Pensar en Cuba

Foto: Sadiel Mederos

Pensar en Cuba

Cuba me desvela. A veces me digo —y me engaño— que ya no voy a pensar más en ella, que voy a dejarla atrás y me voy a preocupar más por otras cosas, que esa relación tóxica que tenemos de placenta y bebé que llora por primera vez tengo que cortarla porque no me deja crecer. Y casi me convenzo de que lo estoy logrando, porque es lo mejor para mí, porque no coexisto con ella y su calor, no me ensucio los pies con su tierra de piedritas esperando a que se rompan bien para cultivar de nuevo y porque sé que me roba el tiempo, que me pone triste, que me hace vieja.

No publico casi nada en mis redes, leo siempre, leo mucho y sufro todo lo que leo. No comparto, no comento y no me posiciono —no por miedo ni por no querer denunciar ni porque no lo sienta. Me desgasta mucho leer comentarios vacíos, posicionarme de un bando o de otro, teniendo que marcar quien soy y demostrarlo.

A veces quiero salirme de todo eso —ya salí físicamente— pero Cuba no te deja. Aunque te vayas, no te deja nunca. Es un ancla, es un imán, es el Norte de la brújula interior que siempre te lleva al mismo sitio y ahí te abraza para siempre; te martiriza y te martilla de preocupaciones, en todas las escalas de necesidades.

Lo que más me molestó la última vez que fui no fue que no hubiese nada, que todo estuviese sucio, que la gente fuese vulgar y en las administraciones públicas te trataran mal, que cada día fuese una batalla desgastante para buscar algo: un producto, un servicio, un cuño, un papel, un autorizo… en verdad, lo que más me dolió fue darme cuenta de que a nadie le importa. Están todos juntos, viviendo lo mismo y no son capaces de unirse en la propia desgracia y cambiar actitudes, formas, maneras, modelos… Todo se repite en ciclos y se ha normalizado tanto que nadie se cuestiona nada. Es lo que hay, no vas a venir tú a cambiarlo, es lo que toca, lo que tenemos, lo que nos dan…

Aunque cada vez son más quienes intentan cambiar la realidad, incluso a veces desde el modelo de pensamiento que han aprendido, porque pertenecen a la generación de los convencidos y siempre chocan con muros que levantan quienes están protegidos por el poder que les da formar parte de lo que se supone que está bien. Esos muros tienen nombre y apellidos; son las multas, las regulaciones, los decomisos, el poder en la expresión de la autoridad diciendo “no se puede”. Y la voluntad de mi pueblo, su potencial de cambio y su intención, se corta cuando quienes son víctimas se vuelven también instrumentos.

No se puede nadar sin piscina, no se puede sembrar bien y ser productivos sin tener motocultores; no, no podemos hacer siempre más con menos. No puede asociarse la prosperidad a hacer las cosas mal. No se puede centralizar todo, dar permisos imposibles a solo una pequeña parte. No se puede repartir la pobreza. No se puede dejar de escuchar lo que está pasando.

Hay quienes intentan romper esos muros y esa inercia, pero el resultado es el mismo, sus acciones no son cambios; porque todo cambio que no se promueve desde las esferas que tienen que dictarlos, no son bien vistos y huelen mal. Hay activismo ciudadano y es importante preguntarse, ¿por qué no se logra más con ese activismo? Esa puede ser la respuesta a ¿por qué el totalitarismo?

Maltratos, insultos, miedo a lo que piense otro, miedo a lo que diga otro, miedo a lo que te pueda pasar, a lo que sea que tengan para decir de ti o para acusarte de algo… Así es como se ha conformado una sociedad en la que todos tienen el polvo escondido debajo del tapete; pero prefieren levantar el tapete del vecino para mostrarlo, porque les enseñaron que eso está bien y hasta se sienten bien siendo así.

Cuba también es un guion. Son frases que puedes juntar desde los 5 años para tener un discurso a la altura de los adultos en temas de política.  Yo me di cuenta cuando entendí que había cosas que no estaban bien, que no íbamos a ninguna parte así, que nos estaban entreteniendo con la vida a corto plazo, con buscar el pan, el aceite, con resolver.

Siempre voy a pertenecer, aunque no esté, y siempre me va a doler. Voy a ser parte, aunque no me tengan en cuenta a la hora de decidir y no me voy a conformar con que así sea. Tengo la esperanza de que algún día pueda emprender en Cuba sin trabas, prosperar sin miedos, avanzar sin sustos en el lugar donde nací. Tengo la esperanza de que algún día, aunque esté lejos, a Cuba le interese las opiniones de sus hijos que ya no están, sus comentarios, sus fórmulas para avanzar; y nos escuchen y podamos compartir en un diálogo responsable, que aporte y que vaya hacia algún lado. En lugar de que nos amenacen con la idea de no poder entrar, de no poder salir; que nos vean como billeteras inflables que pagan remesas, recargas, pasaportes, y que dan, dan, dan, sin recibir. Ojalá algún día todo esto cambie y pensar en Cuba me haga feliz.

 

Si te gustó este texto puedes leer otros en la aplicación móvil de elTOQUE. Cada día compartimos nuevas publicaciones a las cuales puedes acceder mediante una descarga por correo Nauta o Internet. Búscala en Google Play o en CubApk.

1200x900-redes.jpg

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR82 CUP
1 USD63.5 CUP
+0.5
1 MLC72 CUP
+1
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yoa9

💯 %de acuerdo con usted!!!
Me encantó leer, son mis propios pensamientos.
La mejor de las suertes a [email protected] los [email protected] especialmente a los que permanecemos en la isla, la necesitamos.
Yoa9

Elio

Rosa, comparto tadas tus ideas de éste texto, son un resumen de mia sentimientos por mi pais, no imaginas cuanto sufro ver cómo se desgaja mi sombra, pero a base de mentiras, y asi lo hace mas doloroso. Para que tengas una idea, ayer lleve a un amigo para que le retiraran un yeso de un pie y llegamos al Hospital Fructuoso Rodríguez, en la Habana y llegamos a las 9 am y nos fuimos a las 2pm, luego de ir 3 veces a la dirección para protestar, y asi es en todo, hemos llegado al punto que todo te hace sufrir, y cuando se ama, se sufre mas. Gracias por tu reflexión!!!!
Elio

Anonymus

Comparto la opinión soy joven y e perdido la esperanza que algún día ésto cambie, esa generación que se conforma con todo es la que nos tiene bloqueado esa mentalidad retrograda es la que no le da pasos la juventud no se puede dar opinión porque nunca es el lugar ni momento y¡ cuando es el momento!.
Tratan a los pocos que son capaces decir su opinión como si fueran forasteros me da tremenda rabia cuando me dicen tu no vas a cambiar nada, un solo gorrión no compone primavera, tu naciste ayer tu no sabes nada de pasar trabajo, le ronca me dan educación hasta el nivel superior y me tratan como analfabeto como si no fuera cubano nacido y criado en esta revolución, y no supiera los males que aquejan al cubano día a día.
Tengo tanto derecho como el mismo presidente de la república porque soy tan cubano como ellos y los que están fuera de éste país todos tenemos derecho a ejercer nuestra opinión, se me estrecha tanto el pecho por tanta dejadez y falta de actitud ante la vida y los problemas.
Ojalá que cambie la situación económica de este país.
Anonymus

RAFAEL TORRES PLASENCIA

ROSA PARA SER UNA JOVEN TIENES PENSAMIENTOS MUY PROFUNDOS Y DESTACA TU GRAN AMOR POR ESA PATRIA QUE QUEDO ATRAS PERO QUE SIEMPRE ESTA Y ESTARA EN NUESTROS CORAZONES,LLEVO 25 LARGOS ANOS ACA PERO VIVI Y VIVO EN LA PIEL DE MI FAMILIA
TODO ESO QUE RELATAS,TE FELICITO DE CORAZON,GRACIAS RAFAEL TORRES DESDE MINESSOTA
RAFAEL TORRES PLASENCIA

Ramon Artiles Avela

Rosa la felicito por lo que ha escrito , en mucho de lo q Ud escribe coincidimos , me recuerda en una ocasion , creo que una de mis ultimas dentro de Cuba me opuse a un criterio que considere erroneo esgrimido por quien dirigia una reunion , aspecto que afectaba a la mayoria de los que estabamos presentes , me senti muy solo , nadie me apoyo , todos hicieron silencio , ese silencio que es culpable y complice , la final el afectado y sancionado por defender lo justo fui yo y no falto quien a mis espaldas me clavara el cuchillo , en ese momento comprendi que desgraciadamente no valia la pena defender a ese colectivo de trabajadores que dejaban aplastarse por el jefe , fue una leccion pero tambien me mostro que debia elegir un futuro que no tuviera que ver con mi pais , fue muy triste tener que tomar esa dolorosa decision y llevarme a Cuba dentro . Mucha gente me ha dicho q deje de pensar en Cuba pero no hay remedio llevo a mi pais dentro de mi
Ramon Artiles Avela
boletin_elTOQUE
eltoque_logo
Pensar en Cuba

Foto: Sadiel Mederos

Pensar en Cuba

Cuba me desvela. A veces me digo —y me engaño— que ya no voy a pensar más en ella, que voy a dejarla atrás y me voy a preocupar más por otras cosas, que esa relación tóxica que tenemos de placenta y bebé que llora por primera vez tengo que cortarla porque no me deja crecer. Y casi me convenzo de que lo estoy logrando, porque es lo mejor para mí, porque no coexisto con ella y su calor, no me ensucio los pies con su tierra de piedritas esperando a que se rompan bien para cultivar de nuevo y porque sé que me roba el tiempo, que me pone triste, que me hace vieja.

No publico casi nada en mis redes, leo siempre, leo mucho y sufro todo lo que leo. No comparto, no comento y no me posiciono —no por miedo ni por no querer denunciar ni porque no lo sienta. Me desgasta mucho leer comentarios vacíos, posicionarme de un bando o de otro, teniendo que marcar quien soy y demostrarlo.

A veces quiero salirme de todo eso —ya salí físicamente— pero Cuba no te deja. Aunque te vayas, no te deja nunca. Es un ancla, es un imán, es el Norte de la brújula interior que siempre te lleva al mismo sitio y ahí te abraza para siempre; te martiriza y te martilla de preocupaciones, en todas las escalas de necesidades.

Lo que más me molestó la última vez que fui no fue que no hubiese nada, que todo estuviese sucio, que la gente fuese vulgar y en las administraciones públicas te trataran mal, que cada día fuese una batalla desgastante para buscar algo: un producto, un servicio, un cuño, un papel, un autorizo… en verdad, lo que más me dolió fue darme cuenta de que a nadie le importa. Están todos juntos, viviendo lo mismo y no son capaces de unirse en la propia desgracia y cambiar actitudes, formas, maneras, modelos… Todo se repite en ciclos y se ha normalizado tanto que nadie se cuestiona nada. Es lo que hay, no vas a venir tú a cambiarlo, es lo que toca, lo que tenemos, lo que nos dan…

Aunque cada vez son más quienes intentan cambiar la realidad, incluso a veces desde el modelo de pensamiento que han aprendido, porque pertenecen a la generación de los convencidos y siempre chocan con muros que levantan quienes están protegidos por el poder que les da formar parte de lo que se supone que está bien. Esos muros tienen nombre y apellidos; son las multas, las regulaciones, los decomisos, el poder en la expresión de la autoridad diciendo “no se puede”. Y la voluntad de mi pueblo, su potencial de cambio y su intención, se corta cuando quienes son víctimas se vuelven también instrumentos.

No se puede nadar sin piscina, no se puede sembrar bien y ser productivos sin tener motocultores; no, no podemos hacer siempre más con menos. No puede asociarse la prosperidad a hacer las cosas mal. No se puede centralizar todo, dar permisos imposibles a solo una pequeña parte. No se puede repartir la pobreza. No se puede dejar de escuchar lo que está pasando.

Hay quienes intentan romper esos muros y esa inercia, pero el resultado es el mismo, sus acciones no son cambios; porque todo cambio que no se promueve desde las esferas que tienen que dictarlos, no son bien vistos y huelen mal. Hay activismo ciudadano y es importante preguntarse, ¿por qué no se logra más con ese activismo? Esa puede ser la respuesta a ¿por qué el totalitarismo?

Maltratos, insultos, miedo a lo que piense otro, miedo a lo que diga otro, miedo a lo que te pueda pasar, a lo que sea que tengan para decir de ti o para acusarte de algo… Así es como se ha conformado una sociedad en la que todos tienen el polvo escondido debajo del tapete; pero prefieren levantar el tapete del vecino para mostrarlo, porque les enseñaron que eso está bien y hasta se sienten bien siendo así.

Cuba también es un guion. Son frases que puedes juntar desde los 5 años para tener un discurso a la altura de los adultos en temas de política.  Yo me di cuenta cuando entendí que había cosas que no estaban bien, que no íbamos a ninguna parte así, que nos estaban entreteniendo con la vida a corto plazo, con buscar el pan, el aceite, con resolver.

Siempre voy a pertenecer, aunque no esté, y siempre me va a doler. Voy a ser parte, aunque no me tengan en cuenta a la hora de decidir y no me voy a conformar con que así sea. Tengo la esperanza de que algún día pueda emprender en Cuba sin trabas, prosperar sin miedos, avanzar sin sustos en el lugar donde nací. Tengo la esperanza de que algún día, aunque esté lejos, a Cuba le interese las opiniones de sus hijos que ya no están, sus comentarios, sus fórmulas para avanzar; y nos escuchen y podamos compartir en un diálogo responsable, que aporte y que vaya hacia algún lado. En lugar de que nos amenacen con la idea de no poder entrar, de no poder salir; que nos vean como billeteras inflables que pagan remesas, recargas, pasaportes, y que dan, dan, dan, sin recibir. Ojalá algún día todo esto cambie y pensar en Cuba me haga feliz.

 

Si te gustó este texto puedes leer otros en la aplicación móvil de elTOQUE. Cada día compartimos nuevas publicaciones a las cuales puedes acceder mediante una descarga por correo Nauta o Internet. Búscala en Google Play o en CubApk.

1200x900-redes.jpg

Rosa Fernández
"Necesito hacer catarsis, por eso estudié periodismo. Escribir es la única manera de apaciguar mis demonios y poder dormir"
rosa-fernandez

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yoa9

💯 %de acuerdo con usted!!!
Me encantó leer, son mis propios pensamientos.
La mejor de las suertes a [email protected] los [email protected] especialmente a los que permanecemos en la isla, la necesitamos.
Yoa9

Elio

Rosa, comparto tadas tus ideas de éste texto, son un resumen de mia sentimientos por mi pais, no imaginas cuanto sufro ver cómo se desgaja mi sombra, pero a base de mentiras, y asi lo hace mas doloroso. Para que tengas una idea, ayer lleve a un amigo para que le retiraran un yeso de un pie y llegamos al Hospital Fructuoso Rodríguez, en la Habana y llegamos a las 9 am y nos fuimos a las 2pm, luego de ir 3 veces a la dirección para protestar, y asi es en todo, hemos llegado al punto que todo te hace sufrir, y cuando se ama, se sufre mas. Gracias por tu reflexión!!!!
Elio

Anonymus

Comparto la opinión soy joven y e perdido la esperanza que algún día ésto cambie, esa generación que se conforma con todo es la que nos tiene bloqueado esa mentalidad retrograda es la que no le da pasos la juventud no se puede dar opinión porque nunca es el lugar ni momento y¡ cuando es el momento!.
Tratan a los pocos que son capaces decir su opinión como si fueran forasteros me da tremenda rabia cuando me dicen tu no vas a cambiar nada, un solo gorrión no compone primavera, tu naciste ayer tu no sabes nada de pasar trabajo, le ronca me dan educación hasta el nivel superior y me tratan como analfabeto como si no fuera cubano nacido y criado en esta revolución, y no supiera los males que aquejan al cubano día a día.
Tengo tanto derecho como el mismo presidente de la república porque soy tan cubano como ellos y los que están fuera de éste país todos tenemos derecho a ejercer nuestra opinión, se me estrecha tanto el pecho por tanta dejadez y falta de actitud ante la vida y los problemas.
Ojalá que cambie la situación económica de este país.
Anonymus

RAFAEL TORRES PLASENCIA

ROSA PARA SER UNA JOVEN TIENES PENSAMIENTOS MUY PROFUNDOS Y DESTACA TU GRAN AMOR POR ESA PATRIA QUE QUEDO ATRAS PERO QUE SIEMPRE ESTA Y ESTARA EN NUESTROS CORAZONES,LLEVO 25 LARGOS ANOS ACA PERO VIVI Y VIVO EN LA PIEL DE MI FAMILIA
TODO ESO QUE RELATAS,TE FELICITO DE CORAZON,GRACIAS RAFAEL TORRES DESDE MINESSOTA
RAFAEL TORRES PLASENCIA

Ramon Artiles Avela

Rosa la felicito por lo que ha escrito , en mucho de lo q Ud escribe coincidimos , me recuerda en una ocasion , creo que una de mis ultimas dentro de Cuba me opuse a un criterio que considere erroneo esgrimido por quien dirigia una reunion , aspecto que afectaba a la mayoria de los que estabamos presentes , me senti muy solo , nadie me apoyo , todos hicieron silencio , ese silencio que es culpable y complice , la final el afectado y sancionado por defender lo justo fui yo y no falto quien a mis espaldas me clavara el cuchillo , en ese momento comprendi que desgraciadamente no valia la pena defender a ese colectivo de trabajadores que dejaban aplastarse por el jefe , fue una leccion pero tambien me mostro que debia elegir un futuro que no tuviera que ver con mi pais , fue muy triste tener que tomar esa dolorosa decision y llevarme a Cuba dentro . Mucha gente me ha dicho q deje de pensar en Cuba pero no hay remedio llevo a mi pais dentro de mi
Ramon Artiles Avela

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE