eltoque_logo
Algo más que soñar

Foto: AP / Ramón Espinosa

Algo más que soñar

Después de medio siglo enfrentando al imperio de turno, Cuba es para Estados Unidos lo que la Galia fue para Julio César, pero el precio ha sido alto. Tamaña presión sobre una isla pequeña ha provocado vicios peligrosos y renuncias estratégicas que con el paso del tiempo se vuelven contra nosotros. Quizás sea hora de que, sin olvidar las peleas del presente, pensemos en el mañana.

Por: Harold Cárdenas Lema ([email protected])

Cuba está de moda en el mundo y cada día aumentan las expectativas sobre lo que ocurrirá en un futuro próximo. Los cubanos quizás seamos los más precavidos, que optamos por un optimismo escéptico (si acaso eso existe) y no cedemos ante el entusiasmo, hemos visto demasiadas ilusiones venirse abajo. Pero soñar no cuesta nada y menos cuando nuestros deseos son legítimos, así que demos rienda suelta a la imaginación.

Resulta difícil imaginarse una vida más allá de la pugna con Estados Unidos, solo los ancianos recuerdan cómo era este país antes del bloqueo y nadie puede imaginar una relación normal con el país del norte porque nunca la hubo.

Creo que somos todos los hijos de esta tierra los que aspiramos a una nación donde la juventud no piense en emigrar sino en regresar y la única Ley de Ajuste sea la que regule el regreso a la Isla.

Donde los Cinco Héroes de la República asuman responsabilidades mayores, para que no estén a merced de otros que no han pagado sus cuotas de sacrificio. Que Ricardo Ronquillo sea finalmente director de Juventud Rebelde, Esteban Morales regrese a la Mesa Redonda y Rosa Miriam Elizalde reciba todo el reconocimiento que merece. Donde las reuniones de la prensa sean dirigidas por periodistas en vez de políticos y los que todavía hacen colas en el estanquillo para comprar el periódico, vean reflejada su realidad en la portada.

No es gratuito imaginar un país en el que los revolucionarios puedan canalizar sus voluntades a través de nuestras instituciones y organizaciones, sin ser marginados por demasiado críticos o peor, “por si acaso”. Que encendamos la tele y veamos a nuestros funcionarios públicos rindiendo cuenta públicamente al pueblo de su gestión y podamos responderle a través de una cuenta de Twitter.

Si seguimos soñando podemos imaginar entrar a un cine IMAX 3D sin necesidad de gastarnos el salario de la semana, quizás vistiendo alguna ropa importada por un cubano legalmente al país o comprada a buen precio en las tiendas minoristas. Llegar en un auto que no cueste 8 veces su precio real y utilice el combustible nacional, encontrado en el mar Caribe al norte del país.

Somos la isla que triunfó en el ámbito cultural y social pero no supo (o no la dejaron) encauzar su economía.

Sin saber a ciencia cierta cuánto de mala administración y cuánto de agresión externa hay en el asunto, en un futuro menos condicionado por los Estados Unidos tendríamos algunas pistas sobre cómo se construye y cómo no es posible lograr el Socialismo. Hasta ahora no hemos tenido un solo día de tranquilidad para probar la validez de nuestro proyecto político.

En un futuro mejor la cultura sería clave. Quisiera ver la música cubana como expresión de nuestras virtudes y no de las carencias, que lo popular sea lo valioso en vez de lo marginal. Que el cine y la literatura dejaran de obsesionarse con nuestros defectos y apunten más a menudo hacia las cosas que damos por sentado, y no lo son en absoluto. Podemos soñar todo eso y que sea realidad sin perder lo que nos hace únicos en América Latina, nuestro bienestar social. Que la salud y educación recuperen los niveles de antaño, la seguridad pública siga siendo envidiable y de veras no exista un cubano desamparado en todo el país.

Un día luminoso en que la participación cubana en cierta Cumbre regional sea una muestra de la instrucción y cultura del debate que tiene nuestro pueblo, que para ese momento debería ser superior. Una fecha que espero no esté muy lejana, donde sin la presión de los yanquis podamos exigirle a nuestros funcionarios que hagan mejor su trabajo y palabras como horizontalidad o participación, sean de uso cotidiano.

Llegará el día en que Serrano se afeite el bigote y no necesite decir solemnemente “Nota Informativa” ante las cámaras, porque el ministro al que le toca decirlo esté dando una conferencia de prensa. Serán tiempos en que las organizaciones juveniles tengan mayor autonomía, estén dirigidas por jóvenes y logren crear la empatía necesaria. Resulta imperativo que en esta ocasión la Galia no sea conquistada por los romanos y los cubanos tengan el país que merecen. Es algo más que soñar, es justicia histórica.

Harold Cárdenas Lema
En mi tiempo libre administro un blog llamado La Joven Cuba que inicié junto a dos colegas en mi época de profesor de Historia de la Filosofía en la Universidad de Matanzas. En el blog puedo escribir sobre muchos temas de la realidad cubana y los cambios que tienen lugar en estos momentos en Cuba.
harold-cardenas-lema

Evalúe esta noticia

Cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yoslen

Yo no pierdo las esperanzas de que al menos mi hijo pueda vivir ese momento tan deseado, quizas yo pueda ver algo de eso, quien sabe.
Yoslen

guillermo cortes

harold, sueño con ese mismo país, soy joven revolucionario, pero veo bien los defectos de una sociedad que pormás de 5 décadas ha tratado de salir a delante con las carencias de un bloqueo económico y un bloqueo mental y burocrático que nos ha impuesto la mentalidad de la justificación ante la mentalidad de la acción. Soy cómo dices en los inicios de tu artículo, “optimista escéptico”, en este caso sí. Como mismo Julio Cesar nunca sejo en su empeño, el imperialismo tampoco lo hará y nosotros debemos de mantenernos cautelosos para no perder ese futuro país que mercemos todos los cubanos donde quiera que estemos, ese es el esceptisismo de nuestro optimismo, ellos solo cambian la táctica, pero la estrategia es la misma y el fin ya sabemos cual és, sabemos porqué y sabemos de sobra que si pasara, sería el fin, sería letal para una sociedad que con defectos, posee logros sociales indiscutibles.
guillermo cortes

guillermo cortes

harold, sueño con ese mismo país, soy joven revolucionario, pero veo bien los defectos de una sociedad que pormás de 5 décadas ha tratado de salir a delante con las carencias de un bloqueo económico y un bloqueo mental y burocrático que nos ha impuesto la mentalidad de la justificación ante la mentalidad de la acción. Soy cómo dices en los inicios de tu artículo, “optimista escéptico”, en este caso sí. Como mismo Julio Cesar nunca sejo en su empeño, el imperialismo tampoco lo hará y nosotros debemos de mantenernos cautelosos para no perder ese futuro país que mercemos todos los cubanos donde quiera que estemos, ese es el esceptisismo de nuestro optimismo, ellos solo cambian la táctica, pero la estrategia es la misma y el fin ya sabemos cual és, sabemos porqué y sabemos de sobra que si pasara, sería el fin, sería letal para una sociedad que con defectos, posee logros sociales indiscutibles.
guillermo cortes

Yury

Harol cubano… mis saludos y respetos como siempre me dejas anonadado con tus escritos, hoy has puesto en esta página uan vez más el sentir del cubano como tú yo añoro que todo esto suceda… gracias por tus escritos soy tu fiel seguidor
Yury

Ernesto

Interesante, aunque algunas cosas son más probables como sueños que como realidades. Un detalle: comparar con las Galias no es muy feliz, pues César las conquistó y fueron la base de su fugax imperio, y nunca se deshicieron de sus sucesores hasta que el imperio se desplomó
Ernesto

Harold

Gracias por los comentarios amigos…un gusto leer los comentarios siempre.
Harold

angel

Lo más importante está en la economía, la nuestra, no la inversión extranjera. Hay que lograr que el cubano en edad de trabajar se levante cada día pensando en cómo va a hacerlo legalmente, satisfaciendo cada vez más sus necesidades, y por tanto aportando más a la sociedad, en vez de pensar en cómo va a resolver, y a robar o engañar a otro, ya sea su compatriota o el Estado. Para eso el Estado tiene que eliminar los obstáculos al trabajo, empezando por una lista de ocupaciones autorizadas que no tiene sentido: el cubano debería poder trabajar legalmente EN TODO, la lista debería ser ínfima, un puñado de categorías en las cuales estaría prohibido trabajar. No se explica como un estado se las arregla para prohibirle a sus nacionales que trabajen en esto o en aquello, así va a ser difícil construir un proyecto social. También hay que pensar en las alternativas, llevamos más de 50 años con una sola opción para casi todo, cuando se puede escoger entre dos o más variantes las cosas son más fáciles, se compara y se escoge la mejor vía, te equivocas y cambias a la otra. y esto pudiera aplicar a casi todo: trabajas para el Estado, o para una cooperativa o tienes tu pequeño negocio, entras al Hospital por una puerta, o por la otra; debería haber más de un partido, aunque todos fueran comunistas o socialistas, pero con matices, programas diferentes, líderes que se renueven en tiempos sensiblemente menores, que sean jóvenes. Hay que equivocarse, pero equivocarse ahora, para poder rectificar en 2 o 3 años, no hacerlo todo perfecto dentro de 15.
angel

noticias relacionadas

elTOQUE SUGIERE

Algo más que soñar

Foto: AP / Ramón Espinosa

Algo más que soñar

Después de medio siglo enfrentando al imperio de turno, Cuba es para Estados Unidos lo que la Galia fue para Julio César, pero el precio ha sido alto. Tamaña presión sobre una isla pequeña ha provocado vicios peligrosos y renuncias estratégicas que con el paso del tiempo se vuelven contra nosotros. Quizás sea hora de que, sin olvidar las peleas del presente, pensemos en el mañana.

Por: Harold Cárdenas Lema ([email protected])

Cuba está de moda en el mundo y cada día aumentan las expectativas sobre lo que ocurrirá en un futuro próximo. Los cubanos quizás seamos los más precavidos, que optamos por un optimismo escéptico (si acaso eso existe) y no cedemos ante el entusiasmo, hemos visto demasiadas ilusiones venirse abajo. Pero soñar no cuesta nada y menos cuando nuestros deseos son legítimos, así que demos rienda suelta a la imaginación.

Resulta difícil imaginarse una vida más allá de la pugna con Estados Unidos, solo los ancianos recuerdan cómo era este país antes del bloqueo y nadie puede imaginar una relación normal con el país del norte porque nunca la hubo.

Creo que somos todos los hijos de esta tierra los que aspiramos a una nación donde la juventud no piense en emigrar sino en regresar y la única Ley de Ajuste sea la que regule el regreso a la Isla.

Donde los Cinco Héroes de la República asuman responsabilidades mayores, para que no estén a merced de otros que no han pagado sus cuotas de sacrificio. Que Ricardo Ronquillo sea finalmente director de Juventud Rebelde, Esteban Morales regrese a la Mesa Redonda y Rosa Miriam Elizalde reciba todo el reconocimiento que merece. Donde las reuniones de la prensa sean dirigidas por periodistas en vez de políticos y los que todavía hacen colas en el estanquillo para comprar el periódico, vean reflejada su realidad en la portada.

No es gratuito imaginar un país en el que los revolucionarios puedan canalizar sus voluntades a través de nuestras instituciones y organizaciones, sin ser marginados por demasiado críticos o peor, “por si acaso”. Que encendamos la tele y veamos a nuestros funcionarios públicos rindiendo cuenta públicamente al pueblo de su gestión y podamos responderle a través de una cuenta de Twitter.

Si seguimos soñando podemos imaginar entrar a un cine IMAX 3D sin necesidad de gastarnos el salario de la semana, quizás vistiendo alguna ropa importada por un cubano legalmente al país o comprada a buen precio en las tiendas minoristas. Llegar en un auto que no cueste 8 veces su precio real y utilice el combustible nacional, encontrado en el mar Caribe al norte del país.

Somos la isla que triunfó en el ámbito cultural y social pero no supo (o no la dejaron) encauzar su economía.

Sin saber a ciencia cierta cuánto de mala administración y cuánto de agresión externa hay en el asunto, en un futuro menos condicionado por los Estados Unidos tendríamos algunas pistas sobre cómo se construye y cómo no es posible lograr el Socialismo. Hasta ahora no hemos tenido un solo día de tranquilidad para probar la validez de nuestro proyecto político.

En un futuro mejor la cultura sería clave. Quisiera ver la música cubana como expresión de nuestras virtudes y no de las carencias, que lo popular sea lo valioso en vez de lo marginal. Que el cine y la literatura dejaran de obsesionarse con nuestros defectos y apunten más a menudo hacia las cosas que damos por sentado, y no lo son en absoluto. Podemos soñar todo eso y que sea realidad sin perder lo que nos hace únicos en América Latina, nuestro bienestar social. Que la salud y educación recuperen los niveles de antaño, la seguridad pública siga siendo envidiable y de veras no exista un cubano desamparado en todo el país.

Un día luminoso en que la participación cubana en cierta Cumbre regional sea una muestra de la instrucción y cultura del debate que tiene nuestro pueblo, que para ese momento debería ser superior. Una fecha que espero no esté muy lejana, donde sin la presión de los yanquis podamos exigirle a nuestros funcionarios que hagan mejor su trabajo y palabras como horizontalidad o participación, sean de uso cotidiano.

Llegará el día en que Serrano se afeite el bigote y no necesite decir solemnemente “Nota Informativa” ante las cámaras, porque el ministro al que le toca decirlo esté dando una conferencia de prensa. Serán tiempos en que las organizaciones juveniles tengan mayor autonomía, estén dirigidas por jóvenes y logren crear la empatía necesaria. Resulta imperativo que en esta ocasión la Galia no sea conquistada por los romanos y los cubanos tengan el país que merecen. Es algo más que soñar, es justicia histórica.

Evalúe esta noticia

Cargando ...

Mercado Informal de
Divisas en Cuba (Tiempo Real)

toque_logo_white
1 USD62.5 CUP
-1.5
calendar_icon

CUBA

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yoslen

Yo no pierdo las esperanzas de que al menos mi hijo pueda vivir ese momento tan deseado, quizas yo pueda ver algo de eso, quien sabe.
Yoslen

guillermo cortes

harold, sueño con ese mismo país, soy joven revolucionario, pero veo bien los defectos de una sociedad que pormás de 5 décadas ha tratado de salir a delante con las carencias de un bloqueo económico y un bloqueo mental y burocrático que nos ha impuesto la mentalidad de la justificación ante la mentalidad de la acción. Soy cómo dices en los inicios de tu artículo, “optimista escéptico”, en este caso sí. Como mismo Julio Cesar nunca sejo en su empeño, el imperialismo tampoco lo hará y nosotros debemos de mantenernos cautelosos para no perder ese futuro país que mercemos todos los cubanos donde quiera que estemos, ese es el esceptisismo de nuestro optimismo, ellos solo cambian la táctica, pero la estrategia es la misma y el fin ya sabemos cual és, sabemos porqué y sabemos de sobra que si pasara, sería el fin, sería letal para una sociedad que con defectos, posee logros sociales indiscutibles.
guillermo cortes

guillermo cortes

harold, sueño con ese mismo país, soy joven revolucionario, pero veo bien los defectos de una sociedad que pormás de 5 décadas ha tratado de salir a delante con las carencias de un bloqueo económico y un bloqueo mental y burocrático que nos ha impuesto la mentalidad de la justificación ante la mentalidad de la acción. Soy cómo dices en los inicios de tu artículo, “optimista escéptico”, en este caso sí. Como mismo Julio Cesar nunca sejo en su empeño, el imperialismo tampoco lo hará y nosotros debemos de mantenernos cautelosos para no perder ese futuro país que mercemos todos los cubanos donde quiera que estemos, ese es el esceptisismo de nuestro optimismo, ellos solo cambian la táctica, pero la estrategia es la misma y el fin ya sabemos cual és, sabemos porqué y sabemos de sobra que si pasara, sería el fin, sería letal para una sociedad que con defectos, posee logros sociales indiscutibles.
guillermo cortes

Yury

Harol cubano… mis saludos y respetos como siempre me dejas anonadado con tus escritos, hoy has puesto en esta página uan vez más el sentir del cubano como tú yo añoro que todo esto suceda… gracias por tus escritos soy tu fiel seguidor
Yury

Ernesto

Interesante, aunque algunas cosas son más probables como sueños que como realidades. Un detalle: comparar con las Galias no es muy feliz, pues César las conquistó y fueron la base de su fugax imperio, y nunca se deshicieron de sus sucesores hasta que el imperio se desplomó
Ernesto

Harold

Gracias por los comentarios amigos…un gusto leer los comentarios siempre.
Harold

angel

Lo más importante está en la economía, la nuestra, no la inversión extranjera. Hay que lograr que el cubano en edad de trabajar se levante cada día pensando en cómo va a hacerlo legalmente, satisfaciendo cada vez más sus necesidades, y por tanto aportando más a la sociedad, en vez de pensar en cómo va a resolver, y a robar o engañar a otro, ya sea su compatriota o el Estado. Para eso el Estado tiene que eliminar los obstáculos al trabajo, empezando por una lista de ocupaciones autorizadas que no tiene sentido: el cubano debería poder trabajar legalmente EN TODO, la lista debería ser ínfima, un puñado de categorías en las cuales estaría prohibido trabajar. No se explica como un estado se las arregla para prohibirle a sus nacionales que trabajen en esto o en aquello, así va a ser difícil construir un proyecto social. También hay que pensar en las alternativas, llevamos más de 50 años con una sola opción para casi todo, cuando se puede escoger entre dos o más variantes las cosas son más fáciles, se compara y se escoge la mejor vía, te equivocas y cambias a la otra. y esto pudiera aplicar a casi todo: trabajas para el Estado, o para una cooperativa o tienes tu pequeño negocio, entras al Hospital por una puerta, o por la otra; debería haber más de un partido, aunque todos fueran comunistas o socialistas, pero con matices, programas diferentes, líderes que se renueven en tiempos sensiblemente menores, que sean jóvenes. Hay que equivocarse, pero equivocarse ahora, para poder rectificar en 2 o 3 años, no hacerlo todo perfecto dentro de 15.
angel
boletin_elTOQUE