eltoque_logo
Foto: Hitch/elTOQUE.

Foto: Hitch/elTOQUE.

Impulsar el sector privado es impostergable para el éxito del ordenamiento monetario, según expertos

Cuando a comienzos del proceso de actualización del modelo económico cubano, en 2010, el Gobierno reconoció la magnitud del fenómeno de las «plantillas infladas», los cálculos oficiales indicaban que sería necesario despedir a un millón y medio de trabajadores estatales.

En definitiva, solo unos 700 mil abandonaron sus empleos; buena parte de ellos, para incorporarse al trabajo por cuenta propia.

A juicio del doctor Carmelo Mesa-Lago, profesor emérito de la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos, en aquel proceso pueden encontrarse los mejores referentes para anticipar la Cuba «pos-CUC».

«Diez años atrás se esperaba que el trabajo por cuenta propia fuera capaz de absorber a la mayoría de las personas declaradas disponibles, algo que en efecto sucedió y que ha seguido sucediendo. De acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, en 2019 el sector privado generó el 83 % de los 102.520 puestos de trabajo que se crearon en Cuba, puestos cuyos salarios promedio superaron hasta en siete veces los pagados por el Estado», recordó el experto durante un Live de Facebook organizado por elTOQUE que compartió con el también economista Pavel Vidal, exexperto del Banco Central de Cuba y profesor de la Universidad Javeriana de Cali, en Colombia.

El autoempleo y las micro, pequeñas y medianas empresas desempeñan un rol fundamental dentro de economías de todo el mundo. Desde el comienzo de sus respectivas reformas, China y Vietnam los promovieron como repuesta a la desocupación y la escasez de bienes de consumo. Gracias a medidas como la descentralización de la agricultura y el procesamiento y comercialización de sus producciones, ambos países lograron acabar con las hambrunas y convertirse en exportadores netos de alimentos, ha señalado el doctor Armando Nova, uno de los principales expertos cubanos en Agroeconomía.

«En Cuba, un proceso así implicaría darle a los pequeños agricultores la libertad para decidir qué sembrar y a quién vendérselo. Desde el punto de vista práctico se estaría poniendo fin al monopolio de Acopio, pero también estaría creándose un marco para el crecimiento de la productividad. En otros ámbitos del sector privado el equivalente sería la eliminación efectiva de las “actividades permitidas”; en vez de listar los emprendimientos autorizados, lo lógico sería definir aquellos que el Estado reserva para sí. Son decisiones que debieron tomarse en un contexto económico más favorable —como en el mejor momento de la colaboración con Venezuela, hacia 2012 o 2013— pero que ahora no pueden postergarse, si se pretende que la unificación tenga efectos positivos», consideró Mesa-Lago.

Para Vidal, el ordenamiento monetario y cambiario deberá ir acompañado por un cambio de mentalidad entre los decisores. «El Estado no solo se beneficia de la actividad económica cuando la empresa es estatal. En realidad, el Estado se beneficia de la actividad económica si la empresa es eficiente y le reporta recursos a través de los impuestos. Una economía más dinámica, con diversidad de actores y basada en un sistema progresivo de impuestos, sería la ideal, pero queda por ver si a partir del Día Cero no ocurre como en otras ocasiones, cuando luego de las declaraciones iniciales se terminó regresando a los viejos esquemas».

 

Te sugerimos: 

IMPUESTOS POR INGRESOS EN EL EXTRANJERO: MEDIDA VIEJA QUE NO APLICARÁN DE INMEDIATO

“TRASPASO”: EL FENÓMENO QUE OCURRIRÁ LUEGO DEL DÍA CERO (Y DEL QUE CASI NADIE HABLA)

La unificación monetaria y cambiaria, solo un primer paso

A principios de diciembre, tanto Vidal como Mesa-Lago alertaban sobre el peligro de que el cambio oficial de divisas estuviera divorciado de la realidad. «Todo indica que nos vamos a quedar muy lejos de los niveles monetarios de equilibro de la economía. La tasa de cambio se puede mantener en 1×24 pero el mercado informal lleva tiempo diciendo otra cosa», reflexionó Vidal.

Por inquietante coincidencia fue esa la conversión anunciada para el CUP respecto a la moneda estadounidense.

En octubre, Marino Murillo Jorge, presidente de la Comisión de Implementación de los Lineamientos, aclaró que la convertibilidad de la moneda cubana será revisada periódicamente, «para ajustarla al desempeño de la economía»; los hechos indican que las correcciones —al menos en el futuro cercano— deberán ser al alza. La efectividad de esos ajustes motiva en Mesa-Lago algunas de sus dudas más importantes, sobre todo porque aún queda por ver cuál será el camino que seguirá el país luego del Día Cero.

Al citar un artículo reciente de su coautoría, el académico planteó tres posibles hojas de ruta. La primera, que la ortodoxia partidista consideraría más conveniente, se basa en mantener la planificación centralizada y privilegiar al empresariado estatal replicando un esquema muy parecido al actual. Otra alternativa sería la del modelo chino-vietnamita, con el Partido y el Gobierno conservando el monopolio del poder político y las empresas fundamentales, pero bajo una planificación reconvertida en una suerte de líneas generales a cumplir por los diferentes actores económicos. «Un buen espacio para impulsar las transformaciones sería la agricultura, precisamente donde los chinos y vietnamitas emprendieron sus políticas aperturistas. Los indicadores de todo el sector agropecuario y del pesquero van hacia abajo, y Cuba no puede darse el lujo de seguir importando 2 mil millones de dólares en alimentos, que en buena medida podrían cosecharse en sus campos», acotó.

La tercera opción, «altamente improbable desde el punto de vista político», guarda muchas semejanzas con los modelos de Europa central y del este. Pasaría por desmontar el sistema de planificación del Estado y llevar adelante una fuerte liberalización económica. Su implementación solo sería posible en medio de una crisis profunda, con seguridad, luego de un cambio en la dirección del país.

Con independencia de la fórmula adoptada, para Vidal lo determinante será que las decisiones se basen en el realismo. Durante su conversación con la audiencia de elTOQUE no solo compartió su inquietud en cuanto a la tasa cambiaria, sino ante otras medidas de urgente necesidad como el marco legal para el funcionamiento de las micro, pequeñas y medianas empresas, o la varias veces postergada «lista de actividades prohibidas» en el sector privado. El país necesita de todos los activos a los cuales pueda echar mano, por lo que sería muy acertado que en ámbitos como el de los negocios digitales se permitiera la coexistencia de lo estatal y lo privado, consideró.

«La Universidad de la Ciencias Informáticas y otras instituciones similares han graduado a miles de jóvenes con una formación muy elevada y competencias que les han permitido triunfar en otros países. Brindarles la posibilidad de hacerlo en la Isla sería una medida acertada y que reportaría grandes beneficios a la economía nacional».

En un contexto «en el que la inversión extranjera resulta particularmente difícil de atraer», la experiencia de reorganización del empleo ocurrida una década atrás constituye referencia inevitable. «Para Cuba es importante, en el primer año, controlar la inflación que de manera natural trae aparejada cualquier devaluación», reconoció el viernes 11 de diciembre en la Mesa Redonda Murillo Jorge. En el empeño por lograrlo el sector privado puede asumir un rol fundamental; todo depende de que finalmente lo potencien.

 

También puedes leer: 

EL TRABAJO POR CUENTA PROPIA HA GENERADO MÁS EMPLEO Y MEJORES SALARIOS

ARTICULARSE EN Y POR CUBA NO ES SINÓNIMO DE MERCENARISMO

BUFETES COLECTIVOS PUBLICA UNA DECLARACIÓN INCONGRUENTE CON EL EJERCICIO DE LA ABOGACÍA EN CUBA

Amaury Valdivia
Licenciado en Periodismo por la Universidad Central de Las Villas (2009), Máster en Comunicación Social por la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz (2016). Reportero hasta 2018 del periódico Adelante, en Camagüey. Reportero de elTOQUE, colaborador de otros medios digitales de Cuba y otros países.
a-m-valdivia

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Foto: Hitch/elTOQUE.

Foto: Hitch/elTOQUE.

Impulsar el sector privado es impostergable para el éxito del ordenamiento monetario, según expertos

Cuando a comienzos del proceso de actualización del modelo económico cubano, en 2010, el Gobierno reconoció la magnitud del fenómeno de las «plantillas infladas», los cálculos oficiales indicaban que sería necesario despedir a un millón y medio de trabajadores estatales.

En definitiva, solo unos 700 mil abandonaron sus empleos; buena parte de ellos, para incorporarse al trabajo por cuenta propia.

A juicio del doctor Carmelo Mesa-Lago, profesor emérito de la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos, en aquel proceso pueden encontrarse los mejores referentes para anticipar la Cuba «pos-CUC».

«Diez años atrás se esperaba que el trabajo por cuenta propia fuera capaz de absorber a la mayoría de las personas declaradas disponibles, algo que en efecto sucedió y que ha seguido sucediendo. De acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, en 2019 el sector privado generó el 83 % de los 102.520 puestos de trabajo que se crearon en Cuba, puestos cuyos salarios promedio superaron hasta en siete veces los pagados por el Estado», recordó el experto durante un Live de Facebook organizado por elTOQUE que compartió con el también economista Pavel Vidal, exexperto del Banco Central de Cuba y profesor de la Universidad Javeriana de Cali, en Colombia.

El autoempleo y las micro, pequeñas y medianas empresas desempeñan un rol fundamental dentro de economías de todo el mundo. Desde el comienzo de sus respectivas reformas, China y Vietnam los promovieron como repuesta a la desocupación y la escasez de bienes de consumo. Gracias a medidas como la descentralización de la agricultura y el procesamiento y comercialización de sus producciones, ambos países lograron acabar con las hambrunas y convertirse en exportadores netos de alimentos, ha señalado el doctor Armando Nova, uno de los principales expertos cubanos en Agroeconomía.

«En Cuba, un proceso así implicaría darle a los pequeños agricultores la libertad para decidir qué sembrar y a quién vendérselo. Desde el punto de vista práctico se estaría poniendo fin al monopolio de Acopio, pero también estaría creándose un marco para el crecimiento de la productividad. En otros ámbitos del sector privado el equivalente sería la eliminación efectiva de las “actividades permitidas”; en vez de listar los emprendimientos autorizados, lo lógico sería definir aquellos que el Estado reserva para sí. Son decisiones que debieron tomarse en un contexto económico más favorable —como en el mejor momento de la colaboración con Venezuela, hacia 2012 o 2013— pero que ahora no pueden postergarse, si se pretende que la unificación tenga efectos positivos», consideró Mesa-Lago.

Para Vidal, el ordenamiento monetario y cambiario deberá ir acompañado por un cambio de mentalidad entre los decisores. «El Estado no solo se beneficia de la actividad económica cuando la empresa es estatal. En realidad, el Estado se beneficia de la actividad económica si la empresa es eficiente y le reporta recursos a través de los impuestos. Una economía más dinámica, con diversidad de actores y basada en un sistema progresivo de impuestos, sería la ideal, pero queda por ver si a partir del Día Cero no ocurre como en otras ocasiones, cuando luego de las declaraciones iniciales se terminó regresando a los viejos esquemas».

 

Te sugerimos: 

IMPUESTOS POR INGRESOS EN EL EXTRANJERO: MEDIDA VIEJA QUE NO APLICARÁN DE INMEDIATO

“TRASPASO”: EL FENÓMENO QUE OCURRIRÁ LUEGO DEL DÍA CERO (Y DEL QUE CASI NADIE HABLA)

La unificación monetaria y cambiaria, solo un primer paso

A principios de diciembre, tanto Vidal como Mesa-Lago alertaban sobre el peligro de que el cambio oficial de divisas estuviera divorciado de la realidad. «Todo indica que nos vamos a quedar muy lejos de los niveles monetarios de equilibro de la economía. La tasa de cambio se puede mantener en 1×24 pero el mercado informal lleva tiempo diciendo otra cosa», reflexionó Vidal.

Por inquietante coincidencia fue esa la conversión anunciada para el CUP respecto a la moneda estadounidense.

En octubre, Marino Murillo Jorge, presidente de la Comisión de Implementación de los Lineamientos, aclaró que la convertibilidad de la moneda cubana será revisada periódicamente, «para ajustarla al desempeño de la economía»; los hechos indican que las correcciones —al menos en el futuro cercano— deberán ser al alza. La efectividad de esos ajustes motiva en Mesa-Lago algunas de sus dudas más importantes, sobre todo porque aún queda por ver cuál será el camino que seguirá el país luego del Día Cero.

Al citar un artículo reciente de su coautoría, el académico planteó tres posibles hojas de ruta. La primera, que la ortodoxia partidista consideraría más conveniente, se basa en mantener la planificación centralizada y privilegiar al empresariado estatal replicando un esquema muy parecido al actual. Otra alternativa sería la del modelo chino-vietnamita, con el Partido y el Gobierno conservando el monopolio del poder político y las empresas fundamentales, pero bajo una planificación reconvertida en una suerte de líneas generales a cumplir por los diferentes actores económicos. «Un buen espacio para impulsar las transformaciones sería la agricultura, precisamente donde los chinos y vietnamitas emprendieron sus políticas aperturistas. Los indicadores de todo el sector agropecuario y del pesquero van hacia abajo, y Cuba no puede darse el lujo de seguir importando 2 mil millones de dólares en alimentos, que en buena medida podrían cosecharse en sus campos», acotó.

La tercera opción, «altamente improbable desde el punto de vista político», guarda muchas semejanzas con los modelos de Europa central y del este. Pasaría por desmontar el sistema de planificación del Estado y llevar adelante una fuerte liberalización económica. Su implementación solo sería posible en medio de una crisis profunda, con seguridad, luego de un cambio en la dirección del país.

Con independencia de la fórmula adoptada, para Vidal lo determinante será que las decisiones se basen en el realismo. Durante su conversación con la audiencia de elTOQUE no solo compartió su inquietud en cuanto a la tasa cambiaria, sino ante otras medidas de urgente necesidad como el marco legal para el funcionamiento de las micro, pequeñas y medianas empresas, o la varias veces postergada «lista de actividades prohibidas» en el sector privado. El país necesita de todos los activos a los cuales pueda echar mano, por lo que sería muy acertado que en ámbitos como el de los negocios digitales se permitiera la coexistencia de lo estatal y lo privado, consideró.

«La Universidad de la Ciencias Informáticas y otras instituciones similares han graduado a miles de jóvenes con una formación muy elevada y competencias que les han permitido triunfar en otros países. Brindarles la posibilidad de hacerlo en la Isla sería una medida acertada y que reportaría grandes beneficios a la economía nacional».

En un contexto «en el que la inversión extranjera resulta particularmente difícil de atraer», la experiencia de reorganización del empleo ocurrida una década atrás constituye referencia inevitable. «Para Cuba es importante, en el primer año, controlar la inflación que de manera natural trae aparejada cualquier devaluación», reconoció el viernes 11 de diciembre en la Mesa Redonda Murillo Jorge. En el empeño por lograrlo el sector privado puede asumir un rol fundamental; todo depende de que finalmente lo potencien.

 

También puedes leer: 

EL TRABAJO POR CUENTA PROPIA HA GENERADO MÁS EMPLEO Y MEJORES SALARIOS

ARTICULARSE EN Y POR CUBA NO ES SINÓNIMO DE MERCENARISMO

BUFETES COLECTIVOS PUBLICA UNA DECLARACIÓN INCONGRUENTE CON EL EJERCICIO DE LA ABOGACÍA EN CUBA

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

boletin_elTOQUE