eltoque_logo
Desfile del 1º de Mayo en Cuba. Foto: Alba León.

Desfile del 1º de Mayo en Cuba. Foto: Alba León.

¿Por qué fuimos a la Plaza?

2 / mayo / 2017

Los datos del desfile aseguran que más de un millar de extranjeros pasearon por la Plaza de la Revolución en La Habana este primero de mayo. No protestaron, no exigieron, no se manifestaron: pasearon. Justo como pasearon por allí el resto de los cubanos —trabajadores o no— que tampoco protestaron, exigieron ni se manifestaron.

En Cuba, un país cuyo salario promedio mensual en el sector estatal fue de 687 pesos (27, 50 CUC) en 2015, parece que olvidamos, o nos hicieron olvidar, el verdadero sentido de esta fecha. Para muchos cubanos se convirtió en día de festejo, en madrugada de ron y jolgorio, en paseo matutino para estirar las piernas y cumplir con el compromiso de la participación.

De a poco, desfile tras desfile, la manifestación ha sido convertida en caminata, primero, de respaldo a la Revolución, al Partido Comunista, a Fidel y a Raúl; y luego, si hay espacio en los carteles, para conmemorar el Día Internacional de los Trabajadores. La propaganda, con su bombardeo sostenido, nos ha extirpado la utopía de la marcha y la justeza de la Internacional.

Lo cuestionable no es que, quien desee, use la Plaza y el desfile del 1º de mayo para apoyar al gobierno cubano. En ese caso, sería una iniciativa legítima. Lo criticable es que no se permita a cada quien, decidir por qué marchar y se supediten las aspiraciones individuales a la consigna establecida por el aparato político del país.

En buena lid, el 1º de mayo debería ser, íntegro, para las demandas de los trabajadores. Para mostrar apoyo al gobierno, a Fidel, a Raúl y al Partido, hay momentos en el año: el 1º de enero, el 26 de julio, el 13 de agosto, el 2 de diciembre, las votaciones contra el bloqueo en la ONU, las elecciones de los Delegados Municipales del Poder Popular y las designaciones de los gobiernos provinciales y nacional. Suficientes, creo.

Antes, hace ya tiempo, el palco de la Plaza era reservado para visitantes e invitados, para que en primera fila observaran el irrestricto apoyo del pueblo. En esa época, los líderes encabezaban la caminata. Ahora, es un palco presidencial, un espacio para que la cúpula del poder cubano vea todo desde su altura. Pequeños detalles como ese, también destruyen la utopía.

Podríamos preguntarnos qué exigir en Cuba, si al fin y al cabo, una dictadura del proletariado dirige el país desde hace más de medio siglo. Y es cierto, en ese tiempo se han consagrado la mayoría de los derechos laborales: casi los mismos que en los países capitalistas. Pero eso no puede convertirse en barricada que oculte los derechos que aún no tenemos, y por los que, aún, no nos manifestamos. Ni nos permiten hacerlo.

Este primer lunes de mayo de 2017 un millar de extranjeros llegaron a la Plaza. Serían más si contáramos a quienes pasearon anónimos junto a los cientos de miles de cubanos que arrollaron con la conga y portaron carteles inocuos. Ellos, los visitantes, son gente buena y de izquierda que, muchas veces, vienen a Cuba en busca de un trozo de leyenda, un retazo de gesta triunfante que enarbolar en sus propias luchas. Son trabajadores que, dejando atrás el verdadero escenario de una marcha, opta por la celebración, el ron y el jolgorio, el compromiso sindical de la asistencia y la infraestructura nacional puesta al servicio de las apariencias. Para ellos, la Plaza es zona de descanso: aquí —mayoritariamente— no se reprime a los paseantes, porque en los paseos matutinos cubanos no se exige ni se protesta.

Contradictoriamente, en pleno siglo XXI deben existir en el mundo laboral pocos espacios sociales menos revolucionarios que este. Habría que ver si lo llenarían tantas personas por su cuenta; si, eliminando de la ecuación la logística destinada al evento, el día feriado, los compromisos sindicales y la asistencia escolar, el mismo número de almas iría a la Plaza.

Julio Batista
Cubano y periodista hasta la médula. Desconfiado y polémico por convicción y gusto propio. Sin medias tintas. Vanvanero por religión. Deportista frustrado y político asqueado, siguen siendo dos de mis grandes pasiones por obstinado. Me gusta ver y contar lo que otros deberían saber, pero sobre todo me gusta saber. Joven siempre, o eso espero.
julio-batista

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cheo

La revolución en cuba es una institución, lo cual yo considero es positivo en la mayoría de los casos, como estos, en los que se puede movilizar gran cantidad de gente en una fecha como esta, y que sea esta un festejo. Es cierto que hace falta más espontaneidad, pero yo prefiero ese desfile institucional a protestas de obreros sin trabajo.

Por cierto, te sorprendería la cantidad de almas que se siente revolucionaria y se llevan solas al primero de mayo. No obstante, creo que en todos los lugares estas cosas siempre se convocan, los partidos, las uniones, en cuba, todo esto, como se sabe, forma parte de la revolución, porque cuba no es cualquier país, cuba es un país en resistencia, solo mira a tu alrededor, aquel país que se sale un poco del guión establecido lo aplastan.

cheo

Jesús Arencibia Lorenzo

Excelente, Julio. Un abrazo!
Jesús Arencibia Lorenzo

GerardoCruz

Lo que pasa que en Cuba el gobierno nos ha arrinconado de tal manera que ni pensar por nosotros sabemos ni podemos, hay que decir sin ninguna hipocresía que el primero de Mayo debía ser un día donde el obrero cubano protestara por los bajos salarios, las arbitrariedades en el ámbito laboral, la demanda por sindicatos independientes no tutelados por el PCC, los altos precios de los alimentos, la miseria, los privilegios de una élite indiscutible. Y demasiado más.
GerardoCruz

Gerardo Cruz.

Cheo, aprende a pensar por tí mismo, los aplastados somos nosotros y muchos como tú ni cuenta se dan.
Gerardo Cruz.

Antonio

En Francia este primero de mayo hubieron manifestaciones, en Cuba, fiesta. A caso los franceses tienen más problemas laborales que los cubanos?
Por supuesto que hay muchas razones para celebrar este día, y para mostrar compromiso con nuestro proyecto social, con errores, remiendos, más remiendos, pero enteramente nuestro.
Pero la cuestión del primero de mayo, y de la función del sindicato en Cuba tiene otras aristas. Los logros laborales no se consiguen con congas, ni con fiestas, se consiguen con lucha, con protestas dentro de la constitucionalidad, y a veces fuera de esta.
Ojalá no muy lejos, el primero de mayo sea un día de festejo revolucionario, pero también un espacio para reclamos laborales.
Antonio

De viaje

Solo agregar. El día que el pueblo esté en el palco habrá un verdadero 1ro de Mayo en Cuba. Mientras tanto pues a cumplir con la marcha para tomarse el día libre.
De viaje

Alejandro

A veces pienso que soy raro al pensar que el primero de mayo debería ser un día para hablar de revindicaciones laborales, para ponerle justa presión a los decisores a todos los niveles. Gracias, Julio, por compartir tus ideas.

A la postre, como nación, nos hacemos mucho daño.

Alejandro

Carlosamm

Leyendo lo que aquí se escribe me doy cuenta de cuanto daño nos a hecho la centralización del pensamiento, la falsa unidad de las decisiones que dicen que tomamos, pero que a gritos sabemos que otros toman por nosotros, unos quieren decir y no pueden, otros ni siquiera quieren mirar la verdadera realidad, incluso aunque se estén muriendo de hambre e insatisfacciones, los cubanos hemos con la fuerza de callar, aceptar y repetir sin pensar a ser realmente indolentes ante nuestro propio dolor, no tenemos ni remotamente satisfechos nuestros mas elementales derechos, la salud y la educación actual son una vergüenza, la alimentación subsidiada es cada día peor, los salarios son una verdadera ignominia, en nuestro país el robo a cambiado su cara, hoy se llama luchar, la prostitución es intercambio cultural, y el alcoholismo y drogadicción son producto de la desatención educativa de las familias, -MENOS MAL QUE NADIE QUEDARA DESAMPARADO-, y a pesar de todo vamos a la Plaza a celebrar, ¿ALGUIEN ME PUEDE DECIR QUE COSA?,
Carlosamm

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR87 CUP
+1
1 USD68 CUP
+0.5
1 MLC79 CUP
calendar_icon

CUBA

elTOQUE SUGIERE

test