eltoque_logo
Una muñeca negra para el racismo

Foto: Sandra Abd´Allah-Alvarez

Una muñeca negra para el racismo

Dime una cosa: ¿has pisado alguna vez el aeropuerto José Martí más allá de la sala de espera y recibimiento? ¿Te has fijado en los souvenirs que se venden en las instalaciones de esa instalación? Dentro de esos recuerdos se encuentran las muñecas que pululan en los diferentes puntos de ventas; y que presentan una visión absolutamente deformada de las mujeres negras cubanas. También las encuentras en magnetos para refrigeradores, t-shirts, llaveros, etc.

Pero… ¿por qué deformada? ¿por qué me preocupan esas “inofensivas” muñequitas que personas extranjeras (y también cubanas) se aprestan a comprar y luego te muestran como evidencia de que estuvieron en la isla? Pues dicha representación reproduce parte de los estereotipos racistas y sexistas de los cuales se pueda tener conocimiento en Cuba.

“¿Racismo en una muñeca negra?”, me espetó una amiga en una ocasión, pero claro, ¿ves entre esos objetos alguno que represente a una mujer blanca? Le respondí.

Por supuesto, que las mujeres blancas sean representadas también de modo tan grosero, y solo con la finalidad de vender, no constituye mi intención ni es la solución al problema. Sin embargo, que únicamente sean las negras nos está hablando, nuevamente, del tráfico de los cuerpos negros, absolutamente cosificados.

Si a lo anterior añado que no conozco una negra que sea como las representadas, y en mi familia somos mayoritariamente mujeres: bajitas, delgadas, altas, culonas… y también enfermeras, médicas, periodistas, maestras, cuentapropista, contadora, pero juro que ninguna mujer-negra-pañuelo-en-cabeza-fumando-tabaco-y-con-cara-de-nosequé. Así que además de racista, también son irreales y falsas esas representaciones.

Lo más peligroso de todo este asunto es que esos puestos pertenecen a empresas estatales y se encuentran situados en un lugar estratégico para el país, o sea que se trafica una imagen de la negritud con la anuencia del gobierno.

A mi me encanta viajar. Cada vez que visito una ciudad me llevo un recuerdo, casi siempre un magneto, y hasta ahora no he visto una representación tan estereotipada de una mujer alemana, en su lugar me he encontrado réplicas de edificios, nombre de las ciudades, magnetos con banderas, entre muchos otros souvenirs, pero una mujer no.

En este sentido, como activista antirracista, me siento acompañada. En mi más reciente viaje a la isla descubrí una secuencia en el documental Diálogo con mi abuela (Imágenes del Caribe, 2016), de la cineasta Gloria Rolando, en la cual la autora expone el significado que para ella tienen dichos objetos. Dejarla caer desde la altura tales figuritas de yeso, es la solución que brinda la reconocida documentalista en tan solo unos cuantos segundos. Lástima que la vida no sea un filme y no podamos festejar los destrozos del racismo, luego de ser lanzados con rabia.

No faltarán quienes piensen: siempre se quejan que no están presentes ni en los medios, ni en los puestos de decisión y ahora también les molestan las muñecas. En mi opinión no se trata de representar sino de hacerlo de la manera más digna posible. Si esa muñeca, más que el gran trasero, la bemba y los pechos, mostrara una enfermera, de las tantas que trabajan en nuestros hospitales, pues me sentiría muy afortunada de regalar una.

En su lugar, cuando en las charlas que sobre mujeres negras cubanas ofrezco, siempre concluyo solicitándole al público, mayoritariamente femenino y no cubano: Por favor, no compren una de esas muñecas, con ellas están apoyando el racismo y la discriminación racial en Cuba.

Sandra Abd'allah-álvarez Ramírez
Licenciada en Psicología por la Universidad de La Habana, 1996; Máster en Estudios de Género, 2008; y diplomada en Género y Comunicación por el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. Diez años de experiencia laboral como editora y periodista del sitio web Cubaliteraria. Gestiona la bitácora Negra cubana tenía que ser (negracubanateniaqueser.com) desde junio del 2006. En la actualidad desarrolla el Directorio de Afrocubanas (directoriodeafrocubanas.com)
sandra-abdallah-alvarez

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Julio

Qué tanta reivindicación ? Los negros deben asumir que son descendientes de africanos y que más del 69 por ciento de los cubanos son descendientes de los españoles. Este debate francamente agobia uffff
Julio

Negracubana o Sandra

Julio, yo soy negra, qué color de la piel tiene Ud?
Negracubana o Sandra

Jesse Diaz

Amigo Julio.. Debo actualizarle las cifras, tome nota: La ascendencia de los cubanos blancos (65,05%) proviene principalmente de los españoles. Durante los siglos XVIII, XIX y primera parte del siglo XX, especialmente, grandes olas de canarios, gallegos, asturianos y catalanes emigraron de España a Cuba. Los afro-cubanos componen 10,08% al 23,84% de la población. Sus orígenes son principalmente congo, un pueblo de África Central; De los taínos quedan pocos restos. Se dice que el 1,02% de la población cubana. Algunos indios americanos de los Estados Unidos se establecieron en Cuba en el siglo XIX (en particular, Cherokee, Choctaw y Seminole). Los cubanos de origen asiático representan el 1% de la población. En su mayoría son de origen chino, japonés o coreano. Los primeros grupos humanos que habitaron Cuba fueron los siboneyes, un pueblo amerindio, que arribó desde norte y Centroamérica, los Caneyes, los indígenas nativos. Los que fueron seguidos por otro pueblo indígena, los taínos, que fueron la principal población, tanto de Cuba como de otras islas de las Antillas cuando Cristóbal Colón divisó la isla en 1492. Él reclamó las islas para España y Cuba se convirtió en una colonia de la madre patria. Cuba es una sociedad multirracial con fuertes orígenes en la península Ibérica y en el continente africano. La población cubana está compuesta por criollos europeos entre ellos de predominio español, como bien dices, pero existiendo también una cantidad de raza negra y mulata, seguidos por los mestizos. Y otra cosa mucho mas importante, el color de la piel no hace la diferencia, la sangre de todos es roja; y dijo Dios: mirad cuanto AMOR del Padre para con vosotros que a dado a su unico hijo para que todos, repito: TODOS, sean llamados Hijo de Dios. Ademas amigo Julio, volviendo a nuestros dias y sin hacer tanta historia, lo dijo Nicolas Guillen: quien no tiene de Congo tiene de Carabali. Yo soy blanco pero tengo primos y tios negros, y eso no me hace ser ni mejor ni peor, simplemente soy humano.
Abrazos. Jesse.
Jesse Diaz

Julio

Quizá no me expresé bien. Desde hace cierto tiempo vendo leyendo varios artículos sobre el racismo en Cuba y francamente muchos me parecen fuera de lugar. Hay que dejar a un lado los clichés de que si en nuestro país los ciudadanos de raza negra están sub-representados, no lo creo. Solo basta con mirar a nuestros atletas, médicos, en todas las esferas de la sociedad se mezclan cubanos de todas las razas y eso es algo por lo que debemos enorgullecernos. Para qué crear una falsa victimización cuando los tiempos actuales son afortunadamente muy diferentes de hace 50 años atrás ? Gracias Jesse por tu comentario. Sandra yo soy blanco de abuelos Canarios, pero en mi familia han habido matrimonios mixtos. Saludos a todos. Con respecto al cliché de la cubana de raza negra fumando tabaco en la plaza de la Catedral de La Habana creo que viendo el lado positivo, ellas representan una parte importante de la cultura cubana. Un abrazo a todos
Julio

Liborio

Chico, que importa quizas se le despierta a algun racista probar hacer el amor con una negrita cubana, y no importa si son de esas de narizita fina, o no, cuando prueban el caimitos se va al carajo el racismo, y se dan cuenta de lo que se estan perdiendo.

Ademas asere en Cuba quien no tiene de congo tiene de mandinga, y hasta de carabali.
Tu no has escuchado esto:
LECUONA CUBAN BOYS – TABOU
https://youtu.be/rRIOWZQs4Gg

Liborio

Liliana

Estoy totalmente de acuerdo con el articulo, ya que las representaciones siempre son de afrodescendientes y nunca de otras personas como si esa fuera la única población en Cuba, además es verdad que siempre a las mujeres las ponen con un cuerpo exagerado y cosificado, dejemos de pensar que el racismo no existe xiste en todos los ámbitos, hasta el comentario de Juli1987 es racista, estos temas hay que abordarlos de una manera seria para tratar de contrarrestar el pensamiento discriminatorio y racista hacia afrodescendientes y hay que decirlo y gritarlo a los cuatro vientos y no se trata de reivindicar solo, si no de visibilizar prácticas y formas de llamar a las cosas con cargas negativas y llenas de prejuicios, así que estoy de acuerdo
con el artículo.
Liliana

Moracen

En todo el Caribe y latinoamerica, encontramos esa muñequita (la misma) como una imagen que dejo la esclavitud, en los espacios que la economia de plantación construyo toda una ideologia de explotación al hombre/mujer negro(a) y perdura en sociedades racistas que exportan imagenes artesanales racistas; aun asi, no debemos ignorar que a veces tambien esas imagenes, son parte de la resistencia de comunidades negras que revalorizan eLLAS como parte de su identidad, digase por ejemplo Salvador de Bahia. Entonces A no es igual a A, ni a B,por ejemplo en Brasil se habla y se hacen acciones afirmativas en función de que las niñas negras tengan en sus juguetes esas muñecas negras que expresan la negritud de su identidad y su identificación como niñas negras. La complejidad de los prejuicios en una era postracista y decolonial es un largo camino hasta que todos aprendamos a ser tolerantes.
Moracen

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Una muñeca negra para el racismo

Foto: Sandra Abd´Allah-Alvarez

Una muñeca negra para el racismo

Dime una cosa: ¿has pisado alguna vez el aeropuerto José Martí más allá de la sala de espera y recibimiento? ¿Te has fijado en los souvenirs que se venden en las instalaciones de esa instalación? Dentro de esos recuerdos se encuentran las muñecas que pululan en los diferentes puntos de ventas; y que presentan una visión absolutamente deformada de las mujeres negras cubanas. También las encuentras en magnetos para refrigeradores, t-shirts, llaveros, etc.

Pero… ¿por qué deformada? ¿por qué me preocupan esas “inofensivas” muñequitas que personas extranjeras (y también cubanas) se aprestan a comprar y luego te muestran como evidencia de que estuvieron en la isla? Pues dicha representación reproduce parte de los estereotipos racistas y sexistas de los cuales se pueda tener conocimiento en Cuba.

“¿Racismo en una muñeca negra?”, me espetó una amiga en una ocasión, pero claro, ¿ves entre esos objetos alguno que represente a una mujer blanca? Le respondí.

Por supuesto, que las mujeres blancas sean representadas también de modo tan grosero, y solo con la finalidad de vender, no constituye mi intención ni es la solución al problema. Sin embargo, que únicamente sean las negras nos está hablando, nuevamente, del tráfico de los cuerpos negros, absolutamente cosificados.

Si a lo anterior añado que no conozco una negra que sea como las representadas, y en mi familia somos mayoritariamente mujeres: bajitas, delgadas, altas, culonas… y también enfermeras, médicas, periodistas, maestras, cuentapropista, contadora, pero juro que ninguna mujer-negra-pañuelo-en-cabeza-fumando-tabaco-y-con-cara-de-nosequé. Así que además de racista, también son irreales y falsas esas representaciones.

Lo más peligroso de todo este asunto es que esos puestos pertenecen a empresas estatales y se encuentran situados en un lugar estratégico para el país, o sea que se trafica una imagen de la negritud con la anuencia del gobierno.

A mi me encanta viajar. Cada vez que visito una ciudad me llevo un recuerdo, casi siempre un magneto, y hasta ahora no he visto una representación tan estereotipada de una mujer alemana, en su lugar me he encontrado réplicas de edificios, nombre de las ciudades, magnetos con banderas, entre muchos otros souvenirs, pero una mujer no.

En este sentido, como activista antirracista, me siento acompañada. En mi más reciente viaje a la isla descubrí una secuencia en el documental Diálogo con mi abuela (Imágenes del Caribe, 2016), de la cineasta Gloria Rolando, en la cual la autora expone el significado que para ella tienen dichos objetos. Dejarla caer desde la altura tales figuritas de yeso, es la solución que brinda la reconocida documentalista en tan solo unos cuantos segundos. Lástima que la vida no sea un filme y no podamos festejar los destrozos del racismo, luego de ser lanzados con rabia.

No faltarán quienes piensen: siempre se quejan que no están presentes ni en los medios, ni en los puestos de decisión y ahora también les molestan las muñecas. En mi opinión no se trata de representar sino de hacerlo de la manera más digna posible. Si esa muñeca, más que el gran trasero, la bemba y los pechos, mostrara una enfermera, de las tantas que trabajan en nuestros hospitales, pues me sentiría muy afortunada de regalar una.

En su lugar, cuando en las charlas que sobre mujeres negras cubanas ofrezco, siempre concluyo solicitándole al público, mayoritariamente femenino y no cubano: Por favor, no compren una de esas muñecas, con ellas están apoyando el racismo y la discriminación racial en Cuba.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR84 CUP
+1
1 USD64 CUP
1 MLC70 CUP
-3
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Julio

Qué tanta reivindicación ? Los negros deben asumir que son descendientes de africanos y que más del 69 por ciento de los cubanos son descendientes de los españoles. Este debate francamente agobia uffff
Julio

Negracubana o Sandra

Julio, yo soy negra, qué color de la piel tiene Ud?
Negracubana o Sandra

Jesse Diaz

Amigo Julio.. Debo actualizarle las cifras, tome nota: La ascendencia de los cubanos blancos (65,05%) proviene principalmente de los españoles. Durante los siglos XVIII, XIX y primera parte del siglo XX, especialmente, grandes olas de canarios, gallegos, asturianos y catalanes emigraron de España a Cuba. Los afro-cubanos componen 10,08% al 23,84% de la población. Sus orígenes son principalmente congo, un pueblo de África Central; De los taínos quedan pocos restos. Se dice que el 1,02% de la población cubana. Algunos indios americanos de los Estados Unidos se establecieron en Cuba en el siglo XIX (en particular, Cherokee, Choctaw y Seminole). Los cubanos de origen asiático representan el 1% de la población. En su mayoría son de origen chino, japonés o coreano. Los primeros grupos humanos que habitaron Cuba fueron los siboneyes, un pueblo amerindio, que arribó desde norte y Centroamérica, los Caneyes, los indígenas nativos. Los que fueron seguidos por otro pueblo indígena, los taínos, que fueron la principal población, tanto de Cuba como de otras islas de las Antillas cuando Cristóbal Colón divisó la isla en 1492. Él reclamó las islas para España y Cuba se convirtió en una colonia de la madre patria. Cuba es una sociedad multirracial con fuertes orígenes en la península Ibérica y en el continente africano. La población cubana está compuesta por criollos europeos entre ellos de predominio español, como bien dices, pero existiendo también una cantidad de raza negra y mulata, seguidos por los mestizos. Y otra cosa mucho mas importante, el color de la piel no hace la diferencia, la sangre de todos es roja; y dijo Dios: mirad cuanto AMOR del Padre para con vosotros que a dado a su unico hijo para que todos, repito: TODOS, sean llamados Hijo de Dios. Ademas amigo Julio, volviendo a nuestros dias y sin hacer tanta historia, lo dijo Nicolas Guillen: quien no tiene de Congo tiene de Carabali. Yo soy blanco pero tengo primos y tios negros, y eso no me hace ser ni mejor ni peor, simplemente soy humano.
Abrazos. Jesse.
Jesse Diaz

Julio

Quizá no me expresé bien. Desde hace cierto tiempo vendo leyendo varios artículos sobre el racismo en Cuba y francamente muchos me parecen fuera de lugar. Hay que dejar a un lado los clichés de que si en nuestro país los ciudadanos de raza negra están sub-representados, no lo creo. Solo basta con mirar a nuestros atletas, médicos, en todas las esferas de la sociedad se mezclan cubanos de todas las razas y eso es algo por lo que debemos enorgullecernos. Para qué crear una falsa victimización cuando los tiempos actuales son afortunadamente muy diferentes de hace 50 años atrás ? Gracias Jesse por tu comentario. Sandra yo soy blanco de abuelos Canarios, pero en mi familia han habido matrimonios mixtos. Saludos a todos. Con respecto al cliché de la cubana de raza negra fumando tabaco en la plaza de la Catedral de La Habana creo que viendo el lado positivo, ellas representan una parte importante de la cultura cubana. Un abrazo a todos
Julio

Liborio

Chico, que importa quizas se le despierta a algun racista probar hacer el amor con una negrita cubana, y no importa si son de esas de narizita fina, o no, cuando prueban el caimitos se va al carajo el racismo, y se dan cuenta de lo que se estan perdiendo.

Ademas asere en Cuba quien no tiene de congo tiene de mandinga, y hasta de carabali.
Tu no has escuchado esto:
LECUONA CUBAN BOYS – TABOU
https://youtu.be/rRIOWZQs4Gg

Liborio

Liliana

Estoy totalmente de acuerdo con el articulo, ya que las representaciones siempre son de afrodescendientes y nunca de otras personas como si esa fuera la única población en Cuba, además es verdad que siempre a las mujeres las ponen con un cuerpo exagerado y cosificado, dejemos de pensar que el racismo no existe xiste en todos los ámbitos, hasta el comentario de Juli1987 es racista, estos temas hay que abordarlos de una manera seria para tratar de contrarrestar el pensamiento discriminatorio y racista hacia afrodescendientes y hay que decirlo y gritarlo a los cuatro vientos y no se trata de reivindicar solo, si no de visibilizar prácticas y formas de llamar a las cosas con cargas negativas y llenas de prejuicios, así que estoy de acuerdo
con el artículo.
Liliana

Moracen

En todo el Caribe y latinoamerica, encontramos esa muñequita (la misma) como una imagen que dejo la esclavitud, en los espacios que la economia de plantación construyo toda una ideologia de explotación al hombre/mujer negro(a) y perdura en sociedades racistas que exportan imagenes artesanales racistas; aun asi, no debemos ignorar que a veces tambien esas imagenes, son parte de la resistencia de comunidades negras que revalorizan eLLAS como parte de su identidad, digase por ejemplo Salvador de Bahia. Entonces A no es igual a A, ni a B,por ejemplo en Brasil se habla y se hacen acciones afirmativas en función de que las niñas negras tengan en sus juguetes esas muñecas negras que expresan la negritud de su identidad y su identificación como niñas negras. La complejidad de los prejuicios en una era postracista y decolonial es un largo camino hasta que todos aprendamos a ser tolerantes.
Moracen
boletin_elTOQUE