eltoque_logo
El Che que nunca tuve

Foto: Harold Cárdenas Lema

El Che que nunca tuve

Hoy cumple 88 años el Che Guevara. Las camisetas y los pósters no le hacen justicia en su avanzada edad. Se ha convertido en leyenda marcada por un inevitable manoseo comercial, no importa, el símbolo llegó antes que el mercado. Dos generaciones de cubanos repetimos en la escuela que seríamos como él pero era más consigna que otra cosa, apenas lo conocíamos. Y las partes desconocidas son las mejores, las que nos hubieran llevado a seguirlo realmente. Pero ese Che no lo tuvimos, era demasiado subversivo para sacarlo a la luz. Y lo sigue siendo.

No hay peor educación que la impuesta. El argentino fue tan grande que nos obligaron a repetirlo cada día sin que pudiéramos odiarlo. Quizás el instinto nos decía que había algo ahí de rebeldía disimulada, que era uno de nosotros. Si lo hubieran mostrado así desde un inicio habrían tenido más éxito. Pero los mayores no saben nada, escuchar más a Moscú que al Che, qué barbaridad. Los errores del último medio siglo fueron los que el Guerrillero advirtió y nótese que tampoco era infalible, no existen seres perfectos.

Ese Che imperfecto se agradece, las historias apologéticas e infantiles que nos han vendido de nuestros protagonistas históricos, hacen mucho daño.

Mi primer acto consciente y voluntario de acercamiento a Ernesto Guevara fue en la adolescencia. Aquel verano de apagones leí Pasajes de la Guerra Revolucionaria una y otra vez. Recuerdo sufrir como nadie al sacrificar un perrito para que no delatara la posición de los guerrilleros. No sabía que al publicar el libro Che había insistido a sus compañeros que hicieran lo mismo, sin mucho éxito.

No hemos podido calar al Che necesario, que comparte nuestras preocupaciones y critica los errores.

En esos tiempos escribir era cosa de intelectuales y estos nunca habían solucionado los problemas nacionales, había un prejuicio al respecto que todavía llega hasta hoy. Así como ha permanecido un errado concepto de disciplina partidista-guerrillera según la cual los protagonistas han callado numerosos eventos. Basta con leer las versiones edulcoradas de los libros de historia donde los dirigentes revolucionarios se presentan como héroes al más puro estilo del realismo socialista soviético.

Durante mucho tiempo se usó como simple fuente de consignas, hasta 1987 cuando en la campaña de rectificación de errores se le rescató para referirse a las deformaciones en la construcción revolucionaria. Ha reposado bien poco. La mitad de su obra no está publicada sino guardada con celo, incluso al punto de que investigadores extranjeros tengan más acceso a estos archivos que los nacionales. Sus Apuntes Críticos a la Economía Política se publicaron con discreción y en la televisión por lo general se omiten sus ideas más herejes. No hemos podido calar al Che necesario, que comparte nuestras preocupaciones y critica los errores.

Ese hereje es el Che que nunca tuve, espero lo tengamos algún día.

En la más pura tradición soviética, seguimos viviendo en un país donde se decide sin mucha discusión y para legitimar lo propuesto se le agrega alguna frase del Che, o Fidel. Murió hace décadas aquel espíritu de debate existente en los sesenta. Buena parte de la esfera pública actual, ha nacido y crecido a contrapelo de los decisores. Que tan enfrascados en su circunstancia y preocupaciones, son incapaces de entender o aceptar que el socialismo sin formas democráticas muere. ¿Es tan aventurado anhelar el clima de construcción colectiva existente en los sesenta, cuando el Che y Carlos Rafael debatían en público fórmulas de país?

Su legado se ha manipulado o malinterpretado, pocas veces se asumen sus lecciones. Cuando vio previsoramente el camino tomado por algunos países de Europa del Este alertó que el socialismo no se construye con las armas melladas del capitalismo. Se refería a fórmulas económicas liberales pero la frase, en manos de malos propagandistas políticos, se convirtió en dogma. Toda frase sacada de contexto es nociva.

Me quedo con el Che realista. Mientras la mayoría de los cubanos creían en el mecanicismo histórico que impondría el socialismo casi por gravedad, el argentino imputaba que el imperialismo “ni siquiera ha aprovechado al máximo sus posibilidades”. Fue de los pocos que refiriéndose a la URSS dijo por lo claro: “se está regresando al capitalismo”. Y tenía razón.

Fernando Martínez Heredia dice que el Che fue hombre de acción y de ideas, combinar ambas es cosa rara realmente. Hoy el Guerrillero está cumpliendo 88 años y me pregunto qué habría pasado de seguir vivo en Cuba, qué errores se habrían evitado, qué más se habría alcanzado. En historia no se hacen suposiciones pero es un lujo personal que me doy cada 14 de junio. ¿Y si nos lo hubieran enseñado así en la escuela? ¿Por qué no se hace hoy si aún estamos a tiempo? Ese hereje es el Che que nunca tuve, espero lo tengamos algún día. Podríamos empezar hoy.

Harold Cárdenas Lema
En mi tiempo libre administro un blog llamado La Joven Cuba que inicié junto a dos colegas en mi época de profesor de Historia de la Filosofía en la Universidad de Matanzas. En el blog puedo escribir sobre muchos temas de la realidad cubana y los cambios que tienen lugar en estos momentos en Cuba.
harold-cardenas-lema

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adanys Fleite

Hola Harold
… preguntas como las tuyas nos hacemos muchos a diario. Tal cual un grupo de jóvenes del Movimiento Cubano de Excursionismo (MCE) se llegaba el fin de semana pasado -tras haber recorrido más de 61Km en bicicleta- hasta las Terrazas, Pinar del Río para subir posteriormente la Loma del Taburete, deseosos de rendir homenaje al Che realista… al de nosotros.
Adanys Fleite

Raúl Sorrosa

el Che habría jugado el papel del que no se queda satisfecho, el que habría mantenido una regla básica de la dialéctica: oponerse a una tesis para saber si andamos bien y si lo podemos mejorar. Habría sido el voto de crítica y también un ejemplo. La vida y la realidad son cosas diferentes, por eso su camino se apartó de Cuba, quiso seguir su lucha, como la entendía…
Raúl Sorrosa

Rodrigo Peñaloza

Hola
Felicidades por este esbozo crítico de quién influyó en muchas generaciones en América latina y en el mundo,
Ser como el Che!!! Me sirvió para ser lo que soy crítico y construcción de organización de bases
Rodrigo Peñaloza

Rodrigo Suárez

Harold de veras conoces al Che, su pensamiento económico, su forma de dirigir un País, te atrevería a ser como él, acaso te has leido el libro Evocando al Che de Arcos Bergnes, estas dispuesto a realizar trabajo voluntarios todos los domingos sin ecepción de días de las madres y de los padres, tú que has difrutado de la vieja europa con tu teoría de la democracia por la democracia te atreverías a tener la estricta disciplina del Che, yo creo que debes apreender a aportar un poco más a proponer soluciones y no a dislumbrar y a criticar con mucho ambages sin propuestas concretas, es cierto el Che crítico el socialismo soviético pero construyo un Misterio de Industrias con mucho esfuerzo, sería intersante que profundizaras de verdad en los temas que escribes
Rodrigo Suárez

Dayron

Estimado periodista me sumo al cometario de Rodrigo Suarez, acaso tú, Harold, sabes que es ser como el Che? Imposible, y por más que lo gritasemos en nuestros memorables tiempos de pioneros, nadie será como él, debes leer el libro que te recomienda Rodrigo, el cual yo leí, y creeme, ser como el Che, en pleno siglo XXI no es dificil, es sencillamente imposible.
Dayron

victor

el che se tomaba en serio, muy humanamente, muy exigentemente, muy realistamente lo del “escalón más alto de la especie humana”…

tan en serio como a relajo lo toman, o al menos así lo reflejan por lo que escriben, quienes consideran que el asunto es descalificar del derecho a ser compañeros de lucha a otros porque les parecen demasiado comunes para tratar de emular al ejemplo…

qué es eso de si te atreverías a ser como él… si estás dispuesto a… si te atreverías a… de que debes aprender a aportar un poco más, a proponer soluciones y no a deslumbrar y a criticar con mucho ambages sin propuestas concretas…???

que hay que profundizar de verdad en los temas…, bueno, eso nadie lo duda… hasta el propio che se autocriticó por escrito en su célebre diario, pero después que le dio una cuchillada de desesperación a la mula que cabalgaba…!!!

pero quien escribe con fuerte convicción de cristiano más que de guevarista que ser como él es Imposible, y por más que lo gritasemos nadie será como él… porque ser como el no es dificil, es sencillamente imposible… es sólo porque no le interesa para nada la oportunidad a la que él rindió su vida, la única que tuvo, como cualquier hijo de vecino, la oportunidad, repito, de convertirse en revolucionario, que era su única aspiración…

che es un ser humano en su completitud, y sólo en ella… no es un cristo, que según se atienda a las escrituras, se creía a sí mismo con el poder de dios aparte de su capacidad, por sí misma limitada, de sufrir como un ser humano… vaya… che no es siquiera un aquiles, dios en parte, sólo vulnerable en su célebre calcañal… el che puso todo su pellejo, y su conciecnia, únicos atributos de altura suficientemente humana para probar lo que quería ser…

che no es cristo ni aquiles, y aspirar a ser guevarista es más plausible y arriesgado, por supuesto, como él mismo lo probó con sus actos, sin ningún tipo de redención, que ser cristiano, remitido, en última instancia a la promesa del poder de la diestra del celestial padre supremo, o que ser aquilino, al que le bastaba asegurarse el talón…

en cualquier caso, ser paradigma de revolucionario es la única posible lectura de enseñanza imperecedera del che, y él mismo consideraba que su mérito estaba en la voluntad que había puesto en querer serlo…

victor

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

El Che que nunca tuve

Foto: Harold Cárdenas Lema

El Che que nunca tuve

Hoy cumple 88 años el Che Guevara. Las camisetas y los pósters no le hacen justicia en su avanzada edad. Se ha convertido en leyenda marcada por un inevitable manoseo comercial, no importa, el símbolo llegó antes que el mercado. Dos generaciones de cubanos repetimos en la escuela que seríamos como él pero era más consigna que otra cosa, apenas lo conocíamos. Y las partes desconocidas son las mejores, las que nos hubieran llevado a seguirlo realmente. Pero ese Che no lo tuvimos, era demasiado subversivo para sacarlo a la luz. Y lo sigue siendo.

No hay peor educación que la impuesta. El argentino fue tan grande que nos obligaron a repetirlo cada día sin que pudiéramos odiarlo. Quizás el instinto nos decía que había algo ahí de rebeldía disimulada, que era uno de nosotros. Si lo hubieran mostrado así desde un inicio habrían tenido más éxito. Pero los mayores no saben nada, escuchar más a Moscú que al Che, qué barbaridad. Los errores del último medio siglo fueron los que el Guerrillero advirtió y nótese que tampoco era infalible, no existen seres perfectos.

Ese Che imperfecto se agradece, las historias apologéticas e infantiles que nos han vendido de nuestros protagonistas históricos, hacen mucho daño.

Mi primer acto consciente y voluntario de acercamiento a Ernesto Guevara fue en la adolescencia. Aquel verano de apagones leí Pasajes de la Guerra Revolucionaria una y otra vez. Recuerdo sufrir como nadie al sacrificar un perrito para que no delatara la posición de los guerrilleros. No sabía que al publicar el libro Che había insistido a sus compañeros que hicieran lo mismo, sin mucho éxito.

No hemos podido calar al Che necesario, que comparte nuestras preocupaciones y critica los errores.

En esos tiempos escribir era cosa de intelectuales y estos nunca habían solucionado los problemas nacionales, había un prejuicio al respecto que todavía llega hasta hoy. Así como ha permanecido un errado concepto de disciplina partidista-guerrillera según la cual los protagonistas han callado numerosos eventos. Basta con leer las versiones edulcoradas de los libros de historia donde los dirigentes revolucionarios se presentan como héroes al más puro estilo del realismo socialista soviético.

Durante mucho tiempo se usó como simple fuente de consignas, hasta 1987 cuando en la campaña de rectificación de errores se le rescató para referirse a las deformaciones en la construcción revolucionaria. Ha reposado bien poco. La mitad de su obra no está publicada sino guardada con celo, incluso al punto de que investigadores extranjeros tengan más acceso a estos archivos que los nacionales. Sus Apuntes Críticos a la Economía Política se publicaron con discreción y en la televisión por lo general se omiten sus ideas más herejes. No hemos podido calar al Che necesario, que comparte nuestras preocupaciones y critica los errores.

Ese hereje es el Che que nunca tuve, espero lo tengamos algún día.

En la más pura tradición soviética, seguimos viviendo en un país donde se decide sin mucha discusión y para legitimar lo propuesto se le agrega alguna frase del Che, o Fidel. Murió hace décadas aquel espíritu de debate existente en los sesenta. Buena parte de la esfera pública actual, ha nacido y crecido a contrapelo de los decisores. Que tan enfrascados en su circunstancia y preocupaciones, son incapaces de entender o aceptar que el socialismo sin formas democráticas muere. ¿Es tan aventurado anhelar el clima de construcción colectiva existente en los sesenta, cuando el Che y Carlos Rafael debatían en público fórmulas de país?

Su legado se ha manipulado o malinterpretado, pocas veces se asumen sus lecciones. Cuando vio previsoramente el camino tomado por algunos países de Europa del Este alertó que el socialismo no se construye con las armas melladas del capitalismo. Se refería a fórmulas económicas liberales pero la frase, en manos de malos propagandistas políticos, se convirtió en dogma. Toda frase sacada de contexto es nociva.

Me quedo con el Che realista. Mientras la mayoría de los cubanos creían en el mecanicismo histórico que impondría el socialismo casi por gravedad, el argentino imputaba que el imperialismo “ni siquiera ha aprovechado al máximo sus posibilidades”. Fue de los pocos que refiriéndose a la URSS dijo por lo claro: “se está regresando al capitalismo”. Y tenía razón.

Fernando Martínez Heredia dice que el Che fue hombre de acción y de ideas, combinar ambas es cosa rara realmente. Hoy el Guerrillero está cumpliendo 88 años y me pregunto qué habría pasado de seguir vivo en Cuba, qué errores se habrían evitado, qué más se habría alcanzado. En historia no se hacen suposiciones pero es un lujo personal que me doy cada 14 de junio. ¿Y si nos lo hubieran enseñado así en la escuela? ¿Por qué no se hace hoy si aún estamos a tiempo? Ese hereje es el Che que nunca tuve, espero lo tengamos algún día. Podríamos empezar hoy.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR83.25 CUP
-0.25
1 USD64 CUP
1 MLC73 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Adanys Fleite

Hola Harold
… preguntas como las tuyas nos hacemos muchos a diario. Tal cual un grupo de jóvenes del Movimiento Cubano de Excursionismo (MCE) se llegaba el fin de semana pasado -tras haber recorrido más de 61Km en bicicleta- hasta las Terrazas, Pinar del Río para subir posteriormente la Loma del Taburete, deseosos de rendir homenaje al Che realista… al de nosotros.
Adanys Fleite

Raúl Sorrosa

el Che habría jugado el papel del que no se queda satisfecho, el que habría mantenido una regla básica de la dialéctica: oponerse a una tesis para saber si andamos bien y si lo podemos mejorar. Habría sido el voto de crítica y también un ejemplo. La vida y la realidad son cosas diferentes, por eso su camino se apartó de Cuba, quiso seguir su lucha, como la entendía…
Raúl Sorrosa

Rodrigo Peñaloza

Hola
Felicidades por este esbozo crítico de quién influyó en muchas generaciones en América latina y en el mundo,
Ser como el Che!!! Me sirvió para ser lo que soy crítico y construcción de organización de bases
Rodrigo Peñaloza

Rodrigo Suárez

Harold de veras conoces al Che, su pensamiento económico, su forma de dirigir un País, te atrevería a ser como él, acaso te has leido el libro Evocando al Che de Arcos Bergnes, estas dispuesto a realizar trabajo voluntarios todos los domingos sin ecepción de días de las madres y de los padres, tú que has difrutado de la vieja europa con tu teoría de la democracia por la democracia te atreverías a tener la estricta disciplina del Che, yo creo que debes apreender a aportar un poco más a proponer soluciones y no a dislumbrar y a criticar con mucho ambages sin propuestas concretas, es cierto el Che crítico el socialismo soviético pero construyo un Misterio de Industrias con mucho esfuerzo, sería intersante que profundizaras de verdad en los temas que escribes
Rodrigo Suárez

Dayron

Estimado periodista me sumo al cometario de Rodrigo Suarez, acaso tú, Harold, sabes que es ser como el Che? Imposible, y por más que lo gritasemos en nuestros memorables tiempos de pioneros, nadie será como él, debes leer el libro que te recomienda Rodrigo, el cual yo leí, y creeme, ser como el Che, en pleno siglo XXI no es dificil, es sencillamente imposible.
Dayron

victor

el che se tomaba en serio, muy humanamente, muy exigentemente, muy realistamente lo del “escalón más alto de la especie humana”…

tan en serio como a relajo lo toman, o al menos así lo reflejan por lo que escriben, quienes consideran que el asunto es descalificar del derecho a ser compañeros de lucha a otros porque les parecen demasiado comunes para tratar de emular al ejemplo…

qué es eso de si te atreverías a ser como él… si estás dispuesto a… si te atreverías a… de que debes aprender a aportar un poco más, a proponer soluciones y no a deslumbrar y a criticar con mucho ambages sin propuestas concretas…???

que hay que profundizar de verdad en los temas…, bueno, eso nadie lo duda… hasta el propio che se autocriticó por escrito en su célebre diario, pero después que le dio una cuchillada de desesperación a la mula que cabalgaba…!!!

pero quien escribe con fuerte convicción de cristiano más que de guevarista que ser como él es Imposible, y por más que lo gritasemos nadie será como él… porque ser como el no es dificil, es sencillamente imposible… es sólo porque no le interesa para nada la oportunidad a la que él rindió su vida, la única que tuvo, como cualquier hijo de vecino, la oportunidad, repito, de convertirse en revolucionario, que era su única aspiración…

che es un ser humano en su completitud, y sólo en ella… no es un cristo, que según se atienda a las escrituras, se creía a sí mismo con el poder de dios aparte de su capacidad, por sí misma limitada, de sufrir como un ser humano… vaya… che no es siquiera un aquiles, dios en parte, sólo vulnerable en su célebre calcañal… el che puso todo su pellejo, y su conciecnia, únicos atributos de altura suficientemente humana para probar lo que quería ser…

che no es cristo ni aquiles, y aspirar a ser guevarista es más plausible y arriesgado, por supuesto, como él mismo lo probó con sus actos, sin ningún tipo de redención, que ser cristiano, remitido, en última instancia a la promesa del poder de la diestra del celestial padre supremo, o que ser aquilino, al que le bastaba asegurarse el talón…

en cualquier caso, ser paradigma de revolucionario es la única posible lectura de enseñanza imperecedera del che, y él mismo consideraba que su mérito estaba en la voluntad que había puesto en querer serlo…

victor
boletin_elTOQUE