eltoque_logo
Comida cubana

Comida cubana / Foto: Yandry Fernández

Qué es lo cubano: un debate desde la cultura material y la comida

23 / diciembre / 2021

La definición del universo material cubano es un tema tan complejo como apasionante. ¿Qué es lo cubano? ¿Qué nos define como tal? Los ingredientes que nos componen, lo que somos, se expresan a través de los objetos que conforman nuestra cotidianidad, las prácticas que nos conectan como sociedad, la comida, la ropa, la música.

En las múltiples y enmarañadas maneras de representar lo cubano, la cocina tiene un papel fundamental. Si de materialidad culinaria se trata, ¿somos arroz con frijoles negros y carne de puerco con tostones o somos carne rusa y picadillo de soya? ¿O ambos?

Los anfitriones del podcast La Colada —el politólogo Enrique Guzmán Karell y el escritor Jorge de Armas— dedicaron uno de sus más recientes episodios a este tema tan difícil de condensar, intercambio para el cual invitaron a María Antonia Cabrera Arús, estudiosa del impacto de la moda y la cultura material durante los años de la Guerra Fría en el Caribe, y a Verónica Cervera, autora de tres libros de cocina y uno de los diez blogs culinarios más leídos en Latinoamérica.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de un mundo material que nos define como cubanos?

«Hablar de qué es la materialidad, y hablar de qué es lo cubano siempre va a ser muy difícil, porque esa definición está determinada por desde dónde está hablando uno», confiesa Cabrera Arús.

Como socióloga, define la materialidad como todo ese universo material en el cual la vida humana transcurre y que tiene un sentido para el hombre. Ahí no solo están involucrados la arquitectura, la comida, la ropa, sino incluso los olores, la música, el uso de Internet.

Es el soporte en el que transcurre la vida humana y que como seres sociales le damos sentido. Por supuesto, estas expresiones se comportan de maneras diferentes en los diversos grupos sociales, edades, regiones dentro del propio país, refiere.

¿Cómo somos a través de lo que comemos?

Ese universo culinario que también nos define y nos representa está marcado en Cuba no solo por las múltiples influencias externas, las herencias africana y española, sino también por los complejos escenarios sociopolíticos por los que ha atravesado el país desde las guerras por la independencia hasta hoy.

«Muchos cubanos que vivimos en el exilio hemos venido a conocer bastante de la cultura material cubana fuera de Cuba, a veces mucho más que en Cuba. En el caso de la comida es evidente, aunque depende también de la generación», explica Cervera.

Para sus libros, la escritora hizo una recopilación de las recetas que conoció de su familia, de su entorno, pero también investigó con señoras cubanas radicadas en Miami; recurrió a la historia, al pasado, a libros editados antes del triunfo de la Revolución, para rescatar valores de la comida cubana.

«Es increíble todo lo que hemos perdido en Cuba y todo lo que hemos logrado mantener fuera de ella», resalta Cervera, a quien ha llegado la retroalimentación de cubanos de varias generaciones que no conocen muchos de los platos que rescata en sus libros.

La cocina cubana no es solo arroz y frijoles, moros y cristianos, cerdo o yuca con mojo. Aunque son, sin duda alguna, platos distintivos, deliciosos y con historia, el repertorio gastronómico cubano es un ramillete que tiene una rica herencia cultural de la cocina española, africana, china y francesa. Son también los alimentos que, aunque no por elección, marcaron a varias generaciones.

«Lo que entendemos por cubano y la materialidad que lo representa han estado muy marcados por grandes cambios políticos», acota Cabrera Arús.

El primero fue el movimiento de las guerras independentistas en el que se desplazó y sustituyó lo español. El siguiente en importancia fue el cambio de 1959, con todos los discursos nacionalistas y el realce de lo popular, lo rural, los materiales rústicos.

Otro cambio en la materialidad cubana se produjo cuando Cuba se acercó a la órbita soviética, «todos estos productos tan rusos, esa estética y cultura soviéticas, tan ajenos a lo cubano», que incidieron en la radio, la televisión, la ropa y marcaron mucho las mesas de los hogares cubanos. La huella soviética, por ejemplo, aún tiene presencia en la cultura cubana de hoy.

Lo material que le falta a un país en crisis

Los discursos del Gobierno cubano se pueden resumir, en términos de materialidad, en tres narrativas principales: nacionalismo, igualdad y modernidad; y en todos estos casos tiene contranarrativas, algunas de oposición, pero más que eso de resistencia, porque «no es posible meter una sociedad con la diversidad que tiene cualquier conglomerado humano en un molde tan rígido y limitado como el que se nos quiso imponer a partir de 1959», explica Cabrera Arús.

«Lo que yo veo que refleja [el régimen] —que no sé si es lo que quiere reflejar o no— es que está tratando de parecer lo más normal posible, de esconder debajo de la alfombra todas estas anormalidades del pasado, todas esas irracionalidades y exabruptos en términos de desarrollo de la cultura material; un lavado de cara», añade.

De Armas puso sobre la mesa la reconstrucción del espacio de lo visible: «En el área de la comida cada vez son más visibles paladares de lujo donde hay otro tipo de comida, que tiene una incorporación de elementos que vienen de la alta cocina, no vistos en la cocina tradicional cubana».

«En el ámbito de lo material puro sí hay un intento de lavado de cara del régimen con la instauración de una estética republicana, como es el regreso del Capitolio, de una primera dama; lo cual evidencia que lo que quiere mostrar el poder a través de la cultura material es una nueva forma de incorporarse a un mundo del que ellos no forman parte», acota.

Para Cabrera Arús, este rescate de la estética republicana es «un esfuerzo por normalizarse», y dentro de esta línea resalta que hay muchos sectores de la sociedad abandonados por el Estado y la desigualdad social ha crecido mucho en el país, «lo que separa a un grupo del otro es cada vez más grande» y al Gobierno le urge hacer algo para que parezca que le importan esos estratos que padecen la miseria más burda.

«Veo también un interés en el poder por proyectar determinadas prácticas materiales para acercarse a nivel simbólico exclusivamente a estos sectores marginados; desde la ropa del presidente últimamente, hasta las visitas a santeros y a huertos, a lugares donde transcurre la cotidianidad del pueblo pobre cubano», destaca.

En cuanto a lo culinario, el acceso a las redes sociales, la escasez de alimentos o las donaciones de alimentos de otros países son factores determinantes en la comida que se consume en la isla hoy.

«Estoy en grupos de comida cubana en Facebook en los que la mayoría de las personas reside en Cuba y veo que ha variado muchísimo lo que cocinan por los productos a los que tienen acceso. Muchas veces son donaciones y muchas veces son alimentos que les regalan y no tienen idea de cómo cocinar, o que compraron porque era lo único que había en la tienda, pero no tienen idea de cómo prepararlo», relata Cervera.

Puedes escuchar el capítulo Totalitarismo y cultura material en el podcast de elTOQUE, La Colada:

TAMBIÉN TE SUGERIMOS:


elTOQUE
Contamos las historias de jóvenes como tú que se sienten protagonistas de esta Cuba que cambia; aquellos que transforman los barrios, que emprenden, dialogan y construyen iniciativas ciudadanas para su gente. Te mostramos cómo otros jóvenes superaron las barreras y hoy impulsan un proyecto propio.
sumavoces

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR120.00 CUP
+1
1 USD107.00 CUP
+2
1 MLC118.50 CUP
calendar_icon

CUBA

elTOQUE SUGIERE

test