eltoque_logo
Una curadora “freelance”

Yoana Arada. Foto: Duanys Hernández.

Una curadora “freelance”

Yoana Aranda tiene 28 años y ha hecho carrera como curadora de arte. Es una mulata guantanamera de pura cepa. Dice que ni el fatalismo geográfico que golpea a los de su tierra tiene espacio en su vida, siempre que se pueda alegre, con una alegría que vuelca en “curar” arte, organizar exposiciones.

Con formación universitaria y experiencia en la vida real, sabe que el mercado rige (aunque algunos no lo acepten) los destinos del arte también en Cuba. Por ello en muchas ocasiones los curadores tienen que hacer concesiones, aunque como especialistas sueñen con mantener otro tipo de puente entre el creador y los espectadores.

Esta muchacha se reconoce “importante”, porque se siente con la capacidad y la potestad para construir una historia en cada exposición. No importa que para ser un joven curador en Cuba (y más en su provincia, la más oriental, Guantánamo) haya que superar la mar de limitaciones. Siempre aparecen opciones o, en última instancia, se buscan.

“En Cuba está apareciendo un nuevo tipo de curador de arte, el freelance, muchas veces jóvenes que no trabajamos con las instituciones estatales, o que trabajando en ellas tenemos otras pretensiones, como curar a artistas internacionales o curar no solo desde una galería sino en espacios abiertos”, revela.

“Aquí existen muchos curadores jóvenes graduados de Historia del Arte que no tienen muchas posibilidades de curar lo que quisieran. Tenemos que curar por nuestra propia cuenta como en la exposición “Reflexiones antagónicas” de Gulio di Meo, un fotógrafo italiano que pertenece a una ONG que tiene muchos vínculos con la Asociación Hermanos Saíz. El proyecto me interesó y decidí curarlo pero no forma parte del trabajo institucional”.

 

A Yolanda, y la exposición que organizó, la reencontré en plenas Romerías de Mayo, uno de los eventos del arte joven más importante del país, en la ciudad de Holguín. Allí, más que introducirme en el complejo mundo de la selección visual, me ayudó también a comprender sus dobles retos para hacer carrera.

“Los orientales estamos signados por la geografía, pero para mí no es un problema porque yo puedo vivir en el fin del mundo y siento que mi trabajo es importante. Si tengo que curar en La Habana, agarro la mochila y me voy para la capital. Si es en Holguín, me voy a Holguín. En Guantánamo trabajé en el Consejo Provincial de las Artes Plásticas pero luego decidí hacerlo de manera independiente.”

Aunque lo quisieran, los curadores no pueden romper totalmente el vínculo con el Estado porque el coleccionismo privado apenas existe.

“El sueño de todo curador es seguir teniendo experiencias, ya sea desde el punto de vista internacional o nacional. Me interesa trabajar desde la institución porque no voy contra ella. En Cuba no podemos ir contra ella. Definitivamente hay que llegar a la institución porque las galerías pertenecen a las instituciones. Todavía en Cuba debe ponerse en práctica el florecimiento de galerías privadas. En La Habana hay algunos exponentes pero no es una regularidad en el país ni mucho menos.”

Ella sigue, pues, intentándolo, allí, por donde mejor pueda.

Duanys Hernández
Soy profesor universitario, filólogo y furibundo amante de los deportes. Vivo en Villa Clara y cuento historias de gente que busca adaptarse a su entorno. Las pequeñas historias hacen la historia grande.
duanys-hernandez

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ana

En la Habana y en cada una de las provincias que visite en Cuba he conocido un museo he visto una exposición y admirado el valor del arte para la sociedad. En los países con “mercado privado” el interés por las bellas artes es mas privado aun y de menor alcance colectivo, me asusta pensar en una Cuba donde el turista solo visites moles y bares y en el día no recorra museos xq eso es lo q se hace en el mundo donde el capital es el que manda.
ana

Yailin Sánchez

el artículo está bueno pero su final parece cuendo menos una ingenuidad o la aspiración casi egoista del éxito personal sin importar el resto de las personas. respetando la opinión diversa de cada cual, pero en la mía personal agradezco que las galerías pertenezcan a instituciones principalmente y no a privados. tengo amigos de distintos países del mundo y se asombran de eso que para nosotros es normal, la realidad de muchos países es que los museos son privados, las colecciones son privadas y sólo acceden a disfrutar de esas colecciones los que mucho dinero tienen en los bancos, el resto de la población queda sin acceso. es muy triste conocer que una joven como yo quisiera ver florecer galerías privadas que de antemano sabemos que tal vez sólo podrían ser visitadas por la minoría de la población, la que más dinero tenga, el resto que vive del salario promedio quedaría excluído; eso ya lo tuvimos en Cuba antes de 1959, nosotros los jóvenes de hoy no lo vivimos pero nuestros abuelos sí, y la memoria histórica no debería ignorarse. Por otra parte me parece estupendo talento artístico el de Yolanda y deseo que tenga éxitos
Yailin Sánchez

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Una curadora “freelance”

Yoana Arada. Foto: Duanys Hernández.

Una curadora “freelance”

Yoana Aranda tiene 28 años y ha hecho carrera como curadora de arte. Es una mulata guantanamera de pura cepa. Dice que ni el fatalismo geográfico que golpea a los de su tierra tiene espacio en su vida, siempre que se pueda alegre, con una alegría que vuelca en “curar” arte, organizar exposiciones.

Con formación universitaria y experiencia en la vida real, sabe que el mercado rige (aunque algunos no lo acepten) los destinos del arte también en Cuba. Por ello en muchas ocasiones los curadores tienen que hacer concesiones, aunque como especialistas sueñen con mantener otro tipo de puente entre el creador y los espectadores.

Esta muchacha se reconoce “importante”, porque se siente con la capacidad y la potestad para construir una historia en cada exposición. No importa que para ser un joven curador en Cuba (y más en su provincia, la más oriental, Guantánamo) haya que superar la mar de limitaciones. Siempre aparecen opciones o, en última instancia, se buscan.

“En Cuba está apareciendo un nuevo tipo de curador de arte, el freelance, muchas veces jóvenes que no trabajamos con las instituciones estatales, o que trabajando en ellas tenemos otras pretensiones, como curar a artistas internacionales o curar no solo desde una galería sino en espacios abiertos”, revela.

“Aquí existen muchos curadores jóvenes graduados de Historia del Arte que no tienen muchas posibilidades de curar lo que quisieran. Tenemos que curar por nuestra propia cuenta como en la exposición “Reflexiones antagónicas” de Gulio di Meo, un fotógrafo italiano que pertenece a una ONG que tiene muchos vínculos con la Asociación Hermanos Saíz. El proyecto me interesó y decidí curarlo pero no forma parte del trabajo institucional”.

 

A Yolanda, y la exposición que organizó, la reencontré en plenas Romerías de Mayo, uno de los eventos del arte joven más importante del país, en la ciudad de Holguín. Allí, más que introducirme en el complejo mundo de la selección visual, me ayudó también a comprender sus dobles retos para hacer carrera.

“Los orientales estamos signados por la geografía, pero para mí no es un problema porque yo puedo vivir en el fin del mundo y siento que mi trabajo es importante. Si tengo que curar en La Habana, agarro la mochila y me voy para la capital. Si es en Holguín, me voy a Holguín. En Guantánamo trabajé en el Consejo Provincial de las Artes Plásticas pero luego decidí hacerlo de manera independiente.”

Aunque lo quisieran, los curadores no pueden romper totalmente el vínculo con el Estado porque el coleccionismo privado apenas existe.

“El sueño de todo curador es seguir teniendo experiencias, ya sea desde el punto de vista internacional o nacional. Me interesa trabajar desde la institución porque no voy contra ella. En Cuba no podemos ir contra ella. Definitivamente hay que llegar a la institución porque las galerías pertenecen a las instituciones. Todavía en Cuba debe ponerse en práctica el florecimiento de galerías privadas. En La Habana hay algunos exponentes pero no es una regularidad en el país ni mucho menos.”

Ella sigue, pues, intentándolo, allí, por donde mejor pueda.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 EUR84 CUP
+0.5
1 USD65 CUP
+1
1 MLC73.25 CUP
+0.25
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ana

En la Habana y en cada una de las provincias que visite en Cuba he conocido un museo he visto una exposición y admirado el valor del arte para la sociedad. En los países con “mercado privado” el interés por las bellas artes es mas privado aun y de menor alcance colectivo, me asusta pensar en una Cuba donde el turista solo visites moles y bares y en el día no recorra museos xq eso es lo q se hace en el mundo donde el capital es el que manda.
ana

Yailin Sánchez

el artículo está bueno pero su final parece cuendo menos una ingenuidad o la aspiración casi egoista del éxito personal sin importar el resto de las personas. respetando la opinión diversa de cada cual, pero en la mía personal agradezco que las galerías pertenezcan a instituciones principalmente y no a privados. tengo amigos de distintos países del mundo y se asombran de eso que para nosotros es normal, la realidad de muchos países es que los museos son privados, las colecciones son privadas y sólo acceden a disfrutar de esas colecciones los que mucho dinero tienen en los bancos, el resto de la población queda sin acceso. es muy triste conocer que una joven como yo quisiera ver florecer galerías privadas que de antemano sabemos que tal vez sólo podrían ser visitadas por la minoría de la población, la que más dinero tenga, el resto que vive del salario promedio quedaría excluído; eso ya lo tuvimos en Cuba antes de 1959, nosotros los jóvenes de hoy no lo vivimos pero nuestros abuelos sí, y la memoria histórica no debería ignorarse. Por otra parte me parece estupendo talento artístico el de Yolanda y deseo que tenga éxitos
Yailin Sánchez
boletin_elTOQUE