Gobierno cubano aprueba medidas para responder a presión popular. Foto: Ernesto Verdecia

Gobierno cubano aprueba medidas para responder a presión popular. Foto: Ernesto Verdecia

Primeras medidas del gobierno cubano tras las manifestaciones del 11J

El gobierno cubano anunció este miércoles 14 de julio un grupo de medidas que responden, muy básicamente, a las demandas sostenidas por la población hace meses y otras a las expresadas en las protestas del estallido social iniciado este 11 de julio. 

La decisión más relevante fue suspender, “con carácter excepcional”, el límite de entrada de alimentos, aseo y medicamentos como equipaje acompañado a partir del 19 de julio y hasta el 31 de diciembre. Según el Primer Ministro cubano, Manuel Marrero, se trata de una medida que responde a “un reclamo hecho por muchos viajeros”. 

Marrero explicó que para importar libremente estos artículos, deben estar diferenciados del resto del equipaje. La decisión abarca a todos los aeropuertos del país, con excepción de los situados en Cayo Coco y Varadero. “Usted puede traer la cantidad de alimentos, la cantidad de productos de aseo y cantidad de medicamentos que usted desee”, aclaró.

El primer ministro también habló de los apagones que azotan al país, otra vez, desde mediados de junio. Según Marrero Cruz las interrupciones “se previeron de una forma y se aplicaron de otra”, y aunque vaticinó una posible recuperación en el corto plazo, precisó que la reserva de generación no será suficiente aún para cubrir toda la demanda. El ex-ministro de Turismo argumentó que la sincronización de la termoeléctrica Antonio Guiteras, de Matanzas, con el sistema nacional permite dar cierta estabilidad energética, pero no total.

Sobre la disponibilidad de las vacunas contra la COVID-19, cuya más rápida aplicación fue otro de los pedidos en las manifestaciones del domingo, Manuel Marrero dijo que para finales de agosto el 60% de la población cubana estará vacunada y el 80% tendrá al menos una dosis. Anunció que la vacunación en niños y adolescentes entre 3 y 18 años comenzará en septiembre, en un intento de acelerar el proceso para lograr la inmunidad total para finales de año. Precisó que la Isla de la Juventud ya inmunizó a su población adulta y que a nivel nacional se comenzó por territorios con una situación epidemiológica “complicada”.

Al hablar sobre la alimentación, Marrero se limitó a explicar un mecanismo provisional para permitir la adquisición de los productos de la libreta de abastecimientos por personas que viven fuera del área donde están inscritos. Según el Primer Ministro, la medida podría beneficiar a más de 300 000 cubanos, muchos de ellos residentes en otras provincias y que se han visto imposibilitados de adquirir alimentos y productos de aseo de venta normada debido a las restricciones de movimiento impuestas para frenar el aumento de casos de COVID-19. Este asunto fue una de las peticiones iniciales desde que comenzaron a aplicarse medidas contra la pandemia en Cuba, pero hasta ahora no obtuvo respuesta.

El mecanismo realizará la localización de personas en esta situación, cancelará temporalmente el registro del cliente en la Oficina de Consumidores de origen (conocida popularmente como Oficoda) y entregará un documento provisional para adquirir todos los productos de la canasta básica en la red de comercio correspondiente a la vivienda habitada.

Respecto a la disponibilidad de medicamentos, el primer ministro reconoció que hoy faltan antibióticos, analgésicos, ansiolíticos, anticonceptivos, vitaminas, productos de uso estomatológico y fármacos para controlar la presión arterial. Asimismo, manifestó que ya están disponibles las materias primas para la producción de medicamentos nacionales, pero que se priorizarán aquellos empleados para combatir la COVID-19, así como los destinados a pacientes de oncología, hemodiálisis e hipertensión. No mencionó cuántos de los 365 fármacos nacionales serán elaborados por el grupo BioCubaFarma y confirmó que no podrán garantizar estabilidad total en la oferta.

Entre las medidas anunciadas por el gobierno aparece la suspensión de la obligatoriedad de la escala de salarios en el sector empresarial. Según Alejandro Gil, ministro de Economía y Planificación, el director de la empresa tendrá la libertad de crear un sistema de pago a partir de un fondo de salario aprobado. Esta decisión, que supone ofrecerle mayor autonomía a las empresas, se irá implementando paulatinamente, expresó. 

Otro aspecto tratado se enfocó en medidas sobre las micro, pequeñas y medianas empresas (MyPyme) pero sólo las estatales. De acuerdo con Gil, decidieron que las funciones de propiedad y administrativas estarán separadas en ese sistema. Con ello, las instituciones dueñas de las empresas no intervienen en la administración sino en la aprobación de las principales inversiones, la toma de decisiones estratégicas y otras funciones.

Díaz-Canel hace primeros (y tibios) reconocimientos de posible responsabilidad del gobierno en las protestas

El anuncio de las medidas fue preámbulo de una intervención del presidente Miguel Díaz-Canel sobre la situación social del país y los eventos ocurridos en días anteriores. 

Según el mandatario, los sucesos se trataron de disturbios y no de manifestaciones pacíficas espontáneas. Aseguró que hubo participantes que “responden a un plan extranjero”, mientras que el resto “tienen un actuar de delincuente, otros que son personas insatisfechas, y jóvenes”. Durante la proyección de unos de los videos, resaltó como un elemento negativo que un asaltante a una tienda vistiera ropa con la bandera estadounidense.

Sobre estas personas, manifestó que son consecuencias de fracturas en la atención a problemas sociales. “En los insatisfechos hay problemas también de atención por parte de nuestras instituciones a planteamientos de la población, problemas de sensibilidad hacia esos problemas”, añadió. “También hay personas que tienen los problemas por su manera de asumir la vida”, acotó.

“No hemos podido lograr toda la transformación en barrios vulnerables y en la atención a los problemas que tienen estas personas insatisfechas, entre otras cosas, por el bloqueo”, dijo.

Díaz Canel informó que los sucesos del domingo y el lunes dejaron como saldo un fallecido y decenas de heridos. “Hay muchos heridos de la parte del pueblo que fue a defender el orden, la seguridad y la tranquilidad ciudadana”, expresó, sin referirse a los civiles no armados que sufrieron disparos por parte de la policía y justificando los ciudadanos que acudieron a las manifestaciones con palos para golpear a quienes las iniciaron.

“También a lo mejor habrá que pedir alguna disculpa con alguien que en medio de la confusión que se arma con sucesos como este haya sido confundido, maltratado”, confesó, aunque calificó de legítima la respuesta de una parte del pueblo y las fuerzas policiales. 

Respecto a sus comunicados del domingo y el lunes, en los que llamó a enfrentar a los manifestantes, se justificó con que hubo una malinterpretación de sus palabras. “Han tratado de interpretar como les da la gana el llamado que yo hice a los revolucionarios a tomar las calles. El concepto de «la calle es para los revolucionarios» es un concepto que no excluye, lo que pasa que en un momento como este, los revolucionarios al frente, con todos los que se incluyan, tienen el deber de proteger lo que es patrimonio de todos”, argumentó.

Sobre las redes sociales, Díaz Canel criticó la manera en que se han reflejado los problemas del país por parte de la ciudadanía. “Todo lo que han levantado de Cuba es totalmente absurdo. Hay una realidad virtual en las redes y hay una realidad real en la vida de este país, sin estar conmocionada y preocupada la gente con las cosas que han pasado”, argumentó.

Hacia el final de sus palabras, el también primer secretario del Partido Comunista quiso presentar un discurso menos agresivo e instó a multiplicar los sentimientos de solidaridad, sensibilidad, respeto y responsabilidad social en el ámbito individual, familiar, colectivo e institucional. “Tenemos que propiciar, aunque tengamos puntos de vista en ocasiones diferentes sobre determinados temas, entre todos tratar de encontrar soluciones”, afirmó.


Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR77 CUP
+1
1 USD60 CUP
1 MLC65.6 CUP
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

boletin_elTOQUE
eltoque_logo
Gobierno cubano aprueba medidas para responder a presión popular. Foto: Ernesto Verdecia

Gobierno cubano aprueba medidas para responder a presión popular. Foto: Ernesto Verdecia

Primeras medidas del gobierno cubano tras las manifestaciones del 11J

El gobierno cubano anunció este miércoles 14 de julio un grupo de medidas que responden, muy básicamente, a las demandas sostenidas por la población hace meses y otras a las expresadas en las protestas del estallido social iniciado este 11 de julio. 

La decisión más relevante fue suspender, “con carácter excepcional”, el límite de entrada de alimentos, aseo y medicamentos como equipaje acompañado a partir del 19 de julio y hasta el 31 de diciembre. Según el Primer Ministro cubano, Manuel Marrero, se trata de una medida que responde a “un reclamo hecho por muchos viajeros”. 

Marrero explicó que para importar libremente estos artículos, deben estar diferenciados del resto del equipaje. La decisión abarca a todos los aeropuertos del país, con excepción de los situados en Cayo Coco y Varadero. “Usted puede traer la cantidad de alimentos, la cantidad de productos de aseo y cantidad de medicamentos que usted desee”, aclaró.

El primer ministro también habló de los apagones que azotan al país, otra vez, desde mediados de junio. Según Marrero Cruz las interrupciones “se previeron de una forma y se aplicaron de otra”, y aunque vaticinó una posible recuperación en el corto plazo, precisó que la reserva de generación no será suficiente aún para cubrir toda la demanda. El ex-ministro de Turismo argumentó que la sincronización de la termoeléctrica Antonio Guiteras, de Matanzas, con el sistema nacional permite dar cierta estabilidad energética, pero no total.

Sobre la disponibilidad de las vacunas contra la COVID-19, cuya más rápida aplicación fue otro de los pedidos en las manifestaciones del domingo, Manuel Marrero dijo que para finales de agosto el 60% de la población cubana estará vacunada y el 80% tendrá al menos una dosis. Anunció que la vacunación en niños y adolescentes entre 3 y 18 años comenzará en septiembre, en un intento de acelerar el proceso para lograr la inmunidad total para finales de año. Precisó que la Isla de la Juventud ya inmunizó a su población adulta y que a nivel nacional se comenzó por territorios con una situación epidemiológica “complicada”.

Al hablar sobre la alimentación, Marrero se limitó a explicar un mecanismo provisional para permitir la adquisición de los productos de la libreta de abastecimientos por personas que viven fuera del área donde están inscritos. Según el Primer Ministro, la medida podría beneficiar a más de 300 000 cubanos, muchos de ellos residentes en otras provincias y que se han visto imposibilitados de adquirir alimentos y productos de aseo de venta normada debido a las restricciones de movimiento impuestas para frenar el aumento de casos de COVID-19. Este asunto fue una de las peticiones iniciales desde que comenzaron a aplicarse medidas contra la pandemia en Cuba, pero hasta ahora no obtuvo respuesta.

El mecanismo realizará la localización de personas en esta situación, cancelará temporalmente el registro del cliente en la Oficina de Consumidores de origen (conocida popularmente como Oficoda) y entregará un documento provisional para adquirir todos los productos de la canasta básica en la red de comercio correspondiente a la vivienda habitada.

Respecto a la disponibilidad de medicamentos, el primer ministro reconoció que hoy faltan antibióticos, analgésicos, ansiolíticos, anticonceptivos, vitaminas, productos de uso estomatológico y fármacos para controlar la presión arterial. Asimismo, manifestó que ya están disponibles las materias primas para la producción de medicamentos nacionales, pero que se priorizarán aquellos empleados para combatir la COVID-19, así como los destinados a pacientes de oncología, hemodiálisis e hipertensión. No mencionó cuántos de los 365 fármacos nacionales serán elaborados por el grupo BioCubaFarma y confirmó que no podrán garantizar estabilidad total en la oferta.

Entre las medidas anunciadas por el gobierno aparece la suspensión de la obligatoriedad de la escala de salarios en el sector empresarial. Según Alejandro Gil, ministro de Economía y Planificación, el director de la empresa tendrá la libertad de crear un sistema de pago a partir de un fondo de salario aprobado. Esta decisión, que supone ofrecerle mayor autonomía a las empresas, se irá implementando paulatinamente, expresó. 

Otro aspecto tratado se enfocó en medidas sobre las micro, pequeñas y medianas empresas (MyPyme) pero sólo las estatales. De acuerdo con Gil, decidieron que las funciones de propiedad y administrativas estarán separadas en ese sistema. Con ello, las instituciones dueñas de las empresas no intervienen en la administración sino en la aprobación de las principales inversiones, la toma de decisiones estratégicas y otras funciones.

Díaz-Canel hace primeros (y tibios) reconocimientos de posible responsabilidad del gobierno en las protestas

El anuncio de las medidas fue preámbulo de una intervención del presidente Miguel Díaz-Canel sobre la situación social del país y los eventos ocurridos en días anteriores. 

Según el mandatario, los sucesos se trataron de disturbios y no de manifestaciones pacíficas espontáneas. Aseguró que hubo participantes que “responden a un plan extranjero”, mientras que el resto “tienen un actuar de delincuente, otros que son personas insatisfechas, y jóvenes”. Durante la proyección de unos de los videos, resaltó como un elemento negativo que un asaltante a una tienda vistiera ropa con la bandera estadounidense.

Sobre estas personas, manifestó que son consecuencias de fracturas en la atención a problemas sociales. “En los insatisfechos hay problemas también de atención por parte de nuestras instituciones a planteamientos de la población, problemas de sensibilidad hacia esos problemas”, añadió. “También hay personas que tienen los problemas por su manera de asumir la vida”, acotó.

“No hemos podido lograr toda la transformación en barrios vulnerables y en la atención a los problemas que tienen estas personas insatisfechas, entre otras cosas, por el bloqueo”, dijo.

Díaz Canel informó que los sucesos del domingo y el lunes dejaron como saldo un fallecido y decenas de heridos. “Hay muchos heridos de la parte del pueblo que fue a defender el orden, la seguridad y la tranquilidad ciudadana”, expresó, sin referirse a los civiles no armados que sufrieron disparos por parte de la policía y justificando los ciudadanos que acudieron a las manifestaciones con palos para golpear a quienes las iniciaron.

“También a lo mejor habrá que pedir alguna disculpa con alguien que en medio de la confusión que se arma con sucesos como este haya sido confundido, maltratado”, confesó, aunque calificó de legítima la respuesta de una parte del pueblo y las fuerzas policiales. 

Respecto a sus comunicados del domingo y el lunes, en los que llamó a enfrentar a los manifestantes, se justificó con que hubo una malinterpretación de sus palabras. “Han tratado de interpretar como les da la gana el llamado que yo hice a los revolucionarios a tomar las calles. El concepto de «la calle es para los revolucionarios» es un concepto que no excluye, lo que pasa que en un momento como este, los revolucionarios al frente, con todos los que se incluyan, tienen el deber de proteger lo que es patrimonio de todos”, argumentó.

Sobre las redes sociales, Díaz Canel criticó la manera en que se han reflejado los problemas del país por parte de la ciudadanía. “Todo lo que han levantado de Cuba es totalmente absurdo. Hay una realidad virtual en las redes y hay una realidad real en la vida de este país, sin estar conmocionada y preocupada la gente con las cosas que han pasado”, argumentó.

Hacia el final de sus palabras, el también primer secretario del Partido Comunista quiso presentar un discurso menos agresivo e instó a multiplicar los sentimientos de solidaridad, sensibilidad, respeto y responsabilidad social en el ámbito individual, familiar, colectivo e institucional. “Tenemos que propiciar, aunque tengamos puntos de vista en ocasiones diferentes sobre determinados temas, entre todos tratar de encontrar soluciones”, afirmó.


elTOQUE
Contamos las historias de jóvenes como tú que se sienten protagonistas de esta Cuba que cambia; aquellos que transforman los barrios, que emprenden, dialogan y construyen iniciativas ciudadanas para su gente. Te mostramos cómo otros jóvenes superaron las barreras y hoy impulsan un proyecto propio.
sumavoces

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE