eltoque_logo
Panadería. Foto: Adanys Fleite.

Panadería. Foto: Adanys Fleite.

Twelve panes

En la panadería a un viejo loco le dio por hablar inglés. Nunca lo he visto por aquí, ni yo, ni la que despacha, ni nadie en la cola, pero todo el mundo sabe que es cubano. Mulato, sucio, sin dientes de arriba, la boca un poco virada hacia un lado o con algo raro que no entiendo bien, como si tuviera labio leporino. Lo único que tiene de gringo son unos tenis Supreme. El resto es camisa con garabatos, pantalón y gorrita de los Red Sox.

Detrás de mí una gorda nos lanza aire con un abanico —digo nos porque se abanica ella pero abanica al resto de la cola con movimientos redondos del brazo—. Mientras los hace le cuelga pellejo en los brazos y me parece gracioso. El resto de la cola son diez gentes. Y hace calor. En la panadería, la única manera en que entra aire es por la única puerta, pero siempre está llena de mujeres que venden jabas a peso, mantequilla hecha en casa a cinco, café de bodega a 15, cuchillas de afeitar a diez. La competencia en la escalera es dura. Filosofía del capitalismo, economía pequeña de mercado, Wilhelm Röpke, sal de aquí que me toca. Cuando hay más de tres vendedoras juntas una se para y bordea la cola: jaba, jabita, otra va a la escalera y la otra se cuadra en medio de la puerta. Bloquea el aire. La del abanico dice que qué calor, que se derrite como una mantequilla, ay, dios mío, qué cosa es esto y como hay otra gorda por allá atrás que se ríe muy alto y muy sola, esta grita mucho más alto.

Le toca al viejo loco y a mí detrás. La que despacha dice qué quieres, él se acoda en el cristal del mostrador y dice wariskey, wariskey. Ella no entiende. Wariskey, wariskey. El viejo habla, además, en susurros. La gorda le dice que si es tan yuma, por qué no va a comprar en el Silvain. Se lo dice altísimo. El viejo saca un fajo de billetes. Lo desmenuza en el mostrador. Tres billetes de un peso y dos de cinco, uno de tres CUC. La gorda le dice que con eso no se pone ni los dientes en un dentista particular. Todo el mundo se ríe. La que despacha, china, seria ella, le dice al viejo que por fin qué quiere y el viejo le responde que twelve panes. ¿De a peso, de dos pesos o flautines?, dice ella. De two pesos, responde él. Los panes de dos pesos son iguales que los panes de a peso pero con cuatro ajonjolís arriba. Antes eran más grandes y costaban 1.60.

La gorda de más atrás hace tiempo que dejó de reír sola y ahora se ríe del viejo. La gorda atrás de mí hace tiempo que dejó de derretirse y ahora se ríe del viejo también. Dos panaderos soltaron los hornos, salieron a recostarse en los anaqueles y se ríen del viejo. El viejo se encoge, se minimiza. Twelve panes, repite. Los ojitos se le entristecen. La gorda le dice que de qué parte de Miami es, que si hace frío en Miami. Él se toca un oído y dice que no con la cabeza, como que no entiende, como forma menuda de defensa, pero la gorda ataca, le grita que se deje de descaro que él habla más español que Colón. Twelve panes, dice el viejo. La que despacha coge doce panes de un anaquel, los pone en el mostrador, agarra los tres CUC y le devuelve dos CUC al viejo mientras le dice que le hizo el favor de cogerlo a 24. La gorda le dice que qué favor, que lo coja a 23, como todo el mundo. Él le hace señas a la que despacha de que envuelva los panes. Ella dice que en qué país él vive, que vaya y compre una jaba allá afuera.

Mientras el viejo sale, la gorda, que a estas alturas está recostada al mostrador, de primera en la cola, compra sus panes primero que yo. Los panes del viejo ahí, desparramados. Su dinero también. Compro mis panes. El viejo vuelve, guarda su dinero, mete sus panes dentro de la jaba y se va, probablemente al aeropuerto, mientras la gorda bofe lo persigue gritándole wariskey, wariskey.

Jesús Jank Curbelo
Exquemador del Parque G y exlanzador de fósforos, botellas y cajitas de Planchao a patios aledaños, exrapero, exfriki fula, exgrafitero, exlipknot, y expulsado de FCOM por líder negativo y otras cosas. Ahora juega Plantas contra zombies.
jesus-jank-curbelo

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abel

¿Cuánto pagan por publicar cada entrada, artículo o cómo sea que le llamen? ¿A quien tengo que contactar a para hacerlo?Porque sinceramente, y sin el menor deseo de sonar autosuficiente, textos como este podría escribir una docena en un día, y sin mucho esfuerzo.
Abel

Abraham

@Abel, me parece que su comentario esta fuera de lugar. Creo que la historia fue divertida y cotidiana. Si ud se cree capaz de escribir textos así y en la cantidad que promete, escriba y mande a eltoque. A lo mejor le editan un libro 😉
Abraham

Rufino

El articulo me parece bueno,es una viñeta.Abel tiene derecho a opinar,pero lo invito a que escriba algo parecido en Facebook,si es que tiene esos supuestos conocimientos literarios. O tal vez que cree un blog libre mediante google,que diga lo que ve y piensa. Es más fácil criticar que actuar.
Rufino

morales

llevó tiempo con la aplicación y publicaciones excelente han consumido mi tiempo pero esta la verdad ha dejado mucho que desear pues corren el riesgo de que alguien la lea y decida desintalalar la aplicación por favor no permitan que los deseo de publicar acabe con el intelecto que hemos alcanzado.
morales

Jorge

Excelente articulo amigo. El maltrato de la sociedad hacia las personas discapacitadas es bastante palpable y es mas gracioso satirizar un loco que ayudarle. La gente no acaba de hacer conciencia acerca de esto o por lo menos, fuera de tribunas no les interesa. Saludos y siga escribiendo estos textos.Tal vez logren mover mas gente de lo que cree.
Jorge

Annie

En estos días se pueden ver muchas personas con trastornos mentales por las calles, y esta excelente crónica social, nos da a enteder de que ellos,  lamentablemente, se han convertido en objeto de burla de nuestra sociedad.
Annie

Abel

Jaja, vamos por parte: Por suerte el número de consumidores satisfechos no es unidad de medida de calidad, porque si seguimos esa línea de pensamiento las moscas superan a los seres humanos a razón de 3 a 1 (siendo bastante conservador en mi estimado) y aún así no me entusiasma mucho seguirle la corriente en sus costumbres alimenticias. No obstante la postura que refleja mi comentario no es tampoco “opinión Yeti” (carente de civilización y presuntamente inexistente), pues resulta que @MORALES la comparte y me imagino que muchos más que ni se tomaron la molestia de dejarla por escrito… y de otros tantos que ni siquiera terminaron de leer el artículo.
No obstante, dicho y hecho; justo después de hacer el comentario escribí a los editores enviándoles un bosquejo de una idea que creo sería bastante más del interés de los lectores habituales de la revista: “crónicas de un estudiante universitario”. Pues según tengo entendido está pensada para un público compuesto mayoritariamente por jóvenes de 15 a 35 años y no por inspectores de calidad de atención al cliente, si es que esos seres existen…
Aunque pensándolo bien, creo que sería más probable enterarme que un Yeti se dió a conocer publicando un comentario similar al mío en este artículo.
Saludos.
Abel

felipe

Abel

Estando Cristóbal Colón a la mesa con muchos nobles españoles, uno de ellos le dijo: ‘Sr. Colón, incluso si vuestra merced no hubiera encontrado las Indias, no nos habría faltado una persona que hubiese emprendido una aventura similar a la suya, aquí, en España que es tierra pródiga en grandes hombres muy entendidos en cosmografía y literatura’. Colón no respondió a estas palabras pero, habiendo solicitado que le trajeran un huevo, lo colocó sobre la mesa y dijo: ‘Señores, apuesto con cualquiera de ustedes a que no serán capaces de poner este huevo de pie como yo lo haré, desnudo y sin ayuda ninguna’. Todos lo intentaron sin éxito. Cuando el huevo volvió a Colón, este lo golpeó sutilmente contra la mesa aplastando la curvatura de su base, lo que permitió dejarlo de pie. Todos los presentes quedaron confundidos y entendieron lo que quería decirles: que después de hecha y vista la hazaña, cualquiera sabe cómo hacerla.

Por otra parte tal vez sea verdad que puedes escribir docenas de textos como este en un dia pero no porque escribas bien, ni seas escritor ni la cabeza de una… lo puedes hacer y lo haria yo tambien porque tenemos un pais desbaratado fisica y moralmente a causa de una dictadura aberrante por 60 años y obviamente hay para llenar 100 millones de paginas de todo tipo.

felipe

Marcos

Abel, en la vida hay que ser un poquitico modesto y no un egocentrico come p…….
El articulo es excelente y si eres tan buen escritor deberias estar recogiendo un putlizer con los dioses y no perder el tiempo con los mortales.
Marcos

Daniel

Disculpen las palabras.. Pero, no cualquiera tiene el don y el talento de escribir con tanta fluidez y carisma, escribir es un arte, tal así como cantar, bailar, o cualquier otra cosa q tanto nos gusta.. Para ser un buen escritor primero hay que tener un buen corazón, y claro, una gran inteligencia.. Y, sin ánimo de ofender, el que diga que no es así, que escribir algo así lo hace cualquiera.. Por qué no lo intenta???
Daniel

Daniel

Y.. por otra parte, creo que es realmente preocupante las acciones que emprenden cada día en nuestro país contra las personas discapacitadas… No debería ser asi, cada día vemos personas q, a pesar de sus problemas, luchan a diario por seguir adelante, por levantarse todos los días con más fuerzas que el anterior, y aún así llegan a cualquier sitio y se convierten en motivo de burla, como si fueran animales de circo.. y esto no es más que otra de las muchas formas de discriminación… El hombre cada día se siente más grande, más poderoso, y no se da cuenta del amor que profesan los que están a su lado, no se dan cuenta del amor que deberían dar ellos, y erran… “Todos somos iguales”, esto se dice cientos de millones de veces a diario, pero muy poco son los que le dan sentido a estas palabras… En mi opinión, creo es una falta de respeto grave, y sobre todo, de moral, reírse de una persona, que por su errores o simplemente, la dureza de la vida, esté pasando por momentos terribles y significativos… Creo todos deberíamos apoyar y sentir junto a estas personas, si fuera así, créanme, este mundo, que no está muy bien que digamos, fuera un poquito mejor…
Daniel

Abel

La anécdota de Colón la conoce todo el mundo y no creo que venga al caso en lo absoluto. Ahora, respecto a mis dotes de escritor, solamente puedes especular porque no has leído nada de lo que he escrito o pudiera escribir, puesto que nunca he publicado un artículo. Y que conste que estoy en la mejor disposición a hacerlo.

Haciendo un aparte quisiera aclarar que considero que el autor del artículo no es mal periodista ni mucho menos, todo lo contrario, he disfrutado mucho leyendo todos los que ha hecho abordando la temática del movimiento de rap cubano. Pero hasta al mejor pintor se le escapa un brochazo. No obstante, nunca fue mi intención ofenderlo y si lo hice le ofrezco mi más sincera disculpa.

Abel

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Panadería. Foto: Adanys Fleite.

Panadería. Foto: Adanys Fleite.

Twelve panes

En la panadería a un viejo loco le dio por hablar inglés. Nunca lo he visto por aquí, ni yo, ni la que despacha, ni nadie en la cola, pero todo el mundo sabe que es cubano. Mulato, sucio, sin dientes de arriba, la boca un poco virada hacia un lado o con algo raro que no entiendo bien, como si tuviera labio leporino. Lo único que tiene de gringo son unos tenis Supreme. El resto es camisa con garabatos, pantalón y gorrita de los Red Sox.

Detrás de mí una gorda nos lanza aire con un abanico —digo nos porque se abanica ella pero abanica al resto de la cola con movimientos redondos del brazo—. Mientras los hace le cuelga pellejo en los brazos y me parece gracioso. El resto de la cola son diez gentes. Y hace calor. En la panadería, la única manera en que entra aire es por la única puerta, pero siempre está llena de mujeres que venden jabas a peso, mantequilla hecha en casa a cinco, café de bodega a 15, cuchillas de afeitar a diez. La competencia en la escalera es dura. Filosofía del capitalismo, economía pequeña de mercado, Wilhelm Röpke, sal de aquí que me toca. Cuando hay más de tres vendedoras juntas una se para y bordea la cola: jaba, jabita, otra va a la escalera y la otra se cuadra en medio de la puerta. Bloquea el aire. La del abanico dice que qué calor, que se derrite como una mantequilla, ay, dios mío, qué cosa es esto y como hay otra gorda por allá atrás que se ríe muy alto y muy sola, esta grita mucho más alto.

Le toca al viejo loco y a mí detrás. La que despacha dice qué quieres, él se acoda en el cristal del mostrador y dice wariskey, wariskey. Ella no entiende. Wariskey, wariskey. El viejo habla, además, en susurros. La gorda le dice que si es tan yuma, por qué no va a comprar en el Silvain. Se lo dice altísimo. El viejo saca un fajo de billetes. Lo desmenuza en el mostrador. Tres billetes de un peso y dos de cinco, uno de tres CUC. La gorda le dice que con eso no se pone ni los dientes en un dentista particular. Todo el mundo se ríe. La que despacha, china, seria ella, le dice al viejo que por fin qué quiere y el viejo le responde que twelve panes. ¿De a peso, de dos pesos o flautines?, dice ella. De two pesos, responde él. Los panes de dos pesos son iguales que los panes de a peso pero con cuatro ajonjolís arriba. Antes eran más grandes y costaban 1.60.

La gorda de más atrás hace tiempo que dejó de reír sola y ahora se ríe del viejo. La gorda atrás de mí hace tiempo que dejó de derretirse y ahora se ríe del viejo también. Dos panaderos soltaron los hornos, salieron a recostarse en los anaqueles y se ríen del viejo. El viejo se encoge, se minimiza. Twelve panes, repite. Los ojitos se le entristecen. La gorda le dice que de qué parte de Miami es, que si hace frío en Miami. Él se toca un oído y dice que no con la cabeza, como que no entiende, como forma menuda de defensa, pero la gorda ataca, le grita que se deje de descaro que él habla más español que Colón. Twelve panes, dice el viejo. La que despacha coge doce panes de un anaquel, los pone en el mostrador, agarra los tres CUC y le devuelve dos CUC al viejo mientras le dice que le hizo el favor de cogerlo a 24. La gorda le dice que qué favor, que lo coja a 23, como todo el mundo. Él le hace señas a la que despacha de que envuelva los panes. Ella dice que en qué país él vive, que vaya y compre una jaba allá afuera.

Mientras el viejo sale, la gorda, que a estas alturas está recostada al mostrador, de primera en la cola, compra sus panes primero que yo. Los panes del viejo ahí, desparramados. Su dinero también. Compro mis panes. El viejo vuelve, guarda su dinero, mete sus panes dentro de la jaba y se va, probablemente al aeropuerto, mientras la gorda bofe lo persigue gritándole wariskey, wariskey.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 USD65 CUP
+1
1 MLC71 CUP
-2
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abel

¿Cuánto pagan por publicar cada entrada, artículo o cómo sea que le llamen? ¿A quien tengo que contactar a para hacerlo?Porque sinceramente, y sin el menor deseo de sonar autosuficiente, textos como este podría escribir una docena en un día, y sin mucho esfuerzo.
Abel

Abraham

@Abel, me parece que su comentario esta fuera de lugar. Creo que la historia fue divertida y cotidiana. Si ud se cree capaz de escribir textos así y en la cantidad que promete, escriba y mande a eltoque. A lo mejor le editan un libro 😉
Abraham

Rufino

El articulo me parece bueno,es una viñeta.Abel tiene derecho a opinar,pero lo invito a que escriba algo parecido en Facebook,si es que tiene esos supuestos conocimientos literarios. O tal vez que cree un blog libre mediante google,que diga lo que ve y piensa. Es más fácil criticar que actuar.
Rufino

morales

llevó tiempo con la aplicación y publicaciones excelente han consumido mi tiempo pero esta la verdad ha dejado mucho que desear pues corren el riesgo de que alguien la lea y decida desintalalar la aplicación por favor no permitan que los deseo de publicar acabe con el intelecto que hemos alcanzado.
morales

Jorge

Excelente articulo amigo. El maltrato de la sociedad hacia las personas discapacitadas es bastante palpable y es mas gracioso satirizar un loco que ayudarle. La gente no acaba de hacer conciencia acerca de esto o por lo menos, fuera de tribunas no les interesa. Saludos y siga escribiendo estos textos.Tal vez logren mover mas gente de lo que cree.
Jorge

Annie

En estos días se pueden ver muchas personas con trastornos mentales por las calles, y esta excelente crónica social, nos da a enteder de que ellos,  lamentablemente, se han convertido en objeto de burla de nuestra sociedad.
Annie

Abel

Jaja, vamos por parte: Por suerte el número de consumidores satisfechos no es unidad de medida de calidad, porque si seguimos esa línea de pensamiento las moscas superan a los seres humanos a razón de 3 a 1 (siendo bastante conservador en mi estimado) y aún así no me entusiasma mucho seguirle la corriente en sus costumbres alimenticias. No obstante la postura que refleja mi comentario no es tampoco “opinión Yeti” (carente de civilización y presuntamente inexistente), pues resulta que @MORALES la comparte y me imagino que muchos más que ni se tomaron la molestia de dejarla por escrito… y de otros tantos que ni siquiera terminaron de leer el artículo.
No obstante, dicho y hecho; justo después de hacer el comentario escribí a los editores enviándoles un bosquejo de una idea que creo sería bastante más del interés de los lectores habituales de la revista: “crónicas de un estudiante universitario”. Pues según tengo entendido está pensada para un público compuesto mayoritariamente por jóvenes de 15 a 35 años y no por inspectores de calidad de atención al cliente, si es que esos seres existen…
Aunque pensándolo bien, creo que sería más probable enterarme que un Yeti se dió a conocer publicando un comentario similar al mío en este artículo.
Saludos.
Abel

felipe

Abel

Estando Cristóbal Colón a la mesa con muchos nobles españoles, uno de ellos le dijo: ‘Sr. Colón, incluso si vuestra merced no hubiera encontrado las Indias, no nos habría faltado una persona que hubiese emprendido una aventura similar a la suya, aquí, en España que es tierra pródiga en grandes hombres muy entendidos en cosmografía y literatura’. Colón no respondió a estas palabras pero, habiendo solicitado que le trajeran un huevo, lo colocó sobre la mesa y dijo: ‘Señores, apuesto con cualquiera de ustedes a que no serán capaces de poner este huevo de pie como yo lo haré, desnudo y sin ayuda ninguna’. Todos lo intentaron sin éxito. Cuando el huevo volvió a Colón, este lo golpeó sutilmente contra la mesa aplastando la curvatura de su base, lo que permitió dejarlo de pie. Todos los presentes quedaron confundidos y entendieron lo que quería decirles: que después de hecha y vista la hazaña, cualquiera sabe cómo hacerla.

Por otra parte tal vez sea verdad que puedes escribir docenas de textos como este en un dia pero no porque escribas bien, ni seas escritor ni la cabeza de una… lo puedes hacer y lo haria yo tambien porque tenemos un pais desbaratado fisica y moralmente a causa de una dictadura aberrante por 60 años y obviamente hay para llenar 100 millones de paginas de todo tipo.

felipe

Marcos

Abel, en la vida hay que ser un poquitico modesto y no un egocentrico come p…….
El articulo es excelente y si eres tan buen escritor deberias estar recogiendo un putlizer con los dioses y no perder el tiempo con los mortales.
Marcos

Daniel

Disculpen las palabras.. Pero, no cualquiera tiene el don y el talento de escribir con tanta fluidez y carisma, escribir es un arte, tal así como cantar, bailar, o cualquier otra cosa q tanto nos gusta.. Para ser un buen escritor primero hay que tener un buen corazón, y claro, una gran inteligencia.. Y, sin ánimo de ofender, el que diga que no es así, que escribir algo así lo hace cualquiera.. Por qué no lo intenta???
Daniel

Daniel

Y.. por otra parte, creo que es realmente preocupante las acciones que emprenden cada día en nuestro país contra las personas discapacitadas… No debería ser asi, cada día vemos personas q, a pesar de sus problemas, luchan a diario por seguir adelante, por levantarse todos los días con más fuerzas que el anterior, y aún así llegan a cualquier sitio y se convierten en motivo de burla, como si fueran animales de circo.. y esto no es más que otra de las muchas formas de discriminación… El hombre cada día se siente más grande, más poderoso, y no se da cuenta del amor que profesan los que están a su lado, no se dan cuenta del amor que deberían dar ellos, y erran… “Todos somos iguales”, esto se dice cientos de millones de veces a diario, pero muy poco son los que le dan sentido a estas palabras… En mi opinión, creo es una falta de respeto grave, y sobre todo, de moral, reírse de una persona, que por su errores o simplemente, la dureza de la vida, esté pasando por momentos terribles y significativos… Creo todos deberíamos apoyar y sentir junto a estas personas, si fuera así, créanme, este mundo, que no está muy bien que digamos, fuera un poquito mejor…
Daniel

Abel

La anécdota de Colón la conoce todo el mundo y no creo que venga al caso en lo absoluto. Ahora, respecto a mis dotes de escritor, solamente puedes especular porque no has leído nada de lo que he escrito o pudiera escribir, puesto que nunca he publicado un artículo. Y que conste que estoy en la mejor disposición a hacerlo.

Haciendo un aparte quisiera aclarar que considero que el autor del artículo no es mal periodista ni mucho menos, todo lo contrario, he disfrutado mucho leyendo todos los que ha hecho abordando la temática del movimiento de rap cubano. Pero hasta al mejor pintor se le escapa un brochazo. No obstante, nunca fue mi intención ofenderlo y si lo hice le ofrezco mi más sincera disculpa.

Abel
boletin_elTOQUE