Influencia y aportes del 27N en la historia reciente de Cuba

Imagen: tomada de Facebook.

Influencia y aportes del 27N en la historia reciente de Cuba

27 / noviembre / 2023

El 27 de noviembre de 2020 un grupo de jóvenes artistas e intelectuales fueron secundados por decenas de ciudadanos en una protesta cívica frente al Ministerio de Cultura en Cuba. El motivo del acto era manifestarse en solidaridad con los miembros del Movimiento San Isidro, quienes habían sido objeto de un desalojo policial cuando se encontraban en una huelga de hambre en la residencia del artista visual Luis Manuel Otero Alcántara, situada en La Habana Vieja.

El suceso —denominado en la historia reciente de la nación 27N— ha tenido importantes ganancias para el movimiento cívico insular. El presente texto se enfoca en determinar los aportes y las complejidades que tuvo el hecho, así como en evaluar su incidencia en los sucesos políticos posteriores.

La segunda quincena de noviembre de 2020 estuvo atravesada por distintas muestras de solidaridad de diversos grupos de la sociedad civil cubana, que tanto en la isla como en la diáspora se expresaron mediante cartas públicas que comunicaban la preocupación por la situación generada en torno a los huelguistas. Después del allanamiento de la casa situada en la calle Damas, la indignación existente en las redes se trasladó al espacio público. Pero el proceso previo al plantón ubica el primer elemento que impulsó la generación cívica y la construcción de redes de articulaciones gremiales en el campo intelectual y artístico cubano en particular entre los jóvenes.

El tejido tenía varios aspectos comunes: los efectos de la censura estatal sobre su quehacer creativo o investigativo, la procedencia de los implicados de las academias oficiales (en particular de la Universidad de La Habana y la Universidad de las Artes), la hiperconectividad digital generacional, la migración laboral a formas de empleo no sujetas al control estatal, la poca credibilidad en el discurso y el metarrelato del régimen político cubano. A los elementos anteriores se suma el hartazgo —presente en la mayoría de los participantes— de un grupo etario comprendido entre los 20 y los 40 años. También se debe precisar el amplio descontento que existía en ese segmento de la ciudadanía con respecto a la situación de crisis que vivía el país, agudizada con la pandemia de COVID-19.

Pero más allá del modo en que ocurrieron los hechos (tema para otro artículo), el 27N destaca por ser el punto de partida en un ciclo sostenido de ocupación ciudadana del espacio público en Cuba y que tendría su conclusión parcial con las manifestaciones de del verano de 2021. Además, se debe precisar que el episodio político estableció una interrelación desafiante entre la comunidad artística-intelectual y el poder institucionalizado en la Cuba castrista. Un grupo de ciudadanos no articulados políticamente fueron capaces de sentar en una mesa de negociación política a un funcionario de alto nivel. El hecho, sin dudas, marcó un precedente en el Estado totalitario.

Otro aporte del 27N es que obligó a que se le diera cobertura al suceso, aunque el Gobierno empleara el descrédito y la difamación contra los protagonistas. Generó, además, una semilla que terminó en una manifestación que tomó desprevenida a la clase política del Partido Comunista. Lo anterior obligó al Partido-Estado cubano a reconocer públicamente un hecho de disenso político. Un elemento que se reforzó ante la opinión ciudadana luego del 11 de julio —particularmente entre los jóvenes— fue la incapacidad del régimen para ofrecer una respuesta política a la altura de los reclamos generacionales y gremiales de los manifestantes.

El sistema político que gobierna en La Habana desplegó un amplio dispositivo de descalificación, difamación y exposición para lo cual empleó los medios de difusión —prensa plana, programas de descrédito en la televisión nacional e, incluso, se realizó un acto de reafirmación revolucionaria en el Parque Trillo—. El proceder gubernamental generó una onda de indignación política entre la ciudadanía, que ha llevado al Gobierno cubano a reforzar su ejército de cibercombatientes (denominados en el argot popular «ciberclarias»).

El 27N debe ser comprendido como una acción de reacción a la violencia política y no como un episodio que marcaría el fin del Estado totalitario cubano. De hecho, la permanencia sostenida de los manifestantes frente al Ministerio de Cultura ese día podía haber desatado una escalada de violencia similar a la ocurrida en Tiananmén.

La plantada cívica evidenció dos elementos, la ausencia de una experticia negociadora —elemento que se adquiere con el tiempo y con la formación política— y la aparición de nuevos liderazgos al interior de la sociedad civil —que tendrían un rol determinante en los acontecimientos cívicos posteriores, desde el 11J, la Marcha Cívica del 15 de noviembre de 2021, hasta la formación de organizaciones de la sociedad civil, tanto sobre el terreno como en la diáspora—. Aun así, a pesar de las lagunas negociadoras y el fuerte dispositivo policial desplegado alrededor de los manifestantes, el 27N demostró la capacidad de mesura y trabajo grupal de los participantes que lograron sacar un acuerdo concreto al Ministerio de Cultura, aunque fuera rechazado y boicoteado por las autoridades días después.

Una contribución muchas veces obviada del suceso se basa en el efecto repolitizador que tuvo sobre los ciudadanos residentes en Cuba y sobre los emigrados —en particular entre los jóvenes que se habían marchado por motivos profesionales o de formación—. Un suceso que puede ser cotidiano en cualquier democracia liberal, en la Cuba totalitaria se convirtió en un hito cívico que influyó en el disenso masivo que encabezó la ciudadanía meses posteriores. Un estudio realizado por el autor a un grupo de sentencias de los manifestantes del 12 de julio de 2021 en la Güinera demuestra un alto número de participantes que se ubican en el grupo etario comprendido entre los 18 y los 40 años de edad.[1]

El plantón del 27 de noviembre de 2020 ha sido juzgado a la ligera en reiteradas ocasiones y espacios (desde páginas anónimas hasta un space en la red social X). Ha sido comparado con sucesos políticos acontecidos en otros contextos sociopolíticos similares o distantes, sin entrar a analizar las particularidades del contexto cubano. Pero la historia y la ciencia política demuestran que los contextos son variantes y contienen varios tipos de catalizadores sociales. Por esa razón, el 27N debe entenderse como un suceso de articulación e inicio de un ciclo cívico y no como una acción concreta que terminaría de un plumazo con más de seis décadas de totalitarismo.

[1] Fernández. L. (2022). «Sentenciando a una comunidad empobrecida». Disponible en: https://jovencuba.com/sentenciando-comunidad-empobrecida/


ELTOQUE ES UN ESPACIO DE CREACIÓN ABIERTO A DIFERENTES PUNTOS DE VISTA. ESTE MATERIAL RESPONDE A LA OPINIÓN DE SU AUTOR, LA CUAL NO NECESARIAMENTE REFLEJA LA POSTURA EDITORIAL DEL MEDIO.
toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Guille Álvarez

Muchos queremos cambios sobretodo relacionado con lo económico, muchos queremos que no haya tanta politiquería, también somos muchos los que sabemos que el bloqueo nos asfixia, en fin varios factores van en contra del bienestar de los cubanos, los acomodados acá en sus puestos, pero también los que viven a costa de los problemas de Cuba, como el Toque, y como Alcántara y otros delincuentes que practican una oposición muy vulgar para que alguien con dos dedos de frente los tomen en serio. Sentarse en una taza de baño con la bandera cubana lo dice todo, arrastrarla por el piso como hizo el infeliz de Yotuel, también. Virar carros de policía, pedir intervención militar de los Estados Unidos, el país más asesino en materia de política exterior, demuestra que todos uds no son mas que mercenarios que obviamente no van a resolver ningún problema aquí

Uno ahí

La forma en la que la gente expresa su descontento y disidencia no importa. Lo cierto es que en Cuba más temprano que tarde habrán cambios y el sistema totalitario comunista nunca más será mencionado en Cuba. Si no te gusta la disidencia que existe tu problema a mi tampoco me gusta pero si ellos tienen lo que hay que tener y se plantan contra el gobierno títere de Canel pues los apoyo y admiro. Para mi son valientes. Viva Cuba libre, abajo la dictadura. Libertad para los presos políticos
Uno ahí

Sanson

Cuando hablas de delincuentes no te viene a la cabeza el clan casro /canel?
Sanson
Guille Álvarez

CN

Pero desde ese día ya no existe? Porque no se les conoce otra acción
CN

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR318.00 CUP
+3
1 USD310.00 CUP
1 MLC266.00 CUP
+1
Calendar iconCUBA
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification