mujer

Foto: The New York Times.

Ana Mendieta: entre el tormento y la creación

23 / agosto / 2023


El 8 septiembre de 1985 moría Ana Mendieta al caer de un edificio en Manhattan. Se interrumpía así la vida de una artista que se encontraba en la cumbre de su obra. El presente artículo se centra en profundizar en la vida de esta mujer, en la que confluyen cubanía, feminismo y performance

Mendieta nació el 18 de noviembre de 1948 en La Habana, Cuba, en el seno de una familia de la élite habanera. Su tío abuelo era el expresidente de la República y oficial del Ejército Libertador Carlos Mendieta; su abuelo materno Carlos María de Rojas había sido general mambí. Después del triunfo de la Revolución cubana en enero de 1959 y el posterior giro autocrático de la dirigencia revolucionaria, la familia Mendieta decidió enviar a sus hijas Ana y Raquel hacia Estados Unidos en el marco de la Operación Peter Pan.

Nacida en un hogar tradicional, la desestructuración de su familia influyó en la vida de la artista. Su vida se complejizó aún más con el trauma del exilio, cuando fue enviada a un internado en Iowa a los 12 años. La temprana experiencia de desarraigo y de pérdida de identidad tuvo un impacto significativo en su trabajo artístico posterior.

Gran parte de su adolescencia la pasó como nómada, de hogar en hogar, hasta que su madre pudo salir de Cuba. Ana Mendieta pasó cinco años sin encontrarse con su madre y 18 sin su padre. Comenzó sus estudios universitarios en la Universidad de Iowa de la mano del artista Hans Breder. Fue allí, en 1973, cuando ejecutó —como denuncia por el silencio cómplice ante la muerte de una compañera que había sido abusada sexualmente en el campus— su performance Escena de violación; la obra que con tan solo 25 años catapultó su nombre a la escena artística estadounidense.

Después de graduarse en la Universidad de Iowa, Mendieta se mudó a Nueva York, donde se convirtió en una figura prominente en la escena artística del SoHo en la década de los setenta. Su obra exploraba temas como la conexión con la tierra, la feminidad, la violencia y la espiritualidad; a menudo utilizaba su cuerpo como lienzo. Una de las series más conocidas de Mendieta es «Siluetas», en la que creaba formas con su cuerpo en diferentes entornos naturales y utilizaba materiales como sangre, fuego, tierra y agua. Las efímeras siluetas (que a menudo se fundían con el paisaje) simbolizaban la relación entre el cuerpo femenino y la tierra; abordaban temas de identidad, pertenencia y violencia contra las mujeres.

En 1980 Ana regresó a Cuba. El viaje sería el primero de siete que realizaría a la isla hasta su muerte. En el país concedió entrevistas a la prensa y se reencontró con familiares y amigos. La reconexión con su patria aportó a la obra de Mendieta un nuevo elemento: el universo simbólico de la santería cubana. En su viaje de agosto de 1981, ejecuta una serie de trabajos artísticos en los bosques de Jaruco, en la actual provincia Mayabeque.

Empapelando la roca caliza, elaboró diez siluetas femeninas en las cuevas del Águila de Jaruco inspiradas en las diosas de la cultura taína. Con esas piezas incorporó por primera vez la pintura en sus obras. Usó la pintura de manera muy selectiva para delinear los contornos de una talla o de una formación rocosa, así reconectaba con la huella de los pueblos originarios insulares. En el otoño de 1981, en Miami, expuso sus obras «Ochún» y «Ceiba Fetish».

Mendieta también experimentó con la fotografía y el video. Sus imágenes capturaban momentos íntimos y poderosos. Exploraban la relación entre el cuerpo y el entorno al cuestionar los estereotipos de género y los roles impuestos por la sociedad. A lo largo de su carrera, Ana Mendieta abordó temas sensibles y controvertidos, como la violencia de género y la opresión social. Su trabajo fue influyente en el desarrollo del arte feminista y en el arte de la performance. Mendieta es considerada un referente para muchos artistas contemporáneos.

¿Una relación violenta y una muerte polémica?

Carl Andre y Ana Mendieta comenzaron una relación a principios de la década de los ochenta y se mudaron juntos a Nueva York. Ambos eran conocidos por su trabajo artístico, aunque tenían estilos y enfoques distintos. Mendieta era una artista cubano-estadounidense que trabajaba principalmente el performance, la escultura y la fotografía. Andre era un escultor minimalista conocido por su uso de materiales industriales y de las formas geométricas simples.

Las circunstancias exactas de la muerte de Mendieta no son claras. Ha habido diferentes teorías y especulaciones sobre lo que sucedió. La investigación inicial concluyó que su muerte fue resultado de un accidente. Argumentaba que Ana cayó del edificio durante una discusión con su esposo. El escultor fue arrestado y acusado de homicidio, pero fue absuelto en un juicio en 1988. 

Varios testimonios, entre ellos los que arrojaron los vecinos, aseveran que la mañana del 8 de septiembre de 1985 hubo una escena violenta en el apartamento de los artistas y que ambos tenían un alto grado de embriaguez. En el proceso penal, el portero declaró haber escuchado cómo Ana gritaba varias veces «¡no, no, no!», justo antes de que cayera del piso 33 y falleciera en el acto.

El juicio estuvo atravesado por el apoyo de numerosos artistas al escultor, mientras se cuestionaba la salud mental de Ana. Además, Andre movió un grupo de influencias para evitar la presencia de un jurado compuesto por mujeres; aunque el proceso judicial se extendió por tres años, hasta 1988. La versión oficial establece que Mendieta cayó accidentalmente.

Sin embargo, hubo críticas a la forma en que se manejaron la investigación y el juicio. Algunos seguidores de Mendieta cuestionaron las conclusiones oficiales. Argumentaron que la muerte de Ana podría haber sido un asesinato y que su relación con Andre estaba plagada de abuso y de violencia. A lo largo de los años, el caso ha sido objeto de debate y ha influido en discusiones sobre la violencia de género en el mundo del arte y en la sociedad en general. 

En particular, un grupo de activistas feministas ha denunciado el mal manejo del juicio usando la frase «¿Dónde está Ana Mendieta?». Con la interrogante han confrontado públicamente a Andre y la pregunta ha quedado como lema contra la impunidad. 

La vida de Ana Mendieta estuvo atravesada por una labor creadora fulminante, una vida personal tormentosa y una reflexión política reivindicativa de los derechos sociales de los colectivos vulnerables. Su obra, después de su fallecimiento, se ha seguido difundiendo, al convertirse en un referente de la cultura cubana a nivel mundial.


toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR370.00 CUP
-10
1 USD350.00 CUP
-10
1 MLC300.00 CUP
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification