaje de un cubano nunca es una cuestión de turismo, placer, o trabajo solamente. Es un asunto económico, estratégico; una especie de tabla de salvación con gran incidencia en su futuro y en el de otros.

En fin, son traumas con los que aprendes a convivir, a reírte de ellos, y que eres capaz de tolerar siempre que ello signifique que el viaje se repita. Incluso, hasta aprendes a sacarles provecho, sabiendo que son mecanismos de defensa que activa tu cerebro y que una vez que regreses a tu entorno cotidiano entrarán en stand-by, quedando latentes hasta la próxima aventura y cediendo el lugar, entonces, a otros traumas igual de persistentes e inquietantes: a los traumas de los cubanos que regresan del extranjero.

José Raúl Gallego Ramos
Periodista e investigador. Estudio la comunicación como una clave para tratar de entender lo que me rodea y transformarlo -hasta donde pueda. Por alguna extraña razón, que no logro explicar del todo, tengo la necesidad de regresar siempre, para vivir en Camagüey y en Cuba, donde tengo mi casa, mi familia, mis perros, amigos que disminuyen constantemente por obra y gracia de la emigración y donde sufro y gozo a diario la compleja condición de estar aquí.
jose-raul-gallego

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Kenny

El primer trauma es tener que decidir si regresas o no………demasiadas cosas en que pensar, familia, trabajo, situacion economica…aunque a veces te venga a la mente que quizas vivas mas tranquilo siendo limipiapisos en Burundi que gerente en La Habana…….
Kenny

Juan Carlos

Evidentemente se refieren a cubanos que viven en Cuba y salen. Ya cuando estás viviendo en otro país muchos de los traumas referidos desaparecen, quizás los 3 últimos no.
Cuando llevas pocos años afuera y llegas a Cuba hay cosas que hasta te dan “gracia” como el maltrato al público; haces una reflexión interna de lo mal que siguen las cosas y respiras profundo porque sabes que ya eso no forma parte de tu realidad y en pocos días desaparecerá.
Cuando llevas muchos años (o incluso algunos pocos pero con mala memoria) y se te olvidan por completo estos traumas, pasas a ser entonces el “insultado”, tal como sucede con el resto de los turistas, a excepción quizás de los que han satisfacido su apetito sexual o de grandilocuencia.
Juan Carlos

LuisIzqP

Muy bien escrito y muy verídico todo. Cuántas generaciones de cubanos no hemos pasado y pasamos por lo mismo! Claro, para los que salen y entran por “Protocolo” tu artículo le parecerá de otro planeta.
LuisIzqP

yoni

pobre pueblo, se ha enfermado de tener tanto tiempo el mismo gobierno. ya no tiene cura para su mal.
yoni

Yaneli

Gracias por reflexionar sobre estas cuestiones cotidianas y de forma tan atinada. Se agradece mucho este tipo de periodismo que no siempre encuentra cabida en el país, pero que retrata las particularidades de una sociedad compleja.
Yaneli

Safari

Olvidaste el trauma del cubano creído ,q es aquel q regresa al país más fino q nadie creyéndose la última Coca Cola del desierto,especulador y pico ,esos q el sol le molesta y el agua les hace daño y lo q llevan son tres mínimos años afuera ????
Safari

ALEJANDRO FAUS

Al salir por primera vez de Cuba me sentí más cubano que lo que me había sentido en treinta años de vida en mi país. Es cierto, tener que salir de su patria para que lo traten a uno como persona sin importar si tiene uno dinero o no. Hace poco fui con unos amigos a un restaurante y cuando salíamos que recogimos nuestros abrigos el encargado del guardarropas me ayudó a ponérmelo. Me sentí tan incómodo como nunca, se lo comenté a mis amigos luego y ellos me dijeron que ese señor hacía eso con todos. No sé si a Cuba volverá nuevamente los buenos modales, la educación, y la cultura del servicio, espero que sí. Acá en Rusia han vuelto, y aunque no todo es perfecto (en este sentido) me da un hálito de esperanza para el porvenir y la esperanza de mejoramiento de mi Cuba, después de que pase todo lo que tenga que pasar.

David

Si, ese es el gran problema del cubano (igual que el del venezolano). Cuando estan en cuba no tienen ni una bandera de cuba en la casa pero cuando salen van mostrando su camiseta, gorra y banderas por todos sitios… Pero luego, estan aqui y no en cuba.
David
ALEJANDRO FAUS

Orlando

Tuve mi primera salida después de 50 años, no viví, ni sentí tantos traumas cómo has relatado aquí, claro está cada persona es un mundo aprte, tendrás una estadística personal sobre estos sítomas o es especulación, lo cierto es que nuestro país tiene que dar vuelco en los servivios y lo contradictorio es que en estos momentos estamos viviendo del sector de los servivios.
Orlando

Cubanón Regusanón

Excelente artículo que retrata una realidad. Yo me callé mi salida hasta el último minuto, solo lo conocían los imprescindibles. He dejado atrás casi todos esos traumas después de vivir en el extranjero por años. No pienso regresar a nada allá, así que la angustia de ver qué me quitará la Aduana no pienso sufrirla. Quiero a mi Patria de nacimiento, pero no estoy dispuesto a pasar por humillaciones.
Cubanón Regusanón

Juan

Hace 20 años que vivo fuera de Cuba..los primeros años despertaba en la noche asustado y muchas veces mi esposa me despartaba porque tenia pesadillas, soñaba que habia ido a Cuba y no me dejaban salir, que por esta causa perdia mi trabajo y no podia ver a mis hijos…..Miren no critico a los cubanos que cuando tienen un par de pesos vuelan para alla a ver la familia y ver su pueblo…. Yo no ire nunca a Cuba, no quiero que mis hijos vean ,pues ellos no son cubanos que a su padre lo humillan…yo cerre la puerta y tire la llave…Amo a mi tierra, en mi casa, siempre veo las cosas de nuestra tierra, mi familia come un dia comida de nuestra tierra y escucho su musica, Cuba la llevo siempre conmigo, pero ir a Cuba, no ire…Un abrazo fuerte de este Cienfueguero
Juan

Alexi

Es cierto todo lo expuesto en este tema,pero yo prefiero mi CUBA linda y hermosa con sus cualidades y virtudes. Esta es mi cuba la que me vio nacer pero no morir…
Alexi

pedro (el que os conoce muy bien)

El primer trauma que tiene el cubano es entender que no es el mas listo del mundo (le costara una barbaridad) y cuando ya se de cuenta que lo sabe hacer el lo sabe hacer cualquier borracho de un bar entonces empieza el trauma de intentar demostrar que el es mejor que cualquier cosa que haga todos se quedan “con la boca abietttta”.

El segundo trauma viene cuando ve que fuera hay que trabajar y no estar sentado en el sofa de la casa bebiendo ron, cerveza y esperando que traigan las telenovelas en un pendrive. Cuando tenga que malvivir con 40% de su sueldo porque el otro 60% lo envia para Cuba para que los especuladores familiares vivan como dije antes…. Es un trauma dificil de superar

El tercer trauma (nunca superable) es el trauma de hacer las cosas como las hace el otro cubano (que a su vez se copia de otro cubano y del otro……) y Al final les sale mas caro o mas complicado pero el cubano no sabe valerse ni buscar mejores soluciones por si mismo. Solo sabe decir “ah pues no se, ese es el que se ha usado siempre”. Son completas hormigas.

Podria pegarme aqui 3 horas escribiendo, que si fanfarrones, que si ignorantes, que si protestones que si especuladres…. Pero bueno, eso ya es otra historia. Cubano cubano…. No tienes nivel cultural ni civismo para salir de cuba….El cubano, vaya personaje.

pedro (el que os conoce muy bien)

Yarley Diaz

Yo casi muero cuando lo lei …pues muy cierto todo sobre todo lo del mal de ojo ??
Yarley Diaz

alain

gracias a guarapo….
alain

T.cu

Me gusto el estilo en que desarrollaste el artículo, es muy fresco y además te transmite el mensaje de una forma muy entretenida. FELICIDADES!
T.cu

Yari

Todo muy, pero muy cierto. ?
Yari

Erley

Muy bueno el articulo! y cada cubano que haya salido alguna ves de Cuba a vivido estos traumas es como algo normal! Siempre pensando en la familia!
Erley

Yoania

Excelente artículo, mis felicitaciones al periodista que ha sido tan certero.
Vivo en Cuba pero tengo la posibilidad de salir hace varios años, cuando estoy en mi país (al que amo a pesar de los pesares) quiero salir , principalmente porque necesito tantos poquitos que no aparecen 🙁 pero cuando salgo de Cuba me ataca una nostalgia y unos deseos de regresar aún sabiendo que que el ciclo se traumas es interminable.
Bendiciones a los [email protected] donde quiera que estén !!
Yoania

El Mañon

Deberes hay razón en lo q dice pece a q con muchos años d bloqueo emos creado el mismo en nuestras vidas futuros y nuestros logros en cuánto a otros países es normal aquí es la pura felicidad es así .?????.
El Mañon

Gilgamesh

Muy buen artículo José Raúl.
Gilgamesh

Taydel

Buen comentario
Taydel

carlos

Buenisimo. Comprehensive!
carlos

Ana Rachet

Me impresiona como todo lo que dice el art�culo es real
Ana Rachet

Ana Rachet

Todo es real
Ana Rachet

Ana

Jajajaja. Ay, Gallego, como me he re�do! Me encant�! Aunque ya cuando llevas a�os fuera viajar a otros pa�ses se vuelve normal y esos traumas desaparecen. Espero la segunda parte: el regreso. Abrazos.
Ana

Mika

Estoy totalmente de acuerdo con tigo Gallego. Somos de por sí una sociedad traumada y citando a un humorista.. En Cuba nunca existió el mal de las vacas locas porque ya están locas hace 60 años..jaja.
Vivimos en una constante cacería de brujas por parte del sistema. Cada año se pone en vigor una nueva resolución aduana porque subestiman el ingenio de mi pueblo. Ya para entender esta última tenemos que pasar por un diplomado, siempre estaremos con la paranoia de que si incumplí o pase por alto alguna de las regulaciones. Lo más triste es escuchar que estas medidas son con el fin de” proteger” a los nacionales.
Mika

Yo

Se te olvidó el trauma del cubano especulador el que cree que porque tiene cuatro pesos puede pisotear a los que tienen menos y se cree mejor que los demas…
Yo

Ernesto

Felicidades , fuera de liga tu articulo gallego , son las cosas reales q nos pasan a los cubanos de a pie cuando vamos a salir al extranjero , y muy divertido jjjj
Ernesto

Nety

Ok
Nety

Indhira

Mucha verdad y lo más triste es q nunca va a cambiar
Indhira

Yanet

Muy bueno el artículo. También existe el trauma del cubano que no ha podido viajar, que va al aeropuerto a recibir o despedir a un familiar y suspira pensativo…… Si fuera yo……
Yanet

El Were

Asi es mi amigo, todo lo que publica este blogg es real
El Were

Mary

El artículo tiene muchas cosas que pudieran ser reales pero he notado que el trauma mayor de nosotros los Cubanos es la nostalgia y Amor por nuestra gente,eso que caracteriza al Cubano solo en Cuba y jamás se despinta el carisma de ayudar al prójimo no importando si lo conocemos o no, enseguida queremos hacer la guara como Cubanamente le llamamos,No hay como nuestra Cuba,es cierto que muchos valores se han perdido pero eso se debe a que muchos tienen ideas gusanas imperialistas que influyen a muchos como un bicho que se mete para no salir.
Juan, respeto tú opinión,pero te exhorto a que vuelvas nuestra linda Ciudad del mar y jamás te arrepentirás,los Cienfuegueros como Cubanos tenemos nuestras particularidades,somos generosos,hospitalarios y Amorosos eso jamás no los podrá quitar nadie.
La perla cada día,brilla más.Vuelve!!!
Mary

Pachi

Coincido con safari
Pachi

Pachi

Eso son los cubanos q hacen tres quilos ,pinchando en poncheras y barriendo calles ,entonces pasan hambre allá ahorrando ese dinero q halla son quilos pa venir y querer pasar por Bobo a uno ,conocen a alguno q sea rico empresario ,o millonario todo es una mentira ,q no especulen tanto .
Pachi

Paparazzi

Wow.. me estaba riendo y a la vez sintiéndome estudiado y analizado al leer este articulo..Me repetia :”kien es el responsable de estas palabras?, desde donde me estaba observando?” jajaja.. Yo viaje fuera de Cuba exactamente hace 1 año.. regresé por razones X y estuve presentando cada uno de los síntomas.. exactamente uno por uno…recuerdo haber llorado en un restaurant cuando pedi un bistec de res y aquello no cabía en el plato…Solo me acordaba de mi familia y amigos ,y me recordaba a mi mismo comiendo huevo frito todos los dias y ahora con semejante bistec delante de mi… Al final me lo comí casi que obligado pues toda el hambre que traía se me desapareció y yo creo que fue por el sentimiento de culpa que no tenía razon para tener..Y sobre todo el genio y la impotencia de que algo tan sencillo como un pedazo de carne me haya echo llorar en medio de un restaurant..Me daban ganas de gritar por la impotencia de vivir en un lugar que incluso estando a miles de kilometros de el me haga sentirme triste y molesto…Creo que eso fue lo mas triste que me sucedio en mi viaje….. Pero imagínense tener que regresar..!!!! honestamente moria por ver a mi familia pero cuando en la pantallita del avión ya se veia suelo cubano debajo no tenia ganas de que aterrizara.. queria seguir montao dando vueltas por el cielo o mejor… virar pa atras
Paparazzi

Melissa

No en solo Cuba en todo el mundo las personas emigran a otros países en busca de una vida mejor
Melissa

Tu

Esto a nadie le importa
Tu

Israel

se que estos comentarios como dicen reflejan según la realidad del cubano, pero yo no creo que sea así, como todo país tiene sus cosas, pero es mi país donde nací crecí y donde pienso dejar mi cuerpo para el descanso eterno por que nadie dice las cosas buenas de mi país solamente personas con mente estrecha se dedican a hacer comentarios tan bajos de su propio país donde nacieron y tuvieron todo gratis me avergüenzo de ese tipo de persona y sus comentarios
Israel

Juan

Ya me voy a usa el próximo año 2020. Fui reclamado por mi padre que vive allá. Y no pienso poner un pie nunca más en Cuba.A mi madre le mandaré lo que pueda hasta que pueda sacarla de esta iglesia comunista-socialista. Yo siempre he vivido a todo tren en este país. Pero año no vale la pena vivir ni siendo millonario. No hay prostíbulos, ni pornografía, todo es basura a la hora de montar un negocio ni siquiera tienes personalidad jurídica para importar materia prima. Aunque mi papá me transfiriera 1000000 de dólares no hiba a poder hacer nada más que gastarlo en las tiendas de los Castro, ya que el sistema económico de cuba está basado en que todo negocio particular solo alcance para comer pan con croqueta, y si alcanza para comprar casa y carro antes de los 40 años…… entonces es ilegal y si no…. entonces le viene perfeccionamiento a la actividad.
Juan

Luis Machado

Tuve la oportunidad de salir en varias ocasiones y el temor a las restricciones del gobierno a nosotros los activistas de DH es lo m�s lamentable y deplorable q existe
Luis Machado

Roberto Daniel

Yo pertenecí a las filas de la PNR por 16 años, y en todo ese tiempo nunca tuve nada, me refiero a lo material, que también hace falta para vivir. Luego pasé un curso en administración Gastronómica, trabajé en ese sector un año, posteriormente administre’ un comedor obrero de la construcción por 5 meses y, tampoco logré mi sueño que era tener un trabajo que me permitiera sostenerme con el salario. Ahora mi sueño es viajar al exterior porque todo el que trabaja afuera de este país se sustenta con el salario. Ahora, también está esa duda de, ¿ Podré viajar algún dia? Pero hasta el momento también sin poder viajar uno también vive con el miedo de las arbitrarias leyes aduaneras de nuestro pais. Coincido plenamente con tu comentario.
Roberto Daniel

Valodia Benitez De La Cruz

Honestamente nunca he salido pero casi me saltan las l�grimas,es incre�ble la capacidad de este elocuente sitio de reflejar la dura realidad del cubano de a pie,de ese que le extirparon la felicidad el mismo d�a q vino al mundo,este art�culo ha removido mis partes m�s sensibles
Un cordial saludo a los administradores de este sitio,�xitos a todos
Valodia Benitez De La Cruz

Medico9603

Mira Pedro eso a q estas diciendo es una estupidez y disculpame .un cubano hace todo eso q dijiste y más no te digo q no pero lo hace porque nunca en Cuba ha sido valorado como una persona.te lo digo por mi q me mató trabajando en esta cubita bella y no tengo a fin de mes ni para comprar un jabón .Y te aclaro q soy un intelectual más y me he dedicado toda mi vida a estudiar.Si tuviera la posibilidad de irme de este país me mataría trabajando igual para mi familia aquí,pero vería el fruto de mi esfuerzo.Saludos y dime el por qué de tu crítica al cubano si tu eres uno de ellos.Mira tengo q hacer esto por el correo porque ni 2 cuc tengo en este momento para conectarme a Internet y haci nos dicen en la pincha q nos actualicenos.No es facil
Medico9603

Alan Brito Prieto

Muy buen art�culo aunque llamarle traumas es decorar lo que para m� son s�ndromes.
Reconoc� uno q puede ser inclu�do en el trauma del cao y es el de no botar comida, a los cubanos q salimos por primera vez es f�cil sorprendernos guardando comida para despu�s, puede ser medio pomo de refresco, varios estuchitos de pur� de tomate, de az�car o hasta de sal. Nos duele sobremanera botar comida.
Alan Brito Prieto

Adrián Rubira

Es muy cierto todo lo del artículo
Adrián Rubira

Jhony

Soy cubano 100%, siempre he vivido en Cuba pero soy de los que han tenido la oportunidad de viajar a otros países, conocer culturas diferentes a la nuestra y hasta intercambiarla. No soy un fanático ni mucho menos ciego, he tenido mis tropiezos lo mismo a la entrada a mi país como a la de otros paises, principalmente al sobre estrellado al que todos llegan y se toman la coca cola del olvido. No se pueden negar las visicitudes diarias de nuestra tierra, pero tampoco se puede decir que es el único país del mundo que regula la importación de artículos con el fin que sea. Siempre que tenga la oportunidad de salir, lo haré pero siempre con la certeza de regresar, disfrutar de un domingo con mi gente del barrio y un partido de dominó, ver a mi Villa Clara ganar o perder en la pelota, tomar cerveza de pipa y ron a granel, ir al río más cercano y hacer una caldoza que no será como la de Kike y Marina, pero será con mis amigos de la infancia. A esos que dicen que no regresaran, que no tienen nada aqui, solo les digo que no sigan viviendo en la mentira, no se engañen ellos mismos, que si no vienen, es por que no pueden (por razones agenas a su voluntad) o porque nunca vivieron la verdadera Cuba. Yo, como dice mi Charanga Habanera: prefiero comer picadillo pero contento! Si para salir de su pais, tuvieron que aprenderse las leyes de ese para el que iban y saber lo que podían o no llevar consigo, entonces estudiense las Regulaciones del nuestro para proteger la integridad de cada cual. Saludos de un cubano que siente su patria.
Jhony

...

Muy certero el artículo. Muy realista a decir verdad. Pero yo la verdad a pesar de que es verdad que en otros país el ritmo de vida es mucho mejor, yo prefiero estar en Cuba. A pesar de todo aquí fue donde nací y donde me tocó vivir y me sé las situaciones y circunstancias y que sin temor a nada hemos sido más que cubanos(como país), héroes de la supervivencia. Y Cuba me define.
...

Yunier Fîgãräzø

Es la pura verdad!!!!
Yunier Fîgãräzø

Meisel Castañeda Bravo

Soy de los que digo que cubanoobpo que viva donde viva tiene que estar orgulloso de ser cubano y dejarse los aire de extranjero que al final cuando les va bien se creen los mas importantes incluso ni se bajan del carro por que el sol les molesta que en lo personal para mi eso se llamay fateria porque reunen para estar con mujeres aquí por que alla no es lo mismo ahora cuando les va mal vienen a cuba y si arina tienes en la casa te dicen que la extrañaba entonce vamos a apoyarnos mas y dejar de engañarnos mas por favor
Meisel Castañeda Bravo

Odivan

Muy bien
Odivan

carlos alberto

es verdad todo yo por eso no viajo porque me da pena virar
carlos alberto

Adrian

Es pura realidad
Adrian

stan

Gracias a esta infernal sociedad en que vivimos, el cubano es sintoma seguro de super atraso, donde quiera que viajemos
stan

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Siete traumas de los cubanos que viajan al extranjero

Foto: Alba León Infante.

Siete traumas de los cubanos que viajan al extranjero

No importa si es un viaje corto, una misión oficial, visita por unos meses o salida definitiva. Una vez que un cubano pone un pie en un aeropuerto internacional —e incluso antes— se activan en su cerebro una serie de mecanismos psicológicos que lo acompañarán durante toda su estancia fuera del país. No importa cuántos cuños tenga tu pasaporte, nivel educacional, número de visas o kilómetros recorridos, tus condicionamientos mentales siempre van a estar ahí. Incluso, cuando crees que ya los has superado.

Trauma del mal de ojo: Es un trauma pre-viaje. No decir el plan “para que se dé”. Los miedos y rezagos de épocas pasadas se trastocan en una poderosa superstición que le atribuye al silencio la calidad de amuleto protector contra accidentes del destino, envidias, “hijeputadas” y cualquier otra cosa que pueda impedir el tan anhelado viaje. Y es que todavía, para la mayoría de los cubanos, salir del país –de la forma que sea y por el tiempo que sea- es sinónimo de algo anormal, extraordinario, e incluso, con tintes de incorrecto.

Trauma del culpable: Vivir en un país donde se coexiste a diario con la ilegalidad y lo sancionable tiene sus efectos sobre la psiquis y estos afloran en cualquier lugar, pero sobre todo en los aeropuertos. “Estoy haciendo algo malo”, “Algo va a pasar a última hora”, “No me van a dejar salir o entrar”, “Voy a tener algún problema en el equipaje o los documentos”. Paranoias que se disparan ante el más rutinario de los controles y te ponen el corazón a cien hasta que sientes que el avión levanta vuelo.  Incluso, estando ya fuera del país no deja de rondarte la idea de que harás algo malo que pueda fastidiar el viaje a la mitad.

Trauma de la conversión monetaria: Molesta y complicada compulsión a convertirlo todo de la moneda del país visitado a la moneda que circula en el tuyo. Esto es algo que le ocurre a cualquier extranjero, solo que en el caso de los cubanos se agrava por tres factores: 1- Porque hay que convertir a TRES monedas: dólares, CUC y peso cubano, y también entre ellas, lo cual, en medio de una tienda, te puede volver loco; 2- Porque somos de los pocos turistas que viajamos para comprar productos comunes, ya que en nuestro país se venden a precios excesivamente caros, de calidades inferiores o no existen; y 3- Porque algunas de las cosas que compramos son para vender en Cuba, recuperar los gastos del viaje y obtener alguna ganancia, así que hay que jugar con los precios de las tiendas estatales y del mercado negro.

Trauma del maltrato: Ya estamos tan acostumbrados al maltrato en los establecimientos de servicios en Cuba –sin importar la moneda en que pagues, ni la forma de propiedad-, que ante la amabilidad y atención en una tienda o restaurante nos sentimos mal. Unas veces nos da pena, porque confundimos buen trato con sumisión y nos sentimos algo incómodos de que “nos atiendan tan excesivamente bien”. Otras, hasta nos acomplejamos porque pensamos que la encargada que nos acompaña por toda la tienda y no deja de preguntarnos ¿en qué puedo ayudarlo señor? –aun cuando se nota que no vamos a comprar nada- puede comportarse así porque piensa que queremos robarnos algo.

Trauma del cao: El cao es un ave a la que se le atribuye la cualidad de llevar para su nido todo lo que encuentra. No hace falta explicar más la alegoría. Jabitas, rollos de papel sanitario, envases con formas bonitas, adornitos, tornillos, posibles piezas de repuesto, ropas o zapatos con los que “todavía se puede tirar”… cualquier cosa por impensable que sea puede ir a parar a la “maleta-nido” de un cubano, en tanto quepa dentro de las libras permitidas por la Aduana. En Cuba cualquier cosa resuelve o puede servir para cumplir con alguno de los tantos nombres de la lista de compromisos que llevamos durante el viaje.

Trauma aduanal: El principal dolor de cabeza desde que sales hasta que regresas. Estudiar las resoluciones de la Aduana exige más esfuerzo mental y dedicación que algunos doctorados. Requiere conocimientos de leyes, matemáticas, distribución del espacio, y también… calle, picardía. Te tiene tenso durante todo el vuelo. Una vez ante la fatídica báscula no sabes si sonreír (porque puedes parecer sospechoso) si ponerte serio (porque puedes parecer nervioso)… Durante todo el viaje te preparas un guion mental, tanto que a veces puedes encontrarte en el medio de una tienda con un artículo en la mano hablando solo y gesticulando: “Si me dicen esto, le respondo aquello”. “Cuando me diga que estoy pasado, le saco el cálculo que lo traigo hecho en una hojita y las regulaciones de la Aduana que las tengo en el teléfono y con copia en el Tablet,” “Si me dicen que no puedo entrar la cafetera, la tiro contra el piso….” En fin, nos montamos una película similar al cuento del gato, que en ocasiones por suerte no tenemos que estrenar, pero en otras… para qué hablar, pues ahí los traumas pueden tornarse irreversibles. Si salir del país nos pone tensos, regresar es mucho peor.

Trauma de Cuba: No por último, el menos importante. Todo lo que haces, todo lo que disfrutas, también todo lo que sufres y te privas, lo haces pensando en Cuba, en la familia, en las personas que dejaste atrás. “Si pudieran comer esto, ver aquello, compartir conmigo este momento…”. La presencia constante en la cabeza de las personas que quieres y no pueden acompañarte, hacen que cualquier felicidad sea incompleta.

Pero también hace que duelan menos los lugares a los que dejas de ir para ahorrar el dinero, la pena de tener siempre que preguntar dónde se compra más barato, de leer los menús de los restaurantes de derecha a izquierda, de cargar con las “ofertas” de las tiendas como si fueras a abastecer una comunidad, de ser el único en el aeropuerto con cinco maletines inmensos. Duele menos porque sabes que lo haces por una causa mayor. Porque un viaje nunca es para uno solo. Porque el viaje de un cubano nunca es una cuestión de turismo, placer, o trabajo solamente. Es un asunto económico, estratégico; una especie de tabla de salvación con gran incidencia en su futuro y en el de otros.

En fin, son traumas con los que aprendes a convivir, a reírte de ellos, y que eres capaz de tolerar siempre que ello signifique que el viaje se repita. Incluso, hasta aprendes a sacarles provecho, sabiendo que son mecanismos de defensa que activa tu cerebro y que una vez que regreses a tu entorno cotidiano entrarán en stand-by, quedando latentes hasta la próxima aventura y cediendo el lugar, entonces, a otros traumas igual de persistentes e inquietantes: a los traumas de los cubanos que regresan del extranjero.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR84 CUP
+1
1 USD64 CUP
1 MLC73.3 CUP
+0.3
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Kenny

El primer trauma es tener que decidir si regresas o no………demasiadas cosas en que pensar, familia, trabajo, situacion economica…aunque a veces te venga a la mente que quizas vivas mas tranquilo siendo limipiapisos en Burundi que gerente en La Habana…….
Kenny

Juan Carlos

Evidentemente se refieren a cubanos que viven en Cuba y salen. Ya cuando estás viviendo en otro país muchos de los traumas referidos desaparecen, quizás los 3 últimos no.
Cuando llevas pocos años afuera y llegas a Cuba hay cosas que hasta te dan “gracia” como el maltrato al público; haces una reflexión interna de lo mal que siguen las cosas y respiras profundo porque sabes que ya eso no forma parte de tu realidad y en pocos días desaparecerá.
Cuando llevas muchos años (o incluso algunos pocos pero con mala memoria) y se te olvidan por completo estos traumas, pasas a ser entonces el “insultado”, tal como sucede con el resto de los turistas, a excepción quizás de los que han satisfacido su apetito sexual o de grandilocuencia.
Juan Carlos

LuisIzqP

Muy bien escrito y muy verídico todo. Cuántas generaciones de cubanos no hemos pasado y pasamos por lo mismo! Claro, para los que salen y entran por “Protocolo” tu artículo le parecerá de otro planeta.
LuisIzqP

yoni

pobre pueblo, se ha enfermado de tener tanto tiempo el mismo gobierno. ya no tiene cura para su mal.
yoni

Yaneli

Gracias por reflexionar sobre estas cuestiones cotidianas y de forma tan atinada. Se agradece mucho este tipo de periodismo que no siempre encuentra cabida en el país, pero que retrata las particularidades de una sociedad compleja.
Yaneli

Safari

Olvidaste el trauma del cubano creído ,q es aquel q regresa al país más fino q nadie creyéndose la última Coca Cola del desierto,especulador y pico ,esos q el sol le molesta y el agua les hace daño y lo q llevan son tres mínimos años afuera ????
Safari

ALEJANDRO FAUS

Al salir por primera vez de Cuba me sentí más cubano que lo que me había sentido en treinta años de vida en mi país. Es cierto, tener que salir de su patria para que lo traten a uno como persona sin importar si tiene uno dinero o no. Hace poco fui con unos amigos a un restaurante y cuando salíamos que recogimos nuestros abrigos el encargado del guardarropas me ayudó a ponérmelo. Me sentí tan incómodo como nunca, se lo comenté a mis amigos luego y ellos me dijeron que ese señor hacía eso con todos. No sé si a Cuba volverá nuevamente los buenos modales, la educación, y la cultura del servicio, espero que sí. Acá en Rusia han vuelto, y aunque no todo es perfecto (en este sentido) me da un hálito de esperanza para el porvenir y la esperanza de mejoramiento de mi Cuba, después de que pase todo lo que tenga que pasar.

David

Si, ese es el gran problema del cubano (igual que el del venezolano). Cuando estan en cuba no tienen ni una bandera de cuba en la casa pero cuando salen van mostrando su camiseta, gorra y banderas por todos sitios… Pero luego, estan aqui y no en cuba.
David
ALEJANDRO FAUS

Orlando

Tuve mi primera salida después de 50 años, no viví, ni sentí tantos traumas cómo has relatado aquí, claro está cada persona es un mundo aprte, tendrás una estadística personal sobre estos sítomas o es especulación, lo cierto es que nuestro país tiene que dar vuelco en los servivios y lo contradictorio es que en estos momentos estamos viviendo del sector de los servivios.
Orlando

Cubanón Regusanón

Excelente artículo que retrata una realidad. Yo me callé mi salida hasta el último minuto, solo lo conocían los imprescindibles. He dejado atrás casi todos esos traumas después de vivir en el extranjero por años. No pienso regresar a nada allá, así que la angustia de ver qué me quitará la Aduana no pienso sufrirla. Quiero a mi Patria de nacimiento, pero no estoy dispuesto a pasar por humillaciones.
Cubanón Regusanón

Juan

Hace 20 años que vivo fuera de Cuba..los primeros años despertaba en la noche asustado y muchas veces mi esposa me despartaba porque tenia pesadillas, soñaba que habia ido a Cuba y no me dejaban salir, que por esta causa perdia mi trabajo y no podia ver a mis hijos…..Miren no critico a los cubanos que cuando tienen un par de pesos vuelan para alla a ver la familia y ver su pueblo…. Yo no ire nunca a Cuba, no quiero que mis hijos vean ,pues ellos no son cubanos que a su padre lo humillan…yo cerre la puerta y tire la llave…Amo a mi tierra, en mi casa, siempre veo las cosas de nuestra tierra, mi familia come un dia comida de nuestra tierra y escucho su musica, Cuba la llevo siempre conmigo, pero ir a Cuba, no ire…Un abrazo fuerte de este Cienfueguero
Juan

Alexi

Es cierto todo lo expuesto en este tema,pero yo prefiero mi CUBA linda y hermosa con sus cualidades y virtudes. Esta es mi cuba la que me vio nacer pero no morir…
Alexi

pedro (el que os conoce muy bien)

El primer trauma que tiene el cubano es entender que no es el mas listo del mundo (le costara una barbaridad) y cuando ya se de cuenta que lo sabe hacer el lo sabe hacer cualquier borracho de un bar entonces empieza el trauma de intentar demostrar que el es mejor que cualquier cosa que haga todos se quedan “con la boca abietttta”.

El segundo trauma viene cuando ve que fuera hay que trabajar y no estar sentado en el sofa de la casa bebiendo ron, cerveza y esperando que traigan las telenovelas en un pendrive. Cuando tenga que malvivir con 40% de su sueldo porque el otro 60% lo envia para Cuba para que los especuladores familiares vivan como dije antes…. Es un trauma dificil de superar

El tercer trauma (nunca superable) es el trauma de hacer las cosas como las hace el otro cubano (que a su vez se copia de otro cubano y del otro……) y Al final les sale mas caro o mas complicado pero el cubano no sabe valerse ni buscar mejores soluciones por si mismo. Solo sabe decir “ah pues no se, ese es el que se ha usado siempre”. Son completas hormigas.

Podria pegarme aqui 3 horas escribiendo, que si fanfarrones, que si ignorantes, que si protestones que si especuladres…. Pero bueno, eso ya es otra historia. Cubano cubano…. No tienes nivel cultural ni civismo para salir de cuba….El cubano, vaya personaje.

pedro (el que os conoce muy bien)

Yarley Diaz

Yo casi muero cuando lo lei …pues muy cierto todo sobre todo lo del mal de ojo ??
Yarley Diaz

alain

gracias a guarapo….
alain

T.cu

Me gusto el estilo en que desarrollaste el artículo, es muy fresco y además te transmite el mensaje de una forma muy entretenida. FELICIDADES!
T.cu

Yari

Todo muy, pero muy cierto. ?
Yari

Erley

Muy bueno el articulo! y cada cubano que haya salido alguna ves de Cuba a vivido estos traumas es como algo normal! Siempre pensando en la familia!
Erley

Yoania

Excelente artículo, mis felicitaciones al periodista que ha sido tan certero.
Vivo en Cuba pero tengo la posibilidad de salir hace varios años, cuando estoy en mi país (al que amo a pesar de los pesares) quiero salir , principalmente porque necesito tantos poquitos que no aparecen 🙁 pero cuando salgo de Cuba me ataca una nostalgia y unos deseos de regresar aún sabiendo que que el ciclo se traumas es interminable.
Bendiciones a los [email protected] donde quiera que estén !!
Yoania

El Mañon

Deberes hay razón en lo q dice pece a q con muchos años d bloqueo emos creado el mismo en nuestras vidas futuros y nuestros logros en cuánto a otros países es normal aquí es la pura felicidad es así .?????.
El Mañon

Gilgamesh

Muy buen artículo José Raúl.
Gilgamesh

Taydel

Buen comentario
Taydel

carlos

Buenisimo. Comprehensive!
carlos

Ana Rachet

Me impresiona como todo lo que dice el art�culo es real
Ana Rachet

Ana Rachet

Todo es real
Ana Rachet

Ana

Jajajaja. Ay, Gallego, como me he re�do! Me encant�! Aunque ya cuando llevas a�os fuera viajar a otros pa�ses se vuelve normal y esos traumas desaparecen. Espero la segunda parte: el regreso. Abrazos.
Ana

Mika

Estoy totalmente de acuerdo con tigo Gallego. Somos de por sí una sociedad traumada y citando a un humorista.. En Cuba nunca existió el mal de las vacas locas porque ya están locas hace 60 años..jaja.
Vivimos en una constante cacería de brujas por parte del sistema. Cada año se pone en vigor una nueva resolución aduana porque subestiman el ingenio de mi pueblo. Ya para entender esta última tenemos que pasar por un diplomado, siempre estaremos con la paranoia de que si incumplí o pase por alto alguna de las regulaciones. Lo más triste es escuchar que estas medidas son con el fin de” proteger” a los nacionales.
Mika

Yo

Se te olvidó el trauma del cubano especulador el que cree que porque tiene cuatro pesos puede pisotear a los que tienen menos y se cree mejor que los demas…
Yo

Ernesto

Felicidades , fuera de liga tu articulo gallego , son las cosas reales q nos pasan a los cubanos de a pie cuando vamos a salir al extranjero , y muy divertido jjjj
Ernesto

Nety

Ok
Nety

Indhira

Mucha verdad y lo más triste es q nunca va a cambiar
Indhira

Yanet

Muy bueno el artículo. También existe el trauma del cubano que no ha podido viajar, que va al aeropuerto a recibir o despedir a un familiar y suspira pensativo…… Si fuera yo……
Yanet

El Were

Asi es mi amigo, todo lo que publica este blogg es real
El Were

Mary

El artículo tiene muchas cosas que pudieran ser reales pero he notado que el trauma mayor de nosotros los Cubanos es la nostalgia y Amor por nuestra gente,eso que caracteriza al Cubano solo en Cuba y jamás se despinta el carisma de ayudar al prójimo no importando si lo conocemos o no, enseguida queremos hacer la guara como Cubanamente le llamamos,No hay como nuestra Cuba,es cierto que muchos valores se han perdido pero eso se debe a que muchos tienen ideas gusanas imperialistas que influyen a muchos como un bicho que se mete para no salir.
Juan, respeto tú opinión,pero te exhorto a que vuelvas nuestra linda Ciudad del mar y jamás te arrepentirás,los Cienfuegueros como Cubanos tenemos nuestras particularidades,somos generosos,hospitalarios y Amorosos eso jamás no los podrá quitar nadie.
La perla cada día,brilla más.Vuelve!!!
Mary

Pachi

Coincido con safari
Pachi

Pachi

Eso son los cubanos q hacen tres quilos ,pinchando en poncheras y barriendo calles ,entonces pasan hambre allá ahorrando ese dinero q halla son quilos pa venir y querer pasar por Bobo a uno ,conocen a alguno q sea rico empresario ,o millonario todo es una mentira ,q no especulen tanto .
Pachi

Paparazzi

Wow.. me estaba riendo y a la vez sintiéndome estudiado y analizado al leer este articulo..Me repetia :”kien es el responsable de estas palabras?, desde donde me estaba observando?” jajaja.. Yo viaje fuera de Cuba exactamente hace 1 año.. regresé por razones X y estuve presentando cada uno de los síntomas.. exactamente uno por uno…recuerdo haber llorado en un restaurant cuando pedi un bistec de res y aquello no cabía en el plato…Solo me acordaba de mi familia y amigos ,y me recordaba a mi mismo comiendo huevo frito todos los dias y ahora con semejante bistec delante de mi… Al final me lo comí casi que obligado pues toda el hambre que traía se me desapareció y yo creo que fue por el sentimiento de culpa que no tenía razon para tener..Y sobre todo el genio y la impotencia de que algo tan sencillo como un pedazo de carne me haya echo llorar en medio de un restaurant..Me daban ganas de gritar por la impotencia de vivir en un lugar que incluso estando a miles de kilometros de el me haga sentirme triste y molesto…Creo que eso fue lo mas triste que me sucedio en mi viaje….. Pero imagínense tener que regresar..!!!! honestamente moria por ver a mi familia pero cuando en la pantallita del avión ya se veia suelo cubano debajo no tenia ganas de que aterrizara.. queria seguir montao dando vueltas por el cielo o mejor… virar pa atras
Paparazzi

Melissa

No en solo Cuba en todo el mundo las personas emigran a otros países en busca de una vida mejor
Melissa

Tu

Esto a nadie le importa
Tu

Israel

se que estos comentarios como dicen reflejan según la realidad del cubano, pero yo no creo que sea así, como todo país tiene sus cosas, pero es mi país donde nací crecí y donde pienso dejar mi cuerpo para el descanso eterno por que nadie dice las cosas buenas de mi país solamente personas con mente estrecha se dedican a hacer comentarios tan bajos de su propio país donde nacieron y tuvieron todo gratis me avergüenzo de ese tipo de persona y sus comentarios
Israel

Juan

Ya me voy a usa el próximo año 2020. Fui reclamado por mi padre que vive allá. Y no pienso poner un pie nunca más en Cuba.A mi madre le mandaré lo que pueda hasta que pueda sacarla de esta iglesia comunista-socialista. Yo siempre he vivido a todo tren en este país. Pero año no vale la pena vivir ni siendo millonario. No hay prostíbulos, ni pornografía, todo es basura a la hora de montar un negocio ni siquiera tienes personalidad jurídica para importar materia prima. Aunque mi papá me transfiriera 1000000 de dólares no hiba a poder hacer nada más que gastarlo en las tiendas de los Castro, ya que el sistema económico de cuba está basado en que todo negocio particular solo alcance para comer pan con croqueta, y si alcanza para comprar casa y carro antes de los 40 años…… entonces es ilegal y si no…. entonces le viene perfeccionamiento a la actividad.
Juan

Luis Machado

Tuve la oportunidad de salir en varias ocasiones y el temor a las restricciones del gobierno a nosotros los activistas de DH es lo m�s lamentable y deplorable q existe
Luis Machado

Roberto Daniel

Yo pertenecí a las filas de la PNR por 16 años, y en todo ese tiempo nunca tuve nada, me refiero a lo material, que también hace falta para vivir. Luego pasé un curso en administración Gastronómica, trabajé en ese sector un año, posteriormente administre’ un comedor obrero de la construcción por 5 meses y, tampoco logré mi sueño que era tener un trabajo que me permitiera sostenerme con el salario. Ahora mi sueño es viajar al exterior porque todo el que trabaja afuera de este país se sustenta con el salario. Ahora, también está esa duda de, ¿ Podré viajar algún dia? Pero hasta el momento también sin poder viajar uno también vive con el miedo de las arbitrarias leyes aduaneras de nuestro pais. Coincido plenamente con tu comentario.
Roberto Daniel

Valodia Benitez De La Cruz

Honestamente nunca he salido pero casi me saltan las l�grimas,es incre�ble la capacidad de este elocuente sitio de reflejar la dura realidad del cubano de a pie,de ese que le extirparon la felicidad el mismo d�a q vino al mundo,este art�culo ha removido mis partes m�s sensibles
Un cordial saludo a los administradores de este sitio,�xitos a todos
Valodia Benitez De La Cruz

Medico9603

Mira Pedro eso a q estas diciendo es una estupidez y disculpame .un cubano hace todo eso q dijiste y más no te digo q no pero lo hace porque nunca en Cuba ha sido valorado como una persona.te lo digo por mi q me mató trabajando en esta cubita bella y no tengo a fin de mes ni para comprar un jabón .Y te aclaro q soy un intelectual más y me he dedicado toda mi vida a estudiar.Si tuviera la posibilidad de irme de este país me mataría trabajando igual para mi familia aquí,pero vería el fruto de mi esfuerzo.Saludos y dime el por qué de tu crítica al cubano si tu eres uno de ellos.Mira tengo q hacer esto por el correo porque ni 2 cuc tengo en este momento para conectarme a Internet y haci nos dicen en la pincha q nos actualicenos.No es facil
Medico9603

Alan Brito Prieto

Muy buen art�culo aunque llamarle traumas es decorar lo que para m� son s�ndromes.
Reconoc� uno q puede ser inclu�do en el trauma del cao y es el de no botar comida, a los cubanos q salimos por primera vez es f�cil sorprendernos guardando comida para despu�s, puede ser medio pomo de refresco, varios estuchitos de pur� de tomate, de az�car o hasta de sal. Nos duele sobremanera botar comida.
Alan Brito Prieto

Adrián Rubira

Es muy cierto todo lo del artículo
Adrián Rubira

Jhony

Soy cubano 100%, siempre he vivido en Cuba pero soy de los que han tenido la oportunidad de viajar a otros países, conocer culturas diferentes a la nuestra y hasta intercambiarla. No soy un fanático ni mucho menos ciego, he tenido mis tropiezos lo mismo a la entrada a mi país como a la de otros paises, principalmente al sobre estrellado al que todos llegan y se toman la coca cola del olvido. No se pueden negar las visicitudes diarias de nuestra tierra, pero tampoco se puede decir que es el único país del mundo que regula la importación de artículos con el fin que sea. Siempre que tenga la oportunidad de salir, lo haré pero siempre con la certeza de regresar, disfrutar de un domingo con mi gente del barrio y un partido de dominó, ver a mi Villa Clara ganar o perder en la pelota, tomar cerveza de pipa y ron a granel, ir al río más cercano y hacer una caldoza que no será como la de Kike y Marina, pero será con mis amigos de la infancia. A esos que dicen que no regresaran, que no tienen nada aqui, solo les digo que no sigan viviendo en la mentira, no se engañen ellos mismos, que si no vienen, es por que no pueden (por razones agenas a su voluntad) o porque nunca vivieron la verdadera Cuba. Yo, como dice mi Charanga Habanera: prefiero comer picadillo pero contento! Si para salir de su pais, tuvieron que aprenderse las leyes de ese para el que iban y saber lo que podían o no llevar consigo, entonces estudiense las Regulaciones del nuestro para proteger la integridad de cada cual. Saludos de un cubano que siente su patria.
Jhony

...

Muy certero el artículo. Muy realista a decir verdad. Pero yo la verdad a pesar de que es verdad que en otros país el ritmo de vida es mucho mejor, yo prefiero estar en Cuba. A pesar de todo aquí fue donde nací y donde me tocó vivir y me sé las situaciones y circunstancias y que sin temor a nada hemos sido más que cubanos(como país), héroes de la supervivencia. Y Cuba me define.
...

Yunier Fîgãräzø

Es la pura verdad!!!!
Yunier Fîgãräzø

Meisel Castañeda Bravo

Soy de los que digo que cubanoobpo que viva donde viva tiene que estar orgulloso de ser cubano y dejarse los aire de extranjero que al final cuando les va bien se creen los mas importantes incluso ni se bajan del carro por que el sol les molesta que en lo personal para mi eso se llamay fateria porque reunen para estar con mujeres aquí por que alla no es lo mismo ahora cuando les va mal vienen a cuba y si arina tienes en la casa te dicen que la extrañaba entonce vamos a apoyarnos mas y dejar de engañarnos mas por favor
Meisel Castañeda Bravo

Odivan

Muy bien
Odivan

carlos alberto

es verdad todo yo por eso no viajo porque me da pena virar
carlos alberto

Adrian

Es pura realidad
Adrian

stan

Gracias a esta infernal sociedad en que vivimos, el cubano es sintoma seguro de super atraso, donde quiera que viajemos
stan
boletin_elTOQUE