eltoque_logo
Una princesa que se salvó sola

Una princesa que se salvó sola

Ella se levanta temprano como todos los días, más bien madruga. Cada día su reloj biológico es su principal alarma.

Se mueve un poco sobre la cama pero bastan solo cinco segundos para poner sus pies desnudos en el suelo.

En lo que canta un gallo se asea, tiende la cama. Agarra su pelo largo, canoso, desrizado desde hace más de cuatro meses y lo hace una cebolla tan perfecta en tan poco tiempo que me quedo mirándola y preguntándome ¿cómo es que lo hace?

De ella no admiro una sola cosa sino todo a la vez: su despreocupación por vestir de un modo u otro, ella vive feliz vistiendo como le da su gana; su capacidad para retener en la memoria cada detalle, cada mínima acción; su sapiencia y su don de acertar casi siempre en todo; su transparencia; su luz.

Mientras, yo todavía doy vueltas del cuarto al baño, de ahí a la cocina y luego de vuelta frente al espejo porque esa blusa que pensé ponerme desde el día anterior, no me convence del todo.

Tampoco me gusta cómo queda mi pelo desrizado, está demasiado peinado.

Desde arriba puedo escuchar el sonido de una televisión encendida. También siento el aroma del café y el leve ruido de la cafetera al colar.

Mientras desciendo las escaleras siento el mecer de su sillón, es inconfundible ese sonido. Ella pierde siempre la concentración cada vez que yo bajo. Nos miramos y sé perfectamente lo que está pensando: “siempre estás en lo mismo, vieja, llegando tarde todo el tiempo”.

Y casi siempre acertaba, como cuando me decía que debía estudiar más, que las niñas debían esforzarse el doble para ser alguien en la vida y nosotras el triple, tras lo que perfectamente entendía que el “nosotras” hacía referencia a nuestro color de piel.

Su ejemplo es mi inspiración porque desde pequeña siempre fue sincera sobre la realidad que castraba y limitaba un poco nuestras vidas como mujeres negras.

Sobre nuestro color de piel, nuestro pelo, nuestros rasgos, se han legitimado barreras sociales, lo que hace que en ocasiones tengamos que esforzarnos el doble para conseguir lo que queremos. El modelo de sociedad bajo el cual crecimos nos devuelve como sujetas subalternas y crea la falsa ilusión de que debemos adecuarnos a esquemas predominantes para conquistar un privilegio que nos fue privado.

Esto lo he procesado de distinta forma en cada etapa de mi vida, pero desde pequeña ella fue la primera que me ayudó a entenderlo.

Una vez se me ocurre preguntarle por qué no se afeitaba el sobaco, a lo que ella respondió: “porque no me da la gana”. Su respuesta era cortante, radical y sin argumentos explicativos, pero su tono me hacía comprender que era mejor no seguir insistiendo si no quería problemas con ella.

Luego comprendí su respuesta y cuestioné lo acostumbradas que estamos las mujeres a dar explicaciones sobre nuestras vidas, a reinventarnos para ser como quieren las demás personas que seamos, a ceder ante las presiones de la normativa feminidad, a buscarnos en imágenes ajenas a nuestros cuerpos para tener la aceptación del resto del mundo.

Yo misma, por ejemplo, me hice dependiente de los tratamientos químicos para el pelo.

Entre la aplicación de cremas desrizadoras cada cierto tiempo y el uso de extensiones, mi pelo se ha ido dañando. Reconozco que me resulta más cómodo peinarlo alisado y que el modo en que lo llevo actualmente me ubica en un espacio de confort con lo socialmente aceptado y normalizado.

Comprendo que llevarlo natural es una forma de resistencia a la cultura dominante que excluye lo que le es ajeno, lo que desencuadra de modelos estereotípicos de belleza, donde todo lo asociado a la negritud queda excluido.

Yo formo parte de esa lucha también aunque lleve en mi cabeza un símbolo de sometimiento a estos cánones porque considero que si bien el pelo afro es una forma de lucha, también existen otras muchas que tienen que ver con las distintas opresiones que sufrimos como mujeres negras. No es hipocresía, es autocriticidad.

Si bien entiendo que llevarlo afro te reivindica, alisarlo no implica lo contrario ni nos desencaja de la lucha contra la discriminación de género y racial.

Siempre pienso en el día en que dejaré de usar los productos para desrizar mi cabello; mientras tanto, me voy encontrando a mí misma en esta forma autodeterminada que tengo de asumirme como mujer negra.

A veces quisiera volver a ser la niña despreocupada y feliz. Desear volver atrás me hace querer vivir de nuevo tantas reuniones de padres a las que ella asistía, asegurándose de que todo marchaba bien para contarle a mi madre cuando llegaba del trabajo.

No solo fue madre y padre a la vez —a fuerza de sobrevivir y luchar sola con sus hijos e hijas—, también fue una excelente abuela.

Quizás porque la tuve a ella nunca he creído en las historias que les cuentan a los niños y a las niñas, en las cuales se repite el guion de una princesa que es rescatada por un príncipe, donde esta tiene que encontrar el amor verdadero para ser feliz.

Su vida se salía de estas líneas y por eso siempre ha sido mi modelo a seguir, porque era real y verdadera.

Su historia es mi favorita: la de una princesa que se salva sola y a la que nunca le importaron los cánones de belleza, esos que según la sociedad “conquistan” a los “príncipes”.

Porque cada instante me trae de vuelta tu dulce recuerdo…

 

Si te interesa debatir sobre este y otros temas relacionados con nuestras publicaciones puedes unirte a nuestro canal y grupo de Telegram. 

Regla Ismaray Cabreja Piedra
Estudió Comunicación Social en la Universidad de La Habana y un Máster en Comunicación en la Universidad de Sevilla. Trabajó como editora en la revista digital Cubahora y ha colaborado con otras publicaciones como Esquife, de la Asociación Hermanos Saíz. Creó su blog Reflejos para tratar temas como el racismo y la discriminación por género.
isma

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Henrick

Estoy de acuerdo con todo.menos lo de no afeitarse el sobaco
Henrick

Dante Alighieri

Perdón Regla, nadie se salva sólo, de la misma forma en que tú abuela y demás seres queridos CERCANOS a ti, contribuyeron a moldear tú temperamento y carácter, junto a todo el entorno social, cultural, político y económico, del cuál tú germinaste cómo ser humano, así mismo, pero en otro contexto se formó la fisionomía existencial de tú abuela. Ningún individuo escapa a esto, absolutamente nunca- jamás vamos a poder decidir, escoger y mandar sobre nuestro primer tiempo, pero si podremos hacerlo sobre los otros tiempos. Aunque jamás es bueno depender de lo que sea, si es bueno necesitar de alguien, la soledad no es absoluta, SIEMPRE hay alguien y en última instancia te tienes a ti, llevando adentro una despensa de emociones y experiencias adquiridas, de todas aquellas personas que de alguna forma u otra interactuaron contigo y viven dentro de ti, hasta que cierres los ojos.
Abraza con pasión y fe la vida, de tus predecesores toma solamente lo bueno, tolera el defecto y apacigua con inteligencia y astucia los males, pero jamás los heredes, éso es evolucionar, y no te preocupes que tú tendrás tu demonios, tus hijos y nietos, que son los mejores jueces te lo harán saber. Finalmente cagate en lo que digan del color de tú piel y de tú pelo, el tiempo que un mediocre emplea en criticarte, tú emplealo en mirar al infinito horizonte y alcanzarlo, hasta dónde puedas, éso da paz.
PD: Te haré llegar en un segundo comentario un escrito de: Giovanni Pico della Mirándola.
Dante.

Regla ismaray

Dante te agradezco tu comentario. Sólo debo aclarar que cuando hablo de la princesa que se salva sola no me refiero a que esté abogando por la soledad, nada más lejos de mi discurso. Hago el énfasis en la autodeterminación que tenemos como mujeres para guiar nuestra vidas, tratando de no acogernos a moldes y estructuras preestablecidas que van en detrimento de nuestra libertad para tomar decisiones y ser quienes queramos ser. Por supuesto que en ese proceso de construirnos a nosotrxs mismxs pasará por la influencia de quienes nos rodean, y en ello la familia juega un papel esencial desde mi punto de vista.
Regla ismaray
Dante Alighieri

Dante Alighieri

Giovanni Pico della Mirándola fue un humanista y pensador italiano, que nació en 1463. Esto que comparto a continuación, se llama: “Discurso sobre la Dignidad del hombre”
Quiero hacer algunas aclaraciones: Pese a que el título dice: … a la dignidad del hombre, y se refiere a Adán, ubiquence en la época que se escribió, el machismo era masivo y Adán simboliza al primer individuo, Adán se traduce cómo primero. Aunque tiene contenido religioso, específicamente Cristiano, su fundamento es humanista y es válido para cualquier religión, raza, cultural, edad, clase social, género, opción sexual, nacionalidad, los únicos que están excepto de esto son los comunistas, el 98% son unos comemierdas y el otro 2%, no lo es, son comunistas indefinidos. Para Regla y otros.
Saludos.
Dante Alighieri.

Cuando Dios terminó la creación del mundo, empieza a contemplar la posibilidad de crear al hombre, cuya función será meditar, admirar y amar la grandeza de la creación de Dios. Pero Dios no encontraba un modelo para hacerlo. Por lo tanto se dirige al primer ejemplar de su criatura, y le dice:

“No te he dado una forma, ni una función específica, a ti, Adán.
Por tal motivo, tendrás la forma y función que desees. La naturaleza de las demás criaturas la he dado de acuerdo a mi deseo.
Pero tú no tendrás límites. Tú definirás tus propias limitaciones de acuerdo con tu libre albedrío. Te colocaré en el centro del universo, de manera que te sea más fácil dominar tus alrededores.
No te he hecho mortal, ni inmortal; ni de la tierra, ni del cielo. De tal manera, que podrás transformarte a ti mismo en lo que desees.
Podrás descender a la forma más baja de existencia como si fueras una bestia o podrás, en cambio, renacer más allá
del juicio de tu propia alma, entre los más altos espíritus, aquellos que son divinos.”

 

Dante Alighieri

Psiquis

Regla me gusto el artículo y por instantes me hicisteis recordar a mi abuela,esa que no logro estudiar por razones de la vida pero que tuvo un doctorado en hacernos sentir dichosos con su presencia y cada consejo guardó mucha sabiduría.Tu mensaje lo entendí en carne propia aunque no sea negra y se que tienes razón porque no importa donde estés siempre hay personas prejuiciosas y estúpidas que no miran mas allá de lo que es realmente importante,lo que es invisible a los ojos.No te preocupes por ello es la naturaleza del ser humano y siempre encontramos defectos y nos creemos con el derecho de criticar a los demás por esta o cualquier razón.Sé tú y punto,eso es ser auténtica.
A Danthe:Por simple curiosidad.Eres cubano?Vives en Cuba?Pues si ambas son positivas imagino que te es una odisea vivir aquí.Cuánto odio amigo.Es gracioso,muchas veces critican que los comunistas no admiten otro criterio o modo de pensar que no sea el de ellos pero muchas veces veo personas como tu que hacen esactamente eso cuando de criticarlos se trata.No te pongas bravo pero creo que utilizas el toque para hacer campaña y no para expresar lo que piensas realmente.No importa de que trate el artículo ni de que se hable,ahí estas incidiendo en el mismo tema.Recuerda el ácido termina dañando al recipiente,uno decide que es lo que lleva adentro.Opina,critica pero que fea la ofensa…. siempre que apuntamos con un dedo a los otros tenemos cuatro apuntando hacia nosotros.

regla ismaray

Psiquis de eso se trata, de ser auténticxs, de superar y contribuir con nuestros pequeños esfuerzos a detener las miradas prejuiciosas de quienes nos ponen barreras ya sea por el color de la piel, o el género, o nuestra orientación sexual, o la nacionalidad, etc.
Gracias por tu comentario.
regla ismaray
Psiquis

Henrick El Bueno

Pienso que no deben tirarse mas entre ustedes.al fin y al cabo todos somos cubanos.deberiamos luchar por mejorar la pila de cosas malas que existen pero no discutir por favor.no dejen que el comunismo o capitalismo respectivamente los consuman.véanle lo bueno y malo a cada sistema
Henrick El Bueno

ÁGAPE

Regla muy bueno y necesario para iluminar a otras valiosísimas féminas negras que no tienen que plegarse al racismo. MGusta. Sl2

regla ismaray

Muchas gracias Ágape!
regla ismaray
ÁGAPE

Emmelia Billington-Wall

Es bonito, constructivo y real. Ojalá lo llevaran al Granma, al Juventud Rebelde, al Noticiero, etc, a cada niña o mujer (sobre todo niñas) de Cuba. Lo necesitamos.
Psiquis hiba a decirle algo a Dante, pero se lo has dicho todo, de forma tan exacta y justa, que me has dejado sin palabras.
El Toque nos está cambiando a todos, en muchos sentidos. Sin duda llega más, sabe hacerlo.
Emmelia Billington-Wall

Gilgamesh

Regla Ismaray, me gustó mucho tu artículo. Muy bueno.
Gilgamesh

Psiquis

Gracias Regla por el artículo y me honra con su comentario. Gracias por su tiempo y profesionalidad.
Psiquis

Psiquis

Gracias Emmelia por el apoyo.No es que pretenda que los demás piensen como yo pero es realmente molesto tener que caer en el mismo punto no importa cual sea el motivo a tratar.Lo veo como una ofensa al artículo desviar la atención a algo que no tiene que ver en lo absoluto con el tema.Graciass
Psiquis

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE