Hogar, ¿dulce? hogar

Foto: Omairy Lorenzo

Hogar, ¿dulce? hogar

Un hogar disfuncional puede parecer obvio. Cuando observamos al interior de una casa aquellas características aparentemente “típicas” que acarrean el desequilibrio o el caos, entonces le colgamos la etiqueta. Sucede que nos dibujamos mentalmente los esquemas para nombrar determinadas situaciones y al menor síntoma ya estamos pensando anticipadamente en la enfermedad.

Sin embargo, no siempre la disfuncionalidad va aparejada de indicios evidentes, dígase: pobreza, marginalidad, drogadicción, escaso nivel cultural, autoría de delitos. Y es que con mucha frecuencia lo pernicioso logra camuflarse detrás de un tapiz de perfección. En varias ocasiones he tropezado con tal distorsión de la realidad.

Sí, porque he conocido familias que casi a diario respiran un clima cargado de tensiones; no obstante viven en óptimas condiciones económicas y sus miembros son universitarios. He visto esposos bien preparados que hacen del machismo su filosofía de vida, y sienten el derecho de maltratar solo porque de ellos depende el sustento. Puede parecer romántico en demasía, pero también he contemplado viviendas con notables carencias materiales, donde sobresalen la armonía y la felicidad. ¿Paradojas de la vida? Más bien contrastes que demuestran que las excepciones, a veces, reformulan las reglas.

Nunca olvidaré los efectos de una escena traumática que presencié hace algunos años. Estaba en casa de alguien a quien estimo mucho, cuando un suceso alteró el ambiente acogedor que nos rodeaba. El hombre de la casa le reclamaba a su esposa porque esta no había cocinado lo que él le había exigido. Mientras ella fundamentaba el motivo, lo desarmaba en razones. Pero él debía mostrar quién era el mandamás… el feje de núcleo. La mandó a callar. Acto seguido tomó la cazuela y esparció su contenido en el suelo, como si fuera un cubo de agua. El hecho me produjo una profunda tristeza, sobre todo porque el macho alfa de la historia parecía ante los ojos del mundo un modelo de persona.

Casos como este hacen que el ideal de familia se transforme, en ocasiones, en una utopía. Una vivienda donde los adultos discutan a grito en cuello delante de sus hijos pequeños, o se maltrate a los ancianos, o  donde los hombres se den golpes el pecho cuando sus mujeres deciden no obedecerlos; un lugar así puede traducirse en una sucursal del trastorno.

Si bien las señales que ponen en evidencia ese desequilibrio, no encajan siempre con el mismo prototipo; las dolencias acumuladas por sus víctimas se desatan por un modus operandi similar. Las peleas, los maltratos, el irrespeto, la violencia en cualquiera de sus variantes dan el traste con la salud emocional de las personas involucradas.

En una sociedad patriarcal y machista como la cubana, lamentablemente esos conflictos no parecen sacados de otra galaxia. Es más, los podemos presenciar con frecuencia. Incluso llegan a reproducirse en otros ámbitos de la sociedad como escuelas, centros de trabajo, espacios públicos.

Si almacenáramos dentro de un domicilio elementos tan nocivos como la homofobia, el machismo, la intolerancia hacia lo diferente; el resultado sería catastrófico. Más que la mera categoría de “hogar disfuncional”, tendríamos ante nosotros un sitio donde la aridez espiritual aniquilaría la esencia de los seres humanos que, a mi juicio, es vivir para ser feliz.

En Cuba buena parte de los spots televisivos intentan crear conciencia para que las relaciones humanas, ya sean familiares o sociales, se basen en la paz y en la cordialidad. No obstante, los comportamientos individuales no siempre se educan a través de los mensajes de una pantalla o de una valla publicitaria. Ojalá y así fuera.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR82 CUP
1 USD63.5 CUP
+0.5
1 MLC72 CUP
+1
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gregorio Maranon

Las reclamaciones y la democracia

José Gabriel Barrenechea, Santa Clara | 25/08/2016
http://www.14ymedio.com/blogs/el_hidalgo_rural/reclamaciones-democracia_7_2059664014.html

Barrenechea;
Hay muchas formas de interpretar la ley.
El articulo 87 de la Constitucion del 1940 es demaciado oscuro como para tomarlo de base para la situacion
actual por muchas rasones que son obvias:
1. Cuando estuvo vigente la Constitucion de 1940, existia un gobierno legitimo, hoy lo que existe es una familia
de gansters que gracias a las devoluciones a la Iglesia Catolica se convirtio en Rey a un Ganster y se creo una
familia real, que pretende tener derecho hasta de sucecion, algo parecido a Inglaterra cuando Ana Bolena, cuando
el Rey tomo la Cabeza de la Iglesia.
2. Si se tomara como base el mal redactado articulo 87. Lo que se estableceria es un absurdo, pues se legitimaria
la expropiacion de a “Pepe” y por lo tanto no existirian garantias sobre la propiedad privada, pues ya se sento
un precedente, sin embargo tomar como base un articulo, sin relacionar toda la constitucion tampoco es solucion, pues
si revisas el art 88. Comprenderas lo mal redactado del (art87).
3. Ademas se tendria bajo tu analisis que respetar tambien lo establecido en el articulo 89, y determinar quienes en
realidad son legitimos propietarios y por los motivos que se les expropio la propiedad privada. Que en este caso lo mejor
que haria el Estado es indegnizar a todos los expropiados y aceptar sus reclamos sin muchos peros, pues de no hacerlo el
supuesto estado tendria serias dificultades, presentes y futura.

La Solucion es facil, lo que no sabemos es si realmente los que se escudan en el status quo, y los que pretenden legitamar
los robos y la dictadura a cambio de establecer la constitucion 1940 con la esperanza de poder vociferar ” Teniamos razon”
tendrian la capacidad de entender que hay que readactar una nueva constitucion.

Asi que José Gabriel Barrenechea, que dice:

Vivo en Santa Clara desde donde leo, observo y escribo tendras que ponerte espejuelos pues tienes un poco deficitaria tu vision
te me pareces un poco al Jose Biblico, que para proteger a Maria de el apedriamiento, se conviertio en un taruo.

Gregorio Maranon
boletin_elTOQUE
eltoque_logo
Hogar, ¿dulce? hogar

Foto: Omairy Lorenzo

Hogar, ¿dulce? hogar

Un hogar disfuncional puede parecer obvio. Cuando observamos al interior de una casa aquellas características aparentemente “típicas” que acarrean el desequilibrio o el caos, entonces le colgamos la etiqueta. Sucede que nos dibujamos mentalmente los esquemas para nombrar determinadas situaciones y al menor síntoma ya estamos pensando anticipadamente en la enfermedad.

Sin embargo, no siempre la disfuncionalidad va aparejada de indicios evidentes, dígase: pobreza, marginalidad, drogadicción, escaso nivel cultural, autoría de delitos. Y es que con mucha frecuencia lo pernicioso logra camuflarse detrás de un tapiz de perfección. En varias ocasiones he tropezado con tal distorsión de la realidad.

Sí, porque he conocido familias que casi a diario respiran un clima cargado de tensiones; no obstante viven en óptimas condiciones económicas y sus miembros son universitarios. He visto esposos bien preparados que hacen del machismo su filosofía de vida, y sienten el derecho de maltratar solo porque de ellos depende el sustento. Puede parecer romántico en demasía, pero también he contemplado viviendas con notables carencias materiales, donde sobresalen la armonía y la felicidad. ¿Paradojas de la vida? Más bien contrastes que demuestran que las excepciones, a veces, reformulan las reglas.

Nunca olvidaré los efectos de una escena traumática que presencié hace algunos años. Estaba en casa de alguien a quien estimo mucho, cuando un suceso alteró el ambiente acogedor que nos rodeaba. El hombre de la casa le reclamaba a su esposa porque esta no había cocinado lo que él le había exigido. Mientras ella fundamentaba el motivo, lo desarmaba en razones. Pero él debía mostrar quién era el mandamás… el feje de núcleo. La mandó a callar. Acto seguido tomó la cazuela y esparció su contenido en el suelo, como si fuera un cubo de agua. El hecho me produjo una profunda tristeza, sobre todo porque el macho alfa de la historia parecía ante los ojos del mundo un modelo de persona.

Casos como este hacen que el ideal de familia se transforme, en ocasiones, en una utopía. Una vivienda donde los adultos discutan a grito en cuello delante de sus hijos pequeños, o se maltrate a los ancianos, o  donde los hombres se den golpes el pecho cuando sus mujeres deciden no obedecerlos; un lugar así puede traducirse en una sucursal del trastorno.

Si bien las señales que ponen en evidencia ese desequilibrio, no encajan siempre con el mismo prototipo; las dolencias acumuladas por sus víctimas se desatan por un modus operandi similar. Las peleas, los maltratos, el irrespeto, la violencia en cualquiera de sus variantes dan el traste con la salud emocional de las personas involucradas.

En una sociedad patriarcal y machista como la cubana, lamentablemente esos conflictos no parecen sacados de otra galaxia. Es más, los podemos presenciar con frecuencia. Incluso llegan a reproducirse en otros ámbitos de la sociedad como escuelas, centros de trabajo, espacios públicos.

Si almacenáramos dentro de un domicilio elementos tan nocivos como la homofobia, el machismo, la intolerancia hacia lo diferente; el resultado sería catastrófico. Más que la mera categoría de “hogar disfuncional”, tendríamos ante nosotros un sitio donde la aridez espiritual aniquilaría la esencia de los seres humanos que, a mi juicio, es vivir para ser feliz.

En Cuba buena parte de los spots televisivos intentan crear conciencia para que las relaciones humanas, ya sean familiares o sociales, se basen en la paz y en la cordialidad. No obstante, los comportamientos individuales no siempre se educan a través de los mensajes de una pantalla o de una valla publicitaria. Ojalá y así fuera.

Omairy Lorenzo
Soy periodista cubana nacida con el Período Especial. Intento hacer televisión, sabiendo que el más real de mis ímpetus se traza con la escritura. Desde pequeña elegí el “mejor oficio del mundo” sin saber por qué lo hacía. Sin embargo, después de acariciar mi título fue que entendí de veras a Leila Guerriero, cuando decía: “No supe que quería ser periodista hasta que lo fui y, desde entonces, ya no quise ser otra cosa”.
omairy-lorenzo

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gregorio Maranon

Las reclamaciones y la democracia

José Gabriel Barrenechea, Santa Clara | 25/08/2016
http://www.14ymedio.com/blogs/el_hidalgo_rural/reclamaciones-democracia_7_2059664014.html

Barrenechea;
Hay muchas formas de interpretar la ley.
El articulo 87 de la Constitucion del 1940 es demaciado oscuro como para tomarlo de base para la situacion
actual por muchas rasones que son obvias:
1. Cuando estuvo vigente la Constitucion de 1940, existia un gobierno legitimo, hoy lo que existe es una familia
de gansters que gracias a las devoluciones a la Iglesia Catolica se convirtio en Rey a un Ganster y se creo una
familia real, que pretende tener derecho hasta de sucecion, algo parecido a Inglaterra cuando Ana Bolena, cuando
el Rey tomo la Cabeza de la Iglesia.
2. Si se tomara como base el mal redactado articulo 87. Lo que se estableceria es un absurdo, pues se legitimaria
la expropiacion de a “Pepe” y por lo tanto no existirian garantias sobre la propiedad privada, pues ya se sento
un precedente, sin embargo tomar como base un articulo, sin relacionar toda la constitucion tampoco es solucion, pues
si revisas el art 88. Comprenderas lo mal redactado del (art87).
3. Ademas se tendria bajo tu analisis que respetar tambien lo establecido en el articulo 89, y determinar quienes en
realidad son legitimos propietarios y por los motivos que se les expropio la propiedad privada. Que en este caso lo mejor
que haria el Estado es indegnizar a todos los expropiados y aceptar sus reclamos sin muchos peros, pues de no hacerlo el
supuesto estado tendria serias dificultades, presentes y futura.

La Solucion es facil, lo que no sabemos es si realmente los que se escudan en el status quo, y los que pretenden legitamar
los robos y la dictadura a cambio de establecer la constitucion 1940 con la esperanza de poder vociferar ” Teniamos razon”
tendrian la capacidad de entender que hay que readactar una nueva constitucion.

Asi que José Gabriel Barrenechea, que dice:

Vivo en Santa Clara desde donde leo, observo y escribo tendras que ponerte espejuelos pues tienes un poco deficitaria tu vision
te me pareces un poco al Jose Biblico, que para proteger a Maria de el apedriamiento, se conviertio en un taruo.

Gregorio Maranon

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE