En India, las bibliotecas acompañan los sueños de progreso de los jóvenes

En los dos años desde que se estableció la biblioteca de Nani Bhatlav, 23 jóvenes de la zona han aprobado varios exámenes gubernamentales, incluyendo para la policía, el departamento forestal y la junta estatal de electricidad. Foto: Arreglo especial

En India, las bibliotecas acompañan los sueños de progreso de los jóvenes

7 / junio / 2024

By Nolina Minj

El pueblo Galkuva se encuentra en el corazón del sur de Gujarat, en el distrito de Tapi. El 16 de julio, unas ligeras gotas de lluvia caían mientras nos dirigíamos a una espaciosa casa de barro en medio de campos de arroz recién sembrados y caña de azúcar verdeante. En el porche, niños pequeños jugaban carrom, un juego de mesa local. Dentro había dos habitaciones divididas por una pared, con largas mesas y varias sillas ocupadas por niños jugando al ajedrez o haciendo la tarea, y jóvenes mayores enfrascados en pesados libros de texto. Los costados de las habitaciones estaban marcados con grandes armarios de acero y vidrio con montones de libros. Desde la pared del fondo, un solitario retrato del Dr. BR Ambedkar observaba a los niños.

“Aún no hemos colocado retratos de Birsa Munda y Tantia Bhil”, dijo Hardik Gamit, de 27 años, nombrando a los dos luchadores por la libertad Adivasi, venerados en el distrito predominantemente de aquella cultura. Según el censo de 2011, casi el 85 % de la población de Tapi pertenece a alguna tribu.

La casa de barro sirve como biblioteca para los niños y jóvenes de Galkuva y los pueblos vecinos. Está abierta desde las 8 de la mañana hasta las 9:30 de la noche.

Hardik la inauguró en agosto de 2022 con el apoyo de jóvenes de ideas afines en el pueblo. Antes de eso, durante dos años y medio, él y otros habían estado ayudando a los jóvenes del vecindario a prepararse para exámenes gubernamentales en un aula de la escuela primaria local y en una granja avícola abandonada. Durante años, Hardik había querido abrir un espacio de biblioteca. “Cuando me estaba preparando para los exámenes, no había espacios de biblioteca decentes cerca”, dijo Hardik. “Fui a Surat [otra ciudad en Gujarat] con mi hermano para estudiar. Esto fue posible porque nos lo podíamos permitir, pero la mayoría de la gente no puede hacerlo”.

En julio de 2022 una pareja de maestros Adivasi de Galkuva, que viven a 14 km de distancia, donaron la casa a Hardik y su grupo para su uso. Un mes después, él y su equipo inauguraron la biblioteca.

“Preparamos a aquellos que no pueden permitirse recibir clases particulares; ni siquiera ir a Vyara, la ciudad más cercana desde aquí”, dijo Hardik, que tiene una licenciatura en Ingeniería Mecánica y trabaja como supervisor en el Instituto de Capacitación Industrial en Dang, a 60 km de distancia. Los esfuerzos de coaching están dando frutos lentamente: dos jóvenes han conseguido empleo, uno como auxiliar administrativo y otro como policía.

Después de la apertura de la biblioteca, los niños en edad escolar de Galkuva y los pueblos circundantes también pidieron permiso para usar el espacio. Entonces, los jóvenes mayores decidieron empezar a darles clases particulares por las tardes, de lunes a sábado, después de terminar sus estudios. “Mientras ayudaba a la gente con la preparación de exámenes, me di cuenta de que si prestábamos atención a los niños desde una edad temprana, tendríamos menos de qué preocuparnos más tarde”, dijo Hardik. Explicó: “Nuestra gente tribal de los pueblos no aspira a exámenes de nivel superior como GPSC o UPSC”, refiriéndose a las Comisiones de Servicio Público de Gujarat y de la Unión. La principal razón de esto, agregó, es que asistían a escuelas gubernamentales donde la enseñanza era de baja calidad y no les brindaban a los niños una sólida base educativa. “Los niños entonces pierden interés en los estudios porque no entienden nada y no planifican su futuro”, dijo. “Ahora que los estamos preparando desde jóvenes, muchos han decidido postularse para IAS o IPS”, agregó, refiriéndose a los Servicios Administrativos y Policiales de la India. “Veo que eso sucederá en los próximos años”.

Hardik maneja los gastos como la electricidad con el apoyo de unos 20 jóvenes trabajadores de Galkuva y sus alrededores. El grupo también lleva a los niños de vuelta a sus hogares de manera segura en la camioneta de uno de los jóvenes.

La biblioteca en Galkuva, en el distrito de Tapi, Gujarat, fue establecida por Hardik Gamit y sus compañeros. Una pareja adivasi de Galkuva que vive en Vyara, a 14 km de distancia, donó una casa al grupo para su uso. Foto: Nolina Minj

Los esfuerzos de Hardik y sus compañeros no son aislados. En los últimos cinco años, adivasis de las comunidades Chaudhari, Gamit y Vasava organizaron 60 bibliotecas y centros de coaching similares en pueblos predominantemente adivasi de los distritos de Surat, Tapi y Valsad en Gujarat.

Si bien cada biblioteca es administrada de manera independiente por jóvenes, un colectivo de adivasis adinerados en Vyara, la sede del distrito de Tapi, se ha unido bajo el nombre de la ONG Sparsh Knowledge Centre para brindar apoyo con muebles, libros, material de papelería y otros gastos. La organización generalmente identifica a individuos o grupos que ya están sirviendo a su comunidad y los anima a encontrar un espacio sin uso para establecer una biblioteca.

“La mayoría de nuestra gente trabaja en la agricultura o en trabajos asalariados y no tienen mucha idea sobre la educación”, dijo Bipin Chaudhari, un miembro fundador de Sparsh. “Sus hijos necesitan apoyo adicional para encontrar empleos. No pueden permitirse viajar a grandes ciudades y estudiar allí. Si las bibliotecas están disponibles, pueden estudiar cerca de sus hogares”.

Si bien la de Galkuva fue la única biblioteca que Scroll visitó donde también se enseñaba a niños en edad escolar, los jóvenes asociados con la red Sparsh están ayudando a niños más pequeños en otros pueblos también. Bipin explicó que en muchos otros pueblos, Sparsh había alentado a los jóvenes que estudiaban para exámenes en las bibliotecas a visitar las escuelas gubernamentales locales para enseñar a los niños de primaria.

Añadió que el trabajo recibe contribuciones financieras constantes de miembros mayores de las comunidades. “Las personas que lucharon por su cuenta y lograron algo ahora lo están devolviendo”, dijo.

La aparición de estas bibliotecas impulsadas por la comunidad en el sur de Gujarat es particularmente significativa a la luz de la controvertida historia de la educación adivasi en el estado.

La idea de una educación enfocada para niños de comunidades adivasi se implementó formalmente por primera vez en Gujarat antes de la independencia. Según un artículo de Bipin Jojo, un académico adivasi, en 1922 los activistas gandhianos Indulal Yagnik y Thakkar Bapa establecieron la primera escuela residencial, conocida como ashram shala, en el pueblo de Mirakhedi en el distrito de Dahod, Gujarat. En 1923, Bapa fundó el Bhil Seva Mandal, una organización dedicada al bienestar de los tribales, que abrió más escuelas residenciales en el distrito. Con el tiempo, Bapa expandió sus actividades de trabajo social a Bihar, Madhya Pradesh, Rajastán, Maharashtra y Odisha, y abrió ashram shalas en varias áreas de esos estados.

Si bien cada biblioteca es administrada de manera independiente por jóvenes locales interesados, reciben apoyo de un colectivo adivasi llamado Sparsh. El colectivo ayuda a los jóvenes a establecer bibliotecas y cubrir gastos. Foto: Nolina Minj

Después de la independencia, en la década de 1950, el Gobierno asumió la tarea de abrir ashram shalas para niños tribales, según un informe de 2014 del Ministerio de Asuntos Tribales.

Los académicos han documentado cómo estas escuelas se administraban en gran parte según la filosofía gandhiana de Nai Talim o educación básica, bajo la cual el trabajo vocacional como la agricultura y el hilado de hilo en el charkha era un enfoque integral de la educación.

A lo largo de los años, los académicos adivasi han criticado duramente estas escuelas por segregar a los niños adivasi de sus familias y su entorno cultural, y por imponerles la cultura hindú de casta alta. El informe de 2014, cuyo autor principal fue el académico Virginius Xaxa, afirmó que el principio rector de estas escuelas era la idea de que “los tribales eran salvajes y primitivas” y “necesitaban ser civilizados mediante la educación fuera de la vida social y cultural tribal”.

El informe describió el programa como la “ashramización de todo el programa educativo tribal”.

En un capítulo de un libro de 2020, el sociólogo JC Patel señaló sobre las escuelas ashram en Gujarat que usaban el sistema Nai Talim: “La enseñanza de ciencias, matemáticas y el idioma inglés se descuidó en este sistema. Desde la década de 1960, la clase media tribal resintió esto”. Señaló que muchos adivasis de clase media sintieron que este modelo educativo “restringió sus posibilidades de competir con los no tribales por nuevas oportunidades”.

Este problema continúa hasta el día de hoy, señaló el informe. Argumentó que los adivasis en Gujarat son “pobres en medio de la prosperidad”.

De hecho, un informe del Banco Mundial de 2017 observó que las tribus registradas en Gujarat “tienen una incidencia muy alta de pobreza y una reducción de la pobreza más lenta que otros grupos sociales en el estado”. Citando datos de la Encuesta Nacional de Muestras de 2012, la cual señaló que las tribus registradas eran el grupo social con el mayor porcentaje, 36 %, viviendo por debajo de la línea de pobreza. El analfabetismo también era el más alto entre dichas tribus con un 44 %.

El informe de Patel vinculó los problemas enfrentados por la gente tribal con el mal estado de la educación, señalando que “los tribales están rezagados en educación y, por lo tanto, están privados de nuevas oportunidades que surgen en los sectores modernos”.

Los argumentos de los activistas y expertos sobre el fracaso de los programas educativos para servir a las comunidades adivasi se hicieron evidentes cuando visité la biblioteca en el pueblo de Gadat en Tapi el 15 de julio. Conocí a varios estudiantes de veintitantos años que pertenecían a familias agrícolas. La mayoría eran los primeros en sus respectivas familias en cursar estudios superiores y solicitar empleos estables.

El papel de la biblioteca del pueblo en llenar el vacío dejado por el Gobierno era claroevidente por las historias de los estudiantes. Establecida en 2019, la biblioteca de Gadat fue la primera de la red Sparsh. El edificio de una sola planta, previamente abandonado, era propiedad de la Junta de Electricidad de Gujarat. Miembros adinerados del pueblo se unieron y lo renovaron con la ayuda de fondos de responsabilidad social corporativa de ONGC. La biblioteca abre a las 7 de la mañana y cierra a las 11:30 de la noche; los estudiantes que se preparan para los exámenes para empleos van y vienen según sus horarios. Las paredes interiores están decoradas con bloques de arte Warli y retratos de iconos Adivasi y Bahujan. Dos grandes mesas abarcan la sala rectangular, que está alineada con varias sillas.

La biblioteca en Gadat fue la primera de la red Sparsh. Se estableció en un edificio de una sola planta previamente abandonado, propiedad de la Junta de Electricidad de Gujarat, con la ayuda de fondos de ONG. Foto: Nolina Minj

Ashish Gamit, que tiene 26 años y una licenciatura en estudios agrícolas y una maestría en trabajo social, es uno de los que usa la biblioteca para prepararse para exámenes, en su caso, para convertirse en oficial agrícola. Ashish explicó que en las escuelas gubernamentales de la región, no era raro que un solo maestro se encargara de estudiantes de tres clases diferentes. Mencionó que la escuela local cercana solo tenía cuatro maestros para clases de uno a ocho. “Necesitas al menos un maestro por estándar para una educación adecuada”, dijo.

Rahul Chaudhari, de 27 años y del pueblo vecino de Jesingpur, ha estado viniendo a la biblioteca desde 2021. De niño, la familia de Rahul se mudó a Surat en busca de mejores perspectivas financieras. Rahul estudió hasta el sexto grado en su pueblo; debido a la mala calidad de la educación, sintió que tenía mucho que ponerse al día cuando comenzó la escuela en la ciudad. En Surat, trabajó en la industria del diamante como cortador de diamantes durante ocho horas todos los días y estudiaba solo después de eso.

En 2021, habiendo asegurado algunos recursos financieros, Rahul y sus padres regresaron al pueblo. Rahul estaba decidido a continuar su educación y eventualmente conseguir un trabajo bien remunerado. “La agricultura y la cría de ganado son las dos principales fuentes de ingresos aquí, que no siempre son suficientes para mantener una familia”, dijo.

Actualmente está estudiando para convertirse en policía y pasa entre seis y ocho horas al día en la biblioteca, absorto en sus libros. “Nadie en mi familia extendida tiene un trabajo estable”, dijo. “Siento que si consigo uno, otros pueden seguir. Las cosas mejorarán para las generaciones venideras”.

Todos los estudiantes con los que hablé estaban agradecidos por el espacio de la biblioteca. Muchos dijeron que el ambiente en casa no era propicio para estudios prolongados con atención indivisa. “En casa, siempre hay algún trabajo u otra cosa que surge, por lo que no podemos estudiar sin interrupciones”, dijo Rahul.

Esto era particularmente cierto en el caso de Manoj Gamit, que tiene 24 años y cuyo padre murió durante la segunda ola de COVID-19, lo que lo dejó con la responsabilidad principal de cuidar de su familia, compuesta por su madre y su hermano menor.

Su horario varía según las estaciones; en el momento de mi visita, ya que era temporada de siembra, el día de Manoj comenzaba a las 6 am cada día. Trabajaba en su granja hasta las 5 pm, llegaba a la biblioteca alrededor de las 7 pm y se quedaba hasta las 11 pm. Tiene una licenciatura en Gujarati y está estudiando para convertirse en trabajador de salud multipropósito. “Mi educación escolar fue regular”, dijo. “Pero nunca recibimos orientación sobre qué estudiar para ser empleables más tarde. Ahora recibimos tal orientación en la biblioteca. Incluso se nos proporcionan los libros necesarios. Nos enseñan sobre nuestra comunidad y cómo necesitamos trabajar duro y devolver algo a ella”.

Además de Gadat, el pueblo cuyos jóvenes han tenido más éxito en aprobar exámenes gubernamentales y conseguir empleos es Nani Bhatlav, en el distrito de Surat. El residente detrás de la biblioteca del pueblo es Ankit Chaudhari, de 26 años, que actualmente tiene un negocio de muebles y fabricación en el pueblo.

En 2021, inspirado por el inicio de otras bibliotecas, Ankit hipotecó su bicicleta para obtener un préstamo para las renovaciones del salón comunitario del pueblo, para convertirlo en una biblioteca. En los dos años desde entonces, 23 jóvenes del pueblo y alrededores han aprobado con éxito varios exámenes gubernamentales, incluyendo para la policía, el departamento forestal y la junta estatal de electricidad.

“La gente del pueblo sobrevive con la agricultura y la cría de animales”, dijo Ankit. “No hay un ambiente adecuado para estudiar. La biblioteca más cercana está , por lo menos, a una hora en autobús”. Señaló que los jóvenes de su generación no recibieron la orientación y el apoyo que necesitaban. “Obtuve un título de BCom (bachiller en Comercio) pero no pude estudiar más debido a problemas financieros”, dijo. “Así que pensé que debía hacer algo por los jóvenes”. A través de su negocio de fabricación, también proporciona mesas de bajo costo a otras bibliotecas en la red Sparsh.

A medida que aumentaron los gastos para las renovaciones, el oficial de desarrollo del bloque alentó a Ankit y su equipo a solicitar una subvención bajo el esquema Vatan Prem del gobierno estatal para el desarrollo rural en Gujarat. La solicitud fue seleccionada y bajo el esquema, el gobierno estatal cubrió el 40 % de los gastos para establecer la biblioteca. En comparación, Ankit y su equipo aseguraron el 60 % de fondos privados recaudados por la junta de una escuela ashram en Bardoli.

Hace un año y medio, Ankit fue elegido sarpanch (jefe de la aldea) de su pueblo. Después de esto, amplió sus esfuerzos.

Esta historia fue publicada originalmente en Scroll (India) y se republica dentro del programa Human Journalism Network, apoyado por el ICFJ, the International Center for Journalists.

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR375.00 CUP
+5
1 USD360.00 CUP
1 MLC300.00 CUP
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification