¿Por qué es tan difícil la vida de pareja siendo padres?

Foto: Cortesía Rachel Pereda

¿Por qué es tan difícil la vida de pareja siendo padres?

26 / enero / 2024

Antes de ser madre, no entendía por qué muchas parejas se divorciaban luego de tener hijos si, supuestamente, era la etapa más linda de sus vidas. Pero sucede que el posparto es durísimo. La llegada de un bebé —el momento que nos dijeron era el fruto más bello del amor— a menudo nos enfrenta a realidades que no habíamos previsto. 

El posparto, lejos de ser la pintura idílica que se dibuja en nuestras mentes, es una travesía desafiante y, en muchos casos, abrumadora. Las demandas físicas, las alteraciones hormonales y las noches sin dormir son algunos de los elementos que componen el capítulo inicial de la mapaternidad. Su impacto en la vida de la pareja es aplastante.

En medio de llantos, biberones, cólicos e insomnios, el amor se tambalea. Entonces tenemos que hacer un esfuerzo, detenernos un momento y reconectar con nosotros y con nuestras parejas para que el vínculo se sostenga mientras inventamos nuevas maneras de amar(nos).

¿Quién soy? ¿Quién eres? ¿Quiénes somos?

La crianza es un trabajo en equipo que no debe interferir en la vida de pareja. Pero cuando nace un bebé todo cambia. Es inevitable. No hay una pareja, sino personas que construyen una familia. La realidad sacude el mundo amoroso tal y como lo conocíamos hasta ese momento.

Te sientes culpable por no dedicarle(te) el tiempo suficiente. Tu relación puede sentirse como un campo de batalla. Descargas en tu pareja el cansancio, el estrés, la furia de no reconocerte en el espejo, de no poder ir al baño sola. 

La llegada de un hijo cambia por completo la distribución del tiempo de los padres. Las rutinas diarias se alteran y las responsabilidades se multiplican. El tiempo que antes se dedicaba a la pareja, ahora se destina a cuidar al bebé y a atender las necesidades familiares. La transformación puede generar tensiones y afectar la conexión emocional entre ambos.

Además, un hijo saca a flote antiguas heridas de lo que uno aprendió, heredó y vivió. El espejo de la infancia, aunque inevitable, se vuelve difícil de encarar. La mapaternidad se convierte en un viaje no solo hacia el futuro, sino también hacia nuestro pasado.

Entran también en juego la falta de tiempo y el agotamiento asociados con la crianza, lo que puede dificultar la comunicación efectiva entre los padres. Las conversaciones pueden limitarse a temas prácticos relacionados con el cuidado del bebé y se deja de lado la expresión de emociones y de necesidades personales. La falta de comunicación puede generar malentendidos y distanciamiento.

La fatiga parece que gana terreno y hace de las suyas. Ambos padres pueden sentirse exhaustos y ello afecta la paciencia y la capacidad para manejar situaciones difíciles. La falta de descanso adecuado puede aumentar las tensiones y generar conflictos en la relación. Sé de lo que hablo porque muchas veces hemos estado ahí, en ese campo de batalla sin saber cómo salir de él. Cansados, ojerosos y distanciados. Reconectar, mirarnos a los ojos y vernos otra vez no ha sido un aprendizaje fácil. 

Las responsabilidades se duplican si tienes más de un hijo; también si decides emigrar con ellos para comenzar una vida nueva. De algún modo, todos vuelven a nacer y dan los primeros pasos, entre tropezones y carreras. 

Cuando los padres emigran con niños pequeños, tienen que ajustarse a las demandas de la crianza y enfrentarse al desafío de empezar de cero en un país diferente. La pareja se encuentra ante la tarea monumental de adaptarse a una cultura, un idioma y un sistema social nuevos. Lo anterior, mientras cuida y apoya a sus hijos en el proceso de transición.

Redescubriendo la intimidad

Mantener la intimidad en la relación puede convertirse en un desafío en medio de la rutina diaria y de las demandas de la crianza. Encontrar momentos para la conexión emocional y la intimidad física es esencial.

Para mantener la conexión emocional, incluso para permitir que evolucione desde la comunicación sincera, es vital establecer momentos dedicados exclusivamente a compartir pensamientos, sueños y preocupaciones fuera del ámbito de la crianza. Los momentos podrían incluir fechas regulares, conversaciones antes de dormir o, incluso, pequeños gestos diarios que fomenten el vínculo. 

Es difícil, porque muchas veces quieres hablar algo con tu pareja, pero los niños no paran de dar gritos. Tienes que cambiarle el pañal, terminar la comida o calmarlo y en medio de tanto, mantener una conversación fluida parece imposible. 

Hablando de imposibles, la conexión física también se ve afectada. El deseo, las ganas y el amor tienen que adaptarse a las nuevas dinámicas familiares. Encontrar ratos a solas no siempre es fácil, pero sí necesario.

La capacidad de compartir momentos íntimos y de cuidado mutuo actúa de amortiguador frente a los desafíos de la crianza. La pareja se convierte en un equipo sólido, capaz de afrontar unidos los retos y celebrar los triunfos. Se crea así una base resistente para el bienestar familiar.

¿Cómo encontrar puntos de equilibrio entre el estilo de crianza de ambos? 

La mapaternidad a menudo viene acompañada de expectativas que luego chocan con la realidad. Cada miembro de la pareja trae consigo ideas sobre el cuidado de los hijos, valores y experiencias de vida. Las diferencias en la forma de abordar la crianza pueden convertirse en un terreno fértil para malentendidos y desacuerdos.

La clave reside en explorar y comprender las expectativas individuales de cada progenitor. ¿Qué significa ser un buen padre o madre para cada uno? ¿Cuáles son los valores que desean transmitir a sus hijos? La comunicación abierta y la empatía se vuelven herramientas esenciales para construir una visión compartida de la mapaternidad. El proceso fortalece la relación de pareja y sienta las bases para una crianza colaborativa y efectiva.

Educar de forma colaborativa no significa solamente reconciliar las diferencias, sino también establecer metas y enfoques comunes. ¿Cómo pueden alinear sus expectativas para crear un entorno familiar armonioso? 

Aunque cada familia es un universo único que se sostiene desde sus contextos, les comparto una serie de consejos para las parejas que estén enfrentando los desafíos de la crianza y busquen fortalecer su relación.

Comunicación abierta y regular. Fomenten la comunicación abierta sobre sus pensamientos, sentimientos y experiencias como padres. Si pueden, programen algunos momentos regulares para hablar sobre la crianza y la relación, asegurándose de escuchar y ser escuchado.

Establecer expectativas realistas. Reconozcan y acepten que la crianza presenta desafíos y momentos difíciles. Establezcan expectativas realistas y flexibles y entiendan que cada etapa tiene sus retos.

Apoyo mutuo en la crianza. Trabajen como equipo en la crianza, compartan responsabilidades y apóyense mutuamente. Valoren y reconozcan los esfuerzos del otro, incluso en las pequeñas cosas.

Cuidado personal. Nuestro talón de Aquiles, tan difícil pero tan necesario. Prioricen el cuidado personal para mantener el bienestar emocional y físico. Anima a tu pareja a cuidarse a sí misma y ofrécele apoyo en el proceso.

Adaptarse a los cambios. Acepten y adapten los roles y rutinas a medida que evolucionan las necesidades de la familia. Sean flexible para ajustar expectativas a medida que surgen nuevos desafíos.

Priorizar la intimidad. Hagan un esfuerzo consciente para mantener la intimidad física y emocional. Exploren juntos nuevas formas de mantener viva la chispa en la relación.

Planificación de tiempo en pareja. Programen fechas regulares o momentos especiales para estar juntos fuera del entorno familiar; si no pueden salir, al menos, piensen en un espacio pequeño (la cena) para improvisar una cita. Planifiquen ocasiones para relajarse y disfrutar de la compañía del otro.

Flexibilidad y comprensión. Practiquen la empatía y la comprensión, reconozcan que ambos están aprendiendo y creciendo como padres. Sean pacientes y permítanse crecer juntos a lo largo del viaje de la crianza.

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Annie Delgado Neto

Muy buen artículo! 👍👏👏👏Muchos padres verán reflejadas su situación personal. Lo mejor es poner todo el esfuerzo y confianza para poder superarlo. 💖💞💖
Annie Delgado Neto

Claudia

Muy buen escrito.. Es una absoluta realidad para padres y parejas respecto a la crianza. Los consejos maravillosos para ponerlos por obra.
Claudia

Bory Cardero Monte.

Todo el respeto y admiración para todos los padres y madres del mundo. Es la etapa más dura de la vida. Después que pasa ésa etapa todo va cogiendo su nivel. Pero para nada hay que temer. Saludos....
Bory Cardero Monte.

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR
320.00 CUP
+2
1 USD
314.00 CUP
+4
1 MLC268.00 CUP
+2
Calendar iconCUBA
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification