eltoque_logo
Foto: Heriberto Machado

Foto: Heriberto Machado

Anatomía del miedo

El miedo es una de las principales respuestas animales, y por ende humanas, ante la inminencia del peligro. Se trata de un sentimiento positivo cuando el sujeto que lo experimenta lo puede controlar, pues si se invierten los roles, si el miedo es el que atenaza, el resultado puede ser catastrófico.

Es común que muchas personas, sobre todo los hombres nieguen esta emoción, pues el miedo a mostrar miedo es una de sus formas más recurrentes. “La mayoría de los guapos son seres asustadizos”, me decía un día el poeta y amigo, Yoel Issac.

Pienso en Virgilio Piñera —que distaba de la imagen del guapo y, sin embargo, lo era como pocos— cuando pidió la palabra en una de las salas de la Biblioteca Nacional el 30 junio de 1961 y seguidamente dijo: “tengo miedo, solo sé que tengo miedo”. Minutos antes Fidel Castro, que presidía la reunión —a la postre famosa por aquello de “dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada”—, había puesto sobre la mesa que ocupaba el estrado, su habitual pistola. Entendiendo el gesto del político podemos alegar que el miedo del escritor era un miedo racional y creíble.

Hace unos días comencé a preguntarles a mis amigos cuál es su miedo más raigal. MM me respondió que le tiene pavor a la posibilidad de emigrar en el futuro si las cosas en este país se complican más de lo que ya están.

A L le preocupa, al punto de ya ser temor, el futuro de su hijo, que cada día es más inteligente y perspicaz. Ella no quiere que crezca en Cuba, quiere otra geografía más próspera. V, en cambio, le teme a que escasee el jabón y por eso cada vez que puede compra de 20 en 20, o de 40 en 40, si la solvencia del momento se lo permite.

JL le teme a la vejez y a la soledad que puede sobrevenir con ella. Mientras que YT le tiene miedo a no ser, a que su existencia caiga en un limbo vacío. Y todos me devuelven la pregunta: “¿a qué le tienes miedo tú?”, y les respondo: “le tengo miedo a que el miedo me atenace, a que no me deje existir, ni decir”.

Pero más que en el miedo de uno o de dos, prefiero pensar en el miedo colectivo, pues este es uno de los principales mecanismos de dominación, puesto en práctica desde que el poder existe.

“¿De qué vale un hombre que no se atreve a decir lo que piensa?”, me pregunto yo parafraseando a Pepe Martí. “¿De qué vale un ser que no se atreve a actuar en concordancia con sus ideas?”. Una sociedad inmovilizada por el miedo no podrá avanzar nunca; el país donde esta yazga irá a la deriva por los derroteros que tracen aquellos que tienen el poder.

Cuba se libró de Machado y de Batista, y anteriormente del colonialismo español, porque las respectivas juventudes de esos tiempos no fueron presa del miedo.

Todo individuo con algo que perder puede sentirlo. El ansia de poseer o mantener un bien material, una estabilidad emocional, una familia unida, nos puede atar las manos. Pero a veces es evidente que lo que puede perderse es superior a eso, pues no hay bien, ni estabilidad, ni familia que pueda existir o subsistir ahí donde no existe el futuro.

El miedo, pues, ha de ser enfrentado. Vista y comprendida su anatomía, para que su tenaza en las entrañas sea un motor impulsor y no un lastre. Una sociedad valiente o cobarde está signada por la valentía o el miedo de los individuos que la conforman. La lucha es íntima y siempre desgarradora. A quienes la emprendan, que sirvan estos versos del mencionado Pepe, en su celebérrimo poema Yugo y estrella: “Y el vivo que a vivir no tuvo miedo, /Se oye que un paso más sube en la sombra”.

El país de las leyes usadas a conveniencia

Heriberto Machado
Poeta y narrador. Lector. Padre. Casado con la literatura. Amante de la música, la pintura y el cine. Disfruto con las victorias del Real Madrid, aunque no tanto como con las derrotas del Barça.
heriberto-machado

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Civico

A lo único que no se le debe tener miedo,es al miedo mismo,dijo un filósofo. Pero aquí existe una condición especial,una indefensión aprendida inculcada hace 60 años.Y cementada con la condición de isla.Isla,aislados.Es complicado romper este nudo gordiano. Ya los cubanos han mutado, no nos parecemos a nadie, exteriormente si,pero la mente…
Civico

Alejandro Fonseca Sancho

Yo no sé que tiene paralizado a la sociedad cubana de estos tiempos, no sé si será, la máxima esa de Aristóteles cuando habló de la demagogia, o simplemente la doble moralidad lo hecho a perder todo,pero es un hecho que el miedo tiene paralizado a muchas personas, hasta de expresar lo que piensan y sienten, y como muchos dirigentes emplean ese miedo para hacer y deshacer todo lo que se le antoja. Tal es el caso del artículo 5 .
Alejandro Fonseca Sancho

R R

Realmente bueno el artículo. Invita a la reflexión. Muy actual en Cuba.
R R

ROJO4

SINDROME INDEFENSIÓN ADQUIRIDA EL INMOVILISMO POR EFECTOS MULTICAUSALES LA RESOCIALIZACION.DEL CIUDADANO fin del bloqueo,ley del desbarajuste migratorio,respeto DH.Sociedad civil Honestidad e historia favorable una semi nacion es inestable por no libre.
ROJO4

Armando21

Saludos,gracias por éste excelente artículo, a hoja la y todos los que lo leamos hayamos aprendido,ya es hora que la sociedad cubana aprenda a combatir esos miedos que hasta hoy,no sé porque nos siguen afectando,gracias.
Armando21

Dpd

Tengo 30 años y desde niño me han enseñado en casa, en la escuela,en la calle a tener miedo. Miedo espantoso a decir, a hacer y hasta pensar algo que baya en contra del mal llamado ideal revolucionario que han impuesto los dueños de esta finca que es cuba. Se que lo mismo le ha pasado a muchos. Yo si me considero revolucionario porque quiero ser participe de una revolución q cambie mi nación, no como sucede hace 60 años que la revolución es para unos y para el bien de unos y para los hijos de esos unos.
Lo que me preocupa es que el temor en mi país se esta acabando y la incertidumbre de lo que pueda suceder en mi país si me da miedo, muchos están cansados de tener miedo.
Dpd

Guillermo

Creo que de lo que m�s sufro desde que tengo uso de raz�n es el miedo a decir y opinar lo que pienso ,logro vivir tranquilo con lo poco que tengo , pero muy intranquilo con lo que no puedo decir libremente ,deseo que alg�n d�a estos art�culos como el suyo se publiquen en los medios de difusi�n masiva ,mi respeto y admiraci�n por su art�culo ,suerte en lo adelante .
Guillermo

Chaviano

El tiene varias aristas, somete a las personas, genera desconfianza, es enemigo de la verdad, genera doble moral entre otras.
Chaviano

Manuel Gomez

Mi unico miedo es que Estados Unidos deje un dia de ser como es , amo a los Estados Unidos , aqui soy libre , yo no tenia idea de lo que significaba ser libre, no sabia realmente que era la libertad hasta que llegue aca hace 7 años, he sido libre por 7 años y lo seguire siendo.
Manuel Gomez

El Mañon

Esa fue buena referencia a lo q vivimos hoy en día pero la juventud piensa más en irse q defender su cuna pero bueno ya llegará la hora en q cambien las cosas para bien aquí escribe un fanático d la libertad.
El Mañon

vasilymp

No considero esto como una anatomía de nada. Es solo más de lo mismo de un escritor que está en verdadero desacuerdo con las politicas del gobierno cubano. Es horripilante que la gente que lo lea se contamine de ese miedo que él mismo dice tener, y sobr todo, por cosas que dice que no son reales, que no son historicamente verdaderas, como ese episodio apócrifo de la pistola sobre la mesa que Fidel Castro colocara el día de Palabras a los intelectuales. Es un gran paso en falso. Es una calumnia. Solo lamento que el miedo no le dejara, al autor, la valentía de publicarlo en vida de Fidel para que él mismo le respondiera. Pero ahora me asalta la duda, ¿leería Fidel algo como esto? No, no lo creo. Ni lo leería Martí. Textos como estos solo lo leemos las pocas personas que tenemos hambre de lectura y seguimos el rastro de las vanguardia artística cubana. Sobre todo si pertenecen a organizaciones culturales como la AHS y la Uneac, que reúne a la vanguardia artística. Organizaciones que tienen su prestigio, historia, estatutos.
vasilymp

Carpediem

Buen articulo.el miedo es el peor aliado para el viaje de la vida.siempre le he temido al miedo es lo que somete al hombre y le quita lo más valioso, que es la libertad.es hora de enfrentar esos temores que han acompañado a nuestros abuelos,padres e hijos,hagamos de la libertad nuestro mas preciado tesoro.
Carpediem

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Foto: Heriberto Machado

Foto: Heriberto Machado

Anatomía del miedo

El miedo es una de las principales respuestas animales, y por ende humanas, ante la inminencia del peligro. Se trata de un sentimiento positivo cuando el sujeto que lo experimenta lo puede controlar, pues si se invierten los roles, si el miedo es el que atenaza, el resultado puede ser catastrófico.

Es común que muchas personas, sobre todo los hombres nieguen esta emoción, pues el miedo a mostrar miedo es una de sus formas más recurrentes. “La mayoría de los guapos son seres asustadizos”, me decía un día el poeta y amigo, Yoel Issac.

Pienso en Virgilio Piñera —que distaba de la imagen del guapo y, sin embargo, lo era como pocos— cuando pidió la palabra en una de las salas de la Biblioteca Nacional el 30 junio de 1961 y seguidamente dijo: “tengo miedo, solo sé que tengo miedo”. Minutos antes Fidel Castro, que presidía la reunión —a la postre famosa por aquello de “dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada”—, había puesto sobre la mesa que ocupaba el estrado, su habitual pistola. Entendiendo el gesto del político podemos alegar que el miedo del escritor era un miedo racional y creíble.

Hace unos días comencé a preguntarles a mis amigos cuál es su miedo más raigal. MM me respondió que le tiene pavor a la posibilidad de emigrar en el futuro si las cosas en este país se complican más de lo que ya están.

A L le preocupa, al punto de ya ser temor, el futuro de su hijo, que cada día es más inteligente y perspicaz. Ella no quiere que crezca en Cuba, quiere otra geografía más próspera. V, en cambio, le teme a que escasee el jabón y por eso cada vez que puede compra de 20 en 20, o de 40 en 40, si la solvencia del momento se lo permite.

JL le teme a la vejez y a la soledad que puede sobrevenir con ella. Mientras que YT le tiene miedo a no ser, a que su existencia caiga en un limbo vacío. Y todos me devuelven la pregunta: “¿a qué le tienes miedo tú?”, y les respondo: “le tengo miedo a que el miedo me atenace, a que no me deje existir, ni decir”.

Pero más que en el miedo de uno o de dos, prefiero pensar en el miedo colectivo, pues este es uno de los principales mecanismos de dominación, puesto en práctica desde que el poder existe.

“¿De qué vale un hombre que no se atreve a decir lo que piensa?”, me pregunto yo parafraseando a Pepe Martí. “¿De qué vale un ser que no se atreve a actuar en concordancia con sus ideas?”. Una sociedad inmovilizada por el miedo no podrá avanzar nunca; el país donde esta yazga irá a la deriva por los derroteros que tracen aquellos que tienen el poder.

Cuba se libró de Machado y de Batista, y anteriormente del colonialismo español, porque las respectivas juventudes de esos tiempos no fueron presa del miedo.

Todo individuo con algo que perder puede sentirlo. El ansia de poseer o mantener un bien material, una estabilidad emocional, una familia unida, nos puede atar las manos. Pero a veces es evidente que lo que puede perderse es superior a eso, pues no hay bien, ni estabilidad, ni familia que pueda existir o subsistir ahí donde no existe el futuro.

El miedo, pues, ha de ser enfrentado. Vista y comprendida su anatomía, para que su tenaza en las entrañas sea un motor impulsor y no un lastre. Una sociedad valiente o cobarde está signada por la valentía o el miedo de los individuos que la conforman. La lucha es íntima y siempre desgarradora. A quienes la emprendan, que sirvan estos versos del mencionado Pepe, en su celebérrimo poema Yugo y estrella: “Y el vivo que a vivir no tuvo miedo, /Se oye que un paso más sube en la sombra”.

El país de las leyes usadas a conveniencia

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR83.5 CUP
1 USD64 CUP
1 MLC73 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Civico

A lo único que no se le debe tener miedo,es al miedo mismo,dijo un filósofo. Pero aquí existe una condición especial,una indefensión aprendida inculcada hace 60 años.Y cementada con la condición de isla.Isla,aislados.Es complicado romper este nudo gordiano. Ya los cubanos han mutado, no nos parecemos a nadie, exteriormente si,pero la mente…
Civico

Alejandro Fonseca Sancho

Yo no sé que tiene paralizado a la sociedad cubana de estos tiempos, no sé si será, la máxima esa de Aristóteles cuando habló de la demagogia, o simplemente la doble moralidad lo hecho a perder todo,pero es un hecho que el miedo tiene paralizado a muchas personas, hasta de expresar lo que piensan y sienten, y como muchos dirigentes emplean ese miedo para hacer y deshacer todo lo que se le antoja. Tal es el caso del artículo 5 .
Alejandro Fonseca Sancho

R R

Realmente bueno el artículo. Invita a la reflexión. Muy actual en Cuba.
R R

ROJO4

SINDROME INDEFENSIÓN ADQUIRIDA EL INMOVILISMO POR EFECTOS MULTICAUSALES LA RESOCIALIZACION.DEL CIUDADANO fin del bloqueo,ley del desbarajuste migratorio,respeto DH.Sociedad civil Honestidad e historia favorable una semi nacion es inestable por no libre.
ROJO4

Armando21

Saludos,gracias por éste excelente artículo, a hoja la y todos los que lo leamos hayamos aprendido,ya es hora que la sociedad cubana aprenda a combatir esos miedos que hasta hoy,no sé porque nos siguen afectando,gracias.
Armando21

Dpd

Tengo 30 años y desde niño me han enseñado en casa, en la escuela,en la calle a tener miedo. Miedo espantoso a decir, a hacer y hasta pensar algo que baya en contra del mal llamado ideal revolucionario que han impuesto los dueños de esta finca que es cuba. Se que lo mismo le ha pasado a muchos. Yo si me considero revolucionario porque quiero ser participe de una revolución q cambie mi nación, no como sucede hace 60 años que la revolución es para unos y para el bien de unos y para los hijos de esos unos.
Lo que me preocupa es que el temor en mi país se esta acabando y la incertidumbre de lo que pueda suceder en mi país si me da miedo, muchos están cansados de tener miedo.
Dpd

Guillermo

Creo que de lo que m�s sufro desde que tengo uso de raz�n es el miedo a decir y opinar lo que pienso ,logro vivir tranquilo con lo poco que tengo , pero muy intranquilo con lo que no puedo decir libremente ,deseo que alg�n d�a estos art�culos como el suyo se publiquen en los medios de difusi�n masiva ,mi respeto y admiraci�n por su art�culo ,suerte en lo adelante .
Guillermo

Chaviano

El tiene varias aristas, somete a las personas, genera desconfianza, es enemigo de la verdad, genera doble moral entre otras.
Chaviano

Manuel Gomez

Mi unico miedo es que Estados Unidos deje un dia de ser como es , amo a los Estados Unidos , aqui soy libre , yo no tenia idea de lo que significaba ser libre, no sabia realmente que era la libertad hasta que llegue aca hace 7 años, he sido libre por 7 años y lo seguire siendo.
Manuel Gomez

El Mañon

Esa fue buena referencia a lo q vivimos hoy en día pero la juventud piensa más en irse q defender su cuna pero bueno ya llegará la hora en q cambien las cosas para bien aquí escribe un fanático d la libertad.
El Mañon

vasilymp

No considero esto como una anatomía de nada. Es solo más de lo mismo de un escritor que está en verdadero desacuerdo con las politicas del gobierno cubano. Es horripilante que la gente que lo lea se contamine de ese miedo que él mismo dice tener, y sobr todo, por cosas que dice que no son reales, que no son historicamente verdaderas, como ese episodio apócrifo de la pistola sobre la mesa que Fidel Castro colocara el día de Palabras a los intelectuales. Es un gran paso en falso. Es una calumnia. Solo lamento que el miedo no le dejara, al autor, la valentía de publicarlo en vida de Fidel para que él mismo le respondiera. Pero ahora me asalta la duda, ¿leería Fidel algo como esto? No, no lo creo. Ni lo leería Martí. Textos como estos solo lo leemos las pocas personas que tenemos hambre de lectura y seguimos el rastro de las vanguardia artística cubana. Sobre todo si pertenecen a organizaciones culturales como la AHS y la Uneac, que reúne a la vanguardia artística. Organizaciones que tienen su prestigio, historia, estatutos.
vasilymp

Carpediem

Buen articulo.el miedo es el peor aliado para el viaje de la vida.siempre le he temido al miedo es lo que somete al hombre y le quita lo más valioso, que es la libertad.es hora de enfrentar esos temores que han acompañado a nuestros abuelos,padres e hijos,hagamos de la libertad nuestro mas preciado tesoro.
Carpediem
boletin_elTOQUE