personas, buena fe, hombres, mujeres

Foto: Yusil Gascón / Facebook.

El lenguaje de las cavernas

1 / junio / 2023

En un artículo de 2018, el escritor Jorge Fornet se lamentaba de la involución que había representado en los estadios de pelota cubanos cambiar el histórico «¡ampaya, cuchillero!», por el grosero «¡ampaya, hijoeputa!». El texto, centrado en el conocido epíteto de «palestinos» (acompañado de obscenidades) con el que las muchedumbres de La Habana suelen referirse a los jugadores del oriente del país, ahondaba en las derrotas lingüísticas, pero sobre todo humanas, que se han extendido como la mala hierba en la isla.

Citaba Fornet al sarcástico De Quincey: «Si uno empieza por permitirse un asesinato, pronto no le da importancia a robar, del robo pasa a la bebida y a la inobservancia del día del Señor, y se acaba por faltar a la buena educación y por dejar las cosas para el día siguiente. Una vez que empieza uno a deslizarse cuesta abajo ya no sabe dónde podrá detenerse».

Me vino a la mente esta referencia cuando vi el repugnante video en el que cubanos radicados de Madrid agreden, en un establecimiento de comida rápida, a Israel Rojas y a sus colegas del grupo Buena Fe. Gritos. Empujones. Manotazos. Amenazas. Guapería barata. «Sal pa' fuera, gallina. Aguántame que lo mato. La tuya por si acaso…».

Todo, supuestamente, para adversar a un rival político y reprocharle en público su apoyo al régimen totalitario.

Todo, pensemos, en nombre de la Libertad.

Pero todo mal, muy mal, desde que para defender la libertad se emplean las mismas bajezas de los que la prostituyeron y de los que han tiranizado al pueblo.

No cometo la ingenuidad de equiparar todas las violencias. Si bien cualquiera es condenable, por sus funestos resultados, no todas se originan de la misma fuente ni tienen los mismos alcances en las vidas de los individuos, las familias y las naciones.

El acto de repudio es un vergonzoso mecanismo caro al bloque Partido/Estado/Gobierno cubano de las últimas seis décadas. No hay proporción equivalente entre uno, con movilizaciones masivas, recursos y coordinación de fuerzas e instituciones para humillar y anular públicamente a ciudadanos indefensos y la agresión que un grupo de emigrados en cualquier parte del orbe puede ejercer contra los que considere voceros o simpatizantes de ese bloque dictatorial.

Como tampoco pueden trazarse paralelismos exactos entre la rodilla del policía estadounidense que ahogó a George Floyd y el puño de cualquier negro de ese país proyectado en un momento de furia contra un representante del poder que los discrimina. Un golpe tiene detrás toda una maquinaria estatal represiva; el otro, apenas la indignación de minorías.

Dicho esto, hay que luchar sin descanso porque ninguno de los dos se produzca. Y porque la emancipación y la justicia lleguen de manera civilizada, jurídica, como corresponde a seres pensantes después de milenios de cultura. ¿Que suena demasiado idealista? En efecto. Pero también sonaron utópicas en épocas pasadas las que hoy son conquistas de la equidad y la fraternidad en muchos países.

Buena Fe tiene tanto derecho a apoyar al sistema que desee como los emigrados cubanos de cualquier signo a adversarlo. Cada uno, obviamente, debe afrontar las consecuencias por ello: críticas, rechazos, boicot; incluso, cuando sea el caso y con los debidos procesos, las demandas legales que correspondan. 

Salvando las distancias, ¿qué hacemos entonces con los millones de estadounidenses que apoyan a Donald Trump, personaje que rezuma misoginia, xenofobia y otras tantas linduras? ¿Los llevamos a todos a un paredón de fusilamiento?

La violencia se extiende en Cuba y su diáspora. También en el mundo ancho y ajeno. Es una pandemia terrible, para la que no parece haber muchas vacunas. Sin embargo, el contagio puede y debe evitarse.

Hace poco, a propósito de la execrable escena en la que dos policías golpeaban a un joven en Ciego de Ávila al son de la proclama «Yo soy comunista, qué pinga es…», la profesora Alina Bárbara López escribió: «Cuándo para defender una ideología o una tendencia política, la que sea, hay que amenazar, humillar, golpear, arrastrar y degradar a otras personas; qué importa cómo se llame esa simpatía política, es una aberración, es antinatural y debe ser denunciada».

Lo mismo aplica, con sus debidas modulaciones y aterrizajes, para otros escenarios y situaciones de este cariz.

Adversemos. Discutamos. Confrontemos. Incluso, con la mayor vehemencia. Pero siempre dentro del límite humano que convenimos en llamar civilización. ¿No era de eso que se trataban las prácticas democráticas? Lo demás, lo sabemos, es regresar a los tiempos en los que el problema entre cromañones se resolvía rompiéndole la cabeza al otro con una piedra. ¿Es ese el horizonte deseable?


ELTOQUE ES UN ESPACIO DE CREACIÓN ABIERTO A DIFERENTES PUNTOS DE VISTA. ESTE MATERIAL RESPONDE A LA OPINIÓN DE SU AUTOR, LA CUAL NO NECESARIAMENTE REFLEJA LA POSTURA EDITORIAL DEL MEDIO.
toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cubano de antes

….,ante la realidad cubana al tratar de dirimir responsabilidades cabe aplicar aquello de ?quien fue primero..,,,el huevo o la gallina?
cubano de antes

Rosales Carlos

En verdad hubo un cambio en todos los aspectos. Un desquite digo yo. Ahora eran unos comunistas en su propio salten con abundante grasa y al rojo vivo. Rojas pudo entender lo que fue Un mitin de repudio en los 80. Bueno o no, probaron su propia medicina, sea justo o no. Biblicamente, los midieron con la misma vara... y la vida continuará ellos allá los otros aquí. Tu con tu cuento y yo con el mío. Rojastrago una albergues bien amarga nunca lo olvidará.
Rosales Carlos

JR Sanchez

Recuerdo las turbas enardecidas por el odio durante los dias del Matiel. Gritaban ESCORIA, GUSANOS, QUE SE VAYAN!. Hoy el gobierno de Cuba se queja del supuesto odio que existe entre los que no estan de acuerdo con el sistema que impera en la isla. Ellos crearon un clima donde no se habla, se grita. No puede existir un dialogo entre partes que desde un principio gritaban PAREDON como focas amaestradas en LA PLAZA. Aquellos polvos trajeron estos lodos!
JR Sanchez

PP

Buenos días. Comienzo por decir que soy afín a la singular y original Revolución cubana y a los hechos que la llevaron a cabo y a sus orígenes. Aún su dirección es la correcta, pero el camino está lleno de piedras y de pantanos que provocan el hundimiento del que camina por esa senda. Muchos que ni saben como surgió la Revolución la "defienden", otros que no la hicimos, pero nacimos en ella y conocimos de su nobleza la defendemos y lo escribo sin comillas. Leo eltoque porque a pesar de algunas aberraciones que encuentro y con las que no soy afí,n en la mayor parte de las lecturas que veo, encuentro mucho de cierto y apego a la verdad. Respecto a este artículo que me ha motivado a opinar solo puedo elogiarlo, pues en esencia está acorde con los que pienso. Si para defender algo hay que hacerlo con violencia, eso no es bueno. Pero además, está acorde con algo que pienso y es que en muchas otras publicaciones, si digo Viva la Revolución me caen a golpes virtuales, más si digo Abajo la Revolución entonces me caen a besos y abrazos virtuales. Creo que por eso Cubadebate es bien creíble, pues aunque las publicaciones de corte político son afines al proceso, en las opiniones que cualquiera puede emitir, a pesar, de que otros digan que no, se pueden leer muchas que no ponen en buen lugar a la Revolución. Mis saludos
PP

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR360.00 CUP
-10
1 USD350.00 CUP
1 MLC300.00 CUP
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification