eltoque_logo
Coreografías universales desde Guantánamo

Festival de Danza Callejera 2016. Foto: Adrián González.

Coreografías universales desde Guantánamo

A más de 900 kilómetros de La Habana, en su natal Guantánamo, Yoel González Rodríguez dirige Médula –creada un año y ocho meses atrás– y que hoy resulta la más joven de las tres compañías oficiales del territorio.

Luego de tantos triunfos, algunos le cuestionan la decisión de seguir viviendo y haciendo arte en un territorio “con poca proyección de desarrollo, donde no hay un teatro al que te den ganas de ir y en el que muchos intelectuales caminan con sus sueños en una mochila porque todavía no ha aparecido quien la abra, los mire y les dé una oportunidad”.

Aunque Yoel reconoce estos obstáculos, no puede obviar la necesidad que siente de crear en un lugar tranquilo, y Guantánamo lo es. Mantiene presente la imagen de su ídolo Pina Bausch, bailarina y coreógrafa alemana que era aclamada mundialmente y decidió quedarse en una ignota ciudad llamada Wuppertal, en Alemania.

Para él la explicación es muy sencilla, pues “la grandeza se encuentra en un rincón de nuestra existencia” y solo hay que saber buscarla: “No soy provinciano, no hago una obra pensando en Guantánamo, ni creo que la ubicación geográfica dañe mi pensamiento”.

Esa visión universal le impulsa a continuar guiando al grupo de jóvenes que han confiado en él y sorteando los obstáculos de la burocracia, del presupuesto que está asignado pero no ha logrado utilizar en la producción de sus piezas, de los trámites que deberían resolverse por los canales establecidos pero que ante la inoperancia, le obligan a tocarle la puerta a los más altos dirigentes del sector de la cultura en la provincia, y solo entonces se solucionan.

yoel-gonzalez.-director-medula.jpg

Yoel González. Director de Médula. Foto: Henry A. Pérez.

Sin embargo, para Yoel lo más importante es seguir creando, haciendo lo que le apasiona: coreografías. Y hacerlas desde la investigación y la experimentación, porque no se conforma con que los bailarines sean meros “acróbatas”.

Aprecia con angustia que muchos de sus contemporáneos, algunos con los cuales incluso ha trabajado, estén creando sin rumbo artístico. “¿Qué sentido tiene pasarse la vida haciendo obras por encargo, viajando por todo el mundo sin proyección, y ponerse viejo en ese consumismo?”, se cuestiona. “Cuando abres los ojos y miras hacia atrás, se acabó todo, porque los bailarines no duran mucho”.

Mientras ellos están “mareados”, él se concentra en su carrera y explora otras posibilidades. En el campo científico y la Medicina, por ejemplo, ha encontrado una de ellas. Piezas como Esquizofrenia, Carcinoma, Metástasis, le han llevado a conocer el asombroso mundo de trastornos y enfermedades del cuerpo, para representarlos a través del movimiento.

medula-en-su-local-de-ensayo.-foto-henry-perez.jpg

Ensayo de Médula. Foto: Henry A. Pérez.

“Quiero escaparme de los patrones. En el ámbito de la danza, como en otros aspectos de la vida, debemos conservar las tradiciones pero también desarrollarnos, si no lo hacemos entonces retrocederíamos. Yo mejor pienso que soy una célula invasora y funciono como un cáncer que me ramifico en ella, y construyo las interacciones entre ambos. Prefiero plantearme las relaciones entre el hombre y la mujer en términos diferentes a los acostumbrados”.

Luego de visitas a hospitales, largos intercambios con médicos e, incluso, presentaciones exclusivas a los especialistas para encontrar patrones útiles a la hora de mostrar con gestos y contorsiones estos temas, Yoel ha logrado que los bailarines se identifiquen, se conecten con las historias y los personajes y muestren excelentes resultados. Pero dice aún tener el mayor reto por delante: “conseguir que los espectadores comprendan el argumento y no solo se impacten con la fuerza y la belleza de las ejecuciones”.

Sin salir de la provincia más oriental de Cuba, este joven también amante de la música y la poesía ha comenzado a trazar novedosos senderos, reconocidos por importantes figuras de la danza en Cuba y en el mundo como el bailarín ucraniano Vladimir Malakhov. En Guantánamo, de donde muchos quieren irse, él seguirá pintando con el cuerpo, convencido de que muchos van a girar el catalejo para verlo renovar la danza contemporánea en la Isla.

Ana Lidia García
Licenciada en Periodismo por la Universidad de La Habana (Cuba) y Máster en Comunicación. Editora desde 2018 de elTOQUE. Investiga sobre temas sociales y de emprendimiento.
ana-lidia-garcia

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Irina Fontanet

Felicidades a Yoel y a sus bailarines que siguen aportando desde Guantanamo al desarrollo de la danza en Cuba.
Irina Fontanet

Luis Enrique

Es interesante ver a jóvenes creadores que aquí en Cuba, que apuestan por desarrollarse intelectualmente, aunque no ganen mucho dinero. Felicidades a la periodista Ana Lidia por este maravilloso articulo.
Luis Enrique

Adriana Rojas Preval

Me pregunto cuántas veces ha venido a Guantánamo quien escribió este artículo y afirma con total y aplastadora celeridad que aqui ¨no hay un teatro al que te den ganas de ir (me pregunto cuántos artistas nacionales y foráneos abarrotan de público a nuestro Guaso); ¨en el que muchos intelectuales caminan con sus sueños en una mochila porque todavía no ha aparecido quien la abra, los mire y les dé una oportunidad¨ (quiénes son esos muchos intelectuales que dice usted y dónde tienen esas mochilas?)Por favor nuestra prensa, la cubana, no puede darse el lujo de escribir de a media nota no se adecua a los principios, a la historia, a la verdad, ni a las razones que nos dignifican como prensa…
Le recomiendo nos visite y constate que Guantánamo no es ¨la región más oriental de Cuba¨ ni ¨el lugar de donde muchos quieren irse¨ sea procaz pero con argumentos…
Adriana Rojas Preval

Leslie Salgado

yoel es un bailarín descomunal. feliz de haberlo visto bailar y compartir con él la condición de miembro de la organización de los jóvenes escritores y artistas cubanos, que con toda justicia ha apoyado mucho su carrera. Eso es un creador! FELICIDADES
Leslie Salgado

Leslie Salgado

Guantanamo es una de las provincias con una vida cultural más interesante que he visto. Claro hay que haber ido a Guantánamo. Eso no sale de la nada, sale del talento de los artistas y del apoyo de las instituciones culturales, que no siempre ha sido óptimo, pero ha sido. Hay intelectuales de mucha altura en ese rincón de tierra. Pero Adriana, hablar de las instituciones no está de moda, ni siquiera mencionarlas, como si no existieran.Ese es el tumbáo de moda. No es serio, porque una cosa es ser un medio independiente(yo escribo para medios independientes), y otra ser poco serio. El lector fuera de Cuba se queda sin entender. Leí esto a una amiga y lo primero que me preguntó fue, quién lo apoya, cómo gana su sustento, por poco que sea ¿cómo funciona que una persona en Cuba se dedique solo a la danza? No se trata de hacer propaganda a nadie, pero sí de dar como se diría en inglés, the big picture!
Leslie Salgado

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Coreografías universales desde Guantánamo

Festival de Danza Callejera 2016. Foto: Adrián González.

Coreografías universales desde Guantánamo

A más de 900 kilómetros de La Habana, en su natal Guantánamo, Yoel González Rodríguez dirige Médula –creada un año y ocho meses atrás– y que hoy resulta la más joven de las tres compañías oficiales del territorio.

Luego de tantos triunfos, algunos le cuestionan la decisión de seguir viviendo y haciendo arte en un territorio “con poca proyección de desarrollo, donde no hay un teatro al que te den ganas de ir y en el que muchos intelectuales caminan con sus sueños en una mochila porque todavía no ha aparecido quien la abra, los mire y les dé una oportunidad”.

Aunque Yoel reconoce estos obstáculos, no puede obviar la necesidad que siente de crear en un lugar tranquilo, y Guantánamo lo es. Mantiene presente la imagen de su ídolo Pina Bausch, bailarina y coreógrafa alemana que era aclamada mundialmente y decidió quedarse en una ignota ciudad llamada Wuppertal, en Alemania.

Para él la explicación es muy sencilla, pues “la grandeza se encuentra en un rincón de nuestra existencia” y solo hay que saber buscarla: “No soy provinciano, no hago una obra pensando en Guantánamo, ni creo que la ubicación geográfica dañe mi pensamiento”.

Esa visión universal le impulsa a continuar guiando al grupo de jóvenes que han confiado en él y sorteando los obstáculos de la burocracia, del presupuesto que está asignado pero no ha logrado utilizar en la producción de sus piezas, de los trámites que deberían resolverse por los canales establecidos pero que ante la inoperancia, le obligan a tocarle la puerta a los más altos dirigentes del sector de la cultura en la provincia, y solo entonces se solucionan.

yoel-gonzalez.-director-medula.jpg

Yoel González. Director de Médula. Foto: Henry A. Pérez.

Sin embargo, para Yoel lo más importante es seguir creando, haciendo lo que le apasiona: coreografías. Y hacerlas desde la investigación y la experimentación, porque no se conforma con que los bailarines sean meros “acróbatas”.

Aprecia con angustia que muchos de sus contemporáneos, algunos con los cuales incluso ha trabajado, estén creando sin rumbo artístico. “¿Qué sentido tiene pasarse la vida haciendo obras por encargo, viajando por todo el mundo sin proyección, y ponerse viejo en ese consumismo?”, se cuestiona. “Cuando abres los ojos y miras hacia atrás, se acabó todo, porque los bailarines no duran mucho”.

Mientras ellos están “mareados”, él se concentra en su carrera y explora otras posibilidades. En el campo científico y la Medicina, por ejemplo, ha encontrado una de ellas. Piezas como Esquizofrenia, Carcinoma, Metástasis, le han llevado a conocer el asombroso mundo de trastornos y enfermedades del cuerpo, para representarlos a través del movimiento.

medula-en-su-local-de-ensayo.-foto-henry-perez.jpg

Ensayo de Médula. Foto: Henry A. Pérez.

“Quiero escaparme de los patrones. En el ámbito de la danza, como en otros aspectos de la vida, debemos conservar las tradiciones pero también desarrollarnos, si no lo hacemos entonces retrocederíamos. Yo mejor pienso que soy una célula invasora y funciono como un cáncer que me ramifico en ella, y construyo las interacciones entre ambos. Prefiero plantearme las relaciones entre el hombre y la mujer en términos diferentes a los acostumbrados”.

Luego de visitas a hospitales, largos intercambios con médicos e, incluso, presentaciones exclusivas a los especialistas para encontrar patrones útiles a la hora de mostrar con gestos y contorsiones estos temas, Yoel ha logrado que los bailarines se identifiquen, se conecten con las historias y los personajes y muestren excelentes resultados. Pero dice aún tener el mayor reto por delante: “conseguir que los espectadores comprendan el argumento y no solo se impacten con la fuerza y la belleza de las ejecuciones”.

Sin salir de la provincia más oriental de Cuba, este joven también amante de la música y la poesía ha comenzado a trazar novedosos senderos, reconocidos por importantes figuras de la danza en Cuba y en el mundo como el bailarín ucraniano Vladimir Malakhov. En Guantánamo, de donde muchos quieren irse, él seguirá pintando con el cuerpo, convencido de que muchos van a girar el catalejo para verlo renovar la danza contemporánea en la Isla.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR83.5 CUP
1 USD64 CUP
1 MLC73 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Irina Fontanet

Felicidades a Yoel y a sus bailarines que siguen aportando desde Guantanamo al desarrollo de la danza en Cuba.
Irina Fontanet

Luis Enrique

Es interesante ver a jóvenes creadores que aquí en Cuba, que apuestan por desarrollarse intelectualmente, aunque no ganen mucho dinero. Felicidades a la periodista Ana Lidia por este maravilloso articulo.
Luis Enrique

Adriana Rojas Preval

Me pregunto cuántas veces ha venido a Guantánamo quien escribió este artículo y afirma con total y aplastadora celeridad que aqui ¨no hay un teatro al que te den ganas de ir (me pregunto cuántos artistas nacionales y foráneos abarrotan de público a nuestro Guaso); ¨en el que muchos intelectuales caminan con sus sueños en una mochila porque todavía no ha aparecido quien la abra, los mire y les dé una oportunidad¨ (quiénes son esos muchos intelectuales que dice usted y dónde tienen esas mochilas?)Por favor nuestra prensa, la cubana, no puede darse el lujo de escribir de a media nota no se adecua a los principios, a la historia, a la verdad, ni a las razones que nos dignifican como prensa…
Le recomiendo nos visite y constate que Guantánamo no es ¨la región más oriental de Cuba¨ ni ¨el lugar de donde muchos quieren irse¨ sea procaz pero con argumentos…
Adriana Rojas Preval

Leslie Salgado

yoel es un bailarín descomunal. feliz de haberlo visto bailar y compartir con él la condición de miembro de la organización de los jóvenes escritores y artistas cubanos, que con toda justicia ha apoyado mucho su carrera. Eso es un creador! FELICIDADES
Leslie Salgado

Leslie Salgado

Guantanamo es una de las provincias con una vida cultural más interesante que he visto. Claro hay que haber ido a Guantánamo. Eso no sale de la nada, sale del talento de los artistas y del apoyo de las instituciones culturales, que no siempre ha sido óptimo, pero ha sido. Hay intelectuales de mucha altura en ese rincón de tierra. Pero Adriana, hablar de las instituciones no está de moda, ni siquiera mencionarlas, como si no existieran.Ese es el tumbáo de moda. No es serio, porque una cosa es ser un medio independiente(yo escribo para medios independientes), y otra ser poco serio. El lector fuera de Cuba se queda sin entender. Leí esto a una amiga y lo primero que me preguntó fue, quién lo apoya, cómo gana su sustento, por poco que sea ¿cómo funciona que una persona en Cuba se dedique solo a la danza? No se trata de hacer propaganda a nadie, pero sí de dar como se diría en inglés, the big picture!
Leslie Salgado
boletin_elTOQUE