eltoque_logo
Protagonistas de «Alfa & omega», un sketch del podcast El Enjambre que se desarrolla en el Paraíso. Ilustración: Wimar Verdecia.

Ilustración: Wimar Verdecia.

Precios por el cielo y venta de cervezas en dólares

4 / febrero / 2021

La venta online de cervezas en dólares a través de tarjetas Visa y Mastercard, los intentos de creación de la Asociación de Actores de Cuba y los sucesos ocurridos en las afueras del Ministerio de Cultura el pasado 27 de enero ocupan gran parte del diálogo en la más reciente entrega de El Enjambre.

Los enjambreros se refirieron a la polémica respecto a la venta de cervezas y maltas en el sitio web www.micerveza.com, que solo puede hacerse mediante tarjetas Visa y Mastercard, las cuales no se emiten en Cuba. El servicio está diseñado para que se compre desde el extranjero con moneda dura y los productos sean entregados a personas en Cuba o para que cubanos que poseen esas tarjetas puedan adquirirlos. Camilo informó que las cajas de cerveza Cristal y Bucanero cuestan 26 dólares, y la caja de malta, 18 dólares, e incluye la entrega gratuita a domicilio.

La situación humorística del sketch de la semana, titulado «Alfa & omega», se desarrolló esta vez en el cielo, porque, al decir de Yunior, «los precios andan por el cielo y hay que hacer un sketch a la altura». En el Paraíso se produce una especie de conflicto entre ángeles y arcángeles y Dios decide tomarse unos días de vacaciones para crear algo que, al final, no sale muy bien.

Otro tema del episodio fue una reunión de días anteriores entre representantes de 371 actores y actrices y funcionarios del Ministerio de Cultura, para tratar su petición de crear una Asociación Nacional de Actores de Cuba.

«El objetivo es organizarnos gremialmente como actores y actrices, para discutir nuestros problemas específicos y llevar adelante sus soluciones. La asociación representaría los derechos de los actores, velaría por ellos, porque no se cometan injusticias, por solidarizarse cuando ocurra algún tipo de injusticia contra algún miembro e impulsar otro tipo de demandas; podría estar en reuniones con instituciones culturales para impulsar aumentos salariales, etc.», explicó el joven dramaturgo Yunior.

También abordaron los nuevos sucesos acontecidos frente al Ministerio de Cultura este 27 de enero. «¿Por qué fueron estos jóvenes al Ministerio de Cultura el pasado 27 de enero?», preguntó Camilo.

Yunior: «El día 27 se cumplían dos meses de los sucesos del Mincult y era también el día previo al nacimiento de José Martí; queríamos hacer una actividad simbólica: ir a la estatua ecuestre que está frente al Palacio de la Revolución, llevarle flores a Martí y leer una declaración que era totalmente cordial. No había una incitación al odio ni intenciones de provocar a nadie. Esto, de alguna manera, se conoce, aparece publicado en un perfil de Facebook, que no sabemos si es real o no, y a partir de ahí la Seguridad del Estado comienza a llamar a algunos miembros del 27N y a decirles que no hicieran esa acción porque traería consecuencias. El 27N de todas maneras quería hacer algo de forma pacífica; se comenzó a discutir si se haría en otro lugar y no en ese, con la intención de que fuera un homenaje al Maestro. En la mañana, fueron impedidos de salir de la casa algunos miembros del 27N y una periodista independiente que ha estado muy al tanto del caso del 27N fue detenida.

»La noche anterior, Fernando Rojas llamó a una de las tres voceras, Solveig Font, y le dijo que estaba planeando encontrarse con los tres voceros seleccionado por el 27N (Camila Lobón, Solveig y yo) al día siguiente a las 11:00 de la mañana en el Ministerio, justamente a la hora que pensábamos encontrarnos frente a la estatua ecuestre. Nosotros le pedimos que fuera un poquito más tarde y al final la reunión se fijó para las 12:00. Llevábamos largo tiempo negociando la reunión que se pactó el día 27; hay todavía aspectos en los que no lográbamos ponernos de acuerdo y esperábamos que esta reunión fuera para fijar las condiciones de ese encuentro. En este sentido, había temas muy sensibles en disputa. El Ministerio de Cultura insistía en eliminar a personas de esta lista que supuestamente son financiados por el Estado norteamericano. Ese es un asunto que le compete a los tribunales, al Ministerio de Justicia, no al Ministerio de Cultura, que tiene que ver con artistas. Las 30 personas que conforman este grupo son artistas e intelectuales, por tanto, no veíamos ninguna razón legal para que el Ministerio eliminara nombres de esa lista por el hecho de que ellos determinaran quién es artista y quién no, con quién se sientan y con quién no. Nos parecía que eso sí violaba la Constitución.

»Cuando llegué para la reunión que estaba prevista con el viceministro, había un cordón de policías que me impedía pasar y me dijeron que diera la vuelta. Cuando intenté entrar por el Consejo Nacional de las Artes Escénicas (CNAE), no me dejaron pasar. Cuando fui por Paseo y 13, tampoco me dejaron pasar. Regresé a 11 y 2 y les dije (al cordón de policías): “Yo no soy un muchacho, si no se puede pasar me lo tienen que decir. No pueden decirme que lo intente por allá o por acá si tienen acordonada toda la zona. Tienen que hablarme claro, porque yo soy un trabajador de la cultura y tengo una reunión con el viceministro”. Solveig y Llópiz se me acercan y me dicen: “Hay un problema, no estamos solo los tres voceros, hay más personas de los nuestros y a algunos se les está invitando; unos dicen que sí y otros que no. Sería bueno que tú entraras para participar en esta decisión. Delante de mí llama a Fernando Rojas, pone el altavoz delante del policía para que lo escuche y él dice: “Ahora voy a atender el asunto de Yunior”. Yo suponía que vendría a buscarme o que mandaría a alguien para dejarme pasar».

«Antes de eso, hay un video en redes sociales que molestó a muchas personas, a mí me molestó —apuntó Camilo—, en el cual Solveig llama a Fernando Rojas, lo ponen en altavoz y lo filma sin decirle que lo están filmando en vivo para Internet. Eso fue irrespetuoso porque viola la privacidad, lo veo muy mal y no fui la única persona que lo vio así. Le dijo al viceministro: “Yunior no está aquí, vamos a entrar nosotros tres”. El viceministro le responde: “Yo no estoy en el Ministerio, nosotros pactamos vernos a las 12 y a las 12 nos vamos a ver”. Todo eso fue antes del cordón policial. ¿Por qué se decide no tener esa reunión con el viceministro, que además ya estaba pactada, en la cual se podía haber discutido este tema de los arrestos domiciliarios?», preguntó Camilo.

Yunior: «No puedo hablar de situaciones en las que yo no participé. En ese momento no estaba con ellos frente al Ministerio. Habría que entenderlo todo en su contexto, saber por qué tomó esa decisión y hacer esa pregunta específicamente a Solveig. Hay que entender que estamos hablando de un grupo sin experiencia política que no pretende postularse ni tomar el poder; es un grupo de artistas que están haciendo activismo en defensa de sus derechos y esto demuestra obviamente que se pueden cometer errores».

Camilo: «Dicen que luego sale Fernando Rojas a conversar con los jóvenes frente al Ministerio de Cultura y los invita a pasar para conversar y ellos se niegan a entrar. ¿Por qué se niegan a entrar a hablar si fueron a eso?».

Yunior: «Según me dijo Solveig, había algunos que estaban dispuestos a entrar y otros que no; no era un grupo homogéneo ni tampoco era el 27N; era diverso, había algunos periodistas independientes. Ellos estaban ahí con intenciones muy claras: protestar por las detenciones de algunos miembros del grupo de los 30. Al mismo tiempo, estaban rodeados por la policía. Decían que había militares, grupos armados, que cuando entraran les iban a quitar el teléfono que era su única defensa para registrar y denunciar lo que pasara, pero tampoco había consenso ni unanimidad. No puedo hablar por todos porque no estaba ahí».

Camilo: «¿Qué pasó cuando llegó el ministro Alpidio Alonso?».

Yunior: «Te lo voy a contar como yo lo percibí sin haber visto el video: cuando se van Llópiz y Solveig hasta donde estaba el resto del grupo, yo me quedo a esperar la autorización para que Fernando me dejara entrar. Esa es otra de las preguntas: si realmente estaban interesados en dialogar, ¿por qué le impiden a uno de los tres voceros que estaba citado acercarse a los demás?, ¿por qué no me autorizan a pasar el cerco policial? Eso no ocurrió. Tres minutos después, empiezo a escuchar voces y ruidos, y pienso que son ellos, que habían perdido la paciencia (vi en los videos posteriormente que no fue así); el grupo estaba en total actitud pacífica, calmados. De pronto, empiezo a escuchar consignas y me asomo, algunos de los policías comenzaron a correr hacia allá y veo una guagua azul parqueada frente al Ministerio. Lo primero que pensé es que se trataba de una brigada de respuesta rápida que estaba haciendo un acto de repudio. Luego, en el video, descubro que son los propios trabajadores del Ministerio que siguen al ministro en persona, que no quiso salir el 27 de noviembre ante 300 personas y lo hizo ahora frente a 20, y dentro de ellos había agentes de la seguridad vestidos de civil.

»Se ha cuestionado mucho esto del celular. En primer lugar, un ministro es un servidor público y en cualquier país la gente lo filma con cámaras cuando sale. No estamos hablando de un ciudadano normal, sino de un servidor público y, por el otro lado, de un periodista haciendo su trabajo. La actitud, el gesto de Alpidio Alonso no tiene ninguna ética, legitimidad ni justificación.

»Me gustaría ahondar en los tres puntos de polémica. Primero, ¿por qué estaban ahí más personas de las que se había pactado? Tienen derecho, es un espacio público y, en este sentido, cualquier persona tiene derecho a hacer lo que ellos hicieron (ir a reclamar). Segundo, ¿por qué decidieron no entrar? Eso puede ser polémico y cuestionado. Si yo hubiera estado ahí, tal vez hubiera sido de los que decidían entrar; pero era su derecho decidir no entrar por las razones que fueran. No estaban violando ningún principio al decidir no entrar a un lugar donde les iban a retirar sus teléfonos que era su única defensa. Lo que no tiene ningún tipo de discusión es la acción de Alpidio Alonso de ir a arrebatarle el teléfono, ir a golpear a un grupo de jóvenes que estaban pacíficamente manifestándose. Además de eso, permitir que otros oficiales vestidos de civil golpearan a esos muchachos y se los llevaran en un ómnibus, donde los siguieron golpeando y amenazando. Un ministro que hace eso está violando cualquier principio ético. En este caso, alcanza otro nivel por lo sensible que es la cartera de Cultura. Podríamos preguntarnos, ¿cuál es la nueva política cultural?, ¿la cultura del manotazo? Lo otro es el precedente que puede sembrar: si todo el mundo aplaude que un ministro haga eso, ¿qué viene después?».

Camilo: «No, cualquier funcionario público que lo haga está mal, eso no se puede normalizar. Mi opinión personal es que lo que le cayó arriba a Alpidio Alonso luego del 27 de noviembre por parte de sus jefes fue durísimo y él ahora dijo: “no me va a pasar de nuevo y, si tengo que salir, salgo para allá afuera a dar golpes”. Es lo que yo pienso, que le tienen que haber caído arriba y salió con toda su alteración. Pero me da igual; no se puede normalizar en ningún caso».

En este episodio, también se transmitió una entrevista al embajador de la Unión Europea en Cuba desde 2017, Alberto Navarro, sobre las relaciones entre la UE y Cuba, en cuanto a los retos, los acuerdos conjuntos y las perspectivas a corto y mediano plazo.

En los minutos finales, Lucía resumió las noticias más importantes de la semana, entre ellas que el nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, revisará la actual política de Estados Unidos hacia Cuba con el objetivo de destrabar las políticas del expresidente Donald Trump. También dio a conocer que en lo que va de año Cuba acumuló solo 4.6 milímetros de lluvia, lo que representa el 10 % del promedio histórico y puede significar el inicio de un proceso de sequía meteorológica.

Finalmente, la joven adelantó que la tercera temporada de El Enjambre está próxima a concluir, puesto que restan solo cuatro capítulos para que los enjambreros se tomen unas breves vacaciones.

Una vez más, los seguidores de El Enjambre en Twitter expresaron sus criterios sobre la más reciente entrega. @JosErnesto88 escribió: «Me declaro fan de @radioenjambre. Excelente podcast, siempre debatiendo sobre lo que es realmente importante y haciéndolo con inteligencia y gran sentido del humor. Ideas de este tipo son necesarias».

«Placer de domingo, escuchar este excelente podcast. Muy buen episodio y qué lástima que termine la temporada; @camilocondis y @luciamarch12, vacaciones merecidas pero que no sean muy largas, por favor, ya somos adictos a @radioenjambre. Saludos, @yuniortrebol (Monstruo)», tuiteó por su parte @Osmany_Knon23.

Mientras que @GerardoCuba1986 dijo: «Amenizando mi domingo, escucho opiniones diferentes; casi nunca coincido con ustedes, pero la diversidad nutre mi intelecto… sigan así».

 

TAMBIÉN TE SUGERIMOS: 

PROTECTORES DE ANIMALES PIDEN MODIFICAR DECRETO SOBRE MEDICINA VETERINARIA

LA TAREA ORDENAMIENTO EN 15 PUNTOS

LOS 10 TRACTORES QUE VENDERÁN EN FEBRERO

 

 

ELTOQUE ES UN ESPACIO DE CREACIÓN ABIERTO A DIFERENTES PUNTOS DE VISTA. ESTE MATERIAL RESPONDE A LAS OPINIONES DE SUS CREADORES, LAS CUALES NO NECESARIAMENTE REFLEJAN LA POSTURA EDITORIAL DEL MEDIO.
elTOQUE
Contamos las historias de jóvenes como tú que se sienten protagonistas de esta Cuba que cambia; aquellos que transforman los barrios, que emprenden, dialogan y construyen iniciativas ciudadanas para su gente. Te mostramos cómo otros jóvenes superaron las barreras y hoy impulsan un proyecto propio.
sumavoces

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR87 CUP
1 USD69 CUP
+1
1 MLC80 CUP
+0.35
calendar_icon

CUBA

publicidad_banenr

elTOQUE SUGIERE

test