eltoque_logo

anime

Anime es la adaptación japonesa de la palabra «animación». Su uso por parte del público extranjero para referirse a la animación concretamente japonesa, ha terminado por convertirla popularmente en un término que identifica a la animación de procedencia japonesa. Los géneros temáticos son: Mahô shôjo: magical girl, chica-bruja o con poderes mágicos; Mahô shônen: igual al anterior pero con chicos; Bishōjo: literalmente, joven hermosa; Bishōnen: también transliterado como bishounen; literalmente, joven hermoso; Mecha: robots gigantes; Shōnen-ai: romance homosexual entre chicos y/o hombres; Shōjo-ai: romance homosexual entre chicas y/o mujeres; Hentai: en japonés significa pervertido, es el anime pornográfico, y el género más polémico; Soft hentai: hentai pero más suave; Animals: kemono, humanos con rasgos de animales o viceversa; Futanari: hentai que involucra hermafroditas; Loli-kon: hentai que involucra menores con adultos; Shota-con: niños; Yaoi: semejante a shonen-ai (hombre-hombre), pero con contenido más explicito; Yuri: semejante a shojo-ai (mujer-mujer), pero con contenido más explícito; Super deformed: estos tienen personajes muy pequeños, como muñequitos, no como estamos acostumbrados a ver el anime; Ecchi: por H de hentai pronunciado en japonés, situaciones casi sexuales llevadas de un modo cómico. En Cuba el anime está muy presente en niños, adolescentes y jóvenes.

Ilustración: Matria.
Con la residencia familiar convertida en un hogar temporal de animales sin techo, hace poco más de dos años Elizabeth pasó de ser voluntaria en una de las principales organizaciones animalistas de La Habana a dirigir la suya propia.
Pero si eres otaku en Cuba o “manga-mongo”, como cariñosamente nos llamamos entre nosotros aquí, sabes también que hay un evento anual, organizado por un muchacho tan o más otaku que tú, que hace cinco años deja alma y piel para aunar a todos los fanáticos.
¿Estarán Cuba y sus instituciones preparadas para lidiar con culturas que le han sido tan ajenas, como el anime/manga y la práctica de Cosplay? Patricia Machín tiene sus propios criterios.
Chek Point surge a partir de la necesidad de los Otakus de adquirir con mayor facilidad piezas para las colecciones que no se fabrican ni se comercializan en Cuba.
Un otaku es conocido fuera de Japón como un nerd con gusto bastante marcado por anime y/o manga. En Cuba, a miles de kilómetros de Japón, suman cada vez más los fanáticos a este tipo de producto cultural.
Juliette Fernández Hormiga, con solo 19 años, ha sido la única cubana en resultar finalista del Concurso Global de Comics del Clima convocado por la UNICEF.